Outgunned: The story of a woman, an abuser, and California’s failing gun control

Read this article in English

Dieciocho millas al sur de la casa del Valle Central que era su prisión, cerca de la Carretera 99, pasando por huertos de almendros y camiones sobrecargados con fardos de heno, se encuentra el Tribunal Superior del Condado de Madera. La estructura de acero de cuatro pisos con su exterior de granito claro cuenta con 10 salas de audiencias, grandes monitores de pantalla plana y un atrio acristalado. 

El tribunal abrió en el 2015 en este condado de 160.000 habitantes, como parte de un esfuerzo de décadas para trasladar el financiamiento y la supervisión de los tribunales locales al estado y garantizar el acceso equitativo a la justicia para todos los californianos.

“El Palacio de Justicia de Madera fue diseñado para demostrar la transparencia y dignidad de la democracia, proporcionando un lugar para facilitar el funcionamiento de los ideales estadounidenses de justicia”, reza el sitio web del arquitecto .

Calley Garay, una madre de 32 años de tres niños pequeños, vino aquí en junio de 2020 en busca de protección contra su esposo abusivo.

Julio Garay le advirtió que una orden de restricción no era más que un trozo de papel y no lo mantendría alejado, según muestran los registros judiciales. 

Pero cada vez las palizas empeoraban, las amenazas eran más inquietantes y la Policía local todavía estaba investigando sus acusaciones. Necesitaba ayuda. Entonces, en junio del año pasado, planeando una nueva vida con sus hijos libres de su control, Calley llenó la solicitud estándar de orden de restricción por violencia doméstica. Su petición fue uno de los 72,000 formularios de este tipo que los californianos, en su mayoría mujeres, presentaron en todo el estado ese año fiscal, incluidos 211 en el condado de Madera.

Ahora estamos casados ​​o somos parejas de hecho registradas.  Aplica.

Somos los padres juntos de un niño o niños menores de 18  años. Aplica.

Creo que la persona … posee o posee pistolas, armas de fuego o municiones.  Aplica

La respuesta a esa última pregunta en el formulario de Calley le dijo a la corte que su caso podría ser particularmente peligroso. Las investigaciones muestran que la presencia de un arma de fuego aumenta la probabilidad de que la violencia doméstica se vuelva mortal. Es por eso que las personas que son objeto de una orden de restricción en California, incluso una temporal, no pueden tener armas. Por ley, se supone que deben entregar sus armas a la Policía o un comerciante autorizado dentro de las 24 horas posteriores a la entrega de la restricción.

Y si una simple casilla de verificación no fuera suficiente para llamar la atención de un juez, Calley adjuntó al formulario más de una docena de páginas de horror, incluidas descripciones de agresiones y fotos de moretones en su pierna, espalda y pecho.

A través de todo se mencionó una pistola, una pistola que su pareja llevaba en su bolsillo cuando le gritó fuera de la escuela de su hijo. Una pistola cuando amenazó con llevarla a los huertos y matarla.

Lo que le sucedió a Calley Garay, una historia que culmina esta semana en el juzgado de Madera, se trata de algo que va más allá del caso de una mujer. Se trata de la incapacidad de California para desarmar a los abusadores, un fracaso de largo alcance sobre el que los jueces, los defensores y las fuerzas del orden han estado advirtiendo durante años.

CalMatters pasó meses revisando informes gubernamentales, revisando archivos de casos en varios condados y entrevistando a personas en todo el estado. El informe muestra que la igualdad de acceso a la justicia sigue siendo difícil de alcanzar. Las protecciones que los sobrevivientes de abuso doméstico obtienen de los tribunales varían ampliamente, dependiendo de dónde vivan o del juez que maneja su caso.

Y California, que posiblemente tiene las medidas de control de armas más estrictas del país, lucha con demasiada frecuencia para hacer cumplir esas leyes.

En julio, CalMatters informó sobre la dificultad del Departamento de Justicia del estado para aclarar una acumulación de casos en su  Sistema de Personas Armadas y Prohibidas, una base de datos de propietarios de armas conocidos a quienes se les prohíbe tener armas de fuego debido a una condena u otra orden judicial. A principios de este año, 24.000 personas estaban en el sistema, incluidas casi 4.600 debido a una orden de restricción. Esas son solo las personas que conoce California. No incluye a las muchas personas, como Julio Garay, que los sobrevivientes de abuso dicen que poseen armas de fuego no registradas.

