En resumen

La financiación estatal es insuficiente, por lo que los residentes de bajos ingresos tienen problemas para obtener sus subsidios. Los problemas ponen en peligro los objetivos climáticos y de contaminación del aire de California a medida que los precios de los automóviles eléctricos siguen aumentando.

Read this article in English.

Cuando Quentin Nelms, residente de Tulare, escuchó que California estaba ofreciendo un fuerte subsidio estatal para ayudar a los residentes de bajos ingresos a comprar autos eléctricos, lo solicitó de inmediato.

Pero no fue tan fácil como pensó que sería. 

Nelms pasó cuatro meses en una lista de espera antes de ser aceptado en uno de los programas estatales de incentivos para automóviles limpios en enero. Calificó para $9,500 que planeó usar para comprar un Ford Mustang Mach-E 2022. Pero después de descubrir que varios concesionarios habían aumentado el precio del automóvil en más de $10,000 dólares durante el tiempo que tomó obtener la subvención, ya no podía pagar el costo de aproximadamente $53,000.

“Entramos en este programa y no está ayudando como debería”, dijo Nelms. “Es inútil en este momento porque no hay nada y los autos que encuentras, todos han subido de precio”.  

Los vehículos eléctricos asequibles y eficientes son fundamentales para los esfuerzos de California para abordar el cambio climático y limpiar su aire contaminado: para 2035, el estado planea prohibir todas las ventas nuevas de automóviles a gasolina.

Pero los incentivos y los reembolsos del estado para las personas de bajos ingresos que compran autos eléctricos se han visto afectados por una financiación inconsistente e inadecuada.

Los fondos de este año para algunos de los programas se agotaron en abril: las listas de espera se cerraron debido a los retrasos. E incluso para los reembolsos que aún están disponibles, los obstáculos son considerables: los administradores del programa están inundados de solicitudes de financiamiento, lo que resulta en esperas de meses, al mismo tiempo que los precios aumentan y los autos eléctricos escasean.

Los programas de subsidios estatales plantean una pregunta crucial problemática: ¿Puede California promulgar un mandato que requiera que el 100% de todos los autos nuevos sean de cero emisiones cuando una gran parte de la población no puede comprarlos? 

Si la mayoría de los californianos no pueden permitirse el lujo de reemplazar sus viejos automóviles de gasolina más contaminantes, muchos de los objetivos climáticos del gobernador Gavin Newsom están en peligro, junto con los esfuerzos estatales para limpiar la peor contaminación del aire de la nación.

Los autos eléctricos nuevos varían en precio desde $25,000 a $180,000. Muchos modelos, incluidos el popular Mustang y el camión eléctrico F150 Lightning de Ford, están vendido, con largas listas de espera.

“A medida que California hace la transición a un futuro eléctrico, estos aumentos de precio de los vehículos definitivamente están teniendo precios inalcanzables para nuestros clientes”, dijo María Ruiz, supervisora ​​de la Programa de Equidad EV, que fue lanzado por una coalición de organizaciones defensoras del aire limpio del Valle Central. “Hemos visto márgenes de utilidad de hasta $15,000. Así que, lamentablemente, ha sido un gran desafío”.

Hasta el momento, no está claro qué tan exitosos han sido los programas de subsidios del estado en la reducción de los gases de efecto invernadero porque la Junta de Recursos del Aire no ha logrado medirlos adecuadamente, según un auditoría realizada por la Oficina del Analista Legislativo del estado.

“A medida que California hace la transición a un futuro eléctrico, estos márgenes de beneficio de los vehículos definitivamente están dejando fuera de precio a nuestros clientes. Hemos visto márgenes de utilidad de hasta $15,000”.

María Ruiz, el Programa de Equidad EV

Desde 2010, California ha asignado más de $1.84 millones a una mezcolanza de tres programas: el de el programa Automoviles limpios 4 para todos, el Proyecto de reembolso de vehículos limpios y Programa de Asistencia para Vehículos Limpios, según datos de la Junta de Recursos del Aire. A cambio, durante esos 12 años, alrededor de medio millón de californianos han recibido subvenciones o reembolsos por comprar autos más limpios o reemplazar autos más viejos.

