En resumen

Una parte desproporcionada de los robos de convertidores catalíticos ocurre en California. Esto es lo que los legisladores están tratando de hacer al respecto, y por qué un enfoque respaldado por las fuerzas del orden público no logró salir de Sacramento.

Read this article in English.

Un rayo de luz brilla debajo del Prius 2009 de Isaac Agyeman, mientras está estacionado afuera de su casa en Temecula, en una mañana de agosto.

Una persona está debajo del auto tipo ‘hatchback’, otra está a su lado y una tercera está estacionada cerca. Después de unos cuantos ruidos mecánicos y una salida rápida de debajo del auto, los tres se alejan rápidamente.

Era la segunda vez que robaban el convertidor catalítico de Agyeman, un dispositivo que limpia las emisiones de un automóvil para hacerlas menos tóxicas y contiene metales preciosos. Esta vez, lo captó todo con una cámara de video.

“Estaba enfadado. Estaba realmente frustrado”, dijo. Presentó un informe policial, les envió las imágenes y llamó a su compañía de seguros. Además de todo, sucedió en la fecha de su cumpleaños.

Agyeman pagó $500 por la reparación y su seguro cubrió el resto. Gastó otros $150 para instalar una puerta protectora sobre su convertidor, con la esperanza de disuadir a futuros ladrones, y entre $6,000 y $8,000 en un sistema de seguridad para el hogar mejorado, estima. Hasta septiembre, todavía no había tenido noticias de la Policía, dijo.

El robo de convertidores catalíticos se ha disparado en todo el país en los últimos años, de 1,298 robos reportados en 2018 a 52,206 en 2021, según datos de reclamos de la Oficina Nacional de Delitos de Seguros. La oficina tomó muestras de los datos de reclamos de las empresas miembro para identificar las tendencias de robo de convertidores catalíticos, y un portavoz escribió en un comunicado que los números no representan todos los robos.

California no ha sido inmune.

A nivel nacional, el 37 % de las reclamaciones por robo de convertidores catalíticos rastreadas por la oficina en 2021 fueron en el Estado Dorado, una parte desproporcionada, incluso teniendo en cuenta la gran población de California.

Aproximadamente 1,600 son robados por mes en California, según una presentación de 2021 de la Oficina de Reparación Automotriz del estado.

Los Honda y Toyota, en particular los Prius más antiguos, son los objetivos más frecuentes, según los datos de reclamos proporcionados por el el Automobile Club of Southern California (AAA). Los híbridos tienen dos convertidores y las piezas tienden a desgastarse menos, lo que las hace más valiosas, según la Oficina Nacional de Delitos de Seguros. Los ladrones venden los convertidores, que se pueden quitar en minutos con una sierra eléctrica, por $50 a $250, escribió la oficina en un comunicado.

El robo del convertidor catalítico es difícil de investigar

Gente de todo el estado ha sufrido.

Este verano, la Policía recuperó 112 convertidores y arrestó a 28 personas en el Inland Empire. En septiembre, cuatro vehículos marcados del Departamento de Policía de San Francisco fueron despojados de sus convertidores.

En abril, el personal del Yolo Food Bank en Woodland se dio cuenta de que le habían robado un convertidor catalítico de un Prius que usan para hacer pequeñas entregas. El personal usó sus propios autos para dejar comida mientras el Prius estaba fuera de servicio, dijo María Segoviano, directora de comunicaciones de marketing del banco de alimentos.

La organización pagó alrededor de $400 por un escudo para proteger el convertidor y comenzó a estacionar el automóvil dentro de su almacén.

Y, debido a que esta no era la primera vez que alguien rompía una cerca de alambre para llegar a su estacionamiento, decidieron invertir en una cerca resistente de 8 pies.

Les costó $69,200, lo que se traduce en alrededor de 81,000 libras de frutas y verduras, dijo Segoviano.

“Obviamente, los convertidores catalíticos han existido desde siempre y se los han estado robando desde siempre, pero nunca tanto”, dijo Jared Cabrera, redactor de servicios en Art’s Automotive en Berkeley.

Antes de la pandemia, era casi inaudito, dijo. Ahora estima que ve cuatro o cinco autos a la semana a los que les han robado sus convertidores.

El valor de los metales preciosos en los convertidores, particularmente el rodio, se ha disparado desde fines de 2019, lo que podría impulsar el aumento de los robos. El rodio se valora actualmente en alrededor de 14,000 dólares la onza troy, unas ocho veces el precio actual del oro.

“Es increíblemente difícil investigar estos casos, acusarlos y responsabilizar a cualquiera”, dijo Tamar Tokat, fiscal de distrito adjunta del condado de Los Ángeles.