En su solicitud de una orden de restricción, Calley terminó su solicitud con la descripción de un ataque del 7 de mayo de 2020, el que la llevó a irse, diciéndole al tribunal sobre el miedo que tenía.

“Siempre me ha dicho que una orden de restricción no es a prueba de balas y que me encontrará”, escribió.

Un mes después, lo hizo.

I

Calley Jean Garay se dio cuenta de que tenía que escapar en mayo del año pasado. Todo estaba empeorando.

Las golpizas eran frecuentes y con lo que fuera: Junio de 2019, un cinturón. Agosto de 2019, una bota con punta de acero. Noviembre de 2019, un destornillador. Febrero de 2020, un póquer de fuego. Mayo de 2020, una barra de metal negro. En un ataque, su esposo de 6 pies y 260 libras la golpeó tan fuerte con un cepillo de pelo que se rompió y voló detrás de su tocador.

CalMatters reconstruyó la historia de Calley a través de entrevistas, presentaciones en tribunales estatales y federales y testimonios jurados. Un abogado de Julio Garay dijo que su cliente no quería hablar para este artículo.

Los registros muestran que casi cualquier cosa podría provocar a su atacante. Un recibo extraviado, el café demasiado caliente, un camión que no arranca. La primera vez que la golpeó, arrancándole las gafas de la cara mientras estaba sentado en un autoservicio de Taco Bell en diciembre de 2012, poco después de que comenzaron a salir, fue después de discutir por teléfono con su esposa anterior. En otra ocasión golpeó a Calley porque algunos hombres lo habían engañado en un trato de automóvil y Julio la culpó por no apoyarlo. 

Calley cuenta que él tenía una señal cuando sentía que ella lo estaba desobedeciendo y que se avecinaba una paliza. Él empezaba a golpear el suelo con su pie.

Si se quedaba, solo había una forma en lo que eso terminaría.

“Estaba aterrorizada de que iba a morir si no salía de allí y sus hijos también iban a ser asesinados”, dijo Sarah Rodríguez, de 37 años, prima de Calley que creció con ella en Chowchilla, una ciudad de 18.000 habitantes.

La madre de Rodríguez, Terry Bassett, vivía cerca de los Garay en el tranquilo vecindario de casas unifamiliares bien cuidadas. El hijo de Bassett estaba en el patio delantero a principios de mayo de 2020 cuando Calley, quien podría haber vivido en un mundo de distancia por lo poco que veía de la familia para entonces, dio un rápido giro en ‘U’ frente a él y le dijo que le pidiera a su tía que viniera a hablar con ella, dijo Rodríguez.

Esa conversación desató una oleada de llamadas y actividades en la gran familia de Calley. Estaban recuperando a su chica, pero necesitaba ayuda. 

Rodríguez dijo que ella y su madre alquilaron una camioneta Toyota negra fuera de la ciudad y la estacionaron lejos de la casa. Se pusieron en contacto con una organización local de servicios para víctimas que ayudó a organizar una habitación de hotel para Calley y los niños, que entonces tenían edades de 1 año, 4 años y casi 6 años.

El día de la fuga sería el 15 de mayo de 2020, cuando Julio, un camionero de Save Mart, estaba trabajando en Monterey. Habría una ventana entre las 3:00 a.m. y las 5:00 a.m. Cuando él no llamaría por teléfono para asegurarse de que ella estaba en casa.

Julio Garay, left, and his attorney Adam Rodriguez, right, look at evidence being presented in the prosecutor’s opening statement inside the courtroom of the Madera County Superior Court in Madera on Sept. 29, 2021. The prosecutor is showing photos of bruises on Calley Garay in a domestic violence incident involving Julio. Photo by Larry Valenzuela
Julio Garay, left, and his attorney Adam Rodriguez, right, look at evidence being presented in the prosecutor’s opening statement inside the courtroom of the Madera County Superior Court in Madera on Sept. 29, 2021. The prosecutor is showing photos of bruises on Calley Garay in a domestic violence incident involving Julio. Photo by Larry Valenzuela
Julio Garay's booking photo from the Madera County Department of Corrections.
Foto de arresto de Julio Garay del Departamento Correccional del Condado de Madera. Imagen cortesía de la oficina del fiscal de distrito del condado de Madera

La tía se quedó junto a la ventana delantera en la oscuridad de la madrugada esperando a que Calley saliera de la casa. Pero el tiempo empezó a pasar… 4:00 am… 5:00 am…. 5:30.

Bassett estaba en contacto constante con Rodríguez. Se preguntaron si deberían llamar a la puerta. Pero, ¿y si Julio volvía?

