EN RESUMEN

Los defensores advierten que ahora no es el momento de recortar los programas que ayudan a los pobres. El estado tiene reservas para sobrellevar un año difícil, pero una recesión podría profundizar ese déficit.

Read this article in English.

California enfrenta un déficit proyectado el próximo año incluso si EE.UU. evita una recesión. A pesar de ese déficit esperado, los legisladores dicen que mantendrán el gasto en programas sociales, aunque los defensores piden más.

La Oficina del Analista Legislativo dijo recientemente en su pronóstico anual que el gobernador Gavin Newsom y la Legislatura controlada por el Partido Demócrata enfrentan un déficit presupuestario proyectado de $24,000 millones para el próximo año fiscal.

Si el estado entra en recesión, la perspectiva es aún peor, y se prevé que los ingresos se reducirán entre $30 mil millones y $50 mil millones. El gobernador firmó un presupuesto récord de $308 mil millones en junio.

El analista legislativo atribuye el déficit proyectado a la dependencia de California de aquellos cuyos ingresos a menudo van y vienen con el precio de las acciones, los bienes raíces y otras inversiones.

“Esas son las mismas personas que obtienen gran parte de sus ingresos de inversiones financieras”, dijo el analista legislativo Gabriel Petek. “Esa volatilidad luego se transmite directamente al presupuesto estatal”.

El gobernador presentará una propuesta de presupuesto en enero y luego una revisión en mayo. El presupuesto, que debe aprobar la Legislatura, financiará el gobierno estatal para el año fiscal que comienza el 1 de julio.

H.D. Palmer, portavoz del Departamento de Finanzas del estado, se negó a comentar si se podrían proponer recortes en el gasto social.

Sin embargo, sí dijo que la prioridad del gobernador era no reducir los programas de los que la gente ha llegado a depender, o comenzar otros nuevos. Algunas expansiones de programas en años fiscales posteriores podrían retrasarse si no hay suficientes ingresos para respaldarlas, dijo. El objetivo es evitar el tipo de reducciones drásticas del programa promulgadas durante la Gran Recesión que tomó años para que el estado se restaurara.

Construyendo reservas

Los líderes legislativos demócratas del estado han dicho que no están dispuestos a recortar los programas ampliados recientemente, como la extensión de la atención médica gratuita a los inmigrantes indocumentados de bajos ingresos, que comenzó con los adultos mayores este año y está programada para abrirse a todas las edades en enero de 2024. Se espera que la expansión cueste más de $2,000  millones anuales.

El presupuesto está en una posición mucho más sólida que durante la última crisis fiscal del estado, dijo Phil Ting, presidente del comité de presupuesto de la Asamblea de San Francisco.

Learn more about legislators mentioned in this story

D

Phil Ting

State Assembly, District 19 (San Francisco)

State Assembly, District 19 (San Francisco)

How he voted 2021-2022
Liberal Conservative
District 19 Demographics

Voter Registration

Dem 60%
GOP 9%
No party 26%
Campaign Contributions

Asm. Phil Ting has taken at least $2.5 million from the Labor sector since he was elected to the legislature. That represents 32% of his total campaign contributions.

“Tenemos una cantidad significativa de efectivo disponible, tanto en términos de reservas como de liquidez”, dijo Ting. “Entonces, esta es una situación muy diferente a la que enfrentó el estado en 2008-2009, donde se estaban quedando sin efectivo”.

El gobernador, sin embargo, ha señalado que está siendo cauteloso. Newsom dijo en octubre que había vetado 169 proyectos de ley y ahorrado miles de millones a los contribuyentes. Setenta y cinco de esos vetos estaban directamente relacionados con el presupuesto, y muchos incluían un lenguaje repetitivo de que el estado enfrentaba “ingresos inferiores a los esperados” y que era “importante permanecer disciplinado en lo que respecta al gasto, particularmente el gasto que está en curso”.

