En resumen

Frente a una asombrosa brecha económica, California sugiere aumentar la participación sindical entre los trabajadores con salarios bajos, y señala que una membresía sindical reduce la pobreza laboral mejor que un título universitario. Pero lograr que más trabajadores voten por los sindicatos requerirá que las empresas y los sindicatos se comprometan. Los esfuerzos recientes se han estancado, pero lo que está en juego es muy importante en momentos en que un tribunal anuló la Proposición 22 y los Teamsters comienzan a hacer campaña en las bodegas de Amazon en todo el estado.

Read this article in English.   

Shirley Reyes se sentó cerca de su hijo de 17 años en el sofá, acribillándolo con preguntas sobre los sindicatos mientras este buscaba en Google el costo y los beneficios de la negociación colectiva en su teléfono. Reyes, una madre soltera filipina, tenía curiosidad y estaba un poco ansiosa. Algunos representantes sindicales ya habían llamado a su pequeña unidad habitacional en Daly City, una comunidad mayoritariamente asiática al sur de San Francisco. Se preguntó si estaría arriesgando uno de sus trabajos limpiando habitaciones de hotel simplemente por hablar con ellos.

Los hallazgos de su hijo comenzaron a tranquilizarla. Los sindicatos tienen como objetivo negociar salarios más altos y mejores beneficios para los trabajadores. Es probable que la cirugía a la que se sometió hace seis años le hubiera costado menos con un seguro médico negociado por el sindicato. Después de meses de discusiones silenciosas en el trabajo, Reyes recibió una boleta para emitir su voto secreto oficial. Era una pregunta de sí o no.

¿Desea estar representado a efectos de negociación colectiva por UNITE HERE Local 2?

Es una pregunta que un gran número de trabajadores de California, un tercio de los cuales gana $15 por hora o menos, no ha tenido la oportunidad de responder. La participación sindical está en mínimos históricos y la negociación colectiva es menos frecuente en el comercio minorista, los restaurantes y los hoteles, segmentos del sector privado con altas concentraciones de empleos de bajos salarios.

¿Por qué estamos escribiendo esta serie?

California sugiere empoderar a los trabajadores a través de la negociación colectiva para reducir la pobreza laboral. Llegar allí requerirá que los sindicatos y las empresas se comprometan.

Estamos escribiendo esta serie sobre sindicatos para explorar las vías que están considerando los líderes laborales y cómo eso da forma a las negociaciones con las empresas. En el camino, nos hacemos una pregunta simple: ¿Puede California sindicalizarse para salir de la pobreza laboral?

California Divide es una colaboración de medios a nivel estatal que presenta a un equipo de reporteros que cubren temas de desigualdad. Vea más de nuestras historias galardonadas.

California quiere cambiar eso. La Comisión para el Futuro del Trabajo, convocada por el gobernador demócrata Gavin Newsom que tiene metas de largo alcance para sacar a millones de trabajadores californianos de la pobreza, propuso que más trabajadores estén representados como parte de la solución para frenar la asombrosa brecha salarial del estado. La comisión, que incluyó a líderes laborales y empresariales, afirmó en su informe final publicado a principios de este año que, si bien un título universitario reduce la posibilidad de un trabajo de bajo salario en un 33%, la membresía sindical mejora esas probabilidades en un 39%. Eso podría ser de gran ayuda en un estado donde uno de cada tres hogares con adultos que trabajan tiene dificultades para pagar sus necesidades básicas, mientras que el 2% superior controla el 20% de la riqueza.

La comisión insta a empleadores y empleados a llegar a un acuerdo sobre un nuevo pacto social que fomente empleos de calidad durante la próxima década. Pero primero, eso requiere crear consenso en torno a los principios básicos de dar a los trabajadores una mayor voz, ya sea a través de sindicatos u organizaciones de trabajadores.

Eso no ha sucedido hasta la fecha.

Voces disminuidas

El rápido crecimiento de los empleos tecnológicos altamente calificados y la pérdida de empleos industriales en los mercados laborales mundiales han ampliado significativamente la brecha entre ricos y pobres. Al mismo tiempo, la organización de los trabajadores ha disminuido. La proporción de trabajadores de California en un sindicato ha disminuido constantemente de alrededor del 40% en la década de 1950 al 16% el año pasado.