Calley había intentado escapar una vez antes en 2015, el año en que la pareja se casó. Ella fue a la Policía de Chowchilla y se le presentaron cargos penales por violencia doméstica. También solicitó una orden de restricción del tribunal de familia en Madera, alegando que él amenazó con dispararle en la cabeza para “limpiarla”. Pero tenía un hijo de 1 año, estaba embarazada de un segundo y renunció a la orden de restricción, según muestran los registros. La familia de Calley cree que Julio descubrió dónde se escondía y la obligó a regresar a casa.

Julio aceptó un acuerdo con la fiscalía en el caso penal. El mismo día en 2016 que ella estaba en un hospital de Fresno dando a luz, él estaba en una sala del tribunal de Madera sin impugnar por perturbar la paz “haciendo un ruido fuerte e irrazonable”. Salió libre sin pasar tiempo en la cárcel.

A las 6:00 de la mañana del 15 de mayo del año pasado, Calley finalmente salió de la casa. Resultó que se había olvidado de empacar las papas fritas de Julio en su almuerzo y él la llamó para gritarle y decirle que la iba a llevar a la morgue, dijo Rodríguez.

La tía se acercó corriendo, cargaron a los tres niños dormidos en la camioneta alquilada y se dirigieron directamente a la estación de Policía de Chowchilla.

El oficial Ernest Escalera tomó el informe. En el transcurso de una hora, ella le contó sobre las agresiones y cómo Julio le había advertido que una orden de restricción no era a prueba de balas, testificaría más tarde.

“Ella estaba llorando y dijo que iba a intentar matarla”, dijo el oficial Escalera. Hicieron la entrevista en el vestíbulo de la estación debido al COVID y Calley parecía distraída, mirando los autos que pasaban y diciendo que esperaba verlo. Una sargento tomó fotografías de los moretones sobre el cuerpo de Calley.

Luego, la familia la llevó junto con los niños a un hotel.

Amenazas Golpes. Planes de escape. Habitaciones de hotel secretas.  Esta es la realidad para los sobrevivientes de violencia doméstica todos los días en California. Muchos, como Calley, se conectan con una organización sin fines de lucro local para ayudar a navegar el sistema judicial.

En el condado de Sacramento, estos sobrevivientes terminan en el tercer piso de un moderno edificio de oficinas, en el  Centro Regional de Justicia Familiar de Sacramento. Al igual que la organización de servicios para víctimas que ayudó a Calley, aquí es donde la policía y los fiscales en la ciudad capital a menudo derivan a los sobrevivientes de abuso para todo, desde asesoramiento y refugio hasta completar formularios judiciales y asesoramiento legal. El centro está convenientemente ubicado encima de los servicios de manutención de menores del condado y al otro lado de la calle del tribunal de familia.

Algunas personas terminan aquí solas. De hecho, muchos hombres y mujeres que sufren abuso optan por no involucrar a la policía por una variedad de razones, dicen los expertos, incluido el miedo a la Policía, la preocupación por el impacto en la manutención de los hijos y el riesgo de antagonizar aún más a una pareja peligrosa. En cambio, es posible que solo busquen protección a través de una orden de restricción por violencia doméstica emitida por un tribunal de familia. 

Eso significa que un juez de la corte de familia podría ser el único funcionario que pregunte por un arma y trate de asegurarse de que el abusador esté desarmado.

En una mañana reciente en la oficina de Sacramento, un puñado de mujeres se sentaron en una sala de espera para su turno para hablar con un consejero o abogado. En el interior, otros estaban en habitaciones privadas, nombradas en honor a víctimas de homicidio por violencia doméstica, compartiendo sus historias de abuso y obteniendo ayuda para completar un formulario estatal llamado  DV-100 , el formulario de solicitud de orden de restricción del sistema judicial. Un Golden Labradoodle llamado Buddy deambulaba por la oficina, entrenado para acariciar a aquellos con angustia emocional.

La oficina recibe hasta tres docenas de personas cada día, en su mayoría mujeres. Colgando del techo en un ala de la suite hay criaturas marinas disecadas que trajo un detective, una adición alegre para los niños que a menudo acompañan a los sobrevivientes de abuso y que a veces deben compartir sus propias historias en salas de entrevistas especiales.