El Proyecto de Reembolso de Vehículos Limpios, que recibe la mayor parte de los fondos del estado, ha distribuido 478,364 reembolsos desde su lanzamiento en 2010, mientras que el programa de Asistencia para Vehículos Limpios ha ayudado a los compradores a comprar 4,438 vehículos limpios desde 2018. Clean Cars 4 All, que solo atiende residentes de las regiones más contaminadas del estado, ha retirado de circulación 12,800 autos de modelo anterior a 2007 desde su lanzamiento en 2015.

Todos los programas, que otorgan hasta $7,000 o $9,500 para la compra de un automóvil eléctrico, tienen límites de ingresos. El proyecto de reembolso es para residentes con ingresos de hasta $135,000. Clean Vehicle Assistance y la mayoría de los programas Clean Cars 4 All aceptan solicitudes de residentes con ingresos iguales o inferiores al 400% del nivel federal de pobreza, equivalente a $54,360 para una persona. (El Senado de los Estados Unidos también parece dispuesto a promulgar un crédito fiscal federal de $7,500 para personas con ingresos inferiores a $150,000).

“Antes de la pandemia y el aumento de los precios, tenemos evidencia de que estos programas (estatales) eran efectivos y alentaban a las personas a comprar vehículos eléctricos”, dijo. Erich Muehlegger, profesor asociado de economía en la Universidad de California, Davis. “Pero el desafío en este momento es que estos programas enfrentan vientos en contra muy, muy fuertes debido a los altos precios de los vehículos eléctricos”.

Cargando…

Muehlegger dijo que los retrasos en la cadena de suministro y la alta demanda han provocado una escasez generalizada de automóviles nuevos y usados.

Si bien los aumentos de precios inducidos por la pandemia han afectado tanto a los automóviles eléctricos como a los de gasolina, dijo que el impacto de la etiqueta probablemente sea más extremo en el mercado de vehículos eléctricos debido a la mayor demanda y la escasez de componentes, como los microchips.Hay menos autos eléctricos en oferta, lo que ejerce presión sobre el mercado, crea largas listas de espera para nuevos modelos y aumenta los precios de los vehículos nuevos y usados ​​que permanecen en los lotes de los concesionarios.

“Tenemos que asegurarnos de que haya una gama completa de vehículos que sean de cero emisiones, y esencialmente tenemos solo un poco más de una década para intentar llegar allí”, dijo Ethan Elkind, un abogado que dirige el programa climático en el Centro de Derecho, Energía y Medio Ambiente de UC Berkeley Law. 

La falta de inventario y los altos precios han obligado a algunos participantes del programa como Nelms a renunciar al dinero estatal para el que calificaron. Nelms ya no planea comprar un automóvil en el corto plazo; seguirá usando su Honda Civic 2016 por ahora, lo que significa que California perdió la oportunidad de reemplazar un automóvil más contaminante por uno de cero emisiones.

Desde 2010, California ha asignado más de $1.84 millones a tres programas. A cambio, alrededor de medio millón de californianos han recibido subsidios para automóviles más limpios.

“Esperaba contar con este programa, pero una vez que subieron todos los precios, esa esperanza simplemente desapareció”, dijo Nelms. “En este momento no puedo hacer nada, así que tuve que dejar ir la subvención”.

Además de los $9,500 en dinero estatal que habrían ido a parar a un distribuidor, Nelms sabía que necesitaba juntar otros fondos para pagar los aproximadamente $800 en pagos mensuales por un Mach-E. Fue aprobado para un préstamo y planeaba solicitar otro programa de reembolso federal. Su hijo de 20 años también consiguió un trabajo de medio tiempo para ayudar con los pagos. 

Pero los márgenes comerciales cambiaron rápidamente la opinión de Nelms. No quería arriesgarse a tener un patrimonio neto negativo, cuando la cantidad de dinero adeudada por un automóvil es mayor que la cantidad que vale.

