EN RESUMEN

Después de encabezar una “Marcha por la Democracia” en el segundo aniversario de la insurrección del Capitolio de EE.UU., Gavin Newsom se presentó a sí mismo como un guerrero partidista en el escenario nacional, pero unificador en California en su segundo discurso inaugural.

Read this article in English.

Cuando el sol finalmente se asomó después de días de brutales tormentas en el norte de California, el gobernador Gavin Newsom marchó hoy a través del Tower Bridge de Sacramento y rumbo al Capitolio estatal con la vista puesta en un segundo mandato que podría posicionarlo como el líder no solo del estado sino de los liberales en Estados Unidos.

Junto con su familia, legisladores estatales, miembros del sindicato y otros simpatizantes, Newsom pretendía dibujar un contraste pacífico, aunque claramente político, con “la fealdad que se desbordó el 6 de enero de 2021”, como lo expresó el gobernador en su discurso inaugural más tarde, cuando los partidarios del entonces presidente Donald Trump irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos en un intento de anular los resultados de las elecciones.

“En la búsqueda de la pertenencia y la justicia igualitaria, California debe ser la prueba de concepto perdurable”, dijo Newsom. “Debemos conciliar nuestras deficiencias. Trae a todos a lo largo de nuestra prosperidad. Después de todo, una democracia saludable debe ser inclusiva”.

La “Marcha por la Democracia” dio inicio a una investidura de gobernador sustentada por una tensión inherente: entre Newsom, el guerrero partidista nacional, trazando líneas de batalla contra los “políticos del estado rojo y el imperio mediático detrás de ellos que venden la regresión como progreso, la opresión como libertad”, y Newsom el director ejecutivo del estado, quien reiteró su visión de hace cuatro años de una California para todos y, en sus palabras de clausura, hizo un llamado a la unidad.

“Todos debemos triunfar juntos”, dijo Newsom.

La forma en que el gobernador continúe equilibrando esas prioridades contrapuestas durante los próximos cuatro años será una prueba importante para su futuro político, especialmente si planea, como muchos esperan, buscar un cargo más alto.

Su discurso fue breve sobre una agenda política para los californianos comunes, aunque asintió a un enfrentamiento en curso con las compañías petroleras por los precios de la gasolina. Esa batalla se intensificará en los próximos meses cuando Newsom intente imponer una sanción por “ganancias excesivas” a través de la Legislatura en una sesión especial.

En cambio, el gobernador se centró mucho en su propia biografía e historia familiar, desde su tatarabuelo, que emigró de Irlanda a San Francisco y se convirtió en policía, hasta los calurosos días de verano de su juventud navegando en balsa por el American River con su padre.

Una mención del breve período, a principios de su primer mandato como alcalde de San Francisco en 2004, cuando emitió licencias de matrimonio entre personas del mismo sexo que eran ilegales en ese momento, obtuvo una rara pausa de aplausos espontáneos en el discurso de 22 minutos.

La reflexión de Newsom sobre el viaje de 150 años “de policía a político” se entrelazó con la propia historia de California, tanto la gloriosa como la inquietante, recordando en ocasiones a la gran cronista del estado, Joan Didion.

“No hay dos historias de origen de California que sean iguales”, dijo. “Pero compartimos aspiraciones. Compartimos ambiciones”.

Los esfuerzos de Newsom para posicionarse no solo como un luchador por California, sino como un verdadero representante de su gente contrastaron extrañamente con sus feroces instintos políticos. Gran parte de sus comentarios se dedicó a criticar a los “pequeños hombres en grandes oficinas” no identificados que han tratado de restringir las libertades en lugar de expandirlas.

Con las menciones de “Don’t Say Gay”, la prohibición de libros y la “demonización de Mickey Mouse”, no fue difícil descifrar que Newsom se refería particularmente al gobernador de Florida, Ron DeSantis. Sus destinos políticos se han entrelazado cada vez más durante el último año, ya que DeSantis ha emergido como uno de los principales contendientes presidenciales republicanos y se ha convertido en el objetivo favorito de Newsom en discursos y entrevistas.

El gobernador Gavin Newsom, con su familia a su lado, presta juramento para un segundo mandato como gobernador ante la jueza presidenta de la Corte Suprema Patricia Guerrero en la Plaza de California en Sacramento el 6 de enero de 2023. Fotografía de Rahul Lal, CalMatters

Cuando Newsom fue juramentado hoy por la jueza presidenta de la Corte Suprema de California, Patricia Guerrero, un manifestante solitario incluso se puso de pie entre la multitud con un cartel de “Ron DeSantis para presidente 2024” y comenzó a gritar sobre los supuestos efectos secundarios de la vacuna COVID-19. Rápidamente fue ahogado por aplausos al gobernador y escoltado por seguridad.

Newsom criticó una ideología republicana que, según él, promueve “el agravio y el victimismo en un intento de borrar gran parte del progreso que usted y yo hemos presenciado en nuestras vidas”, y advirtió que no puede haber compromiso con su visión opuesta de la nación.

“Las líneas de batalla están trazadas”, dijo. “Es hora de elegir”.

En un giro irónico, la marcha de Newsom por Capitol Mall, anunciada como una “observancia del espíritu de oportunidad e inclusión de California”, también sucedió en gran medida fuera del ojo público. Después de una breve parada para tomar fotos sin responder preguntas, los periodistas fueron apartados del camino para que los manifestantes con entradas continuaran su ruta.

Jordyn Foley, de 23 años, quien condujo desde Brentwood en el Área de la Bahía de San Francisco con su madre y un amigo de la familia, abrazó el simbolismo de la marcha como una oportunidad para “reescribir la historia del día”.

“Nuestra democracia se sintió violada”, dijo sobre el ataque del 6 de enero al Capitolio. “Se convirtió en una anarquía de odio”.

Su madre, Deena Foley, de 48 años, maestra de teatro y trabajadora sin fines de lucro, dijo que su familia ha apoyado a Newsom desde que fue alcalde de San Francisco, debido a su enfoque en ayudar a las personas y su disposición a decir lo que piensa y no inclinarse ante las críticas. Ella y su hija mencionaron el liderazgo en la pandemia de Newsom, su aceptación de la comunidad LGBT y su impulso para consolidar el derecho al aborto en California como aspectos destacados de su primer mandato.

“Después de que los republicanos nos aterrorizaron durante tanto tiempo, es bueno venir aquí y celebrar con los demócratas”, dijo Deena Foley.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Alexei covers Gov. Gavin Newsom, the Legislature and California government from Sacramento. He joined CalMatters in January 2022 after previously reporting on the Capitol for The Sacramento Bee and the...