EN RESUMEN
El año pasado, un proyecto de ley habría dirigido más fondos al grupo de estudiantes con los puntajes más bajos en las pruebas estandarizadas, que habrían sido los estudiantes de raza negra. En cambio, el gobernador propone dinero extra para las escuelas con alta pobreza y no específicamente para los estudiantes de raza negra.

Read this article in English.

Los puntajes de las pruebas estandarizadas y las tasas de graduación de los estudiantes afroamericanos han estado muy por detrás de los de sus compañeros blancos y asiáticos. Durante décadas, los educadores y los legisladores han tratado de cerrar esa brecha de rendimiento, y una propuesta de financiamiento escolar en el nuevo presupuesto del gobernador Gavin Newsom ilustra lo difícil que es hacerlo.  

La idea de la financiación propuesta comenzó como un proyecto de ley escrito el año pasado por la asambleísta Akilah Weber, demócrata de La Mesa, que habría proporcionado más dinero para los estudiantes afroamericanos de K-12. El proyecto de ley pasó por la Asamblea y el Senado con el apoyo unánime. Si bien Newsom nunca vetó el proyecto de ley, finalmente se negó a firmarlo. Weber acordó abandonar el proyecto de ley cuando el gobernador prometió incluir los fondos en su proyecto de presupuesto para el próximo año fiscal.  

Pero después de que Newsom publicó su presupuesto a principios de este mes, algunos defensores que apoyaron el proyecto de ley de Weber dicen que la propuesta del gobernador se queda corta. Impulsada por las preocupaciones de que el proyecto de ley violaría las leyes estatales y federales que prohíben el trato preferencial de grupos raciales o étnicos específicos, la oficina del gobernador dirigió los fondos a las escuelas con alta pobreza en lugar de a los estudiantes de raza negra específicamente.  

Algunos defensores dicen que la financiación escolar propuesta en el presupuesto diluye la intención del proyecto de ley y perpetuará la brecha de rendimiento para los estudiantes afroamericanos. 

Según un análisis de CalMatters, menos del 26% de los estudiantes afroamericanos en California asisten a una escuela que calificaría para los $300 millones propuestos en el presupuesto de Newsom.

Margaret Fortune es presidenta y directora ejecutiva de la organización de escuelas chárter Fortune School of Education y fue una de las patrocinadoras principales del proyecto de ley. Dijo que la propuesta no refleja las intenciones del proyecto de ley de Weber.

“Suena bien, pero en realidad no llega a los estudiantes que necesitan ayuda”, dijo. “Esto es una manzana, y lo que queríamos era una naranja”.

Pero el proyecto de ley no se trataba solo de la raza. La AB 2774 de Weber habría otorgado fondos adicionales a los distritos escolares y las escuelas chárter para el grupo de estudiantes con los puntajes más bajos en las pruebas estandarizadas en todo el estado. En 2022, ese grupo eran estudiantes de raza negra. En todo el estado, el 30% de los estudiantes afroamericanos cumplieron o superaron los estándares en lengua y literatura en inglés y el 16% cumplieron o superaron los estándares en matemáticas en el año escolar 2021-22. Para los estudiantes blancos, esos porcentajes fueron del 61% para lengua y literatura en inglés y del 48% para matemáticas.  

Los puntajes de las pruebas cayeron levemente para todos los estudiantes durante la pandemia y la brecha de rendimiento persistió. En la primavera de 2019, el último año de pruebas estandarizadas antes del cierre por la pandemia, el 33% de los estudiantes afroamericanos cumplió o superó los estándares de lengua y literatura en inglés y el 21% cumplió o superó los estándares de matemáticas. Entre los estudiantes blancos, el 66 % y el 54 %, respectivamente, cumplieron o excedieron los estándares.

“No creo que puedas tomar 245 años de esclavitud y Jim Crow y un legado de educación separada y desigual y esperar que esta brecha no exista”.

