En resumen

California revolucionará el mercado de automóviles: en el estado se dejarán de vender automóviles que usen gasolina. La nueva ley busca lograr que dentro de 12 años todos los dueños de autos tengan un carro eléctrico.

Read this article in English.

En su mayor movimiento hasta el momento para reducir la dependencia de los combustibles fósiles y luchar contra el cambio climático, California está a punto de promulgar hoy la primera regulación del mundo para prohibir las ventas de automóviles nuevos que usan gasolina, lo que obligará a los compradores de automóviles a cambiar a vehículos eléctricos durante los próximos los próximos 12 años. 

La nueva regla de la Junta de Recursos del Aire del estado culminará un esfuerzo de décadas para transformar las industrias automotriz y eléctricas y cambiaría los automóviles que conducen las personas, la fuente principal de contaminantes que forman smog y contaminación del aire en el estado.

Los miembros de la junta llevarán a cabo hoy una audiencia pública en Sacramento sobre su propuesta, la cuál se presentó por primera vez en abril y posteriormente se votará esta noche. En respuesta a las inquietudes de varios miembros de la junta, el personal realizó revisiones menores para abordar los problemas relacionados con la durabilidad de la batería del automóvil eléctrico y agregó disposiciones para mejorar la asistencia para los residentes de bajos ingresos.

“Esta regulación es uno de los esfuerzos más importantes que hemos realizado para limpiar el aire”, dijo la presidenta de la Junta de Recursos del Aire, Liane Randolph. “Nuestras regulaciones anteriores para hacer que los autos sean más limpios hicieron mejoras, pero esas mejoras fueron incrementales. Esta regulación esencialmente terminará con las emisiones de los vehículos por completo”. 

Los fabricantes de automóviles tendrán que electrificar gradualmente su flota de vehículos nuevos, comenzando con el 35% de los modelos 2026 que serán vendidos, aumentando al 68% en 2030 y al 100% para los modelos del año 2035. A partir de este año, alrededor del 16% de todas las ventas de autos nuevos en California son vehículos de cero emisiones, el doble de la participación en 2020.

Los automóviles a gasolina existentes y las ventas de automóviles usados ​​no se ven afectados por el mandato dado que establece un estándar de cero emisiones para los nuevos modelos.

El cambio a vehículos de cero emisiones marca un precedente histórico que se extendería por todo el país, allanando el camino para que lo siguieran otros estados, y quizás países. 

John Bozzella, presidente y director ejecutivo de Alliance for Automotive Innovation, un grupo comercial que representa a los fabricantes de automóviles, comentó que los fabricantes de autos apoyan la transición a los carros eléctricos, pero calificó el cronograma como “muy agresivo” y agregó que será “extremadamente desafiante” para la industria.  

“Si estos requisitos son realistas y alcanzables o no, está directamente relacionado con factores externos como la inflación, la infraestructura de carga y combustible, las cadenas de suministro, la mano de obra, la disponibilidad y los precios de minerales críticos y la escasez continua de semiconductores”, agregó. “Estos son problemas complejos, entrelazados y globales que escapan al control de la Junta de Recursos del Aire de California o de la industria automotriz”. 

Los defensores de la justicia ambiental, que habían pedido una meta de ventas de al menos un 75% de automóviles con cero emisiones para 2030, expresaron su decepción en la audiencia de hoy. Si bien la regla es un “paso en la dirección correcta”, la junta perdió la oportunidad de incluir disposiciones más sólidas en la política para garantizar que las personas de bajos ingresos puedan pagarlas, según Roman Partida-Lopez, asesor legal del Greenlining Institute. 

“California tuvo la oportunidad de establecer un estándar más sólido”, explicó. “La junta se quedó corta al no hacer de esta una regla más estricta o que tenga disposiciones de justicia ambiental que sean obligatorias en lugar de voluntarias”.

Preocupaciones sobre la asequibilidad y durabilidad

Para muchas familias, los autos eléctricos son una opción atractiva, pero las barreras económicas los mantienen fuera de su alcance. Los autos eléctricos nuevos varían en precio desde $25,000 a $180,000. Los aumentos de precios en los concesionarios debido a la escasez de automóviles y la alta demanda también han inflado el costo de algunos automóviles eléctricos en más de $10,000, a veces hasta $15,000.

