In summary

Las escuelas y los educadores pueden traer alivio a los hermanos latinos mayores al brindar oportunidades educativas para sus estudiantes más vulnerables.

Read this article in English.    

Por Vanessa Delgado, Especial para CalMatters

Vanessa Delgado es una candidata a un doctorado en el Departamento de Sociología de UC Irvine, vdelgad1@uci.edu. Su investigación explora las formas en que los hijos latinos de inmigrantes ayudan a sus padres y familiares a navegar la vida cotidiana en los EE. UU.

Cuando la orden de quedarse en casa entró en vigor, la maestra Andrea Rivera se apresuró a hacer la transición de su material de clase de tercer grado al formato virtual. El aprendizaje en línea no solo estaba afectando a sus estudiantes, sino que como hermana mayor, estaba afectando a su hermana de 14 años y a su hermano de 20 años. 

Andrea ayudó a sus hermanos menores creando cuentas de correo electrónico y Zoom, compartiendo su computadora portátil para que pudieran revisar las presentaciones semanales, guiándolos a través de las tareas y traduciendo las conversaciones entre la maestra de su hermana y su mamá. Incluso antes de la pandemia, Andrea siempre había hecho un esfuerzo adicional para apoyar a sus hermanos. 

Los padres inmigrantes latinos son firmes defensores de la educación de sus hijos; sin embargo, sus limitadas habilidades en el idioma inglés y su falta de familiaridad con el sistema educativo estadounidense pueden crear barreras para ayudar a sus hijos. En algunos casos, los padres luchan por ayudar cuando la educación de sus hijos supera la de ellos. Los padres y los hermanos mayores trabajan juntos para apoyar el logro académico de los parientes más jóvenes mediante el estímulo y los recursos tangibles.  

En el contexto de la educación, una de las principales formas en que los hermanos mayores brindan apoyo es ayudar con las tareas asignadas. Cuando conocí a Andrea por primera vez en 2018, ella compartió que verificaba rutinariamente la tarea de sus hermanos para asegurarse de que se completara correctamente y en su totalidad. Cuando sus hermanos eran pequeños, les brindaba incentivos, como comprarles helados, para animarlos a terminar su tarea. Ella todavía ofrece incentivos. Por ejemplo, recientemente hizo un trato con su hermano: si él saca todas las notas A en este trimestre, ella le conseguirá el tan buscado Nintendo Switch. Otras formas en las que los hermanos mayores ayudan incluyen trabajar con sus padres para elegir una escuela, promover la comprensión de lectura y trabajar con sus hermanos para crear planes para la educación superior. 

Ayudar no siempre es fácil. Muchos hermanos menores no quieren recibir ayuda. Miguel Orozco compartió su tumultuoso viaje hacia la educación superior. Como estudiante universitario de primera generación, luchó con los sentimientos del síndrome del impostor y sintió que la universidad podría no ser para él. Consideró abandonar la escuela hasta que un profesor del departamento de sociología lo convenció de que se quedara.

El profesor se convirtió en un mentor cercano de Miguel y con su ayuda pudo graduarse con honores e inscribirse en un programa de maestría en una universidad cercana. Miguel anima a su hermano menor a ir a la universidad y le promete que será un mentor de apoyo durante todo el proceso. Sin embargo, según Miguel, su hermano no es muy receptivo: “Trato de ayudar, pero no me escucha. Le cuento mi experiencia y lo que tuve que pasar. No quiero que esté peor que yo”. Aunque bien intencionado, la realidad es que no todos los hermanos menores estan interesados en seguir una educación superior o queríen escuchar los consejos no solicitados. 

El apoyo que los hermanos mayores brindan a sus parientes más pequeños es un ejemplo de cómo las familias latinas inmigrantes trabajan juntas para superar las desigualdades en nuestro sistema escolar. La ayuda proviene de un lugar de amor y protección mientras los hermanos mayores buscan colocar a sus hermanos o hermanas menores en un camino de movilidad ascendente. Y, a veces, ayudar puede ser frustrante e hiriente cuando se rechaza el apoyo. 

A medida que continuamos con el aprendizaje en línea en el futuro previsible, los hermanos mayores se verán obligados a dar un paso al frente para complementar la educación de sus hermanos en el hogar, lo que puede incluir comprar o compartir sus computadoras portátiles, decodificar las tareas que no están claras, crear o reelaborar planes educativos, traduciendo en nombre de los padres con el personal de la escuela, complementando el material del curso inaccesible y pagando la factura por un acceso a Internet más sólido y confiable.

Las escuelas y los educadores pueden brindar algo de alivio a los hermanos mayores al brindar oportunidades educativas equitativas para sus estudiantes más vulnerables, incluidos elementos como computadoras portátiles, puntos de acceso a Internet confiables, traductores durante las reuniones de padres y maestros y ejercer compasión cuando los jóvenes tienen dificultades para completar sus tareas escolares. Las escuelas también pueden implementar opciones de tutoría accesibles para los estudiantes que no puedan recibir ayuda en casa. Esto ayudará a que los hermanos mayores no tengan que intervenir todo el tiempo. 


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .