En resumen

El sistema de Cal State gradúa a estudiantes afroamericanos a tasas más bajas que otros grupos. Los estudiantes, académicos y defensores dicen que las razones son innumerables.

Read this article in English.

“Muchas personas te dirían que vayas a la universidad”, dijo Christopher Carter, estudiante de último año de Cal State Northridge, “pero la parte más difícil es permanecer en la universidad”.

Carter habla por experiencia: Llegó a Cal State como estudiante de negocios y descubrió que era uno de los pocos estudiantes de raza negra en sus clases. Las matemáticas nunca habían sido su punto fuerte y reprobó dos veces su clase de introducción a la estadística. La cuarentena durante la pandemia agregó más estrés.

Buscó la ayuda de asesores académicos, pero sintió que no podría entender sus antecedentes y experiencias. Cada vez que trató de ver a uno de los tres consejeros afroamericanos de salud mental de Northridge, dijo, no tenían citas disponibles.

“Siento que estoy solo en el campus”, dijo Carter. “Sabes, no veo a esos consejeros que se parecen a mí, en donde estoy como, está bien, me siento cómodo aquí, ¿sabes?”

Carter encontró su nicho cuando se unió a Alpha Phi Alpha, una fraternidad de afroamericanos, y ahora está en camino de graduarse en mayo. Pero él y otros estudiantes y académicos de raza negra le dijeron a CalMatters que la universidad pública más grande del país necesita hacer más para apoyarlos en un momento en que la tasa de graduación de esta minoría de seis años del sistema es solo del 50%, en comparación con el 63% en general.

Como CalMatters ha informado anteriormente, la campaña Graduación 2025 de la universidad compara las tasas de graduación de dos grupos. Uno es el de las “minorías subrepresentadas”, un grupo compuesto por estudiantes afroamericanos, latinos y nativos americanos. El otro grupo incluye a todos los demás, como los estudiantes asiáticos y blancos, que Cal State llama estudiantes de “minoría no subrepresentada”. Pero esa fórmula oscurece brechas aún más amplias entre los estudiantes afroamericanos  específicos y sus compañeros “no subrepresentados”.

Si bien el sistema ha visto mejorar las tasas de graduación para todos los grupos de estudiantes bajo la iniciativa de graduación, respaldado por más de $400 millones en apoyo estatal continuo, la brecha de rendimiento entre los estudiantes de raza negra y los estudiantes sin representación insuficiente se ha mantenido sin cambios durante más de una década, un 20 -diferencia de puntos.

Una consecuencia clave de esa fórmula es que hace que las luchas de los estudiantes de raza negra, un grupo históricamente marginado que representa solo el 4% del alumnado de Cal State, sean invisibles en los datos de rendición de cuentas. Bajo la fórmula oficial del sistema, las brechas de equidad podrían cerrarse casi por completo, incluso si las tasas de graduación de los estudiantes  afroamericanos mejorarán por debajo de las de sus pares.

Los estudiantes y expertos identificaron la falta de modelos a seguir de profesores afroamericanos titulares y el apoyo inconsistente a los centros de recursos para afroamericanos del campus que ofrecen un sentido de comunidad y pertenencia como barreras para el éxito. En algunos casos, los problemas financieros y otras responsabilidades de la vida pueden dificultar el camino hacia la graduación, dijeron. También escasean: profesionales de la salud mental y de otro tipo que entiendan las luchas psicológicas únicas de los estudiantes afroamericanos , que a menudo asisten a universidades lejos de casa y en comunidades que tienen pocas personas de raza negra. Seis campus no tienen empleados afroamericanos en funciones de terapeuta el año pasado, según el sindicato de profesores que también representa a los consejeros de salud mental. Y aunque la proporción de profesores de raza negra es similar a la de estudiantes afroamericanos , algunos académicos dicen que eso no es suficiente.

Sentirse fuera de lugar

“Las CSU simplemente no han hecho un trabajo adecuado al proporcionar los apoyos educativos que necesitan los estudiantes afroamericanos”, dijo Lesa Johnson, una profesora de sociología negra que ha registrado casos denunciados de anti-negritud en Chico State.

Las universidades también envían un mensaje a los estudiantes y profesores afroamericanos con el tipo de programación e investigación que eligen apoyar, o no, dijo Johnson.

“Muchas personas de raza negra ingresan a la academia queriendo ‘ser el cambio que queremos ver en el mundo’, por lo que dirigimos nuestros estudios, nuestra investigación y nuestro servicio hacia ese cambio”, dijo Johnson. 