Aunque tuvo que renunciar a la subvención, dijo que consideraría volver a solicitar el programa de Asistencia para Vehículos Limpios cuando el mercado de automóviles se estabilice.

Por ahora, dijo, tendrá que pagar altos precios de la gasolina. 

“La inflación, nunca ha sido tan mala”, dijo Nelms. “Siempre hay cosas que suceden en la vida que pueden detenerte, pero eso es lo que es el crecimiento, tener que trabajar más duro y esforzarte y superar estas cosas difíciles”.

Los programas se quedan sin fondos

Tras una orden ejecutiva de 2020 de Newsom, la Junta de Recursos del Aire ha redactado un reglamento propuesto eso eliminaría gradualmente los autos a gasolina, comenzando con el 35% de los modelos 2026. El objetivo es poner 5 millones de automóviles de cero emisiones en las carreteras de California para 2030 y reducir drásticamente las emisiones del escape, la mayor fuente de contaminantes que calientan la atmosfera en California. 

Pero uno de los mayores desafíos con la transición a la electrificación son los obstáculos financieros que enfrentan los hogares de bajos ingresos. 

Los programas estatales diseñados para ayudarlos han estado plagados de financiamiento inconsistente e inadecuado desde que se lanzaron hace años.

La mayor parte de la financiación (1.27 millones de dólares del total de 1.84 millones de dólares durante la última década) provino del programa de tope y comercio del estado, un mercado para comprar y vender créditos de gases de efecto invernadero que fluctúa en las ganancias trimestrales. El resto se proporciona en el presupuesto estatal, que es aprobado por la Legislatura y el gobernador.

Lisa Macumber, funcionaria de la Junta de Recursos del Aire que supervisa los programas de incentivos para vehículos, dijo que la financiación insuficiente ha cerrado los programas varias veces a lo largo de los años. Algunos años, hay tantos solicitantes que apenas hay suficiente dinero para mantener abiertos los programas durante seis meses, y mucho menos un año entero, dijo.

Si bien las solicitudes para el Proyecto de Reembolso de Vehículos Limpios, el más grande de los programas, todavía se aceptan, los volúmenes son altos y los retrasos considerables: las personas deben esperar en promedio más de dos meses para recibir una notificación si son seleccionadas o rechazadas, y entonces deben esperar más tiempo para recibir el dinero.

El otoño y el invierno pasados, fue aún peor debido a la pandemia. La gente esperaba un promedio de ocho meses antes de que se procesaran sus solicitudes, dijo Macumber. 

Otro programa, Asistencia para Vehículos Limpios, cerró en abril porque se agotaron los fondos; la lista de espera está cerrada para nuevos solicitantes debido a retrasos. Los programas Clean Cars 4 All del Valle de San Joaquín y San Diego también se cerraron debido a que se agotaron los fondos, aunque esos programas en la cuenca de Los Ángeles, el Área de la Bahía y Sacramento reabrieron recientemente para solicitudes.  

Macumber dijo que más fondos de una Inversión de $ 10 mil millones en vehículos de cero emisiones en el presupuesto estatal está en camino, pero no está claro cuándo llegará ese dinero. 

“Es un panorama muy desafiante”, dijo Macumber. “Nuestros programas deben poder ajustarse en función de los fondos que recibimos cada año”. Eso genera confusión para los residentes, dijo.

Los californianos que más necesitan los fondos, son aquellos con ingresos por debajo del 225% del nivel federal de pobreza — no están accediendo al programa tan rápido como otros grupos de ingresos. (El nivel federal de pobreza es de $13,590 para una persona).

“Los grupos de mayores ingresos pudieron pasar por el proceso y comprar nuevos vehículos de cero emisiones más rápido, lo que provocó que los fondos se agotaran rápidamente”, dijo Macumber. “La mayoría de los consumidores de muy bajos ingresos necesitan ayuda durante el proceso de solicitud y necesitan más tiempo para encontrar vehículos adecuados, en su mayoría usados. Cuando llegaron al punto de comprar sus vehículos, los fondos no estaban disponibles”.

