EN RESUMEN

Si no ha solicitado un crédito tributario por hijos, ahora es el momento de hacerlo. Se acerca una fecha límite.

Read this article in English.

La pobreza disminuyó en California durante la pandemia de COVID, según muestran datos recientes, en gran parte debido a los programas de redes de seguridad estatales y nacionales, especialmente la expansión de los créditos fiscales federales por hijos.

Pero la fecha límite para solicitar esos créditos fiscales vencen el 17 de noviembre, lo que provocó que los defensores en California y algunos legisladores estatales hicieran sonar las alarmas. 

“Si no ha estado haciendo sus impuestos, ahora es el momento”, dijo el asambleísta David Alvarez, un demócrata de San Diego que realizó una conferencia de prensa para recordarle a la gente que presente y reclame los créditos fiscales.

“Como defensora de los niños y madre de dos hijos, sé que la necesidad es alta en este momento, especialmente para las familias con niños que luchan por mantenerse al día con todas las presiones inflacionarias”.

The California Policy Lab, una organización sin fines de lucro que analiza datos públicos, estima que alrededor de 290,000 niños de California que viven en la pobreza o cerca de ella podrían perder el beneficio fiscal para niños de 2021, dejando $928 millones sobre la mesa, según Brett Fischer, coautor de su último informe. Esto se debe a que el 37% de las personas que se volvieron elegibles según las pautas de 2021, en su mayoría aquellas que ganan poco o ningún ingreso, pueden no saber que necesitan presentar formularios de impuestos sobre la renta para recibir el crédito.

“La preocupación es que muchas personas que eran elegibles para este crédito no terminarían pasando por las cargas administrativas de solicitar y presentar impuestos para obtener los créditos”, dijo Hilary Hoynes, profesora de política pública y economía y profesora de Haas. Cátedra Distinguida en Disparidades Económicas en la Universidad de California Berkeley.

Rastreando la pobreza

Contrariamente a muchas expectativas, la tasa de pobreza de California se redujo del 16,4 % en 2019 a un 11,7 % proyectado en el otoño de 2021, según una investigación del Public Policy Institute of California, un grupo de expertos no partidista, y el Stanford Center on Poverty and Inequality. Ambos utilizan la Medida de Pobreza de California, que tiene en cuenta los altos costos de vivienda de este estado y varios programas y pagos contra la pobreza financiados por el gobierno.

Según esta medida, alrededor de 4,5 millones de californianos viven en la pobreza, que se estima en $36,900 al año para una familia de cuatro. 

Millones más habrían estado en la pobreza, según muestran las estadísticas.

La tasa de pobreza del gobierno federal generalmente mide los ingresos del trabajo de una persona. Según esa medida, la cantidad de californianos que cayeron en el umbral de ingresos de pobreza, por ejemplo, ganando $36,900 o menos para una familia de cuatro, en realidad aumentó del 10,5 % en 2018 al 11,6 % en 2021. 

Pero esa tasa no incluye asistencia gubernamental como créditos fiscales por hijos o beneficios públicos como CalFresh. El gobierno los cuenta en su medida de pobreza suplementaria, y el Public Policy Institute también cuenta esa ayuda adicional en su medida de pobreza. 

Con esa asistencia, 3.9 millones de californianos se mantuvieron fuera de la pobreza, dijo el instituto.  

El seguro de desempleo estatal, la expansión de la asistencia alimentaria, la asistencia para las facturas de servicios públicos y la asistencia para el alquiler probablemente ayudaron a evitar una crisis mayor, según creen los analistas. 

Un portavoz del gobernador Gavin Newsom atribuyó gran parte de las cifras positivas de pobreza de California al gasto estatal, como los $18,500 millones que el estado envió a los residentes a través de pagos directos, $8,000 millones en alivio de alquileres y $2,800 millones que ayudaron con las facturas de servicios públicos atrasadas. 

“California actuó rápidamente para apoyar a los californianos más afectados en los últimos años”, dijo el vocero, Alex Stack,.

A nivel federal, los expertos dijeron que el alivio de la pobreza más impactante fue la expansión del crédito fiscal por hijos, que pagó a las familias $3,600 por cada niño menor de 6 años y $3,000 por niños de 6 a 17 años.  

Durmiendo en un auto

En San Diego, algunos de los que recibieron el dinero extra del crédito fiscal por hijos dicen que definitivamente marcó la diferencia. 