A box of past temporary restraining orders from the court waiting to be picked up by clients at the Sacramento Regional Family Justice Center in Sacramento on Nov. 1, 2021. The Sacramento Regional Family Justice Center provides support for victims of domestic violence and elder abuse.
Una caja de órdenes de restricción temporales de la corte esperando ser recogidas por los clientes en el Centro Regional de Justicia Familiar de Sacramento en Sacramento el 1 de noviembre de 2021. El Centro Regional de Justicia Familiar de Sacramento brinda apoyo a las víctimas de violencia doméstica y abuso de ancianos.

Los administradores de casos y abogados del Centro de Justicia siempre preguntan a los nuevos clientes si su abusador tiene armas y se aseguran de incluir esa información en los formularios de solicitud de órdenes de restricción, dijo Faith Whitmore, directora ejecutiva del Centro de Justicia.

Pero, los jueces no parecen hacer un seguimiento, ya que no hacen preguntas detalladas ni usan su poder para tratar de obligar a los abusadores a cumplir, recalca. Entre esos poderes: los tribunales de familia están facultados para celebrar audiencias para verificar el estado de las armas, y los jueces pueden declarar en desacato a los abusadores si no se entrega un arma de fuego.

Whitmore reconoció que puede ser difícil para los tribunales saber si un abusador está realmente armado. Muchas armas no están registradas, son invisibles en una verificación de antecedentes. Y a veces las víctimas creen que hay un arma pero carecen de pruebas.

Aún así, hay tanto en juego que los tribunales deberían esforzarse más: hacer preguntas, celebrar audiencias, verificar los recibos, dijo.

“Si es la ley, y hay una razón por la que existe una ley y los tribunales son los que deben hacer cumplir eso, parece que levantar las manos no debería ser la respuesta predeterminada”, dijo Whitmore.

La trabajadora social Yolanda Torres participó en dos casos recientes en los que las víctimas alegaron que sus abusadores estaban armados. En un caso, se entregó el arma, dijo Torres. En el otro, el abusador afirmó haber vendido el arma, pero “no hubo seguimiento”, dijo; el tribunal simplemente tomó la palabra del hombre y siguió adelante.

En el sur de California, los abogados que trabajan con personas que sufren violencia doméstica cuentan una historia similar.

“No hemos visto ningún tipo de enfoque proactivo por parte de los tribunales para asegurar que el individuo haya renunciado a sus armas”, dijo Ayano Wolff, abogado de la  Fundación de Ayuda Legal de Los Ángeles.

California no tiene estadísticas estatales sobre la frecuencia con la que los abusadores armados violan una orden de restricción y matan a su pareja, aunque parece ser poco común. El Departamento de Justicia del estado identifica alrededor de 50 homicidios relacionados con la violencia doméstica cada año en los que el asesino usó un arma de fuego. Eso se compara con casi 80,000 solicitudes de órdenes de restricción. Más común parece ser el tipo de terror del que CalMatters escuchó en enero de uno de los clientes de la fundación, una mujer de 24 años que se alojaba en un refugio de violencia doméstica después de obtener una orden de restricción contra su esposo. 

La mujer no quería que se usara su nombre por temor a su seguridad. Pero las presentaciones del caso mostraron que ella le dijo al tribunal que su esposo tenía varias armas y la había amenazado con ellas.

“Nunca he hecho nada malo en mi vida”, dijo sollozando a través de un intérprete. “Este hombre ha hecho de mi vida un infierno. Quiero justicia”.

Nueve meses después de esa entrevista, todavía tenía demasiado miedo para usar su nombre. Nada en los registros de la corte indica que su abusador, quien admitió tener armas, las haya entregado.

Uno de sus abogados, Brenton Inouye, dijo que no es sorprendente: “Es realmente irregular en cuanto a si se aplica o no”.

Los jueces, los profesionales de la aplicación de la ley  y los defensores han estado advirtiendo durante años sobre tales fallas en el sistema.

Un informe de 2005 de un grupo de trabajo del fiscal general del estado indicó que California no estaba  logrando desarmar a los abusadores.

Un grupo de trabajo del sistema judicial estatal en 2008 encontró que las personas que buscan órdenes de restricción “creen erróneamente que cuando el tribunal ordena a la persona restringida que entregue las armas de fuego, la Policía o los tribunales tomarán medidas para garantizar que se cumpla la orden”. En cambio, la responsabilidad recae en los propietarios de armas de cumplir, según el informe.

Un informe de 2019 del Equipo de Revisión de Muertes por Violencia Doméstica del Condado de Sacramento señaló el problema diciendo que la “ejecución proactiva” de las órdenes de renuncia de armas de fuego era “actualmente inexistente”.

Y este año, la comisión de vigilancia independiente de California dijo que el estado podría hacer más para recuperar las armas de los abusadores que sabe que poseen armas de fuego registradas.

