Read this article in English.

A California le gusta verse a sí misma como líder en política climática. Pero la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables también significará una importante reorganización de los trabajadores.

¿Qué sucede con los trabajadores de la industria del petróleo y el gas cuyos trabajos pueden desaparecer?

¿California tendrá personas con las habilidades adecuadas para ocupar nuevos puestos de trabajo en el creciente sector conocido como ‘la energía verde’?

Se prevé que las leyes climáticas de California promulgadas recientemente den paso a 4 millones de nuevos puestos de trabajo en las próximas dos décadas. Y el dinero proveniente del gobierno federal, gracias a la Ley de Reducción de la Inflación, podría aumentar aún más esa cifra. Mientras tanto, California también planea reducir el consumo de combustibles fósiles en un 91 % y reducir la contaminación del aire en un 60 % para 2045.

La reportera ambiental de CalMatters, Nadia López, moderó un panel el pasado martes 4 de Octubre organizado por el Instituto Milken y CalMatters sobre lo que sucederá con la fuerza laboral de California a medida que el estado se esfuerza por cumplir sus objetivos climáticos.

Se unieron al panel Tim Rainey, director ejecutivo de la Junta de Desarrollo de la Fuerza Laboral de California; Erik Antokal, jefe de desarrollo de la fuerza laboral de Orsted , una empresa de energía renovable; Sam Appel, gerente estatal de California de BlueGreen Alliance , una asociación sin fines de lucro entre sindicatos y organizaciones ambientales; y Rajinder Sahota, director ejecutivo adjunto de cambio climático e investigación de la Junta de Recursos del Aire de California.

Aquí hay tres conclusiones:

Muchas de estas carreras ya existen.

Algunos roles son relativamente nuevos, como los trabajos de técnico de turbinas eólicas. Pero en la mayoría de los casos, las empresas de energía renovable están creando empleos en carreras de larga duración, como construcción, manufactura y logística, dijo Antokal. “Nosotros, en la mayoría de los casos, no estamos inventando nuevas carreras”.

A medida que los trabajadores están capacitados para los oficios, el objetivo no debería ser capacitarlos para un trabajo hiperespecífico, como instalar paneles solares, dijo Rainey. En cambio, el objetivo es capacitar a electricistas calificados, que pueden cambiar de función a medida que evoluciona el trabajo. “Nuestro objetivo final es lograr que la gente participe en los oficios porque nuestro verdadero objetivo final es sacar a la gente de la pobreza”, dijo.

Pero la capacitación por sí sola no es suficiente, especialmente para los empleadores y los formuladores de políticas que desean atraer a grupos desatendidos a trabajos de energía renovable, dijo Antokal. “Sin los apoyos básicos para… tener éxito en el trabajo, como el cuidado de los niños, las condiciones de vivienda justas, el asesoramiento sobre el uso de sustancias y todo tipo de otros factores sociales, será muy difícil para los más vulnerables entre nosotros mantener estos roles”. él dijo.

Aproximadamente 152,000 californianos trabajan en la industria del petróleo y el gas y otros 366,000 tienen carreras que dependen de la industria. Ayudar a estos trabajadores a salir de sus trabajos actuales y conseguir trabajos bien remunerados en el sector de la energía limpia a menudo se describe como una “transición justa”, una estrategia que, según algunos expertos y legisladores, es una herramienta crucial para contrarrestar la pérdida de empleos a medida que California avanza en ‘descarbonizar’ la economía. Pero crear esas oportunidades en partes del estado, como el condado de Kern, donde las economías locales dependen en gran medida de la industria de los combustibles fósiles, presenta sus desafíos, ya que muchos trabajadores aún se preocupan por perder sus empleos bien remunerados.

Sahota, de la Junta de Recursos del Aire del estado, dijo que una forma de facilitar la transición es construir una infraestructura de eliminación de carbono, como captura y almacenamiento de carbono en campos petroleros, refinerías y otras plantas contaminantes, donde los trabajadores podrían usar algunas de sus habilidades existentes y capacitación para poner en marcha estos proyectos.

Pero la práctica de captura y almacenamiento de carbono, donde el carbono emitido por las chimeneas se captura e inyecta bajo tierra para que no caliente el planeta, ha sido rechazada durante mucho tiempo por grupos de justicia ambiental, quienes dicen que podría prolongar la vida de la industria de los combustibles fósiles. . Aún así, Sahota dijo que podría aliviar la presión sobre los trabajadores de combustibles fósiles y al mismo tiempo ayudar a cumplir el objetivo estatal de neutralidad de carbono.

“No podemos llegar a cero sin la gestión del carbono, sin (la captura y el almacenamiento de carbono) y sin la eliminación del dióxido de carbono”, dijo.

El problema de el huevo y la gallina.

Es difícil para las empresas invertir en proyectos de energía renovable si no hay trabajadores disponibles con las habilidades para hacer el trabajo. Pero también es difícil atraer trabajadores a campos que requieren capacitación si no está claro que realmente habrá trabajo para ellos en el otro lado. Así que el tiempo es clave.

“Queremos tener mucho cuidado de no capacitar a la gente para que luego se siente [a esperar] en el banquillo”, dijo Rainey. Los acuerdos laborales del proyecto, acuerdos de negociación colectiva que establecen los términos y condiciones de un proyecto de construcción, son una forma de señalar a los sindicatos y programas de aprendizaje cuánto trabajo habrá disponible, dijo.

Lograr que se autoricen los principales proyectos de energía, con algún tipo de cronograma o fecha anotada, es crucial para atraer inversionistas y trabajadores, dijo Sahota, de la Junta de Recursos del Aire. “Ese punto crítico sigue apareciendo una y otra vez, en todos los sectores de la economía”, dijo.

La calidad, no solo la cantidad, de los puestos de trabajo es importante

California, como gran parte del país, tiene una tasa de desempleo baja, del 3,9 % en julio . Pero la pobreza laboral en el Estado Dorado es alta, dijo Rainey. Si los trabajadores son desplazados de su trabajo debido a la transición energética y encuentran un nuevo trabajo pero no pueden pagar lo básico, “ese no es el tipo de transición que queremos que haga la gente”.

No se trata solo de que el estado intente asociarse con empresas que invierten en sus empleados, dijo Appel, de BlueGreen Alliance. “Se trata de no invertir en las malas empresas, porque cuando inviertes en las malas empresas como estado, estás subsidiando la degradación de las condiciones laborales en toda la industria”.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Grace covers California’s economy for CalMatters. Previously, she was an editor at the Washington Monthly. She is a graduate of Pomona College.

Nadia Lopez covers environmental policy issues. Before joining CalMatters she covered Latino communities in the San Joaquin Valley for The Fresno Bee and reported from city hall for San José Spotlight....