Es raro que la policía atrape a las personas mientras toman el convertidor, ya que sucede muy rápido. Y si la policía encuentra a alguien con cientos de convertidores, podría ser sospechoso pero, dijo Tokat, debido a que los convertidores no están marcados, no se pueden rastrear hasta un automóvil en particular.

“¿Cómo podemos refutar una afirmación de que proviene de un depósito de chatarra, o refutar una afirmación de que [fueron] entregados por otro mecánico de automóviles?” dijo Greg Totten, director ejecutivo de la Asociación de Fiscales de Distrito de California. Es muy difícil en esas circunstancias demostrarle a un jurado de 12, más allá de una duda razonable, que fue robado, dijo.

Los estados toman medidas

Los legisladores de todo el país se han apresurado a frenar la ola de delitos relacionados con los convertidores catalíticos.

Amanda Essex, de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, dijo que los remedios se dividen principalmente en tres categorías:

  • Regular la venta de convertidores (por ejemplo, exigir más documentación).
  • Incrementar o crear nuevas sanciones penales.
  • Etiquetar los convertidores de alguna manera para que puedan rastrearse hasta los propietarios.

Los estados han aprobado al menos 37 leyes, según Essex. Pero las leyes son tan recientes que todavía hay poca evidencia de que, si es que hay alguna, sean efectivas.

Los legisladores de California también produjeron su propia pila de 11 proyectos de ley en esta sesión más reciente. Muchos murieron temprano, pero cuatro se abrieron paso a través de varias etapas en comités y votaciones. Estas son:

  • AB-1653 , que agrega el robo de piezas de vehículos a la lista de delitos que la Fuerza de Tarea Regional de Delitos contra la Propiedad de la Patrulla de Carreteras de California debería priorizar.
  • SB 1087 , que limita a los vendedores legales de convertidores catalíticos a las personas que pueden probar que provienen de su propio vehículo, y a las empresas, incluidos los desmanteladores de automóviles y los concesionarios de reparación autorizados. Las multas por violar la ley comienzan en $1,000 y aumentan por violaciones repetidas.
  • AB 1740 , que requiere que las personas o empresas que compran convertidores catalíticos documenten la compra registrando el año, la marca, el modelo y el número VIN del automóvil del que proviene el convertidor.
  • SB 986 , que requeriría que los concesionarios de automóviles graben el número VIN único de un automóvil en su convertidor catalítico si el convertidor es “fácilmente accesible”. También requeriría un método de pago rastreable para los convertidores.

Los primeros tres proyectos de ley se convirtieron en ley, mientras que el cuarto no logró pasar una votación a fines de agosto en la Asamblea. Ese proyecto de ley fue patrocinado por la oficina del fiscal de distrito de Los Ángeles y tenía como objetivo facilitar que las fuerzas del orden público investiguen y procesen el robo de convertidores catalíticos.

Los concesionarios de automóviles, a quienes se les habría encomendado la tarea de grabar números en los convertidores, se opusieron al proyecto de ley. No pensaron que disuadiría el robo, dijo Brian Maas, presidente de la Asociación de Concesionarios de Autos Nuevos de California, y pensaron que podría ser costoso. Para los autos en los que es fácil llegar al convertidor catalítico, no tomaría mucho tiempo, dijo. Pero para otros, digamos, un automóvil que tiene un convertidor conectado a su bloque de motor, el grabado podría costar cientos o miles de dólares, dijo Maas.

Los legisladores enmendaron el proyecto de ley para que no requiriera números VIN si el convertidor no era “fácilmente accesible” y marcarlo “requeriría razonablemente la remoción o el desmontaje significativo de partes del vehículo”. Pero Maas dijo que el estándar no estaba suficientemente definido y le preocupaba que la ambigüedad pudiera conducir a demandas contra los concesionarios. “No puedo decirles hoy lo que significa ‘desmontaje significativo’. No sé a qué automóvil se aplica”, dijo Maas.

“Nos preocupa que nuestros distribuidores sean responsables de no marcar un convertidor catalítico que en última instancia podría haber sido robado”, dijo.

El autor del proyecto de ley, el senador estatal demócrata Tom Umberg de Garden Grove, dijo que estaba “honestamente consternado”, en una declaración después del fracaso del proyecto de ley.

“No me sorprende que los concesionarios de automóviles y los fabricantes de automóviles se muestren reacios a asumir esta tarea para ayudar a sus clientes; entablamos múltiples conversaciones con ellos en los últimos siete meses. Francamente, estoy más sorprendido de que la mayoría de la Asamblea del Estado de California eligiera las preocupaciones de los concesionarios de automóviles sobre los pedidos de ayuda de sus electores”.