“Cuando la universidad no apoya la investigación y los servicios que involucran ese cambio, entonces la universidad básicamente está diciendo que no nos apoyarán, solo quieren nuestro color de piel negra, solo quieren mostrarnos en las fotos, pero quieren que estemos callados. .”

Johnson está trabajando en un documento que detalla otras microagresiones que los estudiantes afroamericanos informan haber experimentado en Chico State, como un profesor de raza blanca que hizo una broma hiriente de que un estudiante afroamericano no disparó un arma cuando levantó la mano en clase. Pero ella estará terminando ese papel desde lejos. A pesar de una oferta de aumento de sueldo y titularidad, Johnson dejó a Chico State para ocupar un puesto titular en Illinois este otoño. “Definitivamente fue la lucha contra la negritud”, dijo. “Ya había tenido suficiente”.

Los estudiantes de Fresno State se reúnen cerca de una fuente en el centro del campus de Fresno, el miércoles 9 de febrero de 2022. Foto de Larry Valenzuela para CalMatters
Los estudiantes de Fresno State se reúnen cerca de una fuente en el centro del campus de Fresno, el miércoles 9 de febrero de 2022. Foto de Larry Valenzuela para CalMatters

En algunos campus de Cal State, simplemente no hay una masa crítica de estudiantes afroamericanos para crear un sentido de comunidad. Esa pequeña población es una de las razones por las que CSU Channel Islands tiene la brecha más amplia entre los estudiantes afroamericanos y sus compañeros no subrepresentados, dijo el rector del campus, Mitch Avila. CSU Channel Islands inscribe solo a 121 estudiantes afroamericanos de pregrado y posgrado, el segundo más bajo del sistema. El campus también es uno de los 11 en los que las tasas de graduación de los estudiantes afroamericanos que comenzaron como estudiantes de primer año han disminuido en los últimos cuatro años. Los demás: Chico State, Dominguez Hills, Fresno State, Humboldt, Pomona, San Bernardino, San Francisco State, San Luis Obispo, San Marcos y Sonoma State.

Proposición 209

Una forma de impulsar la graduación apuntaría específicamente a los estudiantes afroamericanos con tutoría adicional, asesoramiento y otros enfoques que, según las investigaciones, mejorarán las tasas de graduación.

Pero los votantes de California, dos veces, dijeron que las universidades no pueden hacer eso. En 1996, los votantes aprobaron la Proposición 209 y en 2020 anularon una medida para anular la propuesta.

Si bien la enmienda constitucional estatal puso fin al uso de la raza como un factor en las admisiones a las universidades públicas en California, también declaró ilegal el uso de fondos estatales o federales exclusivamente para un solo grupo racial o étnico.

En teoría, el gobierno federal podría requerir que el sistema de Cal State gaste más dinero específicamente en recursos para estudiantes afroamericanos dada la gran brecha en las tasas de graduación, pero tal acción federal rara vez ocurre, dijo Thomas A. Saenz, presidente y asesor legal de Mexican American Legal Defense and Educational Fund (MALDEF), un grupo legal de derechos civiles que ha argumentado ante la Corte Suprema de EE.UU.

Los estudiosos del racismo que hablaron con CalMatters están frustrados porque la Proposición 209 requiere una respuesta neutral a la raza para un problema específico de la raza. Pero también dicen que hay otras formas de evitar la enmienda. Un colegio o universidad pública en California puede apuntar a un grupo racial o étnico para un programa, siempre que no se excluyan otros grupos, dijo Sáenz. Si los datos del campus muestran que los estudiantes afroamericanos  no tienen acceso a la consejería, “usted puede arreglar eso, es una solución neutral para la raza”, dijo, incluso si eso significa contratar a más consejeros culturalmente competentes.

El profesor de educación de UCLA, Tyrone Howard, que es de raza negra, celebra algunas reuniones con estudiantes en el nuevo centro de recursos para estudiantes afroamericanos  de su campus en lugar de en su oficina. Hacer eso u organizar talleres en el centro “se convierte en un atractivo” para los estudiantes afroamericanos  en busca de recursos que tal vez no encuentren en ningún otro lugar del campus, dijo. Es un guion que cree que deben seguir más campus, incluido las universidades Cal States. Una vez que regrese de su año sabático el próximo otoño, mantendrá todas sus horas de oficina en el centro, dijo.

Pero Howard agregó que los centros tienen que ser “de nombre negro”, lo cual está permitido por la Proposición 209, siempre que no sea exclusivo para ningún estudiante por motivos de raza o etnia. Hacer esto indica que “ayudar, ayudar a los estudiantes afroamericanos  es el objetivo principal”, dijo. Estos centros también pueden ser una forma de brindar servicios académicos y de salud mental directamente a los estudiantes afroamericanos , lo que puede ser un beneficio para los estudiantes que se sienten alienados por los espacios de campus más tradicionales.

