EN RESUMEN

A pesar de las tormentas de diciembre, el suministro de agua sigue siendo bajo en muchas áreas. Algunos gerentes esperan imponer severas restricciones a sus clientes.

Read this article in English.

Diciembre ha dado una buena cantidad de tormentas a California. Pero el clima húmedo viene con una dosis seca de realidad: los embalses más grandes del estado siguen estando muy agotados, las entregas de agua proyectadas son bajas, los pozos se están secando y el agua del río Colorado, ya disminuida por una mega sequía, está severamente sobre utilizada.

En todo California, los administradores de agua de regiones urbanas se preparan para un cuarto año consecutivo de sequía. Casi una de cada cinco agencias de agua (76 de 414) en una encuesta estatal reciente predicen que no tendrán suficiente agua para satisfacer la demanda el próximo año. Eso significa que es probable que impongan restricciones más severas a los clientes, y algunos proveedores del sur de California están considerando prohibir todo riego al aire libre.

Si bien la lluvia y la nieve de diciembre prometen, los administradores del agua recuerdan que sucedió lo mismo el año pasado: tormentas tempranas épicas seguidas de unos meses de enero a marzo más secos en la historia registrada de California. 

“Todavía no cantamos victoria”, dijo Andrea Pook, vocera del Distrito de Servicios Públicos Municipales de East Bay, que suministra agua a 1.4 millones de residentes del Área de la Bahía. El suministro de agua del distrito está relativamente en buen estado, con un déficit de agua proyectado del 9% hasta la primera mitad de 2023.  La semana pasada, el estado anunció un reglamento de emergencia que extiende la prohibición de las “prácticas de derroche de agua” hasta el 2023. Se incluyen regar mientras llueve, hacer funcionar fuentes decorativas sin flujos de recirculación y lavar vehículos con mangueras que no tengan boquillas de cierre automático, entre otras.

Algunas regiones de California tienen más agua de la que necesitan. Sacramento informó un superávit del 173% para 2023 a los funcionarios estatales. El portavoz de la ciudad, Carlos Eliason, dijo que Sacramento tiene un sistema saludable de pozos comunitarios para extraer agua además de los ríos Sacramento y American. 

El Distrito Municipal de Agua de la Bahía de Humboldt, que atiende a 90.000 personas en Eureka y sus alrededores, informó un superávit del 834% para 2023. Su depósito principal generalmente se llena hasta el borde cada año. 

“Desafortunadamente, nuestro sistema no está conectado a otros sistemas, por lo que no podemos hacer nada para ayudar a nuestros vecinos en otras partes del estado, pero nos gustaría hacerlo”, dijo el gerente general John Friedenbach

Otras áreas probablemente atravesarán la sequía con algunos esfuerzos básicos de conservación. La Comisión de Servicios Públicos de San Francisco informó una escasez del 5% para 2023 y el Distrito de Agua del Valle de Santa Clara, que presta servicios a South Bay y Península, tiene una escasez del 11%.

El principal embalse del condado de Sonoma estaba a solo el 39% de su capacidad la semana pasada, su nivel más bajo jamás registrado, pero Don Seymour, ingeniero jefe adjunto de la agencia de agua del condado, dijo que no hay razón para entrar en pánico. “Eso sigue siendo mucha agua”, dijo. “Podríamos extender eso hasta la primavera de 2024”.

Las ciudades que dependen del acueducto estatal se ven muy afectadas

Pero otras regiones del estado, principalmente en el sur de California, no son tan afortunadas. Es probable que millones de californianos del sur enfrenten restricciones o incluso prohibiciones de riego al aire libre, con probables excepciones para el riego manual de los árboles. 

El Distrito Municipal de Agua de Las Vírgenes, por ejemplo, espera una escasez del 63% con base en la demanda histórica promedio. El distrito atiende a 77,000 personas en Agoura Hills, Calabasas y otras comunidades cercanas en el oeste del condado de Los Ángeles.

“Eso significa que si un hogar usa normalmente 100 galones de agua, podremos entregar 37 galones”, dijo Mike McNutt, oficial de asuntos públicos de Las Vírgenes.

El distrito compra anualmente entre 20,000 y 25,000 acres-pie de agua importada del mayorista de la región, el Distrito Metropolitano de Agua del Sur de California. Este año esa entrega podría caer a 11,000 acres-pie, según John Zhao, director de instalaciones y operaciones del distrito.

McNutt dijo que los residentes ya han reducido el uso de agua en un 35% desde los niveles previos a la sequía, principalmente debido a la conservación al aire libre. La mayoría de los hogares en la región, dijo, están completamente equipados con electrodomésticos, inodoros y cabezales de ducha de alta eficiencia. Eso significa que hay espacio limitado para mejorar sin una acción más drástica, que el distrito espera evitar.  