Entre los proyectos de ley vetados por el gobernador a principios de este año se encontraban propuestas para ampliar la atención financiada por el gobierno para las nuevas madres, ampliar los programas de tránsito gratuito para estudiantes de California y crear subvenciones para estudiantes graduados en salud mental que se comprometan a trabajar en ciertas organizaciones sin fines de lucro con sede en California.

Newsom, a quien los votantes eligieron para otro mandato de cuatro años, ha utilizado los excedentes para pagar deudas, acumular reservas y proporcionar pagos directos a millones de californianos.

“Las personas que están excluidas de nuestra red de seguridad han sido las más afectadas por la pandemia de Covid-19 y son las más perjudicadas en tiempos de recesión económica”.

SASHA FELDSTEIN, CENTRO DE POLÍTICAS DE INMIGRANTES DE CALIFORNIA

Recientemente, Moody’s Analytics calificó a California como uno de los estados más preparados para una recesión, citando sus reservas.

No obstante, el presupuesto de California promulgado en junio de 2021 comprometió $3,400 millones en nuevos gastos continuos y se espera que aumente a $12,000 millones en el año presupuestario de 2025. El presupuesto promulgado en junio de este año comprometió $2,300 millones adicionales, que se espera crezcan a casi $5,000 millones para el año presupuestario 2026, dijo la Oficina del Analista Legislativo.

El estado tiene $37 mil millones en fondos de reserva específicos. Eso incluye alrededor de $23 mil millones en un fondo para días lluviosos que los votantes acordaron fortalecer en 2014 a instancias del entonces gobernador, Jerry Brown. El estado también tiene $900 millones en una cuenta de reserva para programas de redes de seguridad. El resto de esos fondos de reserva están en reservas operativas generales y específicas de la escuela.

Pero, señaló Palmer, el estado solo puede reducir el fondo para días difíciles a la mitad en cualquier año. La Oficina del Analista Legislativo ha aconsejado a la Legislatura que disminuya la velocidad o ponga pausa a las expansiones del programa antes de recurrir a las reservas.

La oficina de Ting sostiene que el estado tiene miles de millones en dólares federales y estatales no gastados en sus arcas que podrían abordar un déficit potencial. El uso de ese dinero evitaría recortes en los programas pero retrasaría otros proyectos. 

¿Es hora de gastar?

Los defensores de la lucha contra la pobreza dijeron en entrevistas que planean seguir presionando para expandir los programas, argumentando que el precipicio de una recesión es el momento de impulsar el gasto social, no de recortarlo. 

Casi el 30% de los residentes de California viven en la pobreza o cerca de ella, según el Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC, por sus siglas en inglés). Los expertos esperan que las tasas de pobreza aumenten después del final de un aumento en la ayuda monetaria federal, que llegó en 2021 en forma de un crédito fiscal por hijos ampliado incluido en la Ley del Plan de Rescate Estadounidense.

Los defensores proponen que California imite esa expansión federal abriendo el Crédito Tributario para Niños Pequeños del estado, actualmente un crédito de $1,000 al año para familias de bajos ingresos con niños menores de 6 años, para incluir a todos los niños en hogares de bajos ingresos. 

Estiman que 1 millón de niños viven en familias que calificarían, a un costo adicional de $700 millones al año.

Los créditos fiscales adicionales podrían marcar la diferencia para personas como Ivonne Sonato-Vega, asistente médica en Santa Rosa. 

El año pasado usó parte de los $4,000 en créditos fiscales federales por hijos en útiles escolares y ropa para los cuatro niños que ella y su novio están criando, dijo. Con los precios subiendo este año, no pudo ahorrar nada de ese subsidio.

Ivonne Sonato-Vega en su casa de Santa Rosa. Foto de Brian Frank para CalMatters

Si los créditos fueran un pago anual, dijo, le permitirían planificar sus gastos, tal vez usarlos como “una pequeña cuenta de ahorros” para retirar cuando los niños ya no les quede la ropa o guardarlos para un depósito de seguridad si la familia necesita mudarse.