El enfoque ha llevado a algunos cambios, incluidas las leyes destinadas a identificar a los abusadores armados. Pero los expertos dicen que no es suficiente. Gran parte del problema, y ​​la posible solución, reside en los tribunales de familia.

La ley estatal requiere que los tribunales verifiquen los antecedentes  de los presuntos abusadores antes de emitir una orden de restricción, incluida la búsqueda de armas de fuego compradas legalmente. El requerimiento solo se aplica a los tribunales con los recursos para pagar tales verificaciones de antecedentes y el Consejo Judicial del estado, el órgano de formulación de políticas del sistema judicial, tenía la tarea legislativa de determinar qué tribunales no podían cumplir. Pero como CalMatters informó en julio, ese análisis nunca se realizó.

“El consejo no tiene el mandato de rastrear qué tribunales superiores están llevando a cabo las verificaciones de antecedentes relacionados con la renuncia de armas de fuego ni la autoridad para garantizar el cumplimiento de las disposiciones de renuncia”, reza un comunicado que el consejo proporcionó a CalMatters.

Solo 28 tribunales superiores, menos de la mitad, tienen acceso al portal web del Departamento de Justicia del estado que les permitiría ver si un presunto abusador posee un arma comprada legalmente, según la oficina del fiscal general. Si bien algunos tribunales le dijeron a CalMatters que la oficina del alguacil local verifica el registro de armas de fuego por ellos, otros reconocieron que no obtienen dichos registros con regularidad.

E incluso cuando los tribunales obtienen información de que un presunto abusador está armado con un arma de fuego registrada (o no registrada), los jueces a menudo no confirman que las armas fueron entregadas o castigan a las personas que se niegan a obedecer, según muestran las entrevistas y los registros de casos.

“Tenemos que encontrar una mejor manera de hacer esto. El sistema de honor no está funcionando”, dijo Paul Durenberger, un fiscal retirado del condado de Sacramento que estaba a cargo de la oficina de violencia familiar de su oficina.

II

El día después de que Calley hiciera su informe a la Policía de Chowchilla en mayo de 2020, Julio Garay fue arrestado por agresión, violencia doméstica, abuso infantil y amenazas. La oficina del fiscal de distrito no presentó cargos de inmediato.

Julio pagó su fianza y fue colocado en el calendario de no quejas. Eso significaba que las fuerzas del orden seguirían investigando y los fiscales podrían presentar cargos contra él antes de la fecha programada para la audiencia del 13 de julio.

El 9 de junio, el detective de Chowchilla Brian Boivie fue al refugio para entrevistarla. Ella le contó sobre más casos de abuso, incluidos algunos relacionados con un arma, testificó más tarde.

Ella le dijo al detective que en noviembre de 2018 Julio regresó a casa de la tienda enojado porque su tarjeta de crédito fue rechazada. Comenzó a golpearla y luego la subió a ella y a los niños en el automóvil y condujo hacia el noroeste de Chowchilla justo al otro lado de la línea del condado de Merced.

Ella dijo que Julio se detuvo en un huerto, inclinando el auto para que fuera fácil conducir. Agarró una pistola y le dijo que saliera.

“Luego salió del vehículo él mismo con el arma de fuego en la mano y la sacó del … lado del pasajero del vehículo y comenzó a patearla y golpearla y obligarla a arrodillarse en la parte trasera del vehículo”, declaró Boivie. le dije. “Él mencionó que iba a esparcir su cerebro cerca de todos los niños, así que diles adiós”.

Le puso la pistola a un lado de la cabeza y apretó el gatillo.

“Ella sabía que el gatillo estaba apretado porque escuchó el clic de metal contra metal”, dijo Boivie.

CalMatters no pudo encontrar evidencia de que la historia de Calley sobre el huerto aumentara la urgencia con la que la Policía abordó el caso. El Departamento de Policía de Chowchilla negó las solicitudes de entrevista y registros debido a los procedimientos judiciales en curso.

El departamento no recibió ninguna orden de registro después de sus denuncias de violencia doméstica, dijeron funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

Text message exchange between Calley Garay and Sarah
Ilustración de Anne Wernikoff

La policía le consiguió a Calley una orden de protección de emergencia después de su informe inicial a la policía el 15 de mayo, que es una orden de restricción a corto plazo que amenaza a los abusadores con cargos criminales si no se mantienen alejados de la parte protegida.

En el formulario, completado por un oficial de policía, se marca una casilla que indica que se “registraron” armas de fuego.

