Comidas de restaurante para personas de la tercera edad

Gov. Gavin Newsom carries meals made at the Queen Sheba Ethiopian Cuisine restaurant to a waiting delivery vehicle in Sacramento on June 19, 2020. Newsom visited the restaurant that is participating in the Great Plates Delivered program that provides meals to older adults who are at-risk to COVID-19. Photo by Rich Pedroncelli, AP Photo/Pool
El gobernador Gavin Newsom lleva comidas preparadas en el restaurante Queen Sheba Ethiopian Cuisine a un vehículo de reparto que lo espera en Sacramento el 19 de junio de 2020. Newsom visitó el restaurante que participa en el programa Great Plates Delivered que ofrece comidas a los adultos mayores en riesgo de contraer la COVID-19. Foto de Rich Pedroncelli, AP Photo/Pool

¿Qué se había prometido?

El 24 de abril, Newsom anunció el programa Great Plates Delivered, el primero en el país en enviar todos los días tres comidas nutritivas de restaurante a ancianos que se encontraban aislados en sus hogares protegiéndose del coronavirus. Newsom dijo que era un programa en el que todos salían ganando y que ayudaría a mantener a los ancianos, “a millones de ellos”, sanos y a restaurar los empleos en los restaurantes.

“Incluso si son cientos de miles los que se benefician de este programa, en tan solo semanas veremos millones y millones de comidas que formarán parte de este programa”, dijo Newsom.

¿Cómo se ha desempeñado California?

El programa tuvo un comienzo difícil. Aunque Newsom dijo que el programa entró en vigor de inmediato, a los funcionarios locales los tomó por sorpresa, incluso cuando decenas de miles de ancianos llamaban al 211 para inscribirse. Al ver que la fecha de finalización del programa era el 10 de mayo, muchos municipios optaron por no participar.

Desde entonces, el gobierno federal ha ampliado la financiación del programa hasta el 10 de julio y 37 ciudades y condados lo han puesto en marcha, entregando ya más de 2 millones de comidas a aproximadamente 32,000 ancianos.

Mientras que el programa ha sido elogiado por estimular los tan necesitados trabajos en el sector alimentario, en Sacramento, por ejemplo, más de la mitad de los 30 restaurantes iniciales eran propiedad de minorías. Otros lo han criticado por excluir a los ancianos más necesitados. Las personas de la tercera edad con ingresos por debajo del 200% del nivel de pobreza federal fueron excluidos, al igual que los que reciben prestaciones de otros programas federales de nutrición tales como cupones de alimentos o la participación en el programa Meals on Wheels, que proporcionan mucha menos asistencia.

Vea si en su localidad se ofrecen comidas, además de cómo solicitarlas, en la página web de la Respuesta a la COVID de California.