En resumen

Los funcionarios de salud han tratado de llegar a cientos de miles de personas que hablan mixteco y otras lenguas indígenas, pero persisten barreras que las deja vulnerables al COVID.

Read this article in English

Ismael Patia y su familia llegaron a una clínica de vacunación en el centro de Fresno un sábado por la tarde. Su decisión de ponerse la vacuna COVID había sido difícil. Pero finalmente fue persuadido por un intérprete que le habló en su lengua materna, Mixteco, y alivió sus miedos.

“He escuchado sobre personas que mueren por la vacuna”, dijo en Mixteco Patia, una campesina de Lagunilla Yucutuni en Guerrero.

El idioma de Patia no tiene forma escrita, y él es uno de los cientos de miles de inmigrantes de México y Guatemala en California que hablan idiomas indígenas y han luchado por mantenerse informados y saludables durante la pandemia. 

A menudo no vacunados, con acceso limitado a información sobre las vacunas, muchos de estos inmigrantes son trabajadores agrícolas que viven en la pobreza, con bajos salarios, menos acceso a la atención médicavivienda abarrotada. En combinación con las barreras del idioma que permiten que se propague la información errónea sobre la pandemia, son particularmente vulnerables a infecciones y enfermedades graves. 

Los funcionarios estatales y del condado han tratado de comunicarse con ellos: han proporcionado materiales de COVID-19 traducidos al mixteco y otros idiomas indígenas. Y muchos condados se unieron a grupos de comunidades indígenas para lanzar sus propios programas y clínicas de alcance extensivo.

Hay muchos migrantes en California, incluidos 350,000 indígenas oaxaqueños, quienes hablan una variedad de idiomas tan amplia que los defensores dicen que los esfuerzos son insuficientes y les preocupa que muchas personas sigan cayendo en el olvido y sigan sin vacunarse.

“(Los trabajadores agrícolas indígenas) están extremadamente mal vacunados, especialmente en las áreas rurales”, dijo Rick Mines, un ex investigador del Departamento de Trabajo de Estados Unidos que ha realizado encuestas a los trabajadores agrícolas durante más de 40 años, incluidos 12 años dirigiendo la Encuesta Nacional de Trabajadores Agrícolas.

“Los indígenas ganan menos, pagan más por los viajes, viven en apartamentos más abarrotados y reciben atención médica con menos frecuencia. Entonces, aunque no podemos confirmar que reciben menos vacunas en promedio, sospechamos que es cierto debido a estas condiciones”, comentó.

La enfermera Alyssa Evidente administra la vacuna Pfizer a Ismael Patia en una campaña de vacunación del Centro Binacional en Fresno el 9 de octubre de 2021. Alex Horvath para CalMatters

Cuando la variante Delta hizo que las tasas de COVID-19 de California volvieran a dispararse durante el verano, muchos inmigrantes indígenas mexicanos y guatemaltecos se vieron muy afectados. 

“Todos conocen a alguien que ha fallecido, o varias personas que han fallecido a causa de COVID”, dijo Sarait Martínez, directora del Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño, que atiende a los pueblos indígenas del Valle Central y la Costa Central.

Los inmigrantes de habla indígena dijeron a CalMatters que los mitos y conceptos erróneos que proliferan se centraban en el temor de que la vacuna los dañara, incluso los matara. Una persona dijo que después de su primera dosis tenía miedo de recibir otra porque pensó que los efectos secundarios eran una señal de que la vacuna lo estaba perjudicando. 

La mayoría de las personas que hablan idiomas indígenas viven en regiones agrícolas, principalmente en la Costa Central y el Valle Central. Otros viven en ciudades y son trabajadores imprescindibles en sectores como la restauración o la confección. 

La variedad de idiomas y dialectos obstaculiza los esfuerzos de los funcionarios de salud para comunicar problemas de salud vitales, complejos y altamente personales relacionados con COVID-19.

“(Los trabajadores agrícolas indígenas) están extremadamente mal vacunados, especialmente en las zonas rurales”.

Rick Mines, ex investigador del Departamento de Trabajo de EE. UU.