Pero si las condiciones de sequía continúan, los clientes de Las Vírgenes podrían verse afectados por una prohibición total de riego al aire libre en 2023, un paso adelante de la asignación de un día por semana de la región implementada la primavera pasada por el Distrito Metropolitano de Agua.

Grass goes dry under a Las Virgenes Municipal Water District watering ban. Photo courtesy of Las Virgenes Municipal Water District
La grama se seca en una casa en el condado de Los Ángeles atendida por el Distrito Municipal de Agua de Las Vírgenes, que enfrenta una grave escasez de agua. Foto cedida por el Distrito Municipal de Aguas de Las Vírgenes.

Las Vírgenes tiene un embalse de 10,000 acres-pie al que recurrir, y McNutt dijo que el distrito también puede buscar transferencias de agua de las comunidades cercanas con agua de sobra; los arreglos, dijo, tendrían que negociarse a través del Distrito Metropolitano de Agua.

La mayoría de los californianos en el sur (27 millones de personas) dependen al menos parcialmente del Proyecto de Agua del Estado, un sistema de represas y canales que mueve agua desde el Valle de Sacramento hasta el Sur de California. El 1 de diciembre, el Departamento de Recursos Hídricos anunció que inicialmente asignará solo el 5% del suministro que los distritos de agua solicitaron al estado, malas noticias para aquellos que no tienen otra fuente de agua.

“Dependemos al 100% del Proyecto Estatal de Agua”, dijo McNutt. 

Las comunidades de Thousand Oaks y Simi Valley del condado de Ventura enfrentan una dependencia similar del Proyecto Estatal de Agua.

“No existiríamos sin esa agua importada”, dijo Wanda Moyer, coordinadora de conservación de agua de Simi Valley. 

Simi Valley espera una escasez del 68% en 2023 e implementará una prohibición total de riego al aire libre si las proyecciones de entrega del estado no mejoran, dijo Moyer.

En junio, cuando entró en vigor el límite de riego una vez por semana de Metropolitan para jardines y céspedes, “la gente estaba enfadada”, dijo. 

Romper las reglas provocó una advertencia la primera vez, luego multas. El próximo año, los infractores reincidentes de Simi Valley pueden enfrentar una medida táctica: el uso de limitadores de agua.

Estas herramientas son básicamente arandelas con un agujero en el centro. Insertado dentro de una tubería, un restrictor deja pasar solo un hilo de agua. Las Vírgenes los ha estado usando desde junio en infractores reincidentes del uso del agua. El distrito, que ha instalado más de 200 restrictores, mantiene el dispositivo colocado durante dos semanas antes de retirarlo, dijo McNutt. Si las violaciones continúan, se reinstala por tres meses, dijo. 

Moyer dijo que los infractores cuyas tuberías de agua estén equipadas con restrictores “se darán una ducha tipo militar”.

Las conexiones de agua que sirven a los rociadores no residenciales para césped y otros jardines podrían cerrarse por completo, dijo, luego de múltiples violaciones. 

‘La conservación del agua es una forma de vida’

Fort Bragg, en la costa norte de California, casi se quedó sin agua en 2021, lo que obligó a la administración a entrar en un modo de “crisis de agua” de etapa 4. Se aceleró una pequeña unidad de desalinización, capaz de procesar 200 galones por minuto, para satisfacer las necesidades básicas de los 7,500 residentes locales. Mientras tanto, las comunidades periféricas, como la ciudad costera de Mendocino y las posadas, restaurantes y casas aisladas, vieron cómo los pozos se secaban. Los camiones de reparto de Fort Bragg, que transportaban agua proporcionada por la ciudad de Ukiah, trajeron ayuda. 

Las cosas han mejorado para Fort Bragg. En 2022, las lluvias tardías de la primavera recargaron sus reservas, dijo John Smith, director de obras públicas de la ciudad. Su pequeño depósito está lleno hasta el borde y la unidad de desalinización está lista para funcionar si es necesario.

La ciudad pidió a los residentes que usaran un 20% menos de agua, lo cual hicieron, y algo más. 

“Pedimos el 20% y conservaron el 30%”, dijo. 

A principios de este año, los californianos tardaron en responder a las advertencias de sequía. De hecho, su uso aumentó la primavera pasada. Los californianos salieron de los meses de enero, febrero y marzo más secos registrados con el mayor salto en el uso del agua desde que comenzó la sequía: un aumento de casi el 19% en marzo en comparación con dos años antes. 