Qué está haciendo Cal State

Alrededor de dos tercios de los campus de Cal State tienen habitaciones físicas dedicadas por su nombre a los estudiantes afroamericanos , como un centro de recursos. Los que no lo hacen son Bakersfield, Channel Islands, Chico State, Fresno State, Maritime Academy, Monterey Bay, Sonoma State y Stanislaus State.

Todos los campus deberían tener estos centros, dijo Bob Rucker, ex director de la escuela de periodismo de San Jose State.

“Los afroamericanos acuden a usted porque valoran lo que han leído y aprendido sobre su programa”, dijo Rucker. “Ahora encuéntralos a mitad de camino. Haga la tarea adicional (presidentes, directores y decanos) y encuentre la manera”.

Entre los campus con dichos centros, existe una gran variación en su tamaño y servicios. Algunos, como los de Fullerton, Sacramento State y San Diego State, ofrecen asesoramiento académico o de salud mental en esos centros universitarios para afroamericanos. Cal State Dominguez Hills tiene un profesor que ofrece algunas horas de oficina en el centro.

No está claro si el simple hecho de tener un centro de recursos para afroamericanos conduce a menores brechas de equidad. Por ejemplo, Northridge, el campus con el centro más grande, tiene una de las brechas de equidad más profundas entre los estudiantes afroamericanos  y los grupos no subrepresentados: una diferencia de 22 puntos porcentuales en 2021.

No todos los estudiantes afroamericanos visitaron estos centros, dijo Howard, por lo que también es importante capacitar a otro personal de apoyo académico en antirracismo.

En cuanto a las limitaciones de los objetivos de equidad de Graduación 2025 de Cal State, algunos líderes universitarios dijeron que están al tanto del problema.

Despues de leer el informe de CalMatters en julio, la fideicomisaria de Cal State, Julia López, pidió a la universidad que informara las tasas de graduacion especificas de los estudiantes afroamericanos, nativos americanos y de otras etnias.

En una entrevista, la principal funcionaria del sistema para asuntos académicos, Sylvia A. Alva, calificó de “muy tosco” el uso únicamente de la métrica de estudiantes minoritarios subrepresentados para rastrear el progreso hacia las metas de equidad.

Pero Alva dijo que el sistema está vinculado a la métrica de minorías subrepresentadas hasta 2025 porque sería injusto cambiar los postes de la portería a la mitad del esfuerzo. Cualquier decisión tendría que tomarse a través del modelo de gobierno compartido de la universidad, dijo, incluidos los aportes de los 23 campus.

Alva no se comprometería con una métrica después de 2025 que mida la capacidad del sistema para cerrar las brechas de equidad entre grupos raciales y étnicos específicos.

“No creo que nos sirva como estado enfrentando a un grupo contra otro”, dijo. En cambio, propone un modelo que mide si un campus está por debajo o por encima de su objetivo de graduación para ciertos grupos de estudiantes.

“Estamos comprometidos a hacer todo lo posible para cerrar esas brechas de equidad”, dijo. Ella no respaldaría un objetivo de rendición de cuentas para que el sistema cierre esas brechas de equidad entre los grupos raciales.

Tras el informe de CalMatters, la administración del gobernador Gavin Newsom también está reconsiderando esta métrica de brecha de equidad “cruda”. Newsom en mayo dio a conocer un pacto con el sistema Cal State que promete aumentos continuos en la financiación estatal si el sistema alcanza ciertos objetivos, incluido cerrar la brecha de graduación entre las minorías subrepresentadas y no subrepresentadas.

Ahora su oficina dice que los datos más detallados serán parte de la supervisión.

“Las instituciones públicas deben guiarse por datos que reflejen la realidad vivida”, dijo un orador de la oficina del gobernador en una declaración escrita a CalMatters. “En asociación con la UC, la CSU y los colegios comunitarios de California, la administración conectada todos los datos disponibles (datos desglosados por raza y etnia junto con las métricas de URM [minoría subrepresentada] ) para servir como base para informar, discutir y tomar decisiones”.

La oficina de Newsom no dispone de un cronograma sobre si el lenguaje oficial del pacto reflejaría esa posición y cuándo.

Encontrando soluciones

El apoyo dirigido a los estudiantes afroamericanos  marcó la diferencia para Tyrone Carter, quien obtuvo una licenciatura en Estudios Africanos y psicología de Cal State Northridge a la edad de 53 años.

