En resumen

LasLas universidades tribales brindan educación culturalmente relevante para los estudiantes nativos. Pero en California, enfrentan una batalla cuesta arriba debido a la falta de financiamiento y un largo proceso de acreditación.

Read this article in English.

Se suponía que Victoria Chubb estudiaría fotografía en una universidad en Nuevo México después de graduarse de la escuela secundaria en el condado de Riverside, pero tenía miedo de estar lejos de casa. 

“Realmente me acobardé para dejar mi reserva y salir de California”, dijo Chubb, miembro de la Morongo Band of Mission Indians. 

Trató de volver a la escuela de arte en San Bernardino unos años más tarde, pero tuvo que dejar nuevamente sus estudios para cuidar a su madre que estaba enferma. 

Dieciocho años después, Chubb, ahora de 36 años, asiste a un colegio tribal, California Indian Nations College, o CINC, en Palm Desert, uno de los tres fundados recientemente en California. Ella está prosperando allí como estudiante de artes liberales y planea terminar un título de asociado antes de transferirse a una universidad de cuatro años.

Victoria Chubb, estudiante de California Indian Nations College, fotografiada en la reserva india de Morongo el 30 de diciembre de 2020. Chubb, de 36 años, aplazó la universidad dos veces antes de aterrizar en la escuela. Foto de Joyce Nugent para el CalMatters Red de Periodismo Universitario

Los partidarios de las nuevas universidades tribales de California esperan poder ayudar a más estudiantes nativos americanos como Chubb a regresar a la educación superior, o evitar que abandonen la escuela en primer lugar.

Los estudiantes nativos tienen la mayor tasa de abandono de la escuela secundaria y la tasa más baja de asistencia a la universidad de cualquier grupo racial en California. Obligaciones familiares y sentimientos de aislamiento dentro de las universidades convencionales son solo algunas de las barreras que los estudiantes nativos deben superar para acceder a la educación superior. También existe una relación complicada entre las comunidades nativas y las universidades públicas que se basaron en tierra robada a los nativos.

El trauma persistente se remonta a la asimilación forzada de los niños nativos en los internados, un legado oscuro que es solo una generación para algunas familias. 

Durante la pandemia, la matrícula de estudiantes nativos se ha hundido aún más, especialmente en los colegios comunitarios, según la Cámara de Compensación Nacional de Investigaciones Estudiantiles.

Los defensores dicen que crear más universidades tribales es una forma de contrarrestar estas tendencias, y los resultados iniciales de las tres universidades emergentes en California son prometedores. En CINC en Palm Desert y Kumeyaay Community College en El Cajon, la inscripción se mantuvo estable o aumentó durante la pandemia. Una tercera universidad tribal en Woodland, California Tribal College, abrirá sus puertas a los estudiantes en el otoño de 2021.

“Los colegios y universidades tribales son diferentes a las universidades y colegios públicos”, dijo Robert Przeklasa, ex director académico del CINC que recientemente dejó el colegio para trabajar para una organización sin fines de lucro. “Hay un sentido de pertenencia, un sentido de identidad, un sentido de tranquilidad que los estudiantes terminan sintiendo”. 

Estudios han mostrado que los estudiantes nativos que se transfieren a una universidad de cuatro años desde una universidad tribal tienen más probabilidades de obtener un título. El Centro para la participación de universidades comunitarias descubrió que el 88% de los estudiantes nativos que asisten a una universidad tribal dicen sentir un sentimiento de pertenencia al campus que contrasta con el sentido de invisibilidad y falta de comunidad.

“He visto a muchas personas matriculadas que no creo que se hubieran matriculado en un colegio comunitario normal”.

Victoria Chubb, estudiante en el Colegio de Naciones Indias de California

En la familia de Chubb, ninguno de sus padres obtuvo un título universitario, pero hoy la educación superior se ha convertido en un asunto familiar. Contando con los dedos, Chubb repasa una larga lista de hermanas, primas y sobrinas que han seguido sus pasos en el CINC. 

“He visto a muchas personas inscritas que no creo que se hubieran inscrito en un colegio comunitario normal”, dijo.  

Existe una demanda urgente de este tipo de educación en un estado donde 330,000 californianos pertenecen a una tribu reconocida a nivel federal, dicen los defensores de las universidades tribales. 

“Hay mucha necesidad de educación superior en la población indígena de California”, dijo Przeklasa. “Creo que una universidad tribal es una forma de ayudar a cerrar esas brechas de equidad”.

Aún así, las nuevas universidades tribales enfrentan una batalla cuesta arriba debido al tiempo y los costos asociados con la acreditación. Además, las universidades tienen que recaudar fondos para cubrir los costos operativos porque actualmente no hay dólares federales o estatales disponibles para la educación superior. 

