EN RESUMEN

La Corte Suprema mantiene vigente, por ahora, el Título 42, la política de la era pandémica que autorizó las expulsiones de inmigrantes. California aún tiene que descubrir cómo satisfacer las necesidades de la afluencia de inmigrantes cuando desaparezca, especialmente dado que el estado enfrenta un déficit presupuestario proyectado de $24 mil millones para el próximo año fiscal.

Read this article in English.

El último movimiento de la Corte Suprema permite un aplazamiento a corto plazo de un aumento anticipado de solicitantes de asilo que intentan cruzar de México a California y otros estados, pero la reciente confusión en la frontera es un anticipo de lo que podría suceder pronto si se se levantará en 2023, una medida de la era de la pandemia, conocida como el Título 42. 

La situación, y su uso como tema con fondo político, ha llevado a los funcionarios locales a preguntar qué recursos estatales estarán disponibles el próximo año en momentos en que California está enfrentando un posible déficit presupuestario y la posibilidad de que el Título 42 termine.   

El Título 42 es una política de inmigración de la era Trump que ha continuado bajo el presidente Joe Biden. Permite a los agentes fronterizos expulsar rápidamente a los migrantes en los puertos de entrada oficiales durante emergencias de salud pública. La política ha resultado en la expulsión de decenas de miles de personas que buscan asilo y ha desanimado a muchas otras a cruzar la frontera. 

La política establece que si el cirujano general de EE.UU (U.S. Surgeon General), determina que existe una enfermedad contagiosa en otro país, los funcionarios de salud tienen la autoridad, con la aprobación del presidente, de prohibir “la introducción de personas y bienes de dichos países o lugares” durante el tiempo que sea necesario. a medida que los funcionarios de salud determinen que es necesario tomar medidas. 

La medida había sido levantada la semana pasada por orden de un tribunal federal, lo que habría permitido que muchos solicitantes de asilo que esperaban en el limbo en la frontera siguieran adelante y cruzaran a Estados Unidos. Algunos expertos dicen que debido a que los contrabandistas en México usan cualquier cambio en la política de inmigración de los EE.UU. para explotar a los migrantes, la mera conversación sobre la posibilidad de levantar el Título 42 provocó que aún más personas intentaran cruzar a los EE.UU. en las últimas semanas. 

El breve dictamen de la Corte Suprema el martes suspendió, lo que significa que se retrasó, el fallo del juez de primera instancia que habría levantado el Título 42 hasta que el tribunal superior escuche los argumentos del caso en febrero. El ir y venir político y legal en el caso es bastante difícil de seguir para el público estadounidense, lo que hace que sea casi imposible de explicar al sur de la frontera.

La orden de la Corte Suprema es una respuesta a una solicitud presentada por 19 estados liderados por republicanos para ser escuchados en el caso. No anula la decisión del tribunal inferior de que el Título 42 es ilegal; simplemente deja la medida en vigor mientras se desarrollan las impugnaciones legales en los tribunales.  

La orden de la corte federal que supuestamente levantaría el Título 42 se produjo como resultado de una demanda presentada por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles en nombre de las familias que buscan asilo. El asilo es una protección codificada en el derecho internacional para ciudadanos extranjeros que cumplen con la definición legal de “refugiado”. La Convención de las Naciones Unidas de 1951 y el Protocolo de 1967 definen a los refugiados como personas que no pueden o no quieren regresar a su país de origen y que no pueden obtener protección en ese país debido a una persecución pasada o a un temor fundado de ser perseguidas en el futuro “a causa de de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opinión política”. El Congreso incorporó esta definición en la ley de inmigración de los Estados Unidos en la Ley de Refugiados de 1980.

Para aquellos atrapados en México debido al Título 42, la espera puede ser peligrosa. Human Rights First ha documentado más de 13,000 ataques a solicitantes de asilo que esperaban en México durante el gobierno de Biden.

Debido a que lleva tiempo que las noticias sobre los cambios en la política de inmigración de EE.UU. lleguen a las áreas rurales de México y América Central, la cantidad de migrantes que llegan a Tijuana y San Diego esta semana en previsión del fin del Título 42 podría aumentar en este momento, y puede tomar algún tiempo antes de que esos números disminuyan a medida que viajan las noticias, dijeron los expertos. Los números de migración generalmente aumentan durante la primera mitad del año antes de disminuir en el verano. 

El supervisor del condado de San Diego, Joel Anderson, exsenador estatal republicano, se encontraba entre un grupo de líderes políticos que recientemente se quejaron de que los gobiernos estatal y federal no han proporcionado los fondos que los líderes locales han solicitado para manejar la afluencia esperada de solicitantes de asilo y otros migrantes. 

“Ni siquiera estamos hablando de si estas son buenas políticas o no”, dijo. “Pero cualquiera que sea la política, nos convertimos en sus objetivos. Estamos dispuestos a dar un paso al frente, pero ellos también tienen que hacerlo, dándonos los recursos que necesitamos para enfrentarlo”.

Se unió a varios líderes republicanos y demócratas locales en San Diego para instar en cartas y conferencias de prensa a que el estado y los federales deberían brindar más apoyo antes del fin esperado del Título 42. 

Los funcionarios locales señalaron la necesidad de más fondos para escuelas, hospitales y servicios policiales, entre otros recursos, si el Título 42 finalmente se levanta. Las constantes idas y venidas legales también han proporcionado un tema de conversación conveniente para los políticos que desean debatir cuestiones más importantes de política de inmigración.   

“Con el presupuesto estatal proyectando un déficit de $25 mil millones, me gustaría saber cuál es el plan para nuestras escuelas y ayudar a levantar a todos nuestros estudiantes”, dijo Andrew Hayes, presidente de la junta del distrito escolar de Lakeside en la zona rural del este de San Diego. Hayes dijo que los aumentos en la inmigración provocan tensiones en los sistemas educativos locales porque los estudiantes que huyen de la persecución en otros países a menudo tienen mayores necesidades de salud mental y, a veces, requieren instrucción especial.

Los supervisores del condado de San Diego, Nathan Fletcher y la supervisora ​​Nora Vargas, ambos demócratas, escribieron a Alejandro Mayorkas, el secretario de seguridad nacional de EE.UU el 19 de diciembre, solicitando también recursos federales y “un plan integral para garantizar la entrada humana a los Estados Unidos para quienes buscan asilo en nuestro país”.

“Cuando se levante el Título 42, necesitaremos recursos y personal adicionales en el terreno para procesar y organizar el viaje posterior de los solicitantes de asilo a su destino final”, escribieron. “También necesitaremos que el gobierno federal establezca refugios temporales en propiedad federal para garantizar el acceso a los servicios sociales y de salud necesarios. Nuestros hospitales, nuestro departamento de salud pública, nuestros servicios sociales y nuestros proveedores de servicios para personas sin hogar ya están al máximo de su capacidad para atender a los residentes vulnerables de San Diego”.

En El Cajón, no “el barrio del gobernador”

El fin de la política del Título 42 “probablemente aumentará” los flujos migratorios, dijo oficialmente el Departamento de Seguridad Nacional la semana pasada.

La carga recaerá injustamente en unas pocas ciudades fronterizas, dijo Anderson.

“No están hablando de liberar a la gente en Sacramento o poner a la gente en el vecindario del gobernador”, dijo Anderson. “No, están hablando de liberar a la gente aquí mismo en El Cajón, donde el ingreso familiar promedio es de poco más de $58,000 por año”. 

La oficina del gobernador Gavin Newsom respondió que el estado ha hecho todo lo posible para apoyar a las jurisdicciones locales. 

“Si bien el gobierno federal es responsable de la inmigración, California ha invertido más que ningún otro estado para garantizar la seguridad y la dignidad de los solicitantes de asilo. Se han invertido aproximadamente $1,000 millones para brindar servicios críticos a los migrantes, incluidos exámenes médicos, vacunas, refugio temporal, alimentos, ropa y otra ayuda. Sin embargo, con los déficits presupuestarios que se avecinan, el estado no puede continuar financiando estos esfuerzos a gran escala sin un apoyo significativo del Congreso”, dijo Daniel López, subdirector de comunicaciones de Newsom. 

“El estado ha abogado por recursos adicionales para ayudar a comunidades como San Diego a brindar servicios a los inmigrantes recién llegados”, agregó López. 

Anderson escribió al gobernador Gavin Newsom el 14 de diciembre para quejarse de que se rechazó un plan que los funcionarios del condado de San Diego propusieron al estado. Aunque se negó a discutir los detalles del plan, dijo que incluía la apertura de un refugio de emergencia temporal, el suministro de alimentos, ropa, atención médica y servicios integrales.

“Es irresponsable pedirle a la Ciudad de El Cajón que asuma la carga y los costos necesarios para abordar las necesidades de estas personas sin la ayuda del gobierno estatal y federal”, escribió Anderson en la carta. 

Por su parte, Newsom se ha quejado de la falta de apoyo federal para los solicitantes de asilo y los inmigrantes.