Después de su liberación de la prisión en 2016, se inscribió en un colegio comunitario, pero se sintió incapaz de relacionarse con sus compañeros de clase y profesores o pedirles ayuda. Pero luego encontró el Programa Black Scholars en LA Valley College. La facultad y el personal allí le presentaron a un profesor en el programa de mentores para hombres minoritarios de Cal State Northridge. Lo ayudaron a postularse para transferirse a la universidad de cuatro años, y el profesor de Northridge fue un recurso vital en su nuevo campus.

“Cuando me uní al Programa Black Scholars, sentí que podía ser mi verdadero y auténtico yo”, dijo Tyrone Carter, quien acaba de completar una maestría en UCLA. “Y me refiere a todo de mí”.

Tyrone Carter, de 56 años, representa un retrato afuera de su casa en Burbank el 19 de agosto de 2022. Carter tiene dos títulos de Licenciatura en Artes de Cal State Northridge, con especialización en Estudios Africanos y Psicología, y una Maestría en Bienestar Social de UCLA. “Tyrone hizo esto con tanta ayuda, amor y apoyo de su familia”, dijo Carter. “Tuve que aprender a ser vulnerable y buscar orientación”. Foto de Pablo Unzueta para CalMatters
Tyrone Carter, de 56 años, afuera de su casa en Burbank el 19 de agosto de 2022. Carter tiene dos títulos de Licenciatura en Artes de Cal State Northridge, con especialización en Estudios Africanos y Psicología, y una Maestría en Bienestar Social de UCLA. Carter dijo: “Tuve que aprender a ser vulnerable y buscar orientación”. Foto de Pablo Unzueta para CalMatters

Otras soluciones que los campus están intentando incluir contratar profesores que tengan un historial de enseñanza de contenido culturalmente relevante, educar a un grupo diverso de estudiantes o investigar el papel que juega la raza en la sociedad, un enfoque que podría generar más profesores afroamericanos  sin entrar en conflicto con la Proposición 209.

Channel Islands tendrá cuatro nuevos profesores afroamericanos después de realizar una “contratación de grupo” que buscó académicos con experiencia en la aplicación de conceptos de identidad negra a sus materias . El próximo otoño, el campus debutará con su primera especialización en Estudios Africanos. Ávila, el rector, también quiere crear un centro de recursos para afroamericanos  en los próximos años y aseguró de que los consejeros académicos y mentales de la escuela estén estacionados en el centro varias veces a la semana.

Algunas interrupciones del campus se destinaron a ayudar a todos los estudiantes con dificultades también muestran signos de progreso.

Los datos internos de Cal State muestran que los estudiantes que reprueban una clase al principio de su mandato académico tienen muchas menos probabilidades de graduarse. En San Marcos el otoño pasado, alrededor del 56% de los estudiantes afroamericanos  de primer año reprobaron al menos un curso en su primer semestre, frente al 40% en el otoño de 2019. Eso es parte de una tendencia más amplia: más de un tercio de los 2100 estudiantes de primer año de San Marcos estaban en período de prueba académica después de su primer semestre el año pasado, lo que significa que tienen menos de un promedio de calificaciones de 2.0.

Entonces, el campus buscó resolver ese torbellino de retener con una clase de resiliencia academica de una unidad diseñada para enseñar a los estudiantes en un período de prueba académica cómo estudiar de manera más efectiva y buscar ayuda académica en el campus, y hacer que reflexionen sobre qué dificultades académicas tuvieron.

Los primeros signos sugieren que el curso está teniendo un impacto. Durante tres años, la tasa de retención de los estudiantes afroamericanos  que tomaron la clase fue 13 puntos porcentuales más alta que la de los estudiantes afroamericanos  que no tomaron la clase. Fue un poco más alto para todos los estudiantes: un aumento de 15 puntos porcentuales.

“Toda la CSU tiene que tratar de ser una institución donde sea posible la recuperación académica”, dijo Adam Petersen, director de iniciativas estratégicas para el éxito académico en San Marcos. Mientras los estudiantes sean expulsados por tener un GPA bajo, dijo, “creo que será difícil para nosotros cumplir con cualquiera de nuestros objetivos de equidad”.

Cerrando la brecha

Solo un campus de Cal State, San Diego State, ha cerrado efectivamente su brecha en la tasa de graduación entre estudiantes de primer año con y sin representación insuficiente, así como entre estudiantes afroamericanos  y estudiantes de primer año sin representación insuficiente. Y aunque se encuentra entre los campus de Cal State más selectivos, Cal Poly San Luis Obispo, otro Cal State altamente selectivo, tiene brechas mucho más amplias.

