En resumen

Los humedales cuidadosamente construidos con millones de dólares son las Los humedales cuidadosamente construidos con millones de dólares son las víctimas más devastadas del derrame de petróleo de Huntington Beach. El trío de marismas en esa región proporciona lugares de alimentación y descanso para al menos 90 especies de aves playeras. 

Read this article in English

Hace treinta y dos años, en un triunfo de restauración ecológica, el agua del océano se movió a un pequeño pantano recientemente restaurado a lo largo de la muy desarrollada costa de Huntington Beach.

Ese día fue recibido con gran fanfarria, ya que fue un hito: se había creado un nuevo humedal a partir de matorrales degradados, en el sur de California, donde las marismas costeras se han perdido en gran medida por el desarrollo.

La pequeña extensión de hábitat conocida como Talbert Marsh proporciona un refugio poco común para al menos 90 especies de aves playeras que se alimentan y descansan allí, todo a la vista de las plataformas petrolíferas y barcos petroleros frente a la costa.

Ahora, por segunda vez en su corta historia, Talbert Marsh ha biso inundado de petróleo. 

Terminado en 1989, el pantano de 25 acres es uno de una grupo de raras perlas que componen los 127 acres de Huntington Beach Wetlands Conservancy, ubicado a lo largo del Pacific Coast Highway. 

El petroleo del derrame masivo del fin de semana “está ahora en las tres marismas”, dijo John Villa, director ejecutivo de la organización sin fines de lucro Conservancy. “Es desgarrador…solo ver todo ese trabajo, y ahora tenemos el petróleo en las marismas y está haciendo algunos daños”. 

Empezando con una inversión de más de $730.000 en dinero local y estatal, la organización sin fines de lucro ha improvisado millones en una intrincada combinación de fondos para expandir y restaurar minuciosamente los humedales durante décadas. 

Ahora, a Villa le preocupa dónde dicha organización encontrará fondos suficientes para hacer frente al petróleo que contamina el delicado ecosistema. Espera recibir dinero de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias si declara una emergencia nacional. “Cualquier otra cosa, vamos a tener que salir y conseguir ese financiamiento para poder hacer la restauración que necesitamos para recuperarnos de cualquier daño”, explicó. 

Hasta 130,000 galones de petróleo crudo se derramaron de un oleoducto de 17 millas que conecta una plataforma petrolera en alta mar, propiedad de Amplify Energy y operado por Beta Offshore hasta el puerto de Long Beach. 

“Es devastador ver un derrame de petróleo a lo largo de la costa del condado de Orange”, comentó Greg Gauthier, un especialista en desarrollo de proyectos conState Coastal Conservancy, que ha contribuido con fondos para la restauración. 

Durante el fin de semana, la Oficina de Prevención y Respuesta a Derrames en California, colocó barreras y la conservación trabajó con el departamento de Obras Públicas del Condado de Orange para construir un muro, deteniendo el flujo de petróleo hacia Talbert Marsh y sus humedales conectados, incluidos Brookhurst Marsh y Magnolia Marsh, dijo Villa.

Aún así, el petróleo se filtró. Y el lunes, se pudo ver un brillo en los tres pantanos, siendo Talbert el más afectado. 

“Está en las islas. Ayer sacamos un par de (pájaros) que estaban cubiertos y vinieron directamente aquí para recibir tratamiento”, dijo Villa. “Es desgarrador…solo ver todo ese trabajo, y ahora tenemos el petróleo en las marismas y está haciendo daño”. 

John Villa, Conservación de los humedales de Huntington Beach

David Valentine, profesor de Ciencias de la Tierra y Biología en la Universidad de California en Santa Bárbara, calificó a los humedales como el “peor escenario” para una contaminación por petróleo. 

“Los impactos a largo plazo que más me preocuparían serían los humedales y los entornos cerrados donde puede haber más que una exposición transitoria”, explicó Valentine. 

Los expertos dicen que el daño causado por el petróleo puede persistir durante años en los humedales. Y el invierno se acerca rápidamente, el momento en que las aves migratorias dependen de estos pantanos.

Un contratista está trabajando para remover el petróleo de las marismas, comentó Villa. Pero replantar las plantas dañadas y tratar el suelo contaminado con arena y yeso para permitir que pase más agua, será una tarea monumental. 

“No es como si estuviéramos haciendo una pequeña restauración o un pequeño mantenimiento. Estos podrían ser 127 acres de mantenimiento que tenemos que hacer”, dijo. 

No es un pantano prístino: chimeneas, tanques industriales y una planta de tratamiento de aguas residuales exprimen el pequeño tramo de humedales junto a la Pacific Coast Highway. Pero es un terreno con vista al mar muy valioso.

El icónico pez Grunion de California también vive en Talbert Marsh. Talbert Marsh es un lugar de alimentación para las pequeños aves de tipo “tern” en peligro de extinción y el hogar de los chorlitos (Snow plover) amenazados. También se alimentan pelícanos pardos, garcetas, garzas, cormoranes, gaviotas, patos y muchas otras aves playeras.

No es un pantano prístino: chimeneas, tanques industriales y una planta de tratamiento de aguas residuales exprimen el pequeño tramo de humedales junto al Pacific Coast Highway. Este es un terreno con vista al mar muy valioso. Las subdivisiones expansivas de casas están directamente detrás de las marismas. 

El humedal costero más grande en el área de Huntington Beach es Bolsa Chica, un extenso tramo de marismas y mesetas restauradas que se considera uno de los grandes tesoros del sur de California. Al norte de las marismas cubiertas de petróleo, los humedales de Bolsa Chica han esquivado hasta ahora los efectos del derrame a medida que las corrientes mueven la mancha aceitosa hacia el sur. 

Desde que los europeos pusieron un pie en California, la gente ha arrasado, llenado, plantado y pavimentado más del 90% de los preciosos humedales costeros del estado – que brindan hogar a criaturas y plantas raras en peligro de extinción, descansos para aves migratorias y barreras para protegerse contra el aumento del nivel del mar y filtrar contaminantes.

Daño del último derrame

Esta no es la primera vez que el petróleo crudo contamina Talbert Marsh. En febrero de 1990, un petrolero llamado American Traderencalló cerca de Huntington Beach y raspó sobre su ancla, la cual perforó agujeros en el armazón y derramó más de 416,000 galones de petróleo crudo. El derrame contaminó las playas de Long Beach y Laguna Beach

La contaminación por petróleo ha aumentado 10,000 veces en sedimentos a lo largo de las playas de Huntington Beach y Newport Beach. Las criaturas que se alimentan por filtración se tragaron las gotas, matando a una cuarta parte de las almejas pequeñas del sur de California y contaminando los cangrejos de arena. El pez Grunion fue visto muriendo  en cientos en mezclas aceitosas. Miles de aves murieron, lo que significó que muchas más nunca nacieron.

El petróleo de ese derrame dañó algunas de las plantas de las marismas a lo largo de la marca de la marea alta en Talbert Marsh, donde la restauración se había completado sólo un año antes, dijo Villa. 

“Podrían pasar de 10 a 15 años antes de que esas plantas vuelvan a funcionar”, agregó Villa. “En su mayor parte, en la superficie, todo el escollo y todas las islas y toda la vegetación regresaron, pero eso lleva tiempo”. 

Los contratistas de limpieza despliegan skimmers y barreras flotantes para tratar de evitar que se filtre más petróleo en Talbert Marsh en Huntington Beach el 3 de octubre de 2021. Foto de Ringo HW Chiu, AP Photo Créditos: Foto AP / Ringo HW Chiu Credit: AP Photo/Ringo H.W. Chiu Credit: AP Photo/Ringo H.W. Chiu

Hoy en día, existen algunas diferencias, para bien y para mal. Esta vez, el tiempo de respuesta al derrame y el terreno del área ayudó a prevenir una contaminación aún más severa, explicó Villa. Y ahora, está el Centro de cuidado de humedales y vida silvestre, donde Villa dijo que están siendo tratadas aves engrasadas.  

Pero la expansión de los humedales desde entonces, incluyendo la reciente compra de los 44 acres de Newland Marsh, también significa que hay más personas en riesgo por el derrame de petróleo. Eso incluye Brookhurst Marsh, Magnolia Marsh y Upper Magnolia Marsh, donde las tuberías de la planta de energía cercana se habían eliminado recientemente, comentó Villa. 

Villa dijo que el equipo eventualmente necesitará voluntarios. Para más información pueden visitar ochabitats.org, donde también pueden encontrar información sobre cuando el público en general podrá volver a entrar. Por ahora, dice el sitio web, solo los equipos de rescate y materiales peligrosos certificados están autorizados a estar en las marismas.

Tan pronto como sea posible, dijo Villa, “podemos ir allí y comenzar a hacer lo que podamos para asegurarnos de que se reviertan los daños”.

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Rachel Becker is a reporter with a background in scientific research. After studying the links between the brain and the immune system, Rachel left the lab bench with her master's degree to become a journalist...