Los funcionarios de la junta del aire proyectan que el costo de un automóvil eléctrico será igual al precio de un automóvil a gasolina a partir de 2030 a medida que aumenten los suministros para cumplir con el mandato.

A pesar del costo inicial tan alto, el análisis de la junta del aire proyecta que los conductores terminarán ahorrando mucho más en gastos de mantenimiento y operación. La carga en casa cuesta aproximadamente la mitad que la gasolina por la misma cantidad de millas recorridas. ​​Los conductores en California ya pagan algunos de los precios de gasolina más altos del país.

En la audiencia de hoy, los miembros de la junta de aire, los defensores de la justicia ambiental y miembros del público se hicieron eco de las preocupaciones que plantearon durante una audiencia de junio sobre la propuesta: desafíos con los altos costos de los vehículos, falta de infraestructura de carga y renuencia de los consumidores.

Los programas de subsidios del estado, diseñados para ayudar a los residentes de bajos y medianos ingresos que compran autos eléctricos, han sufrido repetidamente de financiamiento inconsistente e inadecuado. Mientras tanto, los grupos automotrices dijeron que la industria ya está lidiando con interrupciones en la cadena de suministro global, escasez de baterías y otras limitaciones. 

Anna Wong, miembro del personal de la junta del aire, que forma parte de la división de comunidades y transporte de la agencia, reconoció que el plan tiene un “camino estricto pero alcanzable”. Muchos de los cambios que propusieron en la política revisada incluyen disposiciones para ayudar a los fabricantes a reducir los costos para los consumidores, dijo. 

Según el mandato, los autos eléctricos deben tener un alcance de al menos 150 millas con una sola carga. Las baterías deberán ser más duraderas y contar con la garantía del fabricante. Al menos el 80% del rango original debe mantenerse durante 10 años, a partir de 2030, un año antes de lo propuesto inicialmente.

Para aliviar la presión sobre los fabricantes de automóviles, el personal redujo el requisito de rango al 75% durante los primeros ocho años que un automóvil nuevo está en la carretera, y lo extendió por tres años más. 

Los fabricantes de automóviles podrán utilizar un sistema de crédito que les permita cumplir con un porcentaje más bajo de las ventas si ofrecen automóviles más baratos en los concesionarios y participan en programas de subsidios estatales.

Para garantizar el cumplimiento, los funcionarios estatales podrían penalizar a los fabricantes que no cumplan con sus porcentajes anuales con fuertes multas de $20,000 por cada automóvil que no produzcan en un año determinado, según el personal de la junta aérea. Los fabricantes de automóviles que no cumplan con esos requisitos necesitarán obtener créditos de otro fabricante que ya cumplió con sus objetivos. El personal de la junta del aire también aseguró al público que podrían enmendar la regulación en cualquier momento para abordar los problemas persistentes de equidad y cumplimiento. 

¿Puede la red eléctrica hacer frente?

Los críticos dicen que el estado necesita más estaciones de carga a medida que aumentan las ventas de automóviles eléctricos. California tiene alrededor de 80.000 estaciones en lugares públicos, por debajo de los casi 1,2 millones de cargadores públicos necesarios para 2030 para satisfacer la demanda de los 7,5 millones de automóviles eléctricos que se prevé que estarán en las carreteras de California. 

Queda otra pregunta: ¿Habrá suficiente electricidad? Los expertos dicen que California necesita una red eléctrica más confiable, proveniente de energías renovables respetuosas con el clima, como la solar y la eólica.

Se espera que el consumo de electricidad de California aumente hasta en un 68% para 2045. Pero la red eléctrica, afectada por cortes y un clima cada vez más extremo, necesita inversiones masivas para lograr el futuro de energía limpia descrito en el documento, el cuál fue llamado plan de alcance.

En los últimos meses, el gobernador Gavin Newsom ha estado impulsando la idea de mantener abierta la planta nuclear Diablo Canyon, presentando el proyecto de ley a principios de este mes que continuaría las operaciones más allá de su fecha de cierre programada para 2025. Es parte de un esfuerzo más amplio para mantener la confiabilidad de la red eléctrica cada vez más tensa y reducir su dependencia de los combustibles fósiles a medida que California avanza en la transición a las energías renovables. 