No está claro qué significa eso. El jefe de policía de Chowchilla se negó a decirlo. Calificó las preguntas de Calmatters sobre lo que hizo su departamento para desarmar a Julio Garay y por qué la investigación pareció tardar tanto como “ofensivas”.

A mediados de junio, Calley todavía estaba en el limbo, viviendo en un refugio y reconectándose con su familia.

El Departamento de Policía de Chowchilla, una pequeña agencia con un detective, todavía estaba investigando las acusaciones de abuso, una investigación ahora en su cuarta semana, y la orden de protección de emergencia estaba a punto de expirar.

Unos días después de su entrevista el 9 de junio con el detective Boivie, Calley Garay acudió al tribunal de familia con la esperanza de que una orden de restricción pudiera protegerla de su esposo y su arma.

California no tiene datos  sobre la frecuencia con la que los presuntos abusadores entregan sus armas después de una orden de restricción. La administración de la corte estatal no rastrea dicha información.

CalMatters solicitó al Tribunal Superior de Los Ángeles, que maneja una cuarta parte de las solicitudes de órdenes de restricción en el estado, registros de casos de órdenes de restricción de violencia doméstica para intentar compilar dichos datos. El tribunal se negó, diciendo que “no cumple con las solicitudes de datos individuales”.

CalMatters pudo revisar casos en cuatro jurisdicciones con sistemas de gestión de casos más avanzados. En el condado de Orange, por ejemplo, la búsqueda identificó 219 solicitudes de órdenes de restricción por violencia doméstica presentadas el mismo mes en que Calley Garay presentó su solicitud en el condado de Madera.

Los registros del Condado de Orange muestran que en 25 casos, se ordenó a un abusador supuestamente armado que se mantuviera alejado de alguien, ya sea temporalmente o por unos pocos años, y entregara cualquier arma de fuego o munición que poseyera mientras la orden estaba en vigencia. 

En solo uno de esos casos, la parte restringida presentó documentos que indicaban que habían entregado armas. (En varios casos, el abusador acusado no fue notificado formalmente y la orden temporal expiró).

A box of past temporary restraining orders from the court waiting to be picked up by clients at the Sacramento Regional Family Justice Center in Sacramento on Nov. 1, 2021. The Sacramento Regional Family Justice Center provides support for victims of domestic violence and elder abuse.
Una caja de órdenes de restricción temporales anteriores de la corte esperando ser recogidas por los clientes en el Centro Regional de Justicia Familiar de Sacramento en Sacramento el 1 de noviembre de 2021. El Centro Regional de Justicia Familiar de Sacramento brinda apoyo a las víctimas de violencia doméstica y abuso de ancianos.

Entre las personas que no lo hicieron se encontraba un hombre de Garden Grove de 28 años que supuestamente le envió un mensaje de texto a su ex novia, amenazando con disparar contra su casa y luego condujo disparando al aire, de acuerdo con su solicitud de una orden de restricción (CalMatters no nombra víctimas sin su consentimiento). 

El tribunal le otorgó a la exnovia una orden de restricción completa. 

Los registros judiciales muestran que el hombre no asistió a la audiencia y no hay nada en el expediente que indique que el tribunal dio seguimiento a las acusaciones de armas.

Un hombre de Pasadena de 30 años asistió a la audiencia sobre la solicitud de orden de restricción de su ex novia. Ella lo acusó de enviar un mensaje de texto: “Tengo mi arma, así que si quieres involucrar a tu hermano, dispararé a matar”.

“Te voy a ejecutar hoy. Te habrás ido para siempre. En el momento en que salgas, te dispararé”, le envió un mensaje de texto.

Una transcripción de la audiencia muestra que el juez le preguntó al hombre su versión de los hechos.

“Señoría, no disputo nada de lo que dijo”, declaró el hombre. A pesar de la admisión, el juez no hizo una sola pregunta sobre la supuesta arma ni el juez le dijo al hombre que tenía que entregar sus armas de fuego.

Un mes después de esa audiencia, el hombre supuestamente violó la orden al contactarla nuevamente. Fue acusado penalmente de violar la orden de restricción 11 veces desde finales de julio hasta agosto del año pasado. El caso sigue abierto.

CalMatters también revisó los casos de las dos primeras semanas del año pasado para ver si había una diferencia antes de la pandemia. En nueve casos en los que los jueces emitieron una orden de restricción completa después de una audiencia contra alguien acusado de estar armado, ninguno de los archivos incluía pruebas de que se hubiera entregado armas.

“Es devastador escuchar esto”, dijo Jane Stoever, profesora de derecho que dirige la Clínica de Violencia Doméstica en la Facultad de Derecho de UC Irvine. “Para que haya tantos casos de armas de fuego conocidas en el hogar y luego esa falta de seguimiento cuando hay una oportunidad para la seguridad, estamos fallando”.

CalMatters proporcionó la lista de casos y preguntas al Tribunal Superior del Condado de Orange.

Un portavoz devolvió las respuestas por escrito, diciendo que los jueces tienen limitaciones en lo que pueden hacer sin pruebas y que el tribunal “no es una agencia de investigación ni de enjuiciamiento”. 

“El Tribunal no tiene autoridad para hacer cumplir la ley. Este es un hecho básico de la separación constitucional de poderes”, según el comunicado. “Los jueces pueden celebrar [una] audiencia de revisión, si la policía o una de las partes les informa que una persona restringida tiene un arma de fuego”.

Un portavoz de la corte se negó a hablar sobre casos específicos.

III

Cuando Calley Garay llenó el formulario de solicitud de orden de restricción, marcó las casillas diciendo que Julio tenía un arma de fuego y que la había amenazado con ella. E incluyó 11 páginas a espacio simple de acusaciones de abuso, incluida la historia de él poniéndole un arma en la cabeza en el huerto.

El tribunal emitió de inmediato una orden de restricción temporal, que le decía a Julio que no podía tener armas ni municiones y le decía que se las entregara a un comerciante autorizado o a la policía.

“El juez le pedirá pruebas de que lo hizo”, decía la orden.

Tres días después, el 15 de junio, se llevó a cabo una audiencia frente al juez Brian Austin, un ex oficial de Policía elegido para el tribunal en 2018.

Una transcripción de los procedimientos muestra que se habló sobre la custodia y las fechas de audiencia.

Madera County Superior Court in Madera on Sept. 28, 2021. Photo by Larry Valenzuela
Tribunal Superior del Condado de Madera en Madera el 28 de septiembre de 2021. Foto de Larry Valenzuela

El juez, que había indicado en el expediente que revisó la presentación de Calley, hizo solo una pregunta sobre las armas.

“Señor, no hay información de que tenga pistolas o armas de fuego o municiones. ¿Crees que tienes alguno de estos artículos?” preguntó el juez.

“No,” contestó Julio Garay.

El juez Austin se negó a comentar para esta historia, citando procedimientos judiciales en curso.

La próxima audiencia fue el 6 de julio. El juez no hizo preguntas sobre el arma; el tema de las armas de fuego no surgió, según una transcripción de la audiencia. 

El juez continuó con el caso hasta fin de mes y le dijo a Julio que aún tenía que mantenerse alejado de Calley y los niños. En la sala del tribunal, Julio se volvió en su asiento hacia su esposa, testificó más tarde un testigo. Empezó a dar golpecitos con el pie.

No hubo una tercera audiencia.

Incluso los defensores reconocen que los tribunales de familia son  limitados. Los jueces no son agentes del orden; no salen a registrar las casas de la gente. Y los expertos dijeron que muchos no tienen suficientes recursos para hacer más, dado el volumen de casos.

Aún así, algunos tribunales tienen protocolos claros para al menos intentar hacer cumplir las órdenes de entrega de armas de fuego.

Por ejemplo el condado de Mendocino en la costa norte de California. 

CalMatters revisó 19 casos presentados en el Tribunal Superior del condado de Mendocino el mismo mes en que Calley presentó su solicitud en Madera. Los registros revelan un proceso claro y consistente para manejar la entrega de armas de fuego en casos de órdenes de restricción.

Cindee Mayfield ha sido juez del condado de Mendocino durante casi 24 años, incluidos 10 en el tribunal de familia. Elogió al Consejo Judicial del estado por educar a los jueces sobre cuestiones relacionadas con las armas de fuego y dijo que esa capacitación la alentó a desarrollar el enfoque de su corte.

Text message exchange between Calley Garay and Sarah
Ilustración de Anne Wernikoff

Después de que se emite una orden de restricción temporal o se establece una audiencia, su tribunal verifica los antecedentes de un presunto abusador en busca de armas de fuego registradas. La búsqueda se anota en todos los casos. Si hay un arma de fuego registrada, o la persona que solicita la orden indica que el abusador está armado, el juez preguntará sobre las presuntas armas en una audiencia para hacer un registro del problema. Si los presuntos abusadores niegan poseer un arma, el tribunal les pide que firmen una declaración bajo pena de perjurio diciendo que no tienen armas. Si hay evidencia de un arma y no hay prueba de entrega, el juez celebra una audiencia especial.