Newsom dijo a principios de este mes que, debido al apoyo deslucido del gobierno federal, el estado ha tenido que gastar casi $1,000 millones en los últimos tres años, trabajando con organizaciones sin fines de lucro para proporcionar a los inmigrantes liberados de la detención federal exámenes de salud, refugio temporal y ayuda para conectarse con patrocinadores. Los inmigrantes habían estado detenidos en nueve instalaciones en los condados de Imperial, San Diego y Riverside.

Migrantes hacen fila para obtener servicios de salud cerca de la clínica gratuita sin fines de lucro en Tijuana, México, el 22 de diciembre de 2022. Foto de Carlos A. Moreno para CalMatters

“Con el respeto al gobierno federal, hemos estado haciendo su trabajo a gran escala durante los últimos años”, dijo Newsom. “Pero no podemos seguir absorbiendo esa responsabilidad”.

La Oficina del Analista Legislativo del estado dijo recientemente en su pronóstico anual que Newsom y la Legislatura controlada por el Partido Demócrata enfrentan un déficit presupuestario proyectado de $24 mil millones para el próximo año fiscal.

Si el estado entra en recesión, la perspectiva es aún peor, y se prevé que los ingresos se reducirán entre $30 mil millones y $50 mil millones. El gobernador firmó un presupuesto récord de $308 mil millones en junio.

Los defensores dicen que si bien los migrantes a veces requieren servicios cuando ingresan al país por primera vez, las investigaciones muestran que, en última instancia, contribuyen a la economía en general. En California, los inmigrantes indocumentados pagan colectivamente $3,100 millones al año en impuestos estatales y locales, según el Instituto de Política Tributaria y Económica.

Mientras tanto, algunos migrantes en México expresaron la semana pasada su decepción, preocupación y confusión por el retraso en el levantamiento del Título 42. 

Varias personas dijeron que habían salido de los refugios con la expectativa de que la orden se emitiera la semana pasada y ahora no tenían adónde ir. 

Sin embargo, la escena fuera de El Chaparral, un cruce fronterizo peatonal entre San Ysidro y Tijuana que ha estado cerrado desde que comenzó la pandemia, se veía muy diferente a las imágenes que salían de Texas. Allí, miembros de la Guardia Nacional, armados con rifles, han puesto alambre de púas y están impidiendo el ingreso de migrantes a Estados Unidos. 

Esperando pacientemente, pero desesperándose

Aquí en Baja California, justo al sur de San Diego, los migrantes con máscaras esperaron pacientemente en las filas la semana pasada esperando recibir servicios o recibir noticias sobre cualquier cambio de política que pueda afectar su capacidad para cruzar la frontera. El flujo de personas en el área era ordenado, como cualquier otro día normal entre semana durante la hora del almuerzo.  

Un migrante de Michoacán dijo que estar en las calles de Tijuana era extremadamente incómodo para su esposa, a quien le diagnosticaron un tumor cerebral. Pidió no ser identificado porque la gente en Tijuana lo estaba buscando, poniéndolo en peligro. 

“No hemos podido recibir ninguna ayuda de ningún lado”, dijo. “Nos estamos desesperando”. 

Anderson dijo que el condado estaba dispuesto a recibir a los solicitantes de asilo “con los brazos abiertos”, pero necesita más fondos para hacerlo. 

“Incluso si solo llegan 10 personas más, son 10 personas de más sin fondos adicionales porque ya tenemos muchas personas viviendo en nuestras calles que necesitan servicios”, dijo. 

Newsom visitó un centro para migrantes financiado por el estado que brinda servicios a solicitantes de asilo cerca de la frontera del condado de Imperial con México el 12 de diciembre. Allí, el gobernador criticó a los republicanos en el Congreso por politizar la inmigración sin apoyar reformas integrales. 

El Departamento de Seguridad Nacional dijo que planea aumentar los recursos en la frontera, “aumentando la eficiencia del procesamiento, imponiendo consecuencias por la entrada ilegal, reforzando la capacidad sin fines de lucro, apuntando a los contrabandistas y trabajando con socios internacionales”, dijo el jueves un portavoz del DHS. 

Si finalmente se levanta el Título 42, el sistema de procesamiento de migrantes en la frontera volvería a ser como antes del comienzo de la pandemia.

Los solicitantes de asilo que no tengan permiso previo para estar en el país tendrían que pasar lo que se llama una prueba de “miedo creíble”. Tendrían que demostrarle a un agente de procesamiento o a un oficial de asilo que tienen un temor fundado de que, si son deportados a casa, enfrentarán persecución.

Después de esa prueba, los migrantes serían expulsados ​​del país, detenidos bajo custodia de inmigración o liberados en los EE.UU. para esperar mientras sus casos de asilo se abren paso en la corte de inmigración, un proceso que puede llevar años

El fotoperiodista Carlos Moreno contribuyó a este reporte.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org