En la agricultura de California, los trabajadores hablan 23 idiomas indígenas, que representan a 13 estados mexicanos, según un estudio realizado en el 2010 a trabajadores agrícolas indígenas, que dirigió Mines. La mayoría hablaban Mixteco, Zapoteco o Triqui. En Guatemala, los pueblos indígenas hablan 24 idiomas, incluidos 22 idiomas mayas, según Traductores Sin Fronteras. En California se habla K’iche, Q’anjob’al, Mam y Akateko, entre otros. Muchos de estos idiomas tienen dialectos que varían de una ciudad a otra.

Las lenguas indígenas no suelen estar escritas y muchos inmigrantes indígenas no saben leer y escribir. Los organizadores comunitarios dicen que la divulgación sobre COVID-19 es más efectiva cuando se realiza en persona o mediante formatos de audio y video. 

“Si está escrito, no va a llegar a estas comunidades indígenas”, comentó Aurora Pedro, quien traduce en Akateko para Comunidades Indígenas en Liderazgo y el Centro de Lenguas y Poder Indígenas, ambos con sede en Los Ángeles.

Algunos migrantes que hablan idiomas indígenas no pueden leer formularios ni recuperar la documentación necesaria para obtener ayuda de los programas médicos patrocinados por el estado.

“Parte del desafío (para los grupos indígenas) a menudo ha sido tener acceso a la orientación de alguien para poder recibir la vacuna y también, obviamente, informarles sobre esa vacuna y la reacción (efectos secundarios)”, explicó Miguel Villegas Ventura, coordinador de proyectos de inmigración en el Centro Binacional.

Ventura dijo que él y otros intérpretes se han ganado la confianza al acercarse a la gente en los campos y tocar puertas, informar a la gente que se vacune y guiar a la gente a través del proceso de registro. Con esa confianza, han persuadido a la gente para que se vacune. 

“Toda mi familia tenía COVID excepto yo, mi hijo y mi esposo. Somos una familia de 20. Todos lo obtuvieron menos nosotros”.

Elvia Vasquez, trabajadora agrícola

Elvia Vasquez, una trabajadora agrícola en Fresno, conoce a muchas personas que perdieron a sus seres queridos por el COVID. 

“Afortunadamente, gracias a Dios, que con nosotros no sucedió”, comentó Vásquez en español. “Pero toda mi familia tenía COVID excepto yo, mi hijo y mi esposo. Somos una familia de 20. Todos lo obtuvieron menos nosotros”.

Aunque no habla mixteco, vive rodeada de personas que sí lo hacen. Muchos no están vacunados porque no han tenido acceso a información precisa y muchos tienen dudas debido a la rapidez con la que las vacunas estuvieron disponibles, concluyó. 

Vásquez, como muchos de los que estaban en la clínica de vacunas el 9 de octubre en Fresno, eligió vacunarse porque organizaciones como Centro Binacional y Comunidades Indígenas los guiaron en cada paso del proceso. Los traductores también analizan materiales complicados para que se ajusten a los idiomas indígenas (una pandemia, por ejemplo, se describiría como “una enfermedad que circula”) para facilitar la información a los miembros de la comunidad.

El coordinador del proyecto de inmigración, Miguel Villegas Ventura, recibe su vacuna de refuerzo Pfizer de manos de la enfermera Alyssa Evidente en la campaña de vacunación de su organización Centro Binacional en Fresno. Dijo que él y otros intérpretes se han ganado la confianza entre los hablantes de lenguas indígenas al acercarse a las personas en los campos y tocar puertas. Foto de Alex Horvath para CalMatters

Los organizadores comunitarios dicen que necesitan más intérpretes y personal para ejecutar sus programas de extensión y clínicas. En agosto, casi 120 personas asistieron a vacunarse en la clínica del Centro Binacional en Fresno.

Aunque estos esfuerzos de divulgación han sido importantes para garantizar que las personas estén vacunadas, “no es suficiente”, dijo Ventura.

Falta de datos COVID

Para quienes trabajan con personas indígenas de México y Guatemala, los problemas con el acceso a la vacunación parecen claros. Pero hay pocos datos que lo respalden.