Obtenga más información sobre los legisladores mencionados en esta historia

D

Tom Umberg

State Senate, District 34 (Garden Grove)

State Senate, District 34 (Garden Grove)

How he voted 2019-2020
Liberal Conservative
District 34 Demographics

Race/Ethnicity

Latino 47%
White 27%
Asian 22%
Black 1%
Multi-race 2%

Voter Registration

Dem 41%
GOP 30%
No party 24%
Other 4%
Campaign Contributions

Sen. Tom Umberg has taken at least $1.7 million from the Finance, Insurance & Real Estate sector since he was elected to the legislature. That represents 19% of his total campaign contributions.

Tokat, de la oficina del fiscal de distrito del condado de Los Ángeles, cree que las dos leyes que regulan la venta de convertidores serán menos efectivas sin el proyecto de ley de grabado de VIN. “Ya hemos tenido leyes de mantenimiento de registros en los libros durante muchos años y realmente han sido ineficaces”, dijo.

Aún así, otros ven las nuevas leyes como un paso en la dirección correcta. No “borrarán” el problema por completo, dijo Amanda Gualderama, defensora legislativa de AAA. Pero el proyecto de ley que limita quién puede vender legalmente convertidores, SB 1087, cierra las lagunas en las leyes existentes, dijo.

¿Intervendrá el Congreso?

El Congreso también podría ordenar que los números VIN se graben en los convertidores. Según la ley federal, los automóviles ya están obligados a etiquetar varias otras partes, incluido el motor. Un proyecto de ley en el Congreso agregaría convertidores catalíticos a la lista y crearía un programa de subvenciones para ayudar a pagar el marcado de vehículos existentes.

“Creo que es terrible que los fabricantes no coloquen voluntariamente los VIN en los convertidores catalíticos porque saben que son un gran objetivo”, dijo Rosemary Shahan, presidenta de Consumers for Auto Reliability and Safety, una organización de defensa del consumidor sin fines de lucro.

En junio, el Departamento de Policía de Fremont encontró aproximadamente 300 convertidores catalíticos presuntamente robados en Arrow Recovery en Fremont, California. Foto cortesía del Departamento de Policía de Fremont
En junio, el Departamento de Policía de Fremont encontró aproximadamente 300 convertidores catalíticos presuntamente robados en Arrow Recovery en Fremont, California. Foto cortesía del Departamento de Policía de Fremont

CalMatters contactó a Ford, Toyota y Honda. Ford no respondió a las preguntas de CalMatters. Toyota tampoco respondió las preguntas de CalMatters, pero un vocero dijo en un comunicado: “El robo de convertidores catalíticos es un desafío para toda la industria… el enfoque más efectivo requiere una estrecha colaboración entre la industria automotriz en general y las autoridades locales y estatales para idear soluciones legislativas dirigidas en eliminar el mercado de estas piezas robadas”.

Honda, que no respondió preguntas, dirigió CalMatters a la Alliance for Automotive Innovation, un grupo de defensa de los fabricantes de automóviles.

La Alianza no puso a nadie disponible para una entrevista, pero dijo, a través de un comunicado, “El robo de convertidores catalíticos es un problema importante en California y en todo el país… Estamos trabajando en estrecha colaboración con los legisladores y las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley sobre cómo la legislación u otros esfuerzos, incluidos aumentar la conciencia pública y mejorar las penas por posesión ilegal puede ayudar a disuadir este tipo de actividad delictiva”.

¿Qué debe hacer el propietario de un automóvil?

Hay pasos que los automovilistas pueden tomar para reducir las probabilidades de que les roben el convertidor, según la Oficina de Reparación Automotriz. Estacionar en una calle bien iluminada, o en un garaje si tiene uno, ayuda. Puede ajustar la alarma de su automóvil para que sea más probable que suene si alguien intenta meterse debajo del vehículo. Y existe todo un nicho de mercado de blindajes, abrazaderas, placas protectoras y jaulas que se pueden instalar para proteger los convertidores.

Pero no todo el mundo puede aparcar en una calle bien iluminada o en un garaje, y los dispositivos no garantizan la protección. Cabrera, de Art’s Automotive, dice que ha visto autos con dispositivos de disuasión de robo que aún terminan con sus convertidores robados.

Sin embargo, para un conductor, un protector de convertidor ha brindado seguridad, al menos hasta ahora. A Greg Feldmeth, un maestro jubilado de Altadena, le robaron su convertidor catalítico cuatro veces a partir de 2020. Cuando compró un Prius hace años, estaba contento con el automóvil y su excelente consumo de combustible.

“Desde entonces, me he preguntado si fue la elección correcta”, dijo. Se ha familiarizado con el ruido “horrible” que hace su Prius cuando ya no tiene un convertidor.

Después de que la pieza fuera robada por cuarta vez en octubre de 2021, Feldmeth hizo instalar un escudo protector. Su convertidor se ha quedado quieto desde entonces.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Grace covers California’s economy for CalMatters. Previously, she was an editor at the Washington Monthly. She is a graduate of Pomona College.