En resumen

Más de 5,300 personas con COVID-19 fueron hospitalizadas en California el domingo, casi el doble que dos semanas antes.

Read this article in English

Impulsados por la variante delta y un gran número de personas no vacunadas, los pacientes de COVID-19 están inundando los hospitales de California a un ritmo no visto desde el aumento repentino del invierno pasado.

Las hospitalizaciones en todo el estado casi se han duplicado en las últimas dos semanas: 5,358 personas fueron hospitalizados con la enfermedad el domingo, en comparación con 2,781 el 24 de julio.

Los condados de Tuolumne, Lake, Butte, Tulare, Santa Cruz y San Luis Obispo experimentaron un aumento del 200% o más en el número promedio de hospitalizaciones de 7 días entre el 24 de julio y el 7 de agosto, según un análisis de CalMatters. Pero los hospitales de todos los condados de California están experimentando oleadas preocupantes.

En el condado de Santa Cruz, las hospitalizaciones por COVID-19 aumentaron de 3 a 14 pacientes en las últimas dos semanas. El condado informó el lunes sus dos primeras muertes atribuidas al virus desde mayo, ambos pacientes de 70 años. La gran mayoría de los pacientes hospitalizados no están vacunados, dijo la Dra. Gail Newel, oficial de salud del condado.

Interactive graphic
Load interactive graphic

El Dr. Michael Vollmer, de Kaiser Permanente, dijo que veía el aumento cuando las tasas de hospitalización “se duplicaron y volvieron a duplicarse” en el sistema masivo de atención médica.

“Obviamente es frustrante”, dijo Vollmer, un especialista en enfermedades infecciosas y epidemiólogo regional de la región del norte de California de Kaiser Permante. “Si hemos aprendido algo, es que tenemos que ser humildes durante esta pandemia”.

Los casos nuevos se han disparado particularmente en los hospitales de comunidades con tasas de vacunación más bajas, dijo Vollmer, y los pacientes se están volviendo más jóvenes, ya que muchos californianos mayores han sido vacunados.

Si continúan las tendencias actuales, los funcionarios de salud pública dijeron que es posible que los hospitales tengan que cancelar una vez más las cirugías electivas y tomar otras medidas, como acelerar la selección de pacientes para evitar cierres temporales de salas de emergencia abarrotadas.

Kaiser Permanente ya ha pospuesto una pequeña cantidad de cirugías electivas según la cantidad de pacientes y el personal, pero no lo ha hecho en todo el sistema, dijo Vollmer.

Del Norte, el condado más septentrional del estado, que ya tiene unidades mínimas de cuidados intensivos para empezar, no tenía camas de UCI disponibles hasta el domingo, según mostraron los datos estatales. El condado alberga a unas 28,000 personas.

Los condados de Yuba, Tuolumne y Placer en el Valle Central tienen las hospitalizaciones per cápita más altas. (El análisis de CalMatters excluye los condados con menos de 50,000 habitantes, como Del Norte y Amador, debido a su pequeño tamaño de muestra).

“Nuestro personal está desanimado al ver que nuestra comunidad está capeando otro aumento de COVID-19, especialmente porque las vacunas que podrían haber evitado este aumento en las hospitalizaciones están ampliamente disponibles”, dijo un portavoz de Adventist Health Sonora en el condado de Tuolumne en un correo electrónico el lunes.

“Es cierto que el personal de Adventist Health Sonora está agotado, después de haber ido más allá en los últimos 17 meses de respuesta pandémica de primera línea, pero siguen bien preparados para cuidar de nuestra comunidad, con abundantes suministros y experiencia adquirida en el transcurso del pandemia.”

Newel dijo que a ella también le preocupan los agotados trabajadores del hospital que recién estaban comenzando a tomarse el tiempo libre que tanto necesitaban este verano.

“La disponibilidad de personal no está en los niveles óptimos en ninguno de los hospitales (en el condado). Estamos observando la situación de cerca ”, dijo.

En una carta la semana pasada, el Dr. Carl Schultz, director médico de servicios de emergencia del condado de Orange, dijo a los hospitales locales que estaban cerrando sus salas de emergencia durante demasiado tiempo, lo que obligaba a las ambulancias a conducir en busca de una cama abierta. Cinco hospitales cerraron sus salas de emergencia por más de una hora en un solo período de 24 horas. “Esto no es sostenible”, escribió.

La tasa de hospitalizaciones per cápita de California, que aumentó de aproximadamente 7 por cada 100,000 personas hace dos semanas a aproximadamente 14 ahora, es sustancialmente más baja que la tasa nacional de 19 por cada 100,000. Pero es más alta que la tasa en 29 estados, incluidos Nueva York, Michigan y Ohio.

“Si podemos hacer que las personas usen mascarillas en interiores, se hagan la prueba cuando se sientan enfermas y enfatizar en la vacunación … deberíamos ver el pico de hospitalizaciones durante las próximas dos semanas”. 

DR. MICHAEL VOLLMER, KAISER PERMANENTE NORCAL

En el condado de Los Ángeles, el promedio de 7 días se ha duplicado, llegando a 1,326 personas hospitalizadas el domingo.

Amador, en la región de Sierra Nevada, tiene una tasa de hospitalización similar a su pico del pasado mes de diciembre. 

Más de la mitad de los casos corresponden a personas menores de 50 años, y el paciente más joven tiene 30 años, dijeron funcionarios del condado en un comunicado de prensa la semana pasada.

En el condado de Yuba, que recibe pacientes de condados vecinos más pequeños que no tienen sus propios hospitales, la tasa de hospitalización era de 46.1 por cada 100,000 personas hasta el domingo. Fue el segundo más alto del estado, disparándose un 81% en dos semanas.

Los funcionarios de salud dijeron que el repunte se debe a que más personas viajan y socializan después de la reapertura del estado el 15 de junio. Las infecciones recientes en el condado de Yuba se remontan a reuniones en las que la mayoría de los participantes estaban desenmascarados y sin vacunar, según Meghan Marshall, subdirectora de Salud y Servicios Humanos del condado.

Si bien los casos y las hospitalizaciones están aumentando en esta cuarta ola, las muertes se han mantenido en su mayoría estables.

El viernes, 33 personas murieron por COVID en California, según funcionarios estatales. El promedio de 7 días fue de 0.04 muertes por cada 100,000 personas el domingo, similar a hace aproximadamente un mes.

“Si podemos hacer que las personas se cubran con mascarillas en interiores, se hagan la prueba cuando se sientan enfermas y enfatizar en la vacunación, si la gente hace estas cosas por un poco más de tiempo, deberíamos ver el pico de hospitalizaciones durante la próxima semana o dos”, dijo Vollmer. “Ya veremos.”

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Barbara Feder Ostrov

Barbara Feder Ostrov, Contributing Writer for CalMatters, has reported on medicine and health policy for more than 15 years. She most recently covered California and national health issues for Kaiser Health...

Ana is a Sacramento-based health reporter. She joined CalMatters in 2020 after four years at Kaiser Health News, where she covered California health care and policy. She started her reporting career at...