EN RESUMEN

La respuesta es no en muchas partes de California: Dieciocho condados, en su mayoría rurales, tienen más pacientes COVID-19 hospitalizados hoy que hace un año. Pero a los condados urbanos les va mejor.

Read this article in English

Las fiestas están aquí y la gente está lista para reunirse, abrazarse y festejar. Pero, ¿está California en una mejor posición este año en cuanto a lo que al COVID-19 se trata?

El año pasado, a medida que se acercaba el Día de Acción de Gracias, las infecciones estaban aumentando, culminando con una brutal oleada invernal, y el gobernador  implementó un toque  de queda de emergencia para frenar la propagación del virus.

En general, el estado en su conjunto está ahora mejor que hace un año, antes de que las vacunas estuvieran disponibles. Pero una mirada más cercana a cada condado muestra que “el estar mejor” no es el caso para todos: al menos 18 condados tienen más pacientes COVID-19 hospitalizados hoy que en esta época el año pasado. Otros cinco tienen la misma cantidad.

La gran mayoría de los que están peor se encuentran en el Valle Central y el norte rural de California, que aún se están recuperando de las graves oleadas de verano. Los condados de Humboldt, Madera y Lassen tienen los mayores aumentos año tras año. En Madera, el promedio de 7 días se situó en 32 pacientes hospitalizados el domingo, en comparación con 13 hace un año. Humboldt tuvo 11 hospitalizaciones el domingo en comparación con tres en la misma fecha el año pasado. 

Es una situación diferente, y mucho mejor, en los condados urbanos de California. De los 10 condados más poblados del estado, todos excepto Fresno tienen menos pacientes de COVID en el hospital hoy que hace un año.

Los condados de Los Ángeles, Alameda y Contra Costa están reportando menos de la mitad de las hospitalizaciones por COVID-19 del año pasado. Los condados de San Diego, Orange, Riverside, Santa Clara, San Bernardino y Sacramento tienen aproximadamente un 30% menos.

Interactive graphic
Load interactive graphic

El aumento repentino del invierno del año pasado fue dificil para la mayor parte del estado. Pero para algunos condados, incluidos Butte, Humboldt, Mendocino, Shasta y Placer, este verano y otoño fueron aún peores. Algunos vieron  más pacientes hospitalizados  en verano y otoño que el invierno pasado.

En el Valle Central, algunos hospitales locales todavía están bajo stress. Y los expertos dicen que es una situación peligrosa en los días festivos, cuando se espera otra ola de casos.

“Esperamos que este aumento, que solo tendremos una tendencia a la baja a partir de ahora, sea una indicación de que, con suerte, no tendremos otro aumento. Pero un aumento en los casos no sería muy improbable”, dijo Lisa Almaguer, directora de comunicaciones de Butte County Public Health. 

“En junio o julio, literalmente solo tuvimos cuatro pacientes positivos para COVID en el hospital y estábamos con deseos de celebrar. Pero eso cambió rápidamente”.

GARY HERBST, CENTRO MÉDICO DE SALUD KAWEAH EN VISALIA

En Kaweah Health Medical Center en Visalia, la sede del condado de Tulare, 73 pacientes infectados por COVID-19 estaban siendo tratados hasta el 16 de noviembre. además de los pacientes infectados hospitalizados allí desde finales del verano. 

“La variante Delta ha sido mucho más contagiosa, un poco más severa, donde estamos viendo que más pacientes requieren cuidados críticos, requieren una cantidad significativa de oxígeno, desafortunadamente”, dijo Herbst. “En junio o julio, literalmente solo tuvimos cuatro pacientes positivos para COVID en el hospital y estábamos un poco de humor de celebración. Pero eso cambió rápidamente en agosto cuando vimos que nuestros números comenzaron a aumentar exponencialmente”.

¿Por qué algunos condados siguen luchando?

Según el Departamento de Salud Pública de California, del 24 al 30 de octubre, las personas no vacunadas tenían 11,9 veces más probabilidades de ser hospitalizadas con COVID-19 que las que estaban completamente vacunadas.

Los expertos dicen que la principal fuerza impulsora detrás del aumento de las hospitalizaciones en algunos condados es su baja tasa de vacunación. Los condados con una porción más pequeña de residentes vacunados continúan viendo un mayor número de hospitalizaciones. Por ejemplo, Shasta y Merced tienen tasas de vacunación de alrededor del 50% y ambos tienen más personas infectadas con COVID en sus hospitales hoy que en esta época el año pasado. 

Sin embargo, eso no es la norma para todos los condados: en el condado de Humboldt, alrededor del 76% de la población elegible está al menos parcialmente vacunada, aproximadamente lo mismo que el promedio del estado. Pero Humboldt también tuvo más personas en el hospital este fin de semana que hace un año. 

“Hemos visto una y otra vez que las ubicaciones rurales no se libran. Es posible que los golpeen más tarde, pero pueden recibir un golpe fuerte”.