TYRONE HOWARD, PROFESOR DE EDUCACIÓN EN UCLA

Los partidarios del proyecto de ley de Weber dijeron que habría ayudado a los estudiantes de raza negra, como el grupo de menor rendimiento en los puntajes de las pruebas estandarizadas estatales, a mejorar académicamente. Al mismo tiempo, la legislación habría utilizado los puntajes de las pruebas para garantizar que la financiación estuviera produciendo resultados. Una vez que los puntajes de los estudiantes de raza negra ya no fueran los más bajos, el siguiente grupo con los puntajes más bajos en las pruebas calificaría para los fondos adicionales.

“Si después de uno o dos años esos estudiantes estaban progresando, podría ser cualquier otro grupo de estudiantes que podría ser considerado”, dijo Christina Laster, asesora educativa de la Red de Acción Nacional de Al Sharpton y copatrocinadora del proyecto de ley.

Algunos expertos dicen que si bien los funcionarios electos y los formuladores de políticas identifican rápidamente las brechas raciales en los logros, carecen de la voluntad política para enfocarse en los estudiantes negros con recursos adicionales.

“Creo que tenemos mucho miedo de tener conversaciones difíciles y la posterior legislación sobre la raza y cómo logramos la justicia racial en la educación”, dijo Tyrone Howard, profesor de educación en UCLA. “No creo que puedas tomar 245 años de esclavitud y Jim Crow y un legado de educación separada y desigual y esperar que esta brecha no exista”.

El proyecto de ley de Weber no es una idea nueva. Su madre, la ex asambleísta y actual secretaria de Estado Shirley Weber, fue autora de proyectos de ley casi idénticos en 2018 , 2019 y 2020. Ninguno de ellos logró salir de la Asamblea estatal. En 2018, Newsom hizo un trato similar con Shirley Weber al incluir $300 millones en fondos únicos para los estudiantes con el rendimiento más bajo del estado. Ese financiamiento se aplicó a todos los estudiantes independientemente de su raza para evitar un posible conflicto legal. 

Pero algunos expertos y defensores dicen que las soluciones que ignoran la raza no cerrarán la brecha de rendimiento de los estudiantes afroamericanos.

“Cuando a los grupos con el rendimiento más bajo les va mejor, eso beneficia a los estudiantes de todo el estado”, dijo Howard. “Creo que el gobernador se equivocó aquí”.

Ajustando la Fórmula de Financiamiento de Control Local

California financia sus escuelas públicas K-12 a través de la Fórmula de Financiamiento de Control Local, un sistema promulgado en 2013. La fórmula otorga más dinero a los distritos que atienden a porcentajes más altos de estudiantes con grandes necesidades: estudiantes de inglés, niños de crianza y estudiantes que califican para educación gratuita o a precio reducido. precio comidas. 

La intención es la equidad sobre la igualdad: más recursos para los estudiantes que más los necesitan. Y aunque la investigación muestra que la Fórmula de Control Local de Financiamiento ha ayudado a cerrar las brechas en las tasas de graduación, la preparación para la universidad y los puntajes de las pruebas, algunos defensores y legisladores han dicho que el estado necesita aumentar la responsabilidad sobre cómo los distritos gastan el dinero.  

En 2015, la ACLU demandó al Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles por no gastar el dinero generado por los estudiantes de inglés, los niños de crianza y los estudiantes de bajos ingresos en servicios para esos grupos. En 2021, el Departamento de Educación de California descubrió que tres distritos escolares del condado de San Bernardino malversaron fondos para estudiantes con grandes necesidades.

El proyecto de ley de Weber habría agregado el subgrupo con los puntajes más bajos en las pruebas estandarizadas a los tres grupos de estudiantes especificados en la fórmula de financiamiento. Los subgrupos de estudiantes, como los estudiantes con discapacidades, que ya califican distritos para fondos estatales y federales adicionales no calificarían. Eso dejó a los grupos raciales y étnicos como las categorías restantes.