‘Había un lugar para mí’

Los indios americanos y los nativos de Alaska representan menos del 1% de los estudiantes en los sistemas de la Universidad de California y la Universidad Estatal de California, en comparación con alrededor 1.6% de la población de California, según el censo de EE. UU. 

La mayoría de los estudiantes nativos que van a la universidad en California se inscriben en colegios comunitarios. Durante la pandemia, la inscripción de nativos en todo el sistema de colegios comunitarios de California se redujo en más de un 22%, según los funcionarios del sistema. 

Pero en CINC, que fue creado por Twenty-Nine Palms Band of Mission Indians en asociación con el College of the Desert, la inscripción de estudiantes aumentó en un 10% de 2020 a 2021. Más de 180 estudiantes de más de 50 tribus han asistido a la universidad desde entonces. CINC comenzó a ofrecer clases en 2018 y celebró su primera ceremonia de graduación el pasado mes de junio, en la cual cinco estudiantes obtuvieron sus títulos de asociado.

CINC se enfoca en elevar la identidad de los estudiantes a través de clases culturalmente relevantes, como las de Cahuilla, un idioma hablado por varias tribus en todo el Valle de Coachella. Eso atrae a estudiantes que quizás no se sientan cómodos en las universidades públicas. 

“Nunca me gustó la escuela, aunque era buena en eso”, dijo Rebecca Waters, prima de Chubb, también miembro de la tribu Morongo de Indios Misioneros. Pero como estudiante en CINC, “me encanta ir a la universidad”, dijo.

En El Cajon, el Colegio Comunitario de Kumeyaay comenzó a ofrecer un programa de asociado acreditado a través de Cuyamaca Community College en 2018.

La universidad se centra en el idioma, las artes, la cultura, la historia de Kumeyaay y otras materias como la etnoecología, el estudio de la relación entre un ecosistema y un grupo de personas.

“Queremos revertir el pasado. Queremos enseñar nuestra cultura y queremos enseñar nuestra historia”, dijo el presidente Stan Rodríguez, miembro de la Banda Kumeyaay Santa Ysabel de la Nación Iipay.

En los cursos de idioma de Kumeyaay, los estudiantes se comunican con hablantes de Kumeyaay de ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México y, en tiempos no Covid, viajan a Baja California para visitar el sitio de la historia de la creación de la tribu. De las aproximadamente 4,600 personas Kumeyaay en 16 comunidades en el sur de California y México, alrededor de 41 hablan el idioma, dijo Rodríguez.

“Queremos revertir el pasado. Queremos enseñar nuestra cultura y queremos enseñar nuestra historia”.

Stan Rodríguez, presidente del Colegio Comunitario de Kumeyaay

Raymond Martinez, un Kumeyaay de 20 años de edad y miembro de la tribu Kumeyaay Santa Ysabel de la Nación Iipay en el condado de San Diego, dijo que estudia Kumeyaay para transmitir el idioma a las generaciones futuras.

“Quería aprender más sobre mi gente y lo que corre en mi sangre”, dijo. “Es muy importante para mí porque eso es lo que soy como persona; es mi identidad”.

La inscripción en Kumeyaay Community College se ha mantenido estable durante la pandemia, con 122 estudiantes inscritos en el otoño de 2020 en comparación con 126 en el otoño de 2019, dijo Rodríguez. 

La diferencia entre una universidad convencional y una tribal fue sorprendente para Roseanne Rosenthal, una descendiente de la tribu Piro-Manso-Tewa. Siempre soñó con ir a la universidad. Pero después de que su madre murió cuando ella tenía 12 años, abandonó la escuela secundaria. 

Finalmente obtuvo su GED y comenzó a estudiar psicología y estudios nativos americanos en UC Riverside a los 56 años. Pero también tomó una clase de estudios étnicos en CINC. Allí, vio a profesores que se parecían a ella, una rareza para los estudiantes nativos en las universidades convencionales. (Los profesores nativos representan menos del 1% de los instructores tanto en la Universidad de California como en la Universidad Estatal de California).

“Había un lugar para mí. Sentí que al menos podía tener una oportunidad aquí”, dijo Rosenthal. Ahora está terminando un programa de doctorado en antropología con un enfoque en los sistemas de salud de los nativos americanos.

Nacido de un movimiento, basado en la cultura nativa

Las universidades tribales no son una idea nueva en California. Fundada en 1971, la Universidad Deganawidah-Quetzalcoatl, la primera y única universidad tribal acreditada de California, fue una de las primeras seis universidades de este tipo en los Estados Unidos. El nombre de la universidad fue abreviado a DQ porque se refiere a Deganawidah, el fundador de la Confederación Iroquois, y Quetzalcoatl, una deidad azteca, fuera de un contexto ceremonial, fue considerado sacrílego. Nacido del Movimiento Indígena Americano a finales de la década de 1960, era una universidad intertribal, en lugar de estar constituida por una sola tribu.