La participación sindical es especialmente baja en el sector privado, que representa el 84% de la fuerza laboral estatal. Hoy, 1 de cada 10 trabajadores del sector privado pertenece a un sindicato, en comparación con 1 de cada 2 en el sector público.

Sin embargo, estos trabajadores del sector privado son los que más necesitan una voz.

Numerosos informes han documentado el impacto desproporcionado de la pandemia en los trabajadores esenciales, muchos de los cuales son inmigrantes y mujeres de color. Muchos de los trabajadores pobres están empleados en la economía de servicios, como el comercio minorista, la hostelería y el turismo. Ellos son los que fabrican y entregan alimentos, producen y envasan productos, además de limpiar y cuidar de los demás, sin embargo, no pueden hacer frente a sus propias facturas.

Para Reyes, quien trabaja en el Marriott Waterfront, votar sí a un sindicato funcionó para bien. Después de la firma del contrato el 4 de agosto, el salario de Reyes aumentará de $19.80 a $24.30 durante el próximo año. La prima de su seguro médico bajó de 250 dólares al mes a 35 dólares. Se agregaron el seguro dental y la opción de un 401 (k) o planes de pensión a sus beneficios.

Una vista exterior del San Francisco Airport Marriott Waterfront en Burlingname, donde Shirley Reyes trabaja como ama de llaves, el 8 de septiembre de 2021. Dai Sugano / Bay Area News Group

Reyes comenzó a destinar $200 al mes para la matrícula universitaria de su hijo, retrasando sus largos días de trabajo y, su parte favorita, cocinando la cena para su hijo. Aunque Reyes fue despedida por la pandemia, el contrato sindical le dio prioridad para regresar. Cuando la empresa comenzó a recontratar, Reyes fue una de los primeras en regresar.

“Ya no tengo miedo”, dijo Reyes. “Tenemos un contrato ahora. Tenemos seguridad laboral”.

Un grupo de investigadores del MIT encuestó a los trabajadores a nivel nacional en 2017 y descubrió que aproximadamente la mitad de los trabajadores no sindicalizados votarían para unirse a un sindicato. Eso es un aumento del 32% en 1995.

Por supuesto, no todos los trabajadores están de acuerdo.

Sylvia Beltrán, que anteriormente estaba sindicalizada como acomodadora en el SAP Arena en San José y ahora hace fotografía independiente, no busca negociación colectiva. Las cuotas son altas y disfruta de su horario de trabajo independiente sin restricciones por contrato. Algunos se han visto acosados por luchas de poder y escándalos de liderazgo últimamente.

“(Los sindicatos) se sienten más como una corporación”, dijo. “Creo que están más interesados en ganar dinero y menos en los trabajadores”.

Los sindicatos pueden reducir la desigualdad, pero con un costo

Algunos investigadores dicen que la disminución de la afiliación sindical ha contribuido a al menos el 10% de la división de la riqueza, según un estudio de 2018 publicado en The Quarterly Journal of Economics, Henry Farber, profesor de economía de la Universidad de Princeton y coautor del estudio, dijo que debido a que la desigualdad de la riqueza está relacionada con el estancamiento de los salarios que perjudica a los trabajadores con salarios más bajos, los sindicatos pueden actuar como un contrapeso al levantar el fondo a través de salarios y beneficios.

Los trabajadores sindicalizados en California tienen más probabilidades de recibir atención médica a través de su empleador, ganan salarios casi un 13% más altos que los trabajadores no sindicalizados en industrias similares y tienen un 50% más de probabilidades de tener un plan de jubilación patrocinado por el empleador, según un Informe del Centro Laboral de UC Berkeley. Esas ventajas ponen un estimado de $18.5 mil millones anuales en manos de californianos de bajos ingresos, lo que reduce su dependencia de las redes de seguridad pública y ayuda a evitar la pobreza.

Sin embargo, los sindicatos tienen un costo para las empresas, que argumentan que la pérdida de ganancias generará menos empleos y la rigidez de los contratos sindicales dificultará la adaptación al cambio. 

La investigación de los años 90 encontró que la sindicalización ralentiza el ritmo al que una empresa agrega nuevos puestos de trabajo en 4 puntos porcentuales al año. Otro estudio publicado más recientemente en el Quarterly Journal of Economics analizó el valor de mercado de las empresas que cotizan en bolsa antes y después de su sindicalización. Encontró que una victoria en las elecciones sindicales condujo a una disminución de aproximadamente un 10% en el valor de mercado de la empresa. Y, gracias a un mercado laboral ajustado, los salarios han aumentado para los trabajadores en trabajos de ocio y hostelería que suelen pagar menos, a pesar de la baja densidad sindical.