Los defensores e investigadores dicen que no existen datos sobre las tasas de infección y vacunación entre las personas de habla indígena del estado, aunque sí cientos de miles de ellos

Esto plantea un problema para los grupos comunitarios que desean cuantificar qué brechas de idioma aún existen y para las agencias que intentan determinar dónde aún se necesita la difusión de vacunas.

Debido a que los gobiernos solo piden una identificación amplia, como latino o negro, cuando las personas reciben sus vacunas, Martínez dijo que muchos indígenas se identificarán como latinos o como “otros”. En los datos de salud del estado y del condado, las personas pueden contarse como hispanohablantes, a pesar de hablar idiomas como mixteco, zapoteco y triqui. 

Sara Bosse, directora de salud pública del condado de Madera, dijo que “sospecha mucho” que los trabajadores agrícolas indígenas allí están mal vacunados. “Pero en realidad no lo sé porque los datos no se recopilan”, explicó.

Se han realizado algunos esfuerzos a pequeña escala para rastrear las poblaciones de lengua indígena. Estamos aquí, es un proyecto que apoya a algunas de las poblaciones indígenas de Los Ángeles y participa en el rastreo. Es la primera vez que alguien ha rastreado los códigos postales de estos grupos lingüísticos en la ciudad, dijo Pedro, proporcionando información vital que afecta el apoyo y la financiación del gobierno. 

El Departamento de Salud Pública de California dijo en un comunicado que, si bien puede estimar las cifras de COVID para estos grupos en el futuro, no tiene los recursos para hacerlo en este momento. 

Los expertos dicen que examinar los códigos postales individuales puede ofrecer datos exactos del problema de la vacunación. Por ejemplo, se identifica que el código de área 93268 de Taft en el condado de Kern tiene en su mayoría hablantes de mixteco, originarios de San Pablo Tijaltepec en Oaxaca, según la investigación de Mines sobre redes de pueblos de origen indígenas. En este código de área, sólo alrededor del 36% de la población estaba completamente vacunada hasta el 2 de noviembre, según datos estatales.

Las comunidades de migrantes están creciendo

Pedro dijo que la necesidad de más traductores guatemaltecos refleja la creciente inmigración de Guatemala a Estados Unidos. Pedro inspecciona el vecindario MacArthur Park en el sur de Los Ángeles y dijo que ve una creciente demanda de q’eqchi ‘, mam y q’anjob’al, todos los idiomas indígenas de Guatemala. 

Ventura, que traduce mixteco, dijo que un número cada vez mayor de hablantes de lenguas indígenas de Guatemala se han establecido en el Valle Central. El Centro Binacional está trabajando para encontrarlos, comentó.

El Centro Binacional es una de las pocas organizaciones en el estado que emplea a varios traductores de lenguas indígenas. Sin embargo, no contaba con “personal o recursos suficientes para ampliar su alcance” al comienzo de la pandemia, según el Informe del trabajador agrícola indígena, publicado en octubre por el Instituto de Estudios Rurales de California.

Michael Méndez, profesor de política ambiental en la Universidad de California, Irvine, que estudia cómo la falta de enfoque en las comunidades de inmigrantes indígenas en la planificación de incendios forestales exacerba la desigualdad, dijo que esto juega en una “latinización” de estos grupos, que a menudo son vistos como latinos a pesar de los distintos idiomas y culturas.

“No contar con una planificación y respuestas adecuadas ante desastres, cultural y lingüísticamente, puede significar la vida o la muerte para muchas de estas comunidades indígenas”.

Michael Méndez, profesor en UC Irvine

La investigación de Méndez destaca cómo los servicios de traducción, entre otras medidas de preparación para desastres de la Oficina de Servicios de Emergencia para Pueblos Indígenas se han pasado por alto durante años a pesar de la considerable población de California. Un informe de 2019 de la oficina del auditor del estado arremete contra el estado por no dar prioridad a aquellos con un dominio limitado del idioma inglés. 

“No contar con una planificación y respuestas adecuadas ante desastres, cultural y lingüísticamente, puede significar la vida o la muerte para muchas de estas comunidades indígenas”, explicó Méndez. 

Muchos de estos migrantes ya enfrentaban una desigualdad médica generalizada antes de la pandemia, según el informe del trabajador agrícola indígena. Las barreras del idioma, la falta de fondos o seguro y la desconfianza médica arraigada son factores importantes.

Alcance del condado y del estado

El estado cuenta con un programa de proyectos piloto de equidad en salud y otorgó $5 millones en subvenciones a 19 organizaciones comunitarias. Dos de ellos, el Proyecto de Organización Comunitaria Mixteco Indígena y United Way Fresno y Madera, sirven a las comunidades indígenas. El estado también armó un comité asesor de vacunas que incluía defensores de inmigrantes indígenas.

Pero Bosse, del condado de Madera, dijo que el dinero estatal se distribuye escasamente en todo el estado entre muchas organizaciones comunitarias grandes, y sus programas “no necesariamente entran en vigor” para grupos hablantes de lenguas indígenas.

En respuesta, algunos condados como Madera comenzaron sus propios esfuerzos extensos. Ocho de los 11 condados contactados por CalMatters – Madera, Santa Bárbara, Santa Cruz, Monterey, Los Ángeles, Tulare, Kern y Fresno – se asociaron con una organización comunitaria que podía traducir información a idiomas indígenas. El condado de Kern solicitó al estado servicios de traducción para ayudar con la divulgación. Dos condados, Kings y Ventura, no respondieron para hacer comentarios y uno, Yolo, dijo que no brindaba servicios de idiomas indígenas. 

La Agencia de Servicios de Salud del Condado de Santa Cruz estableció una Línea de Idiomas hace un año para conectar a los residentes que no hablan inglés con los recursos de COVID y las citas para vacunas. El portavoz Jason Hoppin dijo que el 30% de las llamadas son en Mixteco y el 2% en Triqui. Los operadores programaron 200 citas de vacunas.

Los condados de Fresno, Monterey, Tulare y Madera se asociaron con el Centro Binacional para brindar servicios de extensión en idiomas indígenas y albergar clínicas de vacunas. El condado de Santa Bárbara se asocia con varias organizaciones, incluida Mixteco Indígena, para brindar difusión de vacunas a las comunidades de trabajadores agrícolas indígenas. 

El condado de Los Ángeles trabaja con trabajadores de salud comunitarios para traducir materiales en idiomas como Kaqchikel, K’iche, Kanjobal. El condado también se ha asociado con Comunidades Indígenas para la distribución de vacunas y otras ayudas. 

“Eso nos ayuda con las cosas inmediatas y definitivamente no es suficiente”, dijo Martínez. “Al menos terminó cubriendo parte del Valle Central y algunas partes de la Costa Central, pero hay otras comunidades que no estamos tocando”.

smael Patia, Lorena Galvez Vega y sus hijos, visitaron la clínica de vacunas en Fresno. “Le diré a la gente que venga porque todo está bien”, dijo. Foto cortesia de Alex Horvath

La agencia estatal de salud dice que continúa otorgando subvenciones para proyectos futuros. La Oficina de Equidad en Salud contrató a UC Davis Health y organizaciones comunitarias para administrar clínicas de pruebas y vacunas para las poblaciones de inmigrantes y trabajadores agrícolas en los condados de Sacramento y Yolo de octubre a marzo de 2022. La iniciativa incluirá personas que hablan mixteco. 

La divulgación requiere mucha mano de obra, pero llegar personalmente a las personas puede ser la única forma en que algunas personas se vacunen.

En Fresno, Patia dijo que sin la ayuda de la comunidad, habría tenido dificultades para encontrar información confiable sobre la seguridad de la vacuna. Ahora dice que animará a otros a que también se pongan sus vacunas.   

“Le diré a la gente que venga porque todo está bien”, concluyó.

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Hannah is the health intern at CalMatters, and her stories focus on the COVID-19 pandemic. Before this, she was a fellow for the CalMatters College Journalism Network, where she reported on the effects...