En resumen

Los incendios forestales que arrasan California podrían afectar la campaña de destitución dirigida al gobernador Gavin Newsom, cuyas políticas de manejo de incendios han sido erráticas.

Read this article in English

En esta era de política súper polarizada, incluso las funciones más básicas del gobierno se convierten en puntos de conflicto, y en California eso incluye la gestión de la creciente amenaza de incendios forestales.

A medida que una nueva ola de incendios forestales azota California, incluido el inmenso incendio Dixie que ya ha ennegrecido casi 600,000 acres en el noreste de California, es uno de los muchos factores que afectan la posible revocatoria del gobernador Gavin Newsom.

En incendios forestales, como en otros temas, el historial de Newsom ha sido errático.

En su primer día como gobernador, Newsom declaró una nueva política amplia dirigida a la prevención en lugar de simplemente suprimir los incendios forestales a medida que ocurren.

“Todos ya están hartos”, dijo Newsom, y agregó que el enfoque del estado “tiene que cambiar fundamentalmente”.

Newsom dijo que el estado limpiaría la maleza y los bosques angostos con quemaduras prescritas y otras técnicas, así emulando cómo la naturaleza y los americanos indígenas lidiaron con incendios durante incontables eones.

Su nueva política ganó el aplauso de científicos quienes habían argumentado durante mucho tiempo que la supresión permitía que se acumulara demasiado combustible, lo cual provocaba incendios futuros a ser más frecuentes e intensos.

Newsom también alineaba al estado con una política del U.S. Forest Service de permitir que incendios pequeños continúen ardiendo para reducir el combustible, denominada “administrar los incendios para el beneficio de los recursos”.

Sin embargo, lo que parecía ser una nueva política estatal innovadora se convirtió en una vergüenza cuando Capitol Public Radio informó en junio que Newsom había exagerado enormemente lo que el estado había hecho durante los dos años anteriores.

La investigación del Capitol Public Radio “encontró que Newsom exageró, en un asombroso 690%, la cantidad de acres tratados con roturas de combustible y quemaduras prescritas en los mismos proyectos forestales que, según dijo, debían priorizarse para proteger a las comunidades más vulnerables del estado. Newsom ha afirmado que 35 ‘proyectos prioritarios’ llevados a cabo como resultado de su orden ejecutiva dieron como resultado trabajos de prevención de incendios en 90,000 acres. Pero los propios datos del estado muestran que el número real es 11,399.

“En general, la respuesta de California ha fallado bajo Newsom”, continuó el informe. “Después de un salto inicial durante su primer año en el cargo, los datos … muestran que la producción de reducción de combustible de CalFire se redujo a la mitad en 2020, a niveles por debajo del último año en el cargo del gobernador Jerry Brown. Al mismo tiempo, Newsom recortó aproximadamente $150 millones del presupuesto de prevención de incendios forestales de CalFire”.

El jefe de CalFire, Thom Porter, cargó con la culpa y dijo que su agencia proporcionó los datos erróneos promocionados por Newsom —como es costumbre cuando estallan las vergüenzas políticas.

A un mes del informe de Capitol Public Radio, y mientras arden múltiples incendios, Newsom y otros gobernadores del oeste le suplicaron al presidente Joe Biden que abandone las políticas de permitir a incendios arder del Forest Service y aumentar la represión.

Newsom citó el incendio Tamarack al sur de Lake Tahoe que el Forest Service había monitoreado pero no suprimido. Después de arder lentamente durante 12 días, estalló en un masivo incendio forestal que destruyó decenas de estructuras.

Newsom culpó a la política del Forest Service, que “con demasiada frecuencia es esperar y ver”, por permitir que se propague el incendio de Tamarack.

“Necesitamos su ayuda para cambiar la cultura en términos de las estrategias de represión en este clima para literal y figurativamente ser más agresivos en estos incendios federales”, dijo Newsom a Biden.

A los pocos días, el jefe del Forest Service, Randy Moore, declaró una “crisis nacional”, suspendió la política de monitoreo, en lugar de suprimir, incendios pequeños y prometió intensificar los esfuerzos de extinción de incendios.

El cambio de política ha generado críticas de los mismos científicos que elogiaron al Forest Service y Newsom por enfatizar la resistencia a largo plazo.

Si bien esas políticas tienen sentido a largo plazo, cuando se producen incendios forestales, políticos como Newsom y Biden saben que el público quiere que se extingan lo antes posible, e ignoran esa actitud bajo su propio riesgo.

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español.

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Dan Walters has been a journalist for nearly 60 years, spending all but a few of those years working for California newspapers. He began his professional career in 1960, at age 16, at the Humboldt Times...