Imagen de archivo de un mural en la Universidad DQ. Foto cortesía de Tribal College Journal

Rodríguez, el presidente de Kumeyaay Community College, se inscribió como estudiante allí a finales de la década de 1970. A la edad de 17 años, tomó un autobús Greyhound desde el sur de California hasta Davis. 

“Recuerdo que tenía una bolsa de lona”, dijo. “Estaba listo para ser estudiante y caminé por este hermoso campus, UC Davis y pensé que era DQ University”. 

Cuando se dio cuenta de que estaba en el lugar equivocado, detuvo un taxi y le pidió al conductor que lo llevara a DQ, al oeste de Davis, aproximadamente a 10 millas de distancia por tierras de cultivo onduladas. Condujeron hasta un lugar lleno de edificios militares, ubicado en el sitio de una antigua base de telecomunicaciones del ejército. 

“Vi este lugar con todos estos murales, una cerca de alambre de púas alrededor. Y pensé: ‘Este lugar parece una prisión’”, comentó Rodríguez. 

A pesar de la arquitectura espartana, Rodríguez dijo que su carrera de toda la vida como educador indígena nació en DQ. 

“Recuerdo que todas las semanas honrabamos nuestras raíces indígenas… honrbamos a nuestros ancestros. Y también se hizo hincapié en que debíamos poder hablar por nosotros mismos. Necesitábamos poder navegar en ambos mundos, pero necesitábamos estar conectados a la tierra culturalmente”, concluyó. 

DQ no era elegible para ningún financiamiento federal hasta que el Congreso aprobó la Ley de Asistencia de Universidades Controladas Tribalmente en 1978, pero incluso entonces, la universidad tuvo problemas financieros. En 2005, la universidad perdió su acreditación y tuvo que cerrar. 

El cartel de la Universidad DQ permanece en pie a lo largo de Country Road 31 en el condado de Yolo. La universidad está cerrada desde 2005. Foto de Anne Wernikoff tomada el 21 de enero de 2021. CalMatters.

Sobrevivir a través de asociaciones de colegios comunitarios

Actualmente hay 35 colegios y universidades tribales totalmente acreditados en los Estados Unidos, la mayoría ubicados en el suroeste y los estados de las llanuras. 

La acreditación puede ser lenta y costosa, porque las universidades tienen que pagar la factura de las visitas al sitio y las tarifas, así como invertir en las mejoras que requiera el acreditador. Por lo tanto, las universidades tribales a menudo se asocian con instituciones de educación superior convencionales, “tomando prestada” su capacidad para otorgar títulos mientras trabajan en la creación de capacidad y obtienen la designación ellos mismos, dijo Cheryl Crazy Bull, ciudadana de la tribu Sicangu Lakota y presidenta de la organización sin fines de lucro American Indian Fondo universitario. 

Al mismo tiempo, puede ser un desafío satisfacer tanto las demandas de las agencias de acreditación como las necesidades culturales de los estudiantes, especialmente antes de que las universidades tribales puedan operar de forma independiente. Kumeyaay ha podido desarrollar su propio plan de estudios porque su asociación con Cuyamaca existe desde hace más de 15 años. 

Pero debido a que se necesitan años para que se aprueben nuevos cursos, el CINC solo puede ofrecer las clases que figuran en el catálogo de cursos de su universidad asociada, dijo Joshua Cárdenas, coordinador académico e instructor de historia en el CINC. Aunque el CINC está trabajando con College of the Desert para desarrollar su propio plan de estudios, por el momento, el departamento de historia donde enseña Cárdenas solo ofrece un curso enfocado en los nativos, dijo. 

Los profesores han tenido que ser creativos para asegurarse de que están entregando el contenido del curso que afirma las identidades de sus estudiantes nativos. Para un curso sobre medios de comunicación, pudieron traer oradores invitados nativos que trabajan en las industrias de los medios de comunicación y el cine. 

“Realmente tenemos que trabajar mucho en este momento solo para sobrevivir en este período de limbo”, dijo Cárdenas. 

Las nuevas universidades tribales enfrentan un ‘Catch-22’ en financiamiento

Si bien las universidades tribales están bien posicionadas para apoyar a los estudiantes nativos, el financiamiento para los nuevos es precario ya que las comunidades nativas enfrentan las consecuencias económicas de la pandemia. 

Las universidades tribales no acreditadas actualmente no son elegibles para ningún financiamiento educativo estatal o federal, incluidos los fondos de ayuda COVID-19. Eso incluye $600 millones para instituciones que atienden a minorías que el presidente Joe Biden incluyó recientemente en su propuesta de presupuesto de educación para 2022. 

