EN RESUMEN

Los proveedores dicen que es posible que las empresas de cuidado infantil en el hogar deban cerrar si el estado continúa pagando muy poco en subsidios para el cuidado de los menores.

Read this article in English.

Los hijos de Gabriela Guerrero ya son adultos y se han mudado, pero la ex ama de casa nunca dejó de criar a sus hijos.

Los niños que asisten a la guardería de su casa en El Centro, en el condado de Imperial, cerca de la frontera con México, tienen apenas 3 meses de edad. Algunos son hijos de trabajadores agrícolas que los dejan en la casa de Guerrero antes de sus turnos en las horas previas al amanecer. Casi todos son de familias lo suficientemente pobres como para calificar para subsidios estatales. 

Muchas de las familias no pueden pagar las necesidades básicas, dijo Guerrero, por lo que la mujer de 57 años se asegura de proporcionarles a sus hijos leche, pañales y, a veces, ropa.

“Quiero que las familias vayan a trabajar sabiendo que (sus hijos están) bien cuidados, amados y alimentados correctamente”, dijo. 

El trabajo de amor de Guerrero apenas le permite ganarse la vida. Después de pagar a dos asistentes y otros costos, calcula que se lleva a casa alrededor de $3 o $4 por hora. Se endeuda con la tarjeta de crédito para mantener su negocio en marcha. 

Durante años, los proveedores de cuidado infantil familiar, la gran mayoría de ellos mujeres de color, han dicho que el estado de California no les paga lo suficiente para cubrir los costos de sus negocios. Su lucha por mejores salarios y beneficios, un esfuerzo de dos décadas, está alcanzando un punto álgido en la capital de California este año. 

Están presionando al gobernador Gavin Newsom para que aumente su salario y tienen a la Legislatura de su lado. Los legisladores destinaron mil millones de dólares para aumentos en su versión del presupuesto estatal que aprobaron la semana pasada. Ese financiamiento sigue siendo una de las diferencias clave entre Newsom y la Legislatura mientras elaboran un acuerdo presupuestario antes del 1 de julio que representa un déficit estimado de $32 mil millones.

El costo total del cuidado infantil de California

Newsom consideró que la industria del cuidado infantil es fundamental para que los padres vuelvan a trabajar y recuperar la economía del estado de la pandemia. Firmó una legislación en 2019 que permite a los proveedores de cuidado infantil en el hogar como Guerrero sindicalizarse y negociar con el estado sobre las tasas de reembolso del cuidado infantil subsidiado. Y el estado ha emitido múltiples rondas de estipendios temporales a proveedores que perdieron ingresos durante la pandemia.

Pero el sindicato de 40,000 miembros que representa a los proveedores en el hogar dice que la administración de Newsom no está ofreciendo a los proveedores lo suficiente para mantenerlos en el negocio a largo plazo. El contrato actual del sindicato vence en menos de dos semanas, a fines de junio. 

Negociando por uno nuevo este año, el sindicato ha pedido un aumento del 25% en las tasas de reembolso que el estado paga a los proveedores que cuidan a los niños de familias de bajos ingresos, y fondos estatales para que el sindicato establezca un fideicomiso para emitir beneficios de jubilación.

Los proveedores organizaron una manifestación con unos 2,000 miembros y simpatizantes en el Capitolio la semana pasada y planean establecer un campamento fuera de la Mansión del Gobernador esta semana. 

“Como resultado directo de su acción, los proveedores están ganando terreno en las negociaciones sobre aumentos salariales y beneficios básicos, pero aún tenemos que ver una oferta de contrato justa y justa por parte del estado”, dijo Max Arias, presidente del sindicato Child Care Providers, en un comunicado. “Parece que no hay interés en comprometerse con aumentos continuos de tarifas o cubrir el costo total de la atención”.

Los proveedores familiares o en el hogar atienden al 28% de los niños que asisten a centros autorizados en California. Los padres también envían a sus hijos a guarderías o escuelas preescolares financiadas por el estado, o le pagan a un familiar o amigo.

Gabriela Guerrero, family child care provider, speaks to the crowd gathered for the Child Care Providers United Rally at the California State Capitol in Sacramento on June 15, 2023. Photo by Julie A Hotz for CalMatters
Gabriela Guerrero, una proveedora de cuidado infantil familiar, habla a la multitud reunida para el mitin de Child Care Providers United en el Capitolio estatal en Sacramento el 15 de junio de 2023. Fotografía de Julie A Hotz para CalMatters

Una medida provisional

Para algunas defensoras y miembros del Caucus Legislativo de Mujeres, incluso ganar los aumentos sería solo una medida provisional para mantener a los proveedores en el negocio. La industria del cuidado infantil ha experimentado una recuperación lenta en los últimos tres años y todavía emplea a un 5% menos de personas que antes de la pandemia de COVID-19, según un estudio reciente del Centro para el estudio del empleo en el cuidado infantil de UC Berkeley.

