En resumen

La agencia estatal que maneja los beneficios de desempleo buscó reducir los costos y obstaculizar el fraude en lugar de facilitar a los trabajadores el acceso a los beneficios, encontró un nuevo informe.

Read this article in English.

Si te despiden, hay un sistema que se supone que te ayudará a salir adelante: las prestaciones por desempleo. Cada vez que California enfrenta una pandemia o una posible recesión, el programa de reemplazo parcial de salarios es una de las salvaguardas económicas más importantes para los trabajadores.

Pero los beneficios se han vuelto más difíciles de acceder para los trabajadores debido al diseño del programa y las decisiones tomadas por el Departamento de Desarrollo de Empleo de California, según un informe publicado esta mañana por la Oficina del Analista Legislativo, una agencia no partidista que brinda asesoramiento a la Legislatura.

El informe encontró que la orientación del programa de beneficios hacia las empresas que financian los beneficios y tienen un incentivo para mantener bajos los costos, llevó al departamento a enfatizar mantener los costos bajos. La presión del gobierno federal para evitar errores llevó al departamento a intentar, aunque sin éxito, minimizar el fraude.

El resultado: el departamento buscó reducir los costos y obstaculizar el fraude en lugar de facilitar el acceso de los beneficios a los trabajadores.

“Visto individualmente, una de estas políticas puede parecer totalmente razonable, ya sea para limitar el fraude o minimizar los costos comerciales”, dijo Chas Alamo, autor del informe y principal analista fiscal y de políticas de la oficina del Analista Legislativo. “Pero cuando miras y das un paso atrás y ves el conjunto de políticas que se han hecho durante varias décadas, queda claro que hay una especie de desequilibrio en el sistema”.

Al principio de la pandemia de COVID, cuando las tasas de desempleo se dispararon, el departamento luchó por estabilizar con una oleada de solicitudes de beneficios, lo que causó que algunos californianos llamaran repetidamente al departamento frustrados y esperaron semanas o incluso meses para que recibieran su dinero.

Luego llegaron informes sensacionalistas de que el departamento había pagado hasta $20 mil millones en beneficios los cuales fueron fraudulentos.

En diciembre pasado, el departamento congeló 345,000 reclamos de seguro por discapacidad debido a sospechas de fraude. Mientras intentaba erradicar el fraude de beneficios por discapacidad, surgieron llamadas al departamento con preguntas, y muchas quedaron sin respuesta.

A pesar de un aumento en el fraude durante la pandemia, históricamente el fraude ha sido poco común en los beneficios de desempleo de California, probablemente “representando menos del 1% de las reclamaciones”, según el informe. La gran mayoría de los fraudes que ocurrieron durante la pandemia se concentraron en un programa federal temporal que ya terminó.

El informe presenta evidencia de que los beneficios de desempleo se han vuelto demasiado difíciles de acceder para los trabajadores.

Cuando a los trabajadores se les niegan los beneficios, se les permite presentar apelaciones. El informe encontró que más de la mitad de las denegaciones se anulan en apelación, lo que significa que esos trabajadores seguramente sí recibieron los beneficios. Por el contrario, “menos de una cuarta parte están anuladas en el resto del país”, encontró el informe.

También ralentiza el proceso: pasos extensos y, a veces confusos, para demostrar la elegibilidad para los beneficios de desempleo de California.

Las acciones del departamento durante la pandemia sugieren que obtener pagos para los trabajadores no es su máxima prioridad, según el informe. Por ejemplo, el departamento descalificó aproximadamente 1 de cada 4 reclamos de beneficios por desempleo durante la pandemia por no responder a las solicitudes de información adicional del departamento, o porque el departamento no pudo procesar la información adicional proporcionada en el plazo asignado.

Mientras tanto, un informe hecho por un equipo del gobernador Gavin Newsom y publicado en septiembre de 2020, encontró que durante el mismo período, cada oficina de campo del departamento “tenía aproximadamente 450 libras de correo sin abrir y no tenía un sistema para procesar el correo sin abrir. Además, en los centros de llamadas del estado, menos del 1% de las personas que llamaron se comunicaron con un miembro personal del EDD”.

El informe de la Oficina del Analista Legislativo hizo más de una docena de sugerencias para solucionar los problemas que encontraron, incluidas recomendaciones sobre cómo limitar las denegaciones de reclamos indebidas, minimizar las demoras y simplificar las solicitudes de beneficios.

El informe “malinterpreta las actividades recientes del EDD para mejorar el proceso y los problemas más profundos con (el seguro de desempleo) que van más allá de los temas a los que se hace referencia en el informe”, comentó el ex director del departamento Michael Bernick, quien ahora es asesor especial de la firma de abogados de Duane Morris. Bernick, quien también ha trabajado como voluntario ayudando a personas que han intentado obtener beneficios durante los últimos dos años, está de acuerdo en que el proceso es demasiado complejo.

Sin embargo, muchas de las medidas antifraude a las que el informe atribuye la ralentización de los pagos son requeridos por los protocolos federales, escribió Bernick en un correo electrónico.

“La verdad es que EDD debe equilibrar el pago rápido y la lucha contra el fraude, un proceso que se ha vuelto cada vez más difícil con la mayor sofisticación de las redes de robo de identidad y la cantidad de dinero que pasa por el sistema”, explicó Bernick. También agregó que las medidas más nuevas para combatir el robo de identidad, incluida la adición de la herramienta de verificación en línea ID.me, van por buen camino.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Grace covers California’s economy for CalMatters. Previously, she was an editor at the Washington Monthly. She is a graduate of Pomona College.