Pero la polémica propuesta, que le daría al propietario Pacific Gas & Electric $1.4 mil millones, tiene una amplia oposición. Un nuevo proyecto de ley está circulando dentro de la Legislatura y en su lugar propone usar ese dinero para infraestructura renovable. 

California ya tiene el mercado de automóviles de cero emisiones más grande del país, con más de 1,13 millones de vehículos registrados en todo el estado. A nivel nacional hay alrededor de 2,64 millones. Eso significa que California representa el 43% de los autos eléctricos de la nación.

La Junta de Recursos del Aire de California se reúne hoy para votar sobre su mandato histórico de vehículos de cero emisiones. Foto de Rahul Lal, CalMatters

El movimiento de la junta hoy “es la acción más importante que el estado ha tomado en 30 años”, comentó el miembro de la junta Daniel Sperling, quien también es director del Instituto de Estudios de Transporte en UC Davis.

California a menudo establece políticas de cambio climático más estrictas que luego sigue el gobierno federal. También hay al menos 16 estados que actualmente siguen los estrictos estándares de emisión de automóviles del estado y se espera que adopten estas regulaciones. Estos estados, junto con California, representan alrededor del 40% de las ventas de automóviles nuevos del país, según la junta.

“California ahora tiene un plan innovador y líder mundial para lograr un 100% de ventas de vehículos sin emisiones para 2035”, explicó Newsom en un comunicado. “Es ambicioso, es innovador, es la acción que debemos tomar si nos tomamos en serio dejar este planeta mejor para las generaciones futuras”.

Aire más saludable

El personal de la junta del aire proyecta que la nueva regla reducirá las emisiones de los vehículos de pasajeros en más del 50% para 2040. Eso resulta en 395 millones de toneladas menos de gases de efecto invernadero, el equivalente a las emisiones de la quema de 915 millones de barriles de gasolina.

La regla se considera esencial para reducir la contaminación por smog y hollín, que viola los estándares de salud en gran parte del estado, y para cumplir con la meta de neutralidad de carbono de California para 2045.

Al estar luchando contra la severa contaminación del aire de California durante más de medio siglo, la junta del aire ha creído durante mucho tiempo en la promesa de un futuro de vehículos eléctricos, implementando inicialmente un mandato de cero emisiones en 1990, requiriendo que el 2% de las ventas de automóviles nuevos entre 1998 y 2000 fueran libre de emisiones y aumentando al 5% en 2001 y 2002. La junta revocó su decisión seis años después de que los fabricantes de automóviles expresaran su preocupación de que la tecnología y la vida útil de la batería no estaban lo suficientemente avanzadas para cumplir. 

“El mandato ha llevado una vida muy torturada y básicamente se debilitó durante casi 20 años y luego, en 2012, comenzamos a fortalecerlo nuevamente”, señaló Sperling. “Así que esto representa un abrazo de la visión original. Es importante para California, es importante para Estados Unidos y es importante para el mundo”. 

Los funcionarios estatales dijeron que la inversión de $10 mil millones de Newsom en incentivos para vehículos, infraestructura de carga y divulgación pública durante los próximos seis años será una herramienta fundamental para aumentar las ventas y mejorar el acceso y la asequibilidad. 

La propuesta llega solo un par de semanas después de que el Congreso aprobara un amplio proyecto de ley sobre el clima, que invierte miles de millones en proyectos de energía limpia y renovables. La nueva ley incluye incentivos fiscales para vehículos eléctricos que ofrecen hasta $7,500 en reembolsos para los estadounidenses que quieran comprar un auto nuevo de cero emisiones o $4,000 para uno usado. Se espera que ese reembolso, además de los múltiples programas de subsidios del estado, ayude a brindar algún alivio financiero a los compradores de automóviles. 

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Nadia Lopez covers environmental policy issues. Before joining CalMatters she covered Latino communities in the San Joaquin Valley for The Fresno Bee and reported from city hall for San José Spotlight....