Incluso un miembro de la comisión del Futuro del Trabajo que firmó su nombre en el informe recomendando al estado el “empoderar la voz y la organización de los trabajadores”, señala que los sindicatos no son la única forma de obtener empleos de calidad. Lance Hastings, presidente y director ejecutivo de la Asociación de Tecnología y Fabricantes de California, dice que su organización se enfoca en el desarrollo y la capacitación de la fuerza laboral.

Cuando se trata de la propuesta de la comisión de aumentar la representación sindical para disminuir la desigualdad, Hastings dice: “Donde podamos encontrar el equilibrio y donde eso ayude en la fuerza laboral, todos estamos de acuerdo”. Pero, agrega, la conversación sobre la mejora de la situación de los trabajadores no puede comenzar y terminar simplemente pagando más a todos.

Will Swaim, presidente del California Policy Center, de tendencia derechista, va un paso más allá. En términos generales, dice, el objetivo de un sindicato es simplemente aumentar los salarios de sus miembros a cualquier costo. Y ese costo, en última instancia, se transfiere a todos los californianos que utilizan los productos y servicios que fabrican los miembros del sindicato.

Los acuerdos laborales sindicalizados para proyectos de construcción, por ejemplo, pueden elevar el costo de la vivienda. En 2016, los votantes de Los Ángeles aprobaron un bono de $1.2 mil millones para viviendas para residentes sin hogar. El ayuntamiento requirió que los desarrolladores que construyen más de 65 unidades deben utilizar una fuerza laboral mayoritariamente sindicalizada. El efecto, según una investigación de RAND, una organización de investigación no partidista con sede en Santa Mónica, fue que los proyectos costaron $43,000 adicionales por unidad y desincentivaron a los desarrolladores de proyectos de construcción con más de 65 unidades.

Con base en una simulación, los investigadores estimaron que se habrían construido 800 unidades más si no fuera por el acuerdo laboral.

La ocasión en que las empresas de trabajo y ‘gigs’ (transitorios) no lograron comprometerse

En muchos sentidos, la disputa de California sobre la situación laboral de los trabajadores transitorios ha sido una batalla indirecta para sindicalizar una cosecha emergente de empleos de bajos salarios.

En 2019, cuando los grupos laborales presionaron a California para que clasificara a los trabajadores autónomos como empleados a través de un proyecto de ley, algunos grandes sindicatos, incluidos Service Employees International Union y International Brotherhood of Teamsters, participaron en negociaciones privadas con las empresas de trabajos trasitorios. En un artículo de opinión en San Francisco Chronicle, los ejecutivos de viajes compartidos escribieron que estarían dispuestos a trabajar con los grupos de trabajo y los legisladores en proporcionar algunos beneficios a los conductores, alguna información sobre la remuneración del conductor, y el apoyo a la formación de la asociación de conductores no sindicalizados. Quizás se hubiera parecido a algo como el Independent Driver’s Guild que Uber reconoció en Nueva York, una asociación sin los plenos poderes de un sindicato, que ha enfrentado críticas por ser financiada directamente por Uber.

No estuvo de más sentarse y ver si había cómo llegar a un acuerdo, dice Rome Aloise, secretaria tesorera del Local 853 de Teamsters, quien participó en las negociaciones.

La esperanza, dijo, era asegurar el derecho a negociar colectivamente por los trabajadores y, en última instancia, mejorar sus medios de vida. Pero, agregó, el movimiento sindical en su conjunto insistió en que los trabajadores se conviertan en empleados. Y las empresas “realmente no pudieron llegar al punto” en el que aceptarían que los sindicatos negociaran en nombre de los trabajadores sobre salarios y beneficios, dijo Aloise.

Eso hizo imposible que los Teamsters avanzaran.

También hubo un retroceso dentro de las filas laborales. Algunos argumentaron que los sindicatos no deberían revelar el estatus de empleado de los trabajadores transitorios, establecido bajo un fallo histórico de la Corte Suprema del estado en 2018. Las negociaciones se estancaron.