Después de dormir en un automóvil prestado durante cuatro meses, Ángela Reyes Melo y su hijo adolescente han reunido casi suficiente dinero para hacer un depósito en un apartamento en Lakeside, un suburbio rural en las afueras de San Diego. Parte de esos $3,000 provinieron del crédito fiscal federal por hijos ampliado, dijo. 

“Me salvó la vida”, dijo Reyes, quien gana alrededor de $18,000 al año como cocinera mientras mantiene a su hijo cuya discapacidad lo deja mayormente no verbal.

Aún así, le preocupa pagar ese apartamento de $1,600 al mes y adquirir camas y muebles. Pero tener un techo sobre sus cabezas será un alivio, dijo, probablemente más seguro que dormir en un automóvil o en algunos de los refugios.

Recientemente, un hombre metió la mano en el automóvil mientras intentaban dormir, dijo, y la gente a menudo pelea en el refugio temporal en el centro de San Diego.

“Si solo los miras, comienzan a gritar… y tratan de pelear contigo”, dijo. 

A Reyes también le preocupa que su reserva de dinero en efectivo para su apartamento se esté reduciendo lentamente debido al aumento de los costos de los alimentos. “Conseguir un burrito para todos puede costar casi $50”, dijo, refiriéndose a su familia de cuatro personas.

Cuando más es menos

Los defensores dicen que hay cientos de miles de familias de California con ingresos muy bajos como Angela y su hijo. Algunos expertos argumentan que las medidas de estímulo de la era COVID deberían extenderse, señalando el impacto que han tenido en estas familias.

“No es ciencia espacial cómo reducir la pobreza infantil”, dijo Hoynes. “Solo necesitamos darle dinero a la gente. Y eso fue lo que hicimos”. 

Pero más dinero puede parecer menos con la inflación. El índice trimestral de la Oficina de Estadísticas Laborales muestra que los sueldos y salarios aumentaron más del 5% en el año fiscal que finalizó en septiembre, pero cuando se ajustan por el aumento de los precios, los sueldos y salarios reales disminuyeron un 3%.

Hoynes dijo que las familias dijeron que gastaron dinero de ayuda en necesidades básicas como alimentos, útiles escolares, ropa y facturas. 

Rosalee Reyes, 29, speaks with a social worker, right, from Father Joe's Villages, a shelter and social services center, on October 28, 2022, in San Diego. Photo by David Maung for CalMatters
Rosalee Reyes, de 29 años, habla con una trabajadora social, a la derecha, de Father Joe’s Villages, un albergue y centro de servicios sociales, el 28 de octubre de 2022 en San Diego. Foto de David Maung para CalMatters

Así es como Rosalee Reyes, de 29 años, dijo que gastó su crédito fiscal por hijos. Reyes, su pareja y su bebé de 18 meses, Elly Rose, habían estado viviendo en un departamento pero recientemente se mudaron a un refugio temporal adyacente al Centro Cívico de San Diego en el centro. 

“Los niños son muy caros: pañales, toallitas y cosas así; el dinero desapareció en un mes”, dijo Reyes. 

“Lo gastamos más o menos en las necesidades básicas de Elly. En ese momento yo sí tenía un departamento, entonces se fue a cosas como gas, luz, agua… Creo que deberían haberse quedado con el crédito, porque estaba ayudando a muchas familias. Para las personas que viven de cheque en cheque, eso solo proporcionó un poco más para pasar el resto del mes”. 

La pobreza rebota

Carmen Ruiz Valdez, coordinadora del programa Dreams for Change está de acuerdo. La organización sin fines de lucro con sede en San Diego que ayuda a estabilizar a las familias sin hogar o de muy bajos ingresos también ayuda a las personas que intentan cobrar reembolsos de impuestos y beneficios de alivio. 

Valdez dijo que recientemente ayudó a un padre que ganaba $27,000 al año pero vivía en la calle con sus dos hijos. No sabía que los fondos de estímulo estaban disponibles porque no había presentado declaraciones de impuestos, dijo Valdez.

Con su ayuda, descubrió que su familia calificaba para un reembolso de impuestos de $14,553. “Tenía lágrimas en los ojos”, dijo.

La mayoría de estos programas contra la pobreza de la era COVID finalizaron a mediados de 2021. Sarah Bohn, vicepresidenta de investigación y miembro principal del Instituto de Políticas Públicas de California, predice que los nuevos datos económicos mostrarán un panorama de pobreza diferente en 2022. 

“Esperamos que cuando observemos la pobreza y la desigualdad de ingresos de 2022, aumente”, dijo. “No se verá tan favorable como ahora”. 

Este artículo es parte del proyecto California Divide , que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org