Eso significa que las nuevas universidades tribales a menudo tienen que depender de la financiación de las tribus y otras donaciones privadas. California Tribal College, por ejemplo, recibió recientemente una donación de $50,000 de un donante privado en el condado de Yolo que se utilizará para ayudar a brindar tecnología a sus estudiantes, dijo la directora Juliet Maestas, miembro inscrita de la tribu Hoopa Valley. 

Las tribus y reservaciones en California también son mucho más pequeñas que muchas de sus contrapartes en otros estados, lo que dificulta que una sola tribu constituya y patrocine una universidad. Durante la pandemia, las comunidades tribales han perdido ingresos dado que no están recibiendo turismo. Al mismo tiempo, la acreditación es cara.

“Es realmente este Catch-22”, dijo Przeklasa. “No se puede obtener ningún financiamiento hasta que esté acreditado, pero necesita fondos para obtener la acreditación”.

“No se puede obtener ningún financiamiento hasta que esté acreditado, pero necesita fondos para obtener la acreditación”.

Robert Przeklasa, ex director académico del Colegio de Naciones Indias de California

Incluso después de que las universidades tribales reciben la acreditación, no son elegibles para recibir fondos federales dirigidos a dichas universidades a menos que más del 50% de sus estudiantes estén inscritos en tribus reconocidas a nivel federal. 

“Cuando estás en una área más poblada, mantener ese 50% o más es desafiante”, dijo Crazy Bull, del American Indian College Fund. 

A principios de abril, los administradores de CINC estaban preocupados de tener que cerrar sus puertas al final del verano después de anticipar una disminución del 80% en su presupuesto operativo, declaró Przeklasa. 

Twenty-Nine Palms Band of Mission Indians donó $500,000 a CINC, una fracción de los $3 millones necesarios para el otoño, y está pidiendo a otros que igualen la inversión. A fines de julio, Morongo Band of Mission Indians donó $100,000 adicionales, y College of the Desert se ofreció a pagar los costos de instrucción de los adjuntos de CINC para el año académico 2021-2022. 

Incluso antes de la pandemia, CINC ya operaba con un presupuesto ajustado de menos de $2 millones, cubriendo los salarios de ocho miembros del personal y apoyando a 50 estudiantes, que no pagan ninguna matrícula debido al estado de acreditación de la universidad. 

Przeklasa dijo que la inversión de Twenty-Nine Palms ayudará a que la universidad permanezca abierta en el otoño, pero se requieren fondos a largo plazo para mantenerla. 

“Va a requerir una especie de coalición de tribus que se unan para financiar estos esfuerzos”, dijo Przeklasa. 

Las tres universidades están trabajando juntas para cabildear por el apoyo federal y estatal para las nuevas instituciones tribales en California, pero esos esfuerzos están en su infancia. California es un estado grande, dijo Przeklasa, y “realmente requeriría más de una universidad tribal para servir a la población”.

Chubb, la estudiante de CINC, dice que planea usar su título de asociado como un trampolín para obtener una licenciatura en estudios de museos o historia del arte. Actualmente se desempeña como miembro de la junta ejecutiva del Museo Morongo Malki, que se dedica a preservar la historia y la cultura de las comunidades nativas americanas en el sur de California. 

Victoria Chubb, en el centro, con su prima, Rebecca Waters, a la izquierda, y su sobrina Robyn Johnson, fotografiadas en la Reserva Indígena Morongo el 30 de diciembre de 2020. Las tres son estudiantes actuales en el California Indians Nations College y esperan transferirse a la universidad después de completar un título de asociado. Foto de Joyce Nugent para el CalMatters Red de Periodismo Universitario.

Chubb continúa animando a otros miembros de su comunidad a que tomen al menos una clase en CINC.  

“Eso pone el pie en la puerta, y luego quieren tomar otra clase y otra clase”, dijo Chubb. “Y el siguiente paso es que podemos tener gente más educada y regresar a la reserva y usar las habilidades y conocimientos que aprendieron. Eso es lo que planeo hacer: usar esto en beneficio de mi gente”.

_

Hall es un pasante en el CalMatters College Journalism Network, una colaboración entre CalMatters y estudiantes de periodismo de todo California. Joyce Nugent contribuyó con el reportaje. Esta historia y otra cobertura de educación superior son apoyadas por College Futures Foundation. 

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Emma Hall is an intern for the CalMatters College Journalism Network. Currently, at Sacramento State, she is studying journalism with a minor in ethnic studies. Hall’s background is in diversity and...

Charlotte West is a reporting coach and training coordinator with CalMatters' College Journalism Network. Her work on education, justice and politics has appeared in national publications such as The Hechinger...