En septiembre de 2019, la Legislatura aprobó el proyecto de ley y Newsom lo firmó.

Uber, Lyft y otras compañías de trabajos independientes rápidamente pusieron en la boleta electoral en 2020 una medida que eximió a los trabajadores transitorios de la nueva ley y evitó que los conductores se sindicalizaran. Después de que las empresas gastaron $205 millones, casi el 59% de los californianos votaron para aprobar la medida en la boleta electoral. Los conductores, decidieron, seguirían siendo autónomos.

Después de la aprobación de la Proposición 22, el presidente de Lyft, John Zimmer, dijo a los periodistas en Los Angeles Times y el San Francisco Chronicle que la empresa todavía estaba dispuesta a negociar con los trabajadores para aumentar los beneficios para los conductores mientras mantenía su condición de contratista independiente. Zimmer también dijo que estaba abierto a la negociación sectorial, cuando los empleadores y los trabajadores negocian la compensación básica y los estándares de seguridad que cubren a la mayoría o a todos los trabajadores de una industria, no solo a un lugar de trabajo.

El portavoz de Lyft, CJ Macklin, confirmó que sigue siendo la posición de la empresa en la actualidad. “Seguimos abiertos a trabajar con los trabajadores para fortalecer aún más los beneficios y las protecciones para los conductores de manera que también mantengan su independencia y flexibilidad”, escribió Macklin en un comunicado.

La posición de Uber para futuras negociaciones es menos clara. “Uber mantiene su compromiso de mejorar el trabajo independiente, incluidas las políticas de apoyo que brindan acceso a nuevos beneficios al tiempo que protegen la flexibilidad que más valoran los conductores”, escribió Austin Heyworth, portavoz de Uber, en un correo electrónico.

Los líderes sindicales siguen divididos sobre si comprometerse.

Todavía hay dos escuelas de pensamiento dentro del movimiento sindical en el camino a seguir para organizar a los trabajadores transitorios, dice Steve Smith, portavoz de la Federación Laboral de California. Hay un campo que dice, “de ninguna manera, de ninguna manera”, para organizar a los trabajadores sin un estatus legal de ’empleado’, dice Smith. Luego, dice Smith, hay personas que ven la situación actual y dicen: “Estas personas no tienen ninguna protección básica. ¿Cómo podemos darles no solo las protecciones que otros trabajadores tienen por ley, sino también el derecho a organizarse?”.

La Proposición 22 garantizaba algunos beneficios y compensaciones para los conductores, incluidos 30 centavos por milla para gastos y 120% del salario mínimo por sus minutos de “tiempo comprometido” conduciendo pasajeros. Eso podría costar tan solo $5.64 por hora o hasta $27.58 por hora.

El tema de la clasificación de los trabajadores subcontratados aún no ha muerto. A fines de agosto, un juez de la Corte Superior estatal determinó que la medida de la boleta electoral era inconstitucional y no se podía hacer cumplir. El juez señaló que el lenguaje destinado a prohibir a los conductores a sindicalizarse debería considerarse una legislación separada. Una coalición que representa a las empresas de trabajos transitorios se comprometieron a apelar.

Si la Proposición 22 se anula en los tribunales y los trabajadores transitorios pueden sindicalizarse, Smith dice que la organización que ha estado en curso desde la aprobación de la propuesta “se volverá más vigorosa y urgente”. Aún no se ha determinado si los trabajadores estarían dispuestos a regresar a la mesa de negociaciones con las empresas de trabajos transitorios.

La exjefa de personal de Newsom, Ann O’Leary, tuiteó que estas peleas no terminarán realmente hasta que los trabajadores y las empresas alcancen un pacto más amplio para los trabajadores.

Los líderes sindicales se centran en la influencia política

En una soleada mañana de sábado, justo antes de las elecciones revocatorias del 14 de septiembre de Newsom, unos 100 trabajadores sindicalizados se reunieron en un estacionamiento de Oakland, parados en pequeños grupos y charlando mientras un músico tocaba una guitarra y cantaba canciones a favor de la organización. Fue uno de los varios eventos que los sindicatos coordinaron para convocar a votantes.

“Como movimiento sindical, nos enorgullecemos de obtener el voto sindical en grandes números”, dijo a la multitud Liz Shuler, presidenta de la AFL-CIO que había volado desde Washington, DC para el evento. “Necesitamos obtener toda la participación que podamos encontrar en estos últimos cuatro días”.