Este año, el proyecto de ley habría asignado $400 millones a distritos y escuelas chárter para sus estudiantes afroamericanos.

El “multiplicador de equidad” 

En el presupuesto propuesto por Newsom, el proyecto de ley de Weber se convirtió en el “multiplicador de equidad”. La propuesta asigna $300 millones para las escuelas primarias y secundarias donde al menos el 90% de los estudiantes califican para recibir comidas gratuitas oa precio reducido. Para las escuelas secundarias, ese porcentaje es del 85%. 

A diferencia del dinero de la fórmula de financiamiento que va a los distritos, los dólares del multiplicador de equidad irán directamente a las escuelas y las reglas serán más estrictas sobre dónde se puede gastar el dinero.  

Brooks Allen, asesor de políticas educativas de Newsom y director ejecutivo de la Junta Estatal de Educación, dijo que el proyecto de ley de Weber era una “plataforma de lanzamiento”. Señaló que el proyecto de ley de Weber no incluía ningún requisito para que los distritos gastaran el dinero. Dijo que la propuesta de Newsom tendrá más medidas de responsabilidad para garantizar que las escuelas gasten el dinero en los estudiantes con las mayores necesidades. Newsom y sus asesores todavía están trabajando en esos detalles.

Las oficinas de Weber proporcionaron pocos comentarios sobre la propuesta de Newsom. Cuando se le preguntó si Weber estaba decepcionado por eso, su jefa de gabinete, Tiffany Ryan, escribió en un correo electrónico que el “multiplicador de capital” es un “paso en la dirección correcta”. 

No está claro cómo el estado asignará los $300 millones a las escuelas que califiquen. Esos detalles se darán a conocer en el proyecto de ley de educación que se publicará más adelante este año, dijeron funcionarios estatales. El proyecto de ley preliminar describirá los programas educativos específicos que recibirán dinero a través del presupuesto estatal.

Posibles problemas legales

La oficina de Weber y los patrocinadores del proyecto de ley dijeron que Newsom expresó su preocupación por violar la Proposición 209 del estado y la Enmienda 14 de la Constitución de los Estados Unidos. El primero prohíbe el trato preferencial de un grupo racial o étnico y el segundo garantiza la igualdad de protección para todos los ciudadanos. 

No hay mención de estos conflictos potenciales en ninguno de los análisis del proyecto de ley. Sin embargo, un análisis del proyecto de ley de 2018 de Shirely Weber identifica un conflicto potencial con la Prop. 209, al afirmar que el proyecto de ley “en última instancia, apuntaría a un grupo étnico para obtener financiamiento suplementario”.

Los partidarios del proyecto de ley de Akilah Weber dicen que no menciona la raza sino el grupo de estudiantes con los puntajes más bajos en las pruebas.

“Nunca fue una cosa racial”, dijo Laster. “Se trata de la categoría más que de quién está en la categoría”.

Thomas A. Sáenz, presidente y consejero general del Fondo Educativo y de Defensa Legal México-Estadounidense, dijo que el tema sigue sin estar claro porque no se ha adjudicado ninguna ley. 

“El problema potencial aquí es que entre los subgrupos disponibles para los puntajes de las pruebas, muchos de ellos están definidos por raza”, dijo. 

Los funcionarios estatales se negaron a comentar sobre los posibles conflictos legales. Las oficinas de Weber y Newsom no proporcionaron todos los detalles sobre el acuerdo clandestino que condujo a la propuesta de presupuesto racialmente neutral.   

La asambleísta Lori Wilson, demócrata de Fairfield y presidenta del California Legislative Black Caucus, dijo que el proyecto de ley de Weber fue una prioridad principal para el caucus el año pasado y que está satisfecha con el resultado.

“Para llegar a donde quieres estar, tiene que ser un enfoque incremental”, dijo WIlson. “No lo vemos como una pérdida de ninguna manera o forma”.