“Fue como una burla”, dijo sobre el crédito. “Lo tenías aquí y luego no”.

Los defensores dijeron que también quieren que el estado cree un programa de beneficios de desempleo para inmigrantes indocumentados e incluya a todos los inmigrantes de bajos ingresos, independientemente de su estatus migratorio, en su programa de asistencia alimentaria. 

“Sabemos que los déficits presupuestarios proyectados lo hacen más desafiante, pero los últimos años destacaron por qué algo como esto es tan importante”, dijo Sasha Feldstein, gerente de política de justicia económica en el Centro de Política de Inmigrantes de California. “Las personas que están excluidas de nuestra red de seguridad han sido las más afectadas por la pandemia de COVID-19 y son las más perjudicadas en tiempos de recesión económica”.

Los legisladores y Newsom asignaron dinero este año para expandir el Programa de Asistencia Alimentaria de California, una versión estatal de cupones de alimentos, para incluir inmigrantes indocumentados de 55 años o más; Se espera que los beneficios estén disponibles a fines del próximo año. Newsom vetó un proyecto de ley que habría probado un programa de beneficios de desempleo para inmigrantes indocumentados, citando costos.

Los ingredientes de un problema de presupuesto

El déficit proyectado es el primer desafío fiscal importante del estado desde que la oficina de Newsom predijo un déficit de $54 mil millones en mayo de 2020, cuando el país estaba en medio de la pandemia de COVID-19. Después de que los mercados financieros se recuperaron y el gobierno federal proporcionó un estímulo sin precedentes, el déficit anticipado resultó en superávit .

La Reserva Federal comenzó a subir las tasas de interés en marzo de 2022 para enfriar la inflación. Luego cayeron las ventas de viviendas, las ofertas públicas iniciales de acciones y los mercados bursátiles. Todas son fuentes importantes de ingresos por impuestos sobre la renta de las personas físicas.

En California, la retención de ingresos personales cayó incluso cuando el mercado laboral se recuperó.

Durante la última década, California ha dependido cada vez más de algunas de las personas con mayores ingresos del estado para financiar su presupuesto que, entre otras cosas, apunta a la pobreza y algunas de las desigualdades de ingresos más marcadas del país.

Gran parte del fondo general del estado se paga con su impuesto progresivo sobre la renta personal, que los votantes recaudaron en 2012 para las personas con mayores ingresos del estado después de que Brown advirtiera sobre recortes en salud y educación. En 2016, los votantes extendieron esas tasas impositivas más altas hasta 2030 y permitieron que expirara un impuesto temporal sobre las ventas. Los aumentos, destinados al gasto en educación y atención médica, también han pagado un mayor gasto en la red de seguridad social.

Aproximadamente el 49% del impuesto sobre la renta personal pagado en California en 2020 provino de solo el 1% de los contribuyentes, según el departamento de finanzas del estado. Y en la última década, los impuestos recaudados de la forma de ingreso más volátil, las ganancias de capital, se duplicaron, constituyendo una mayor parte de los ingresos del estado y vinculando el presupuesto del estado a ciclos económicos particularmente inestables. 

Para abordar eso, los votantes aprobaron cambios en el fondo de emergencia del estado en 2014. Los cambios sirven como un control del gasto y ordenan a California que capture dólares adicionales en reserva cuando los recibos de impuestos sobre las ganancias de capital sean altos. 

Crear reservas lo suficientemente grandes como para que un estado sobrelleve una recesión es difícil, dijo Donald Boyd, experto en finanzas estatales de la Universidad de Albany en Nueva York. 

“En la práctica, es muy difícil construir un fondo para días lluviosos que sea lo suficientemente grande como para pasar una temporada de lluvias”, dijo Boyd. “Se necesitan enormes cantidades de dinero para compensar los efectos de incluso una recesión modesta”.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Jeanne returned home to California to cover the state's economic divide for CalMatters. She previously covered Missouri government and politics for The Kansas City Star, local and state government for...