Los sindicatos que representan a los trabajadores del sector público y privado dieron más de $25.7 millones para contrarrestar el esfuerzo de destitución, más de los $ 20 millones que habían invertido en la lucha de la Prop. 22. Después de que se convocara esa elección a favor de mantener a Newsom, la Federación Laboral de California emitió un comunicado diciendo que los trabajadores completaron más de 20,000 turnos voluntarios para salir a votar.

Dijeron que el voluntariado laboral selló la victoria de Newsom.

At left, Erika Sanchez, a cafeteria worker at Verizon and member of Unite Here Local 2, canvasses homes in San Jose in support of Gov. Gavin Newsom before the recall election, on Sept. 12, 2021. Jesse Bedayn/CalMatters
A la izquierda, Erika Sánchez, una trabajadora de la cafetería de Verizon y miembro de Unite Here Local 2, recorre las casas en San José en apoyo del gobernador Gavin Newsom antes de la elección revocatoria, el 12 de septiembre de 2021. Jesse Bedayn / CalMatters

“Nos gusta decirle a nuestra gente que (en) la mesa de negociaciones, inevitablemente encontrarás un empleador del otro lado que te teme más si tienes el poder político”, dice Art Pulaski, secretario ejecutivo y tesorero del trabajo estatal. federación.

Los sindicatos son una fuerza política importante en California y dedican fondos y horas de voluntariado a sus objetivos políticos. En las carreras legislativas estatales de 2018, por ejemplo, los sindicatos de maestros y los sindicatos de guardias de prisiones se encontraban entre los principales donantes. En este ciclo legislativo, el trabajo contó con una serie de victorias estatales en forma de protecciones en el lugar de empleo para los trabajadores de bodegas y mejores salarios para los trabajadores de la confección. A nivel federal, el trabajo ha hecho de la Ley de protección del derecho de sindicación, o Ley PRO, una prioridad legislativa para facilitar las campañas de sindicalización aumentando las sanciones a las empresas por prácticas laborales injustas y exigiendo que los empleados cubiertos por contratos sindicales paguen sus cuotas.

Pero ha habido un debate dentro de los círculos laborales sobre si los sindicatos están dedicando suficientes recursos para reclutar nuevos miembros y hacer crecer el movimiento sindical. Este debate sobre las prioridades resurgió después del fallecimiento del ex presidente de la AFL-CIO, Richard Trumka, quien se centró más en la defensa política y fomentó relaciones cercanas con las administraciones de Obama y Biden. Los documentos presupuestarios de AFL-CIO filtrados muestran que bajo el mandato de Trumka, la federación laboral más importante de la nación pasó de gastar casi el 30% de su presupuesto en sindicalización al 10%.

En todo California, existe una gran variación en la cantidad de dinero que los sindicatos dedican a reclutar nuevos miembros, dice Pulaski. La federación recomienda que los sindicatos gasten al menos el 20% de su presupuesto anual en la contratación de nuevos miembros, a veces con grandes decepciones.

Hace un par de años, por ejemplo, Tesla rechazó una campaña de sindicalización en su planta de Fremont. El fabricante de automóviles eléctricos prohibió a los trabajadores usar ropa pro-sindical, intentó trasladar a cuatro trabajadores pro-sindicalistas a puestos gerenciales para que ya no pudieran abogar por un sindicato y despidió a un trabajador. Los guardias de seguridad acosaron a los trabajadores repartiendo panfletos sindicales en el estacionamiento. Elon Musk incluso escribió un Tweet, que parecía amenazar con que si los trabajadores se sindicalizaban perderían sus opciones sobre acciones. Nunca hubo elecciones sindicales.

Sin embargo, algunos sindicatos del sector privado han logrado avances en los últimos años. Unite here, un sindicato para trabajadores de servicios, afirma ser el sindicato privado de más rápido crecimiento, expandiendo sus filas en 62,000 desde 2014 a 300,000 en los Estados Unidos y Canadá.

En California, 40,000 trabajadores se volvieron elegibles para sindicalizarse en julio de 2020 cuando los trabajadores de cuidado infantil en el hogar votaron para formar un sindicato bajo el Child Care Providers United (Proveedores de cuidado infantil unidos). Esos trabajadores ganaron su primer contrato aproximadamente un año después, en junio de 2021, que incluyó aumentos de tarifas financiados por el estado y fondos para capacitación.

