In summary

Las madres que perdieron sus trabajos durante la pandemia siguen asumiendo la mayor parte del cuidado infantil.

Read this article in English.

Antes de la pandemia, Patricia Gutiérrez dejaba a su hijo autista de 8 años en la escuela en San José y a su hijo de 4 años en la guardería todas las mañanas. Después que recogian a su madre, que sufre de Alzheimer, y la llevaran a un centro para personas mayores, Gutiérrez conducía para trabajar como enfermera vocacional con licencia en una escuela para estudiantes con necesidades especiales.

Sin embargo cuando los casos de COVID-19 comenzaron a extenderse por California en marzo y las empresas comenzaron a cerrar, la escuela de su hijo, el centro para personas mayores y la guardería se cerraron. Gutiérrez perdió su trabajo y tuvo que solicitar desempleo. Con dos hijos y una madre en declive en casa, encontrar otro trabajo no era una opción que estuviera a su alcance.

“No había forma que pudiera hacerlo”, indicó.

Ahora, a medida que California vuelve a abrir, las personas se están reincorporando a la fuerza laboral. Pero para madres como Gutiérrez, es posible que la recuperación económica no se produzca hasta que las escuelas vuelvan a funcionar en agosto. En mayo, el empleo entre las mujeres trabajadoras sin hijos casi había regresado a los niveles previos a la pandemia, mientras que las madres con hijos en edad escolar estaban rezagadas en más de un 6%, según un análisis independiente de Misty L. Heggeness, economista principal del Censo de EE. UU. Oficina.

Existe un desequilibrio similar entre hombres y mujeres. Gema Zamarro, economista del Centro para la Investigación de la USC Dornsife Económico y Social,  Encontrado  que las mujeres que viven con una pareja tenían el doble de probabilidades de estar desempleados que los hombres que viven en pareja.

Eso es porque los cierres pandémicos tuvieron un impacto desproporcionado en las madres trabajadoras, dicen los expertos. Christine Beckman, profesora de políticas públicas en la Universidad del Sur de California, se refiere al “andamiaje” que se requiere para criar a los niños: apoyo de abuelos y amigos, programas y deportes extracurriculares, guardería y escuela. Cuando golpeó la pandemia, “Toda esa infraestructura, literalmente desapareció de la noche a la mañana”, declaró.

Las mujeres tuvieron en gran medida que optar por no trabajar . Entre mayo y octubre de 2020, las madres trabajadoras con la responsabilidad exclusiva del cuidado infantil aumentaron del 33% al 45%, mientras que los hombres con la responsabilidad exclusiva del cuidado infantil se mantuvieron alrededor del 10%, según el estudio de Zamarro.

“Fue bastante impactante para las familias darse cuenta que eran solo las personas dentro de sus muros las que tenían que hacer que funcionara”, dijo Beckman, y “hasta que puedan reconstruir ese (andamio), es realmente difícil que vuelvan al lugar de trabajo”.

“Creo que las familias van a tener que funcionar, cojeando hasta que tengamos algunas de las cosas importantes, como el respaldo de la escuela, en funcionamiento”.

Christine Beckman, profesora de políticas públicas en la USC

Para octubre del año pasado, la madre de Gutiérrez se había mudado con la hermana de Gutiérrez en Hawai y mientras tanto ella daba a luz a una bebé. Gutiérrez pasaba sus días separando a sus dos hijos mayores cuando peleaban, calmando a su hijo autista cuando tenía rabietas y apenas durmiendo con su recién nacida lactante.

“Nadie podía venir a visitarme y la iglesia cerró”, dijo, “Empecé a sentirme más ansiosa”. A veces se despertaba presa del pánico.

Gutiérrez está mejor ahora. La mayor está en la escuela de verano tres horas al día y cuida a sus dos menores en casa. La guardería de la que dependía, cerró durante la pandemia y con el peso continuo del cuidado infantil, no regresará a su trabajo anterior ni buscará uno nuevo hasta que abra la escuela.

“El verano siempre fue estresante para los padres que trabajan”, dijo Beckman, pero este verano se cancelaron muchos campamentos o se redujeron su capacidad, los costos de cuidado infantil aumentaron durante la pandemia y las escuelas de verano del Área de la Bahía ya se están llenando. “Creo que las familias tendrán que continuar luchando por sobrevivir en medio de estas desfavorables condiciones,  hasta que tengamos algunos de los elementos indispensables como el respaldo de la escuela, en funcionamiento”, dijo Beckman, “No veo que realmente nada pueda mejorar durante el verano”.

Wendy al-Mukdad, una madre de San Bruno que trabaja como ingeniero de servicios públicos para la Comisión de Servicios Públicos de California evaluando principalmente los esfuerzos de mitigación de incendios forestales, le dijo a su jefe en abril de 2020 que tenía que tomar una decisión temporal para volver a trabajar cuatro horas al día unicamente. Su hijo se estaba quedando atrás en la escuela y al-Mukdad lo ayudó a ponerse al día dándole clases particulares durante seis horas al día.

Wendy al-Mukdad and her 12-year-old son, Yazan, pose for a portrait at their home in San Bruno, on Wednesday, June 23, 2021. Photo by Dai Sugano, Bay Area News Group

En el otoño de 2020, al-Mukdad abrió su casa durante el día a dos de los amigos de su hijo cuyas madres aún trabajaban en persona y luchaban por ayudar a sus hijos en la escuela. En una gran pizarra, al-Mukdad, que había regresado a trabajar a tiempo completo, escribió los horarios de los tres niños y puso las alarmas durante cinco minutos antes de cada clase. Cuando sonaron las alarmas mientras estaba en reuniones o dando una presentación, se excusó para preparar a los chicos. Para mantenerse al día, al-Mukdad trabajó hasta las 10 de la noche y los fines de semana.

Aún así, dijo al-Mukdad, “sé que muchas personas no tenían la capacidad de hacer lo que yo hice”.

En enero, después de que el trabajo seguía chocando con la alimentación, la tutoría y el mantenimiento de la concentración de los niños, al-Mukdad decidió tomarse seis meses de vacaciones acumuladas en parte para mantener a los niños a tiempo completo. Regresará al trabajo cuando se reanuden las clases en agosto.

Beckman había esperado que COVID-19 iluminara el desequilibrio de género en el cuidado infantil en el hogar. “No fue así”, dijo. “Los datos realmente mostraron que las mujeres seguían trabajando el doble que los hombres en casa.

“Si la pandemia no nos llevó a repensar esos roles de género y expectativas de género para las tareas del hogar”, dijo Beckman, “no sé qué más podría hacerlo”.

Este artículo es parte de la California Divide, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .

Jesse Bedayn reports on economic inequality for The Mercury News in San Jose and CalMatters as part of The California Divide project. Before becoming a Report for America corps member, Bedayn studied investigative...