En resumen

Algunos padres se ven obligados a decidir entre arriesgarse a enviar a sus hijos con discapacidades a la escuela y satisfacer todas sus necesidades o mantenerlos en casa y perder sus servicios de educación especial

Read this article in English

El año escolar en el Distrito Escolar Unificado de Duarte, a 20 millas al este de Los Ángeles, comenzó hace un mes, pero Brady, Ellie y Jack Fitzgibbons aún no han recibido instrucción de sus maestros.

Los trillizos de 13 años están en el espectro del autismo, y su madre Julie Fitzgibbons no se sentía segura enviándolos a la escuela porque dudaba que sus hijos mantuvieran sus cubrebocas puestos todo el día. 

“Luchan con el cubrebocas. No podrán estar en una clase con 36 niños con cubrebocas”, dijo Fitzgibbons. “La comunicación es importante para los niños autistas. No pueden hablar con las mascarillas puestas”.

Pero el distrito ha retrasado las adaptaciones para sus discapacidades a través del estudio independiente, la única opción para el aprendizaje remoto este año. Hasta ahora, los trillizos han perdido cuatro semanas de instrucción. 

En todo el estado, otros padres están siendo colocados en una posición similar después de más de un año de aprendizaje a distancia durante el cual los estudiantes con discapacidades se retrasaron de manera desproporcionada. Mientras tanto, los legisladores que diseñaron las recientemente aprobadas leyes de estudio independiente dicen que esta forma de aprendizaje remoto podría no satisfacer las necesidades de todos los estudiantes.

El año pasado, las escuelas públicas de California ofrecieron instrucción remota a través de enseñanza a distancia en respuesta a la pandemia de coronavirus. Se pidió a los maestros que brindaran “interacción diaria en vivo”. 

Este año escolar, con vacunas disponibles para adultos y niños mayores de 12 años, se espera que todos los estudiantes regresen a clases presenciales. Los padres que quieran que sus hijos sigan aprendiendo virtualmente deben presentar una solicitud en su distrito para un estudio independiente, una opción anterior a la pandemia destinada principalmente a casos especiales como atletas viajeros o niños actores. 

La situación es aún más complicada para los padres de alumnos con discapacidad. Esos padres trabajan con los distritos para crear lo que se llama un programa de educación individualizado para sus hijos. Estos programas no están configurados para el aprendizaje a distancia. 

De ahí el dilema de Julie Fitzgibbons. 

Al comienzo del año escolar, Fitzgibbons le pidió al distrito que colocara a sus trillizos en un estudio independiente. Sin embargo, el distrito dijo que la instrucción virtual era incompatible con las necesidades de los trillizos y los servicios que requieren.

Algunos educadores en todo el estado dicen que incluso si pueden brindar servicios de educación especial a través del estudio independiente, son totalmente inadecuados.

Brady se toma un descanso de hacer sus tareas escolares y mira videos educativos en una tableta en Monrovia el 15 de septiembre de 2021. “No hay forma de que con tres niños en casa pudiera haber estado en todas las habitaciones”, dijo Julie Fitzgibbons, quien expresó alivio con tener terapeutas conductuales en casa. Foto de Pablo Unzueta para CalMatters.
Julie Fitzgibbons, la madre de trillizos que padecen autismo, intenta que su hijo, Brady, de 13 años, regrese a su escritorio en Monrovia, el 15 de septiembre de 2021. “Esto ha sido duro para los padres”, comentó Fitzgibbon, quien tuvo que inscribir a sus hijos en un estudio independiente. Foto de Pablo Unzueta para CalMatters.

Pero Fitzgibbons dijo que se vio obligada a decidir entre la seguridad de sus hijos y el progreso académico. Si dejaba a sus hijos en casa, tendría que renunciar a sus servicios de educación especial, como terapia del habla, terapia ocupacional y ayuda adicional en el aula. Si los enviaba de regreso al campus para recibir instrucción en persona, estarían en mayor riesgo de contraer COVID-19.