Están presionando al estado para que se mueva más rápido para revisar fundamentalmente la forma en que calcula las tasas de reembolso. La senadora Monique Limón, demócrata de Santa Bárbara, fue autora de un proyecto de ley este año que ordena al estado revisar las tarifas y proporcionar el aumento de $1,000 millones mientras tanto.

Los mil millones de dólares en el presupuesto de la Legislatura “resuelven un problema inmediato”, dijo. “No resuelve el problema completo de 10 años”.

Monique Limón
D

Monique Limón

State Senate, District 19 (Santa Barbara)

Monique Limón

State Senate, District 19 (Santa Barbara)

How she voted 2021-2022
Liberal Conservative
District 19 Demographics

Voter Registration

Dem 37%
GOP 35%
No party 19%
Campaign Contributions

Sen. Monique Limón has taken at least $766,000 from the Labor sector since she was elected to the legislature. That represents 25% of her total campaign contributions.

Las tasas de reembolso del estado generalmente están vinculadas a cuánto cobran los proveedores en el mercado privado, pero debido a que muchos proveedores de cuidado infantil reducen sus precios para satisfacer lo que los padres pueden pagar, las tasas terminaron siendo artificialmente bajas, en un sistema que un informe encargado por el estado el año pasado se describió como una “falla del mercado”. Eso a su vez da como resultado una escasez crónica de cuidado infantil para los padres. 

Ese informe, sobre la financiación del cuidado infantil en California, fue encargado por un grupo de trabajo que el estado convocó como parte de su contrato actual con el sindicato de cuidado infantil. En el informe de la firma nacional Prenatal to Five Fiscal Strategies, se encontró que California paga a algunos propietarios de guarderías apenas una cuarta parte de lo que cuesta el servicio.

Un nuevo modelo

En la región sur del estado, donde vive Guerrero, la firma estimó que a un proveedor en el hogar como el suyo le cuesta más de $39,000 al año brindar atención de calidad a un bebé o niño pequeño. El estado reembolsa alrededor de $12,000.

El mismo informe recomendó que el estado adopte un nuevo método para calcular las tasas de reembolso que se basa en costos reales como los que calculó la empresa, en lugar de encuestas de tarifas de guardería. Ha obtenido el apoyo de empresas y trabajadores: una carta del grupo de defensa Children Now instando al estado a implementar las recomendaciones fue firmada este año por el Sindicato Internacional de Empleados de Servicio y la Cámara de Comercio de California. 

Cuando se les pidió que comentaran sobre el plan de revisión, tanto el Departamento de Finanzas del estado como el Departamento de Servicios Sociales dijeron que el tema se está negociando con el sindicato de cuidado infantil. 

“Los proveedores están ganando terreno en las negociaciones sobre aumentos salariales y beneficios básicos, pero aún tenemos que ver una oferta de contrato justa y justa por parte del estado”.

MAX ARIAS, PRESIDENTE DEL SINDICATO DE PROVEEDORES DE CUIDADO INFANTIL

Aún no se ha desarrollado un nuevo método de pago, aunque el estado reinició este año el grupo de trabajo para asesorar sobre las tarifas de revisión. Debido a que las tarifas actuales son tan bajas, un nuevo modelo podría ser dramáticamente más costoso para el estado. En algunos casos, es posible que se deba pagar a los proveedores tres o cuatro veces lo que cubre actualmente el estado. 

Los defensores dicen que es posible que el estado pueda idear un nuevo método de pago que gradualmente, durante varios años, acerque la paga a los costos reales de los proveedores.

Eric Peterson, director de servicios al cliente y políticas de Bananas, una agencia de Oakland que ayuda a las familias a encontrar cuidado infantil y subsidios para pagarlo, formó parte del grupo de trabajo que encargó el informe de costos.

En casi tres décadas en el campo, dijo Peterson, el pago a los proveedores “nunca ha sido adecuado”.

“Todo el mundo sabe… que no podemos pagar el costo real de la atención en un año”, dijo. “La intención es reconocer el costo real y encontrar un cronograma para llegar allí”.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Jeanne returned home to California to cover the state's economic divide for CalMatters. She previously covered Missouri government and politics for The Kansas City Star, local and state government for...