Pero muchos californianos han dado un paso al frente desde entonces. En octubre, el uso de agua urbana en todo el estado cayó un 12,6 % en comparación con octubre de 2020.

Aún así, los ahorros acumulados (solo el 5,2 % en comparación con 2020) están muy por debajo de la solicitud del gobernador Gavin Newsom de un recorte voluntario del 15%.

La directora de agua de Santa Rosa, Jennifer Burke, dijo que el uso de agua en la ciudad de 180,000 habitantes ha bajado un 18% del promedio desde junio de 2021, gracias en parte a las reglas que limitan el riego al aire libre a las horas nocturnas cuando las pérdidas por evaporación son menores. 

En Sacramento, los residentes han reducido el uso de agua en más del 20 % al limitar a los residentes a regar dos veces por semana de marzo a octubre y una vez por semana el resto del año. Esta ordenanza, dijo Eliason, es permanente.   

“Queríamos asegurarnos de que la conservación del agua sea una forma de vida”, dijo Eliason. 

Para muchos californianos, ya lo es. Los residentes del estado han racionalizado su uso del agua y reducido el desperdicio durante décadas. El uso residencial diario de agua en todo el estado en octubre disminuyó a 88 galones per cápita, en comparación con el promedio de cinco años de 97.

Jeffrey Mount, miembro principal del Instituto de Políticas Públicas de California, dijo que el consumo general de agua de California se ha mantenido igual desde la década de 1980 a pesar de que la población creció de 30 millones a 40 millones. 

“Esa es una buena indicación de que se pueden hacer ajustes a medida que las cosas se vuelven más secas”, dijo Mount.

El Distrito de Servicios Públicos Municipales de East Bay ha registrado una tendencia aún más pronunciada hacia la conservación. La población de clientes ha crecido un 35% desde 1970, mientras que el uso general del agua ha disminuido un 45%. 

En los últimos años, los residentes han cambiado cada vez más los céspedes cubiertos de hierba por paisajismo inteligente para sequías, y actualmente se limitan a regar al aire libre no más de tres días a la semana. Estas medidas han reducido el uso de agua durante la sequía en curso entre un 14% y un 15%, lo que Pook describe como “conservación sobre conservación”. 

El césped se seca pero los árboles están protegidos

La hierba verde se pondrá marrón el próximo año y, a la larga, es probable que vastas áreas de césped desaparezcan de forma permanente a medida que los californianos se adapten a la aridez. 

“Veo comunidades que priorizan el césped socialmente funcional versus el césped no funcional”, dijo Dan Drugan, vocero del Distrito Municipal de Agua de Calleguas, que abastece, entre otras ciudades, a Thousand Oaks y Simi Valley.

En octubre, el Distrito Metropolitano de Agua aprobó una resolución alentando a las comunidades a “reducir o eliminar el riego de césped no funcional con agua potable”. Esto siguió a una orden de emergencia de mayo de 2022 de la Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos que prohíbe el riego de césped no funcional con agua potable en propiedades comerciales, institucionales e industriales en todo el estado. El Pacific Institute ha calculado que tales esfuerzos podrían ahorrarle a California hasta 400,000 acres-pie de agua al año. 

Pero no importa cuán escasos estén los suministros de agua del estado, mantener vivos los árboles urbanos probablemente sea una prioridad. 

“Estamos viendo, en todas las áreas urbanas, un esfuerzo frenético para conservar los bosques urbanos”, dijo Mount, y señaló que los árboles urbanos brindan sombra, reducen la temperatura a nivel del suelo y brindan servicios de tratamiento de agua natural.

Incluso en las comunidades atendidas por Las Vírgenes, donde gran parte del agua bajo las restricciones actuales está designada para usos de salud y seguridad humana, el portavoz McNutt espera que los residentes rieguen a mano con cubos de agua de la ducha y ollas de agua de la cocina para mantener vivos los árboles.  

“Lo último que alguien quiere, cualquiera, es que los árboles mueran”, dijo.

Mount, quien recientemente eliminó la mayor parte del césped de su propio patio trasero, dejando solo una franja estrecha para sus perros, dijo que se consuela con el hecho de que el pasto verde sigue siendo una característica destacada del paisajismo institucional, porque significa que todavía hay espacio para mejorar. 

“Eso me hace más optimista que la mayoría sobre el futuro”, dijo. 

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Avatar photo

Alastair Bland lives in Sonoma County, California. He writes about water, climate, marine research, agriculture and the environment, and his work has appeared at NPR, Time, East Bay Express, Audubon, Hakai,...