San Diego State se esfuerza por crear un ambiente acogedor para los estudiantes afroamericanos  desde el momento en que expresan su interés en asistir hasta su último año en el campus, dijo J. Luke Wood, vicepresidente de asuntos estudiantiles de la universidad y académico en educación y la raza.

Los estudiantes pasan el pase de estudiante del estado de San Diego en el campus de la Universidad Estatal de San Diego el 19 de agosto de 2022. Foto de Ariana Drehsler para el campus de la Universidad CalMatters el 19 de agosto de 2022.
Los estudiantes pasan en el campus de la Universidad Estatal de San Diego el 19 de agosto de 2022. Foto de Ariana Drehsler para CalMatters

Comienza con un recorrido por el campus para los estudiantes interesados que se enfocan hitos significativos de la historia negra en el campus, como el lugar donde habló Martin Luther King Jr. cuando visitó el campus. Una vez que los estudiantes son admitidos y deciden si asistir, ellos y sus padres están invitados a pasar una noche en el campus , donde obtuvo una exposición temprana al centro de recursos para afroamericanos  de la escuela, conocen a líderes estudiantiles y aprenden sobre ayuda financiera. Alrededor de 70 estudiantes participantes anualmente.

“Queremos que (los estudiantes afroamericanos ) vengan al campus y se vean dondequiera que vayan, para decir que ‘este es un lugar para mí’”, dijo Wood.

Una vez que son estudiantes de primer año, los estudiantes pueden unirse al Programa de Becarios Henrietta Goodwin para estudiantes de primer y segundo año, que ofrece un seminario semanal sobre habilidades de estudio, preparación académica, tutoría adicional en cursos con altas tasas de reprobación y conexiones con otros académicos afroamericanos en instalaciones. Alrededor de 150 estudiantes participan en esto.

Otro servicio para los estudiantes que se acercan a sus últimos semestres en la universidad los prepara para la fuerza laboral , con actividades como reuniones con ejecutivos afroamericanos, pasantías y “comprensión de la opresión y el sesgo sistémico como desafíos continuos”.

Aunque los programas se enfocan en la experiencia de los estudiantes afroamericanos , están abiertos a todos.

Entre 2016 y 2022, el cuerpo docente afroamericano de línea de tenencia de la universidad creció de 25 a 42 empleados. El campus también ha emprendido una ola de contratación general que beneficia a todos los estudiantes, incorporando a 29 asesores académicos más desde la pandemia de COVID-19 y contratando terapeutas capacitados para reducir su proporción de estudiantes por terapeuta de 1900 a 1 hace tres años a 1400 a 1 más reciente. Los estudiantes universitarios que reciben más asesoramiento se gradúan a tasas más altas, según una guía reciente de “lo que funciona” para universidades publicada por el Departamento de Educación de EE.UU. 

Más allá de la dotación de personal y los programas continuos, Wood resaltará un esfuerzo de bajo costo que dice que los estudiantes apreciarán. Un equipo de ocho estudiantes y dos miembros del personal del campus llaman o envían mensajes de texto a los estudiantes con calificaciones más bajas para verificar su estado de ánimo y sus necesidades académicas semanales o mensuales.

En respuesta a los oficiales de policía de Minneapolis que asesinaron a George Floyd en 2020, el Centro de Recursos afroamericanos  encabezó una campaña para llamar a todos los estudiantes afroamericanos  para preguntarles si estaban bien o si necesitaban apoyo.

Otros campus pueden decir que todas estas acciones “son cosas en las que estamos pensando”, pero San Diego State en realidad hizo el trabajo, dijo Wood.

“Y creo que esa es una de las razones por las que estamos viendo cerrarse esas brechas”.

Huck es ex becario de la  Red de Periodismo Universitario de CalMatters , una colaboracion entre CalMatters y estudiantes de periodismo de todo California. Julie Watts es periodista de investigación en CBS13 en Sacramento. La editora de Periodismo universitario Network, Felicia Mello, contribuyó con este reportaje.


Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Avatar photo

Mikhail Zinshteyn has been a higher education reporter since 2015. As a freelancer, he contributed to The Atlantic, The Hechinger Report, Inside Higher Ed and The 74. Previously, he was a reporter at EdSource...

Julie Watts

Julie Watts is a national-award-winning investigative journalist for CBS13 in Sacramento. Julie's work has prompted FDA recalls, state and federal investigations, and laws to protect families and taxpayers....