Vivienda y Prop. 13

Esta no sería una elección de California sin al menos unas cuantas medidas de votación polémicas y arriesgadas sobre los impuestos de la vivienda y la propiedad.

Prop. 15: Dividir el registro tributario

Quién lo puso ahí: Los ciudadanos. La campaña fue financiada en gran parte por la Asociación de Maestros de California, SEIU California y la Fundación Chan Zuckerberg

Tipo: Enmienda constitucional

¿Qué es lo que haría? Gravar algunas propiedades comerciales en base a su valor de mercado, en lugar del precio al que fueron compradas. Esto aumentaría los impuestos sobre la propiedad de muchas grandes empresas en todo el estado, aumentando la financiación para las escuelas y el gobierno local.

En 1978, los votantes de California aprobaron la Proposición 13, poniendo un tope a los impuestos a la propiedad, iniciando una revuelta nacional contra los impuestos y sometiendo los presupuestos de las ciudades y condados a una camisa de fuerza que duraría toda una generación.

Al condicionar los pagos de los impuestos de propiedad de un propietario al precio de compra original, la Proposición 13 ha sido el regalo que se sigue dando a los propietarios, particularmente a los que tuvieron la suerte de adquirir bienes raíces baratos hace décadas. Desde entonces los legisladores se han mostrado reacios a tocarla, para no provocar la ira de los airados propietarios.

Esta iniciativa intenta dividir y conquistar ese problema político revocando las protecciones del impuesto sobre la propiedad sólo para los propietarios comerciales con más de 3 millones de dólares en propiedades. Si esta medida se aprueba, esos propietarios tendrían que hacer pagos de impuestos basados en el valor actual de sus propiedades ‒una subida de impuestos para la mayoría‒ lo que resultaría en un estimado de 6.5 a 11.5 mil millones de dólares más para las ciudades, condados y distritos escolares.

Prop. 19: Exenciones de impuestos sobre la propiedad y el cierre de la “laguna Lebowski”

Quién lo puso ahí: La Legislatura, a través de un proyecto de ley del asambleísta demócrata de San Mateo, Kevin Mullin, pero patrocinado por los Agentes de Bienes Raíces de California.

Tipo: Enmienda constitucional

¿Qué es lo que haría? Permitiría a los propietarios de viviendas mayores de 55 años, a los discapacitados o a las víctimas de desastres naturales llevarse una parte de su base tributaria cuando vendan su casa y compren una nueva. También limitaría la capacidad de los nuevos propietarios que heredan propiedades para mantener los bajos pagos del impuesto sobre la propiedad de sus padres o abuelos. La mayor parte del dinero adicional recaudado iría a un fondo estatal de respuesta a incendios.

Ya hemos visto esto antes, la mitad, en todo caso. En 2018, la Asociación de Agentes Inmobiliarios de California colocó una medida en la boleta electoral que permite a los propietarios de viviendas de edad avanzada o discapacitados mantener una parte de su reducción de impuestos de la Prop. 13. Los agentes inmobiliarios argumentaron que las reglas actuales del impuesto a la propiedad desincentivan a los propietarios de larga data a mudarse, “atrapando” a personas, cuyos hijos ya no viven con ellos, en casas que son demasiado grandes para ellos y dejando fuera a las nuevas familias. Pero debido a que la medida costaría a las escuelas, los condados y las ciudades, se opuso a ella los grupos sindicales y de gobierno local ‒y fracasó por 20 puntos.

Los agentes inmobiliarios lo intentaron de nuevo este año, pero con un endulzante fiscal añadido. Bajo esta propuesta, cualquiera que herede una casa de sus padres o abuelos sólo se le permitiría mantener los bajos impuestos de propiedad si usa la casa como su residencia principal y sólo si el valor de mercado vale menos de un millón de dólares. La inspiración para esa salvedad quizá provenga del diario Los Angeles Times, que localizó a varios descendientes de California, entre ellos la estrella de “The Big Lebowski” Jeff Bridges, que todavía pagan impuestos sobre la propiedad de la era de 1970 por sus propiedades en alquiler.

Además, surgió un argumento de último minuto. En las últimas semanas de junio, los agentes inmobiliarios llegaron a un acuerdo: designar que la mayoría de los fondos generados por la medida irían a la lucha contra los incendios forestales. Eso ganó el apoyo del influyente sindicato de bomberos profesionales de California. También significa que la medida financiará una necesidad pública que podría estar en la mente de muchos votantes en noviembre.

Ese acuerdo se logró después de que los agentes de bienes raíces presentaron sus firmas, así que con la ayuda del asambleísta Mullin, lo aprobaron en la Legislatura, retirando su propuesta original justo antes de la fecha límite.

Prop. 21: Control de la renta (otra vez)

¿Quién lo puso en la boleta? Firmas, recabadas a través de una iniciativa financiada en su mayoría por la Fundación para el Cuidado de la Salud para el SIDA.

Tipo: Estatuto

¿Qué es lo que haría? Permitiría a las ciudades presentar nuevas leyes de control de rentas, o ampliar las existentes.

A pesar de una derrota del 20 por ciento, 56 de 58 condados en 2018, una medida de control de rentas en todo el estado está de vuelta en la boleta electoral.

Las encuestas de esa temporada electoral sugirieron que a los votantes de California les gustaba el control de la renta como concepto, pero les preocupaban los detalles de la propuesta. En consecuencia, esta nueva iniciativa presenta algunos ajustes.

Bajo esta, las ciudades podrían aplicar las nuevas ordenanzas de control de rentas sólo a las casas que tengan al menos 15 años de antigüedad. Y exime a las casas unifamiliares de los propietarios que no tengan más de dos propiedades.

Al igual que la última vez, la medida está siendo impulsada por la Fundación de Salud para el SIDA con sede en Los Ángeles y su aguerrido presidente Michael Weinstein. Los legisladores estatales, al aprobar una ley el año pasado que fijó un límite máximo del 7% para que los propietarios puedan subir los alquileres cada año, esperaban evitar otro intento de Weinstein y compañía. No tuvieron esa suerte.