En resumen

Los ambientalistas y sus aliados obtuvieron dos victorias sobre los intereses agrícolas en el conflicto de décadas sobre la cantidad de agua que se puede desviar de los ríos del norte de California y del Delta de Sacramento-San Joaquín.

Read this article in English

El campo de batalla más importante de la guerra perpetua de California por el agua es el río Delta de Sacramento-San Joaquín.

Decenas de ríos y arroyos del norte de California se juntan en los ríos Sacramento y San Joaquín, que se unen para formar el estuario del Delta y cuyas aguas luego desembocan en la Bahía de San Francisco.

La enorme infraestructura de agua del estado se construyó dado que el agua que se dejaba fluir hacia el mar se desperdiciaba. La red de embalses y canales desvía el agua del río y del Delta a las granjas en los valles de Sacramento y San Joaquín y a los usuarios domésticos hasta el sur de San Diego.

Sin embargo, en las últimas décadas, los grupos ambientalistas y sus aliados, como las tribus indígenas y los pescadores, han exigido reducciones en las desviaciones de agua, argumentando que dañan gravemente el hábitat de los peces, como el salmón en desove y otros animales silvestres.

El conflicto se ha desarrollado en múltiples ámbitos: la Legislatura, el Congreso, las agencias reguladoras federales y estatales y los tribunales. Ha sido una guerra de trincheras con largos períodos de estancamiento, ganancias ocasionales de un lado o del otro e intentos periódicos de armisticio.

Hace unos años, la Junta de Control de Recursos Hídricos del estado estaba preparada para imponer algunos límites a las desviaciones que la industria agrícola consideraba drásticas, particularmente porque el estado también estaba comenzando a regular la capacidad de los agricultores para bombear agua subterránea para llenar los vacíos en los suministros de agua superficial.

Los gobernadores Jerry Brown y Gavin Newsom querían evitar un enfrentamiento legal, instando a “acuerdos voluntarios” sobre los caudales de los ríos tanto para las agencias de agua agrícola como para la junta de aguas, y las negociaciones se han llevado a cabo durante varios años.

Uno de esos acuerdos que afecta al río Sacramento y sus afluentes parecía encaminarse a la adopción, pero este mes chocó con un gran obstáculo. En una carta a los principales desviadores del río, la administración de Newsom rechazó su propuesta y dijo que instará a la junta de aguas a reanudar la regulación directa de los caudales de San Joaquín.

El secretario de Protección Ambiental, Jared Blumenfeld, y el secretario de Recursos Naturales, Wade Crowfoot dijo a los distritos de San Joaquín que “en este punto está claro que a pesar de los esfuerzos considerables, las acciones voluntarias propuestas por las agencias de agua en los afluentes del río San Joaquín no han cumplido con las mejoras necesarias en el flujo y el hábitat, y no se están ofreciendo propuestas viables en este momento”.

Los dos funcionarios de la administración agregaron: “Solicitaremos a la Junta Estatal de Aguas que reanude todas las actividades necesarias para implementar los objetivos de flujo establecidos por el Plan Bay-Delta 2018 para el Río San Joaquín y sus tres afluentes principales, Stanislaus, Tuolumne y Ríos Merced”.

Aunque Blumenfeld y Crowfoot dijeron que las agencias de San Joaquín podrían volver a ingresar al proceso “si proponen los niveles necesarios de flujos de agua y hábitat adicionales”, su carta de rechazo prepara el escenario para la guerra política y legal. Los agricultores del Valle de San Joaquín consideran que las acciones pendientes de la junta de aguas perjudican gravemente su capacidad para continuar con las operaciones.

Dave Eggerton, director ejecutivo de la Asociación de Agencias de Agua de California, calificó la carta de administración como “muy preocupante” debido al potencial de una guerra legal total.

Sin embargo, cuando la noticia de la carta se difundió en la comunidad del agua, los grupos ambientalistas celebraron. Durante mucho tiempo habían visto el proceso de “acuerdo voluntario” como una herramienta para subvertir las regulaciones más estrictas necesarias para proteger el hábitat.

Obtuvieron otra victoria la semana pasada cuando el juez de la Corte Superior de Fresno, D. Tyler Tharpe, se negó a validar un contrato de suministro de agua muy controversial que el Distrito de Agua de Westlands obtuvo durante la administración de Trump. En su fallo, Tharpe citó irregularidades de procedimiento, incluida la violación de las leyes estatales de reuniones abiertas.

Por lo tanto, a medida que la sequía se apodera de California, las batallas por el muy limitado suministro de agua del estado parecen destinadas a intensificarse.

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Dan Walters has been a journalist for nearly 60 years, spending all but a few of those years working for California newspapers. He began his professional career in 1960, at age 16, at the Humboldt Times...