El distrito y Fitzgibbons están discutiendo un acuerdo que permitiría a sus hijos obtener al menos algunos de los servicios que recibieron el año pasado, que incluían seis horas diarias de ayuda personalizada y una hora a la semana de terapia ocupacional y del habla. Fitzgibbons se negó a proporcionar detalles sobre el nuevo acuerdo porque aún debe ser aprobado por la junta escolar del Distrito Escolar Unificado de Duarte.

“La educación especial es muy individualizada. Hay casos en los que se adapta fácilmente al estudio independiente”, dijo el superintendente de distrito Gordon Amerson. “Habrá otros casos en los que será necesario discutir otras opciones”.

Inquieto al regresar al campus

En el norte de California, Connie Nakano tiene tres hijos que asisten a la escuela en el Distrito Escolar Unificado de Elk Grove, a unas 15 millas al sureste de Sacramento. Sus hijos de 7 y 10 años respectivamente padecen autismo.

Nakano optó por que todos sus hijos estuvieran en estudio independiente este año en lugar de regresarlos a las aulas. Dijo que estaba más preocupada por la propagación de la variante Delta, los niños sin cubrebocas sentados juntos para almorzar y las cuarentenas que interrumpen el aprendizaje de sus hijos.

De igual manera dijo que su hijo mediano, que no tiene una discapacidad, ha tenido un tiempo mucho más fácil en el estudio independiente.

“Hay algunas desigualdades aquí. Los padres pueden elegir si tener a sus hijos en clases presenciales o en línea”, dijo Nakano. “Sin embargo, esas dos opciones no están disponibles para estudiantes con discapacidades”.

Nakano comentó que Elk Grove Unified denegó su solicitud de servicios de educación especial a distancia. También agregó que todavía está negociando con el distrito. Mientras tanto, colocó a sus hijos en un estudio independiente para que no se retrasaran en sus estudios. Pero hasta ahora, sus dos hijos en el espectro del autismo ya están teniendo problemas para mantenerse al día con la escuela.

“Tenemos que elegir entre servicios y seguridad”, dijo Nakano.

Anne Rigali, directora de educación especial en Elk Grove Unified, dijo que la educación especial ha sido un desafío para fusionarse con el estudio independiente. También explicó que el distrito espera encontrar soluciones para todos sus estudiantes que no están listos para regresar al campus.

“Estamos trabajando con las familias para ver cómo podemos apoyar mejor a su hijo”, comentó. “Estamos tratando de dirigirnos a cada familia y mantener estas conversaciones”.

Algunos padres quieren volver a la educación a distancia

Aunque la mayoría de los padres en todo el estado tuvieron una experiencia negativa el año pasado, tanto Nakano como Fitzgibbons dijeron que el aprendizaje a distancia funcionó para sus hijos. El año pasado, los hijos de Nakano recibieron ayuda adicional de los asistentes de maestros a través de Zoom. Sus hijos también recibieron más instrucción en tiempo real en comparación con este año en el estudio independiente.

Fitzgibbons dijo que su escuela proporcionó terapeutas que trabajaron de forma remota con sus hijos.

“Nos preocupa perder a nuestros proveedores de servicios y nuestras franjas horarias”, dijo. “Estas personas han trabajado con nuestros hijos durante 20 meses. A nuestros hijos les fue muy bien con el aprendizaje a distancia”.

Jack ve un video relacionado con su trabajo escolar en Monrovia, el 15 de septiembre de 2021. Foto de Pablo Unzueta para CalMatters.

Fitzgibbons actualmente está usando el seguro de su familia para pagar los instructores y terapeutas privados mientras sus trillizos esperan que el distrito finalice su acuerdo para los servicios de educación especial.

En respuesta a las preguntas de CalMatters, los asambleístas del estado de California, Kevin McCarty y Phil Ting, emitieron una declaración conjunta en la que dijeron que los servicios de educación especial se pueden brindar a través del estudio independiente.

“Sin embargo, se requiere que el (Programa de Educación Individualizado) del estudiante se actualice primero, para asegurarse de que el estudiante no esté recibiendo un estándar de servicios más bajo”, dijeron. “Puede haber una determinación en el IEP de que el estudiante no puede recibir servicios de estudio independiente y satisfacer sus necesidades, y eso sería una discusión de grupo”.