En los tres casos que CalMatters encontró en los que el tribunal emitió una orden de restricción completa contra un abusador presuntamente armado, dos de los hombres presentaron pruebas de que entregaron armas. En el tercer caso, Mayfield celebró una audiencia especial porque el hombre no presentó dicha prueba.

Mendocino es un condado rural donde la caza y la ganadería son una forma de vida, por lo que el problema surge a menudo, dijo Mayfield.

“Tenemos mucha gente que tiene armas de fuego registradas”, dijo. “A veces son un poco reacios a renunciar a ellos. Entonces, a veces tenemos que hacer audiencias de seguimiento con las personas solo para verificar el hecho de que han cumplido con la ley”. 

Mayfield dijo que es importante tener políticas claras y coherentes.

“A veces me siento un poco mal porque los quieren para la vida silvestre o las serpientes o lo que tengan en sus ranchos”, dijo. “Pero es como, en este punto durante los próximos tres años, lo siento, simplemente no vas a tener armas porque no es seguro”.

La Legislatura ha hecho algunos esfuerzos para obligar a todos los tribunales a actuar más como Mendocino. Un proyecto de ley de 2019 habría requerido que los jueces de los tribunales de familia  celebraran audiencias especiales  sobre la renuncia de armas de fuego, entre otros cambios. Tal como está, tales  audiencias son opcionales  en el tribunal de familia. (Los jueces de la corte penal también pueden emitir órdenes de protección cuando un abusador es acusado de un delito. Esos jueces de la corte penal no tienen la misma discreción y  deben celebrar audiencias  sobre armas de fuego si creen que el sujeto de dicha orden de protección está armado).

El Consejo de la Judicatura  se opuso al proyecto de ley, diciendo que presentaba “desafíos de carga de trabajo” y que cambios procesales significativos podrían afectar el funcionamiento de los tribunales y provocar retrasos. El proyecto de ley finalmente fue destruido y reemplazado por otra cosa.

Los legisladores volvieron al tema el año pasado. El Consejo de la Judicatura trabajó con el autor para resolver “los problemas procesales” de la legislación anterior, según el comunicado del consejo. Ese proyecto de ley, un esfuerzo más modesto que todavía no requiere audiencias especiales sobre armas de fuego, se aprobó sin la oposición del consejo.

IV

La fecha de 2020 de Julio para comparecer ante un juez de la corte penal se retrasó de mediados de julio al 14 de septiembre porque las fuerzas del orden necesitaban tiempo para entrevistar a los niños, según el fiscal de distrito. En mensajes de texto a su prima Rodríguez, Calley expresó su frustración por el ritmo, mencionando retrasos relacionados con el COVID e incluyendo un emoji que se mostraba enojado y grosero.

Con su esposo todavía allí y armado, Calley y los niños se quedaron escondidos en un refugio secreto en las afueras de la ciudad, dijo su familia.

“Estaban juntos”, dijo su madre Jodie Williams en una entrevista reciente. “Eso es todo lo que importa”.

Text message from Calley Garay
Ilustración de Anne Wernikoff

Los mensajes de texto entre Calley y su prima, Sarah Rodríguez, muestran la esperanza de la joven madre para el futuro.

“¡¡¡Hoy celebramos la libertad de muchas formas !!!” Calley escribió el 4 de julio de 2020.

En otro, ella envió un mensaje de texto: “Todas las cosas que él no me dejó usar”, junto con una foto de aretes, maquillaje y esmalte de uñas.

Calley estaba buscando apartamentos fuera del área, cerca de las estaciones de policía, en caso de que alguna vez viniera a buscarla, dijo Rodríguez. Y a pesar de la vida en la clandestinidad, se estaba cuidando a sí misma. Había perdido peso y había programado una cita con el médico en Camarena Health en Madera para el 14 de julio, según muestran los registros.

Text message exchange between Calley Garay and Jodie
Ilustración de Anne Wernikoff

El día antes de esa cita, una recepcionista del centro de salud llamó al número en el sistema de la clínica para confirmar la fecha y la hora.

Respondió un hombre.

Julio colgó su celular luego de decirle a la recepcionista que tomaría un mensaje para su esposa. Calley estaría en Camarena Health en East Almond Avenue en Madera a la 1:15 pm del día siguiente. Empezó a poner sus asuntos en orden. No hubo mucho tiempo.