ANDREW NOYMER, EPIDEMIÓLOGO DE UC IRVINE

La reapertura de negocios y el regreso a las actividades normales pueden estar alimentando las infecciones en algunos condados.

“También hemos sido más abiertos este año, eso puede ser parte de la explicación”, dijo Andrew Noymer, epidemiólogo de la Universidad de California, Irvine, que se centra en la mortalidad durante las pandemias. Con más actividad y menos enmascaramiento, es probable que las tasas de infecciones y hospitalizaciones sigan siendo significativas en aquellos condados que tienen una vacunación insuficiente. 

“En los condados rurales, la densidad de población debería ser un factor de protección, pero hemos visto una y otra vez que las localidades rurales no se salvan. Pueden ser golpeados más tarde, que las ciudades, pero pueden recibir un golpe fuerte”, dijo Noymer. 

Noymer, sin embargo, tiene la esperanza de que la mayoría de los condados hayan visto lo peor, ya sea el invierno pasado o el verano. “Pero tenemos algunos retos difíciles por delante, e incluso si lo peor ya ha pasado, no significa que este invierno no será difícil”.

El número de nuevas infecciones en la mayoría de los condados ha ido disminuyendo constantemente desde la ola de verano. 

Aún así, en 27 condados, el promedio diario de 7 días de casos nuevos la semana pasada superó las 10 infecciones por cada 100,000 personas, una tasa que una vez señaló una transmisión generalizada y desencadenó las restricciones de la “zona púrpura” en las empresas. 

Sin embargo, en comparación con el año pasado, las infecciones han disminuido en la gran mayoría de California. Solo cuatro condados pequeños: Inyo, Mariposa, Mono y Sierra tuvieron una tasa diaria de casos más alta el viernes que hace un año.

Hospitales aún asediados

Los funcionarios de salud del condado de Fresno dijeron el viernes que se están preparando para otro invierno potencialmente desafiante. Los hospitales allí operan constantemente por encima de su capacidad y, a menudo, es difícil transferir pacientes a hospitales en otras regiones, dijo el Dr. Rais Vohra, oficial de salud del condado de Fresno.

“Si necesitamos trasladar a los pacientes para mantener nuestro hospital en funcionamiento, deberíamos poder hacerlo con una o dos llamadas telefónicas. Esa no es la situación en este momento, y ese es un punto de frustración que escuchamos en varias instalaciones”, dijo Vohra. 

La escasez de enfermeras también es un problema constante, ya que las  enfermeras abandonan la fuerza laboral por preocupaciones laborales y agotamiento . En Kaweah en Visalia, Herbst dijo que hay 650 puestos vacantes en el hospital; 145 de ellos son para enfermeras de cabecera. Las enfermeras trabajan cuatro o cinco turnos de 12 horas a la semana ya Herbst le preocupa que el personal se agote como resultado del aumento prolongado del verano, que deja poco tiempo para la recuperación entre ahora y la temporada navideña. 

“Están agotados y esa es nuestra principal preocupación”, dijo Herbst.

Los funcionarios de salud locales ahora están presionando por refuerzos a medida que disminuye la inmunidad y se acercan las vacaciones. Aunque por lo general es más leve el avance de los casos,  han sido una preocupación creciente en los hospitales. En el condado de Fresno, la proporción de los vacunados que fueron hospitalizados recientemente pasó del 5 al 10% de las hospitalizaciones al 15 al 20%, dijo Vohra. 

A pesar de  algunos mensajes confusos  a nivel federal sobre quién “debería” y quién “puede” recibir refuerzos, los funcionarios de salud locales están alentando refuerzos para todos los adultos que completaron su primera serie de vacunas hace más de 6 meses, o 2 meses para aquellos que recibieron la vacuna Johnson & Johnson. “Yo diría que para todos los propósitos prácticos, los impulsores no son opcionales”, dijo Vohra. 

Un destello de esperanza: un aumento en las personas que reciben su primera dosis antes de las vacaciones. 

“La semana pasada vimos que 1.4 millones de personas recibieron una vacuna, el 58% fueron para refuerzos, pero eso es alentador porque el 42% de las personas también recibieron esas primeras dosis”, dijo Newsom durante un evento de vacunación el lunes. 

Algunos funcionarios del condado también son optimistas de que el duro verano podría significar que la inmunidad natural ofrecerá algo de protección a la comunidad, al menos lo suficiente para evadir otro invierno devastador. 

“Aquí vivimos de la esperanza”, dijo Herbst.

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Ana is a Sacramento-based health reporter. She joined CalMatters in 2020 after four years at Kaiser Health News, where she covered California health care and policy. She started her reporting career at...

Hannah is the health intern at CalMatters, and her stories focus on the COVID-19 pandemic. Before this, she was a fellow for the CalMatters College Journalism Network, where she reported on the effects...