Amazon: la próxima frontera

Tras una votación fallida para sindicalizar una bodega de Amazon en Alabama, los Teamsters anunciaron una campaña en los centros de distribución de Amazon en todo el país. El sindicato incluso lanzó una nueva división dedicada a organizar el gigante en línea. Su estrategia presionará al segundo empleador más grande del país en todos los frentes: reclutar en las bodegas, aumentar la conciencia pública y apoyarse en aliados políticos.

En California, eso comienza aprovechando a los miembros existentes de Teamsters en lugares de trabajo que no son de Amazon.

Ron Herrera, vicepresidente internacional de la región occidental de Teamsters y secretario-tesorero del Local 396 de Teamsters en el sur de California, comparó la campaña de sindicalización con el acto de morder una ballena para intentar matarla. “Va a ser extremadamente difícil”, dijo. Los Teamsters están reclutando voluntarios de los rangos existentes para ayudar con el alcance de los trabajadores porque las bodegas de Amazon tienen muchos más empleados que las unidades de negociación típicas. Amazon tiene más de 153.000 trabajadores en California, muchos de ellos en bodegas.

La portavoz de Amazon, Maria Boschetti, dijo que los empleados tienen una opción, pero la compañía cree que los sindicatos se interpondrán en el camino.

“Como empresa, no creemos que los sindicatos sean la mejor respuesta para nuestros empleados”, escribió Boschetti en un correo electrónico. “Todos los días capacitamos a las personas para que encuentren formas de mejorar sus trabajos y, cuando lo hagan, queremos hacer esos cambios rápidamente. Ese tipo de mejora continua es más difícil de hacer de manera rápida y ágil con los sindicatos en el medio. Los beneficios de las relaciones directas entre gerentes y empleados no se pueden exagerar: estas relaciones permiten que se escuche la voz de cada empleado, no solo las voces de unos pocos elegidos”.

A warehouse worker sorts packages toward their appropriate shipping area at an Amazon fulfillment center on Nov. 11, 2010. Ross D. Franklin/AP
Un trabajador del almacén clasifica los paquetes hacia su área de envío correspondiente en un centro logístico de Amazon el 11 de noviembre de 2010. Ross D. Franklin / AP

A partir de septiembre, los miembros de Teamsters en todo el Área de la Bahía están siendo capacitados para explorar sus comunidades mientras Amazon compra propiedades en San Francisco, y potencialmente en Richmond, Pleasanton, Gilroy y San José, según Doug Bloch, director político del Teamsters Council 7, que cubre el norte de California y es miembro de la Comisión del Futuro del Trabajo. Los trabajadores están capacitados para hablar con los residentes sobre, en parte, la importancia de sindicalizar las plantas de Amazon y animarlos a llamar a los políticos locales, que votan por nuevas plantas de Amazon.

Los líderes sindicales dicen que el Área de la Bahía, que cuenta con políticos locales comprensivos, será una región importante para montar su campaña. Bloch dijo que los sindicatos presionarán a los miembros del consejo municipal y a los supervisores del condado para que responsabilicen a Amazon, exijan mejores salarios, beneficios e incluso pedirán a la empresa que sea neutral durante una campaña sindical.

“Este es el lugar para llevar la lucha a Amazon”, dijo Bloch, quien espera que los primeros éxitos sindicales aquí comiencen a extenderse hacia el este. Los Teamsters ya están usando una nueva ley estatal que requiere que las bodegas revelen a los trabajadores cualquier cuota o estándar de velocidad de trabajo como evidencia de que los sindicatos benefician a los trabajadores.

Bloch dijo que incluso está abierto a buscar negociaciones sectoriales. A diferencia de la sindicalización, una forma de negociación sectorial podría comenzar con la legislación estatal para designar un consejo designado para negociar salarios y beneficios en nombre de todos los trabajadores de almacén en el estado.

“Todo”, dice, “está sobre la mesa”.

Este artículo es parte del proyecto California Divide, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

_

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Grace covers California’s economy for CalMatters. Previously, she was an editor at the Washington Monthly. She is a graduate of Pomona College.

Jesse Bedayn reports on economic inequality for The Mercury News in San Jose and CalMatters as part of The California Divide project. Before becoming a Report for America corps member, Bedayn studied investigative...