D

Lori Wilson

State Assembly, District 11 (Fairfield)

State Assembly, District 11 (Fairfield)

How she voted 2021-2022
Liberal Conservative
District 11 Demographics

Voter Registration

Dem 48%
GOP 23%
No party 22%
Campaign Contributions

Asm. Lori Wilson has taken at least $41,550 from the Labor sector since she was elected to the legislature. That represents 24% of her total campaign contributions.

Una pérdida para algunos

Algunos distritos de California han tenido éxito con programas dirigidos a estudiantes de raza negra. En Fresno Unified, Lisa Mitchell supervisa el programa de Aceleración Académica Afroamericana. En 2017, la junta escolar local comenzó a asignar $4 millones al programa cada año. Este año, el programa cuenta con $2 millones adicionales gracias a los fondos de emergencia por el COVID del gobierno federal. 

El distrito usó el dinero para contratar maestros, tutores y consejeros dedicados a aumentar los puntajes y calificaciones de las pruebas y disminuir las tasas de suspensión y expulsión de los estudiantes afroamericanos del distrito. Entre 2017 y 2019, los estudiantes afroamericanos del distrito observaron ligeras mejoras en los puntajes de las pruebas, pero esas mejoras desaparecieron durante la pandemia. En 2022, menos de 1 de cada 5 estudiantes de raza negra cumplió o superó los estándares de lengua y literatura en inglés y 1 de cada 10 cumplió o superó los estándares de matemáticas. Mitchell dijo que el programa podría estar haciendo más para capacitar a los maestros, así como más capacitación para que los padres enseñen a leer en casa.

“Tenemos muchos programas excelentes, pero no cuentan con el personal adecuado”, dijo Mitchell. No está claro exactamente cuánto dinero habría destinado el proyecto de ley al distrito, pero ella dijo que habría ayudado. 

El programa de aceleración ofrece un programa de alfabetización extracurricular de 10 semanas en la primavera y un programa de cuatro semanas en el verano. El plan de estudios se basa en autores afroamericanos. El distrito también ofrece un campo de entrenamiento de codificación de tres semanas para estudiantes de quinto y sexto grado que también enseña a los estudiantes sobre las contribuciones de los científicos afroamericanos. Si bien la mayoría de los estudiantes en estos programas son afroamericanos, Mitchell dijo que el distrito no rechaza a nadie. El programa también brinda supervisión e instrucción en el campus para estudiantes suspendidos, así como sesiones de capacitación para padres que desean enseñar lectura en casa.

“¿Por qué le damos a los estudiantes afroamericanos? Porque los estudiantes afroamericanos necesitan más ayuda”.

LISA MITCHELL, DIRECTORA EJECUTIVA DEL PROGRAMA AFROAMERICANO DE ACELERACIÓN EN EL DISTRITO UNIFICADO DE FRESNO

Mitchell dijo que el distrito no ha enfrentado amenazas de demandas o críticas basadas en la Prop. 209 o la Enmienda 14. Ella dijo que los administradores del distrito y los miembros de la comunidad generalmente apoyan su trabajo. 

“Trato de explicarle a la gente que equidad e igualdad no significan lo mismo”, dijo Mitchell. “¿Por qué le damos a los estudiantes afroamericanos? Porque los estudiantes afroamericanos necesitan más ayuda”.

Sin embargo, los representantes de la oficina del gobernador y la Junta de Educación del Estado dijeron que los $300 millones para las escuelas de alta pobreza conducirán en última instancia a una mayor equidad.   

“Entiendo que a veces la gente se casa con su idea inicial”, dijo Allen. “Cuando la gente tenga la oportunidad de sentarse con esto y estudiarlo, nuestra esperanza es que vean que hay mucho que les gustará aquí”.

La reportera de CalMatters Erica Yee contribuyó a esta historia.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Joe reports on the students, teachers and lawmakers who shape California's public schools. Before joining CalMatters in 2021, he was the education reporter at KPBS, the public radio station in San Diego....