Agregaron que una nueva guía estatal que se publicará tan pronto como esta semana “disipará muchos de los mitos que están causando confusión sobre el estudio independiente para las familias, incluidos los derechos de los estudiantes de educación especial al estudio independiente”.

Educación especial incompatible con el estudio independiente

Mientras tanto, los funcionarios del distrito escolar luchan por conciliar las leyes federales que rigen la educación especial y las leyes estatales que rigen el estudio independiente y el aprendizaje remoto. Como resultado, los estudiantes con discapacidades en todo California están esperando recibir sus servicios de educación especial o perdiéndolos para el estudio independiente. 

“Los legisladores nos pusieron entre la espada y la pared”, comentó Patty Metheny, administrador que supervisa la educación especial en distritos escolares múltiples en el condado de San Bernardino. “Debido a que esas son las únicas dos opciones, las consecuencias son grandes”.

De acuerdo con la Ley de Educación para Individuos con Discapacidades, las escuelas públicas deben ofrecer a todos los estudiantes una educación pública apropiada y gratuita proporcionando los servicios necesarios para adaptarse a una discapacidad.

Pero como sugiere el nombre, el estudio independiente requiere cierto grado de independencia y algunos estudiantes no pueden trabajar por sí mismos. Como resultado, es posible que ciertos estudiantes con discapacidades que no están listos para regresar al salón de clases no estén recibiendo una educación pública gratuita adecuada en estudios independientes.

“Es muy difícil abordar todas las metas y necesidades que tienen los estudiantes a través del estudio independiente”, dijo Amanda Brooke, superintendente adjunta de la Oficina de Educación del Condado Imperial. “Incluso hemos visto a los estudiantes de educación general quedarse atrás”.

“Hay algunas desigualdades aquí. Los padres pueden elegir si tener a sus hijos en clases presenciales o en línea. Sin embargo, esas dos opciones no están disponibles para estudiantes con discapacidades”.

Connie Nakano, madre de trillizos que padecen autismo

Las leyes de estudio independiente no especifican exactamente cuántas horas al día los estudiantes deben recibir instrucción en tiempo real o sincrónica. Solo establecen que los estudiantes desde el jardín de infantes de transición hasta el tercer grado deben recibir instrucción sincrónica diaria. Para los grados del 4 al 12, los estudiantes deben recibir instrucción semanal en tiempo real.

Por otro lado, los planes de educación individualizados para estudiantes con discapacidades contienen muchos más detalles. Los planes a menudo establecen la cantidad de horas de instrucción o terapia especializada que un estudiante debe recibir cada semana.

En la Oficina de Educación del Condado Imperial, la maestra de educación especial, Jazmin Carrillo, dijo que sus estudiantes reciben entre 2 y 3 horas de instrucción en tiempo real al día. Pero incluso entonces, ella lucha por ayudarlos a progresar tanto en su aprendizaje como en sus comportamientos.

“Normalmente estoy allí para ayudar a regular sus comportamientos. Necesito estar allí en persona para mostrárselo”, explicó Carrillo. “A veces simplemente apagan sus cámaras y eso me aleja de ellos”.

Nakano dijo que sus hijos se reúnen con sus maestros durante unos 30 minutos todos los días a través de Zoom.

“Es un breve registro”, dijo. “No es exactamente instrucción”.

Durante el aprendizaje a distancia el año pasado, sus dos hijos recibieron más de dos horas de instrucción en tiempo real todos los días, explicó Nakano. Si bien eso aún no supera la instrucción en persona, le preocupa que sus hijos se retrasen aún más si no reciben los servicios que necesitan.

“Queremos asegurarnos de ponerlos al día para que no tengan que repetir un grado”, explicó. “Para nuestra familia, pensamos en ello todos los días”.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Joe is the K-12 education reporter for CalMatters. His stories use data to highlight inequities in California’s public schools. Before joining CalMatters in June 2021, he was the education reporter at...