Esfuerzos para racionalizar los subsidios

A algunos legisladores les preocupa que estos problemas impidan que los automóviles sean accesibles para aquellos que se beneficiarían más porque viven en regiones con una de las peores calidades de aire.

La senadora estatal Monique Limón, demócrata de Santa Bárbara, dijo que un proceso de solicitud burocrático está creando obstáculos para los residentes más necesitados del estado.

Este año, Limón presentó un proyecto de ley, SB 1230, que agilizaría el proceso de solicitud y ampliaría Clean Cars 4 All a los residentes que no viven en los distritos de aire regionales participantes. Un portal en línea permitiría a las personas presentar una solicitud para todos los programas.

El proyecto de ley será escuchado por el Comité de Asignaciones de la Asamblea el 3 de agosto. 

“A menudo, las personas tendrán una necesidad urgente de un vehículo nuevo y puede llevar varias semanas o meses obtener la aprobación a través de algunos de estos programas”, dijo Limón. “Estamos tratando de acelerar ese proceso de solicitud. Poner más vehículos de cero emisiones en la carretera nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos climáticos de manera equitativa y, al mismo tiempo, corregir los problemas sistémicos que han permitido que las comunidades de color sean las más afectadas por la crisis climática”.

Obtenga más información sobre los legisladores mencionados en esta historia

D

Monique Limón

State Senate, District 19 (Santa Barbara)

State Senate, District 19 (Santa Barbara)

How she voted 2019-2020
Liberal Conservative
District 19 Demographics

Race/Ethnicity

Latino 51%
White 39%
Asian 5%
Black 2%
Multi-race 2%

Voter Registration

Dem 47%
GOP 25%
No party 22%
Other 6%
Campaign Contributions

Sen. Monique Limón has taken at least $711,000 from the Labor sector since she was elected to the legislature. That represents 26% of her total campaign contributions.

La junta aérea también está trabajando para combinar los programas Clean Vehicle Assistance y Clean Cars 4 All y expandirlos a todo el estado para proporcionar acceso a 4 millones de residentes más en o cerca de comunidades de bajos ingresos fuera de las regiones que ya participan. 

Los criterios de elegibilidad también cambiarán. Actualmente operan por orden de llegada para residentes elegibles por ingresos en códigos postales considerados desfavorecidos. La junta planea cambiar a un enfoque “basado en las necesidades” que también da prioridad a los solicitantes que califican para programas de asistencia pública, como Medicaid, Seguridad de Ingreso Suplementario, CalWorks o viviendas de la Sección 8.

“Hay tantos consumidores de bajos ingresos que no residen en una comunidad desfavorecida”, dijo Turner. “Si vives en una comunidad desfavorecida, se te prioriza de inmediato. También es importante garantizar que los consumidores de bajos ingresos que residen justo afuera aún tengan oportunidades de acceder a estos fondos”. 

El programa estatal no reemplazará los programas regionales Clean Cars 4 All y, en cambio, trabajará en conjunto con ellos, dijo Turner.

“Sabemos ahora que cuando se mueve muy rápido… hay muchas oportunidades para que las personas se escapen o para que ciertas poblaciones se queden atrás”.

Jessica James, motores generales

Sin embargo, los ambientalistas y las organizaciones comunitarias de base temen que pueda perjudicar sus esfuerzos para ayudar a las personas en áreas desfavorecidas y crear más confusión.

“La prioridad número uno para nosotros es asegurarnos de no interrumpir ni anular las asociaciones comunitarias que existen actualmente”, dijo Chris Chavez, subdirector de políticas de Coalition for Clean Air, un grupo de defensa del medio ambiente. “Lo que queremos asegurarnos es, a medida que nos expandimos por todo el estado, que no perdamos de vista y no perdamos el enfoque en las comunidades desfavorecidas porque esas son las que tienen las mayores cargas, las mayores vulnerabilidades y las mayores barreras. para limpiar el transporte.” 

A Chávez le preocupa que el programa estatal pueda “competir” con los programas de incentivos regionales. Si eso sucede, dijo que los programas regionales podrían potencialmente perder fondos y ya no podrían operar en las áreas en las que están sirviendo actualmente.

La carga también es un gran obstáculo

La falta de reembolsos y las largas listas de espera no son los únicos obstáculos para lograr que los californianos compren vehículos eléctricos universalmente. Para muchos, la falta de infraestructura de carga en sus hogares y comunidades es un gran obstáculo. 

La mayoría de las estaciones de carga públicas son agrupados en áreas urbanas y costeras. Se necesitarán alrededor de 1.2 millones de cargadores para los 8 millones de automóviles de cero emisiones que se esperan para 2030. Muestra de datos del estado que actualmente solo hay alrededor de 80,000 con otros 123,000 en camino, muy por debajo. 

Elkind, de UC Berkeley Law, dijo que la falta de estaciones de carga disponibles es particularmente difícil para los inquilinos y las personas en áreas rurales.  

“Es una gran ventaja tener un vehículo eléctrico, especialmente con el aumento de los precios de la gasolina”, dijo. “Es solo una cuestión de qué infraestructura de carga pública existe”. 

Muchos inquilinos no tienen un lugar dedicado para estacionar su vehículo y enchufarlo, especialmente si están en un edificio de apartamentos sin estacionamiento, dijo Elkind. Dijo que más cargadores en los lugares de trabajo y más supercargadores en las comunidades podrían ser una buena alternativa para las personas que carecen de cargadores domésticos.

Construir más infraestructura de carga en áreas rurales es especialmente importante porque los residentes tienden a conducir muchas más millas que las personas en áreas suburbanas o urbanas. Necesitan vehículos de mayor alcance con cargadores potentes.

Falta de inventario en los concesionarios.

Jessica James, gerente de programa de General Motors de su fondo de equidad climática, dijo que el fabricante de automóviles ha convertido en una prioridad eliminar los autos a gasolina en la próxima década, pero reconoció que el rápido movimiento hacia la electrificación podría dejar atrás a muchas comunidades vulnerables. Aunque General Motors está tratando de expandir su flota de vehículos nuevos, los problemas de la cadena de suministro lo están dificultando. 

“Ahora sabemos que cuando se mueve muy rápido, o se toma una industria completa y se la reconstruye, hay muchas oportunidades para que la gente se escape o para que ciertas poblaciones se queden atrás”, dijo James. “Estamos haciendo todo lo posible para llevar nuevos productos EV al mercado lo más rápido posible, pero esos plazos de desarrollo de productos son un poco más largos de lo que todos desearíamos”.

Un par de Ford Mustang Mach E 2021 en un concesionario Ford. Foto de Keith Srakocic, AP
Ford Mustang Mach Es se muestra en 2021 en un concesionario Ford. Foto de Keith Srakocic, AP

Tom Knox, director ejecutivo de Valley Clean Air Now, trabaja con el distrito de aire de la región para ayudar a los residentes desfavorecidos y de bajos ingresos como Nelms a solicitar reembolsos estatales. Algunas organizaciones sin fines de lucro están negociando con los concesionarios para reducir los precios de los autos usados para las personas que califican para los incentivos estatales. Pero los concesionarios tuvieron problemas durante la pandemia y sus suministros de autos eléctricos son bajos.

“Resolver el problema del inventario es lo más valioso que podría suceder dentro de los programas de acciones”, dijo, y agregó que es optimista de que el mercado mejorará en 12 a 18 meses. “Está comenzando a ir en la dirección correcta, pero sigue siendo un desafío enorme para nuestros clientes”.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Nadia Lopez covers environmental policy issues. Before joining CalMatters she covered Latino communities in the San Joaquin Valley for The Fresno Bee and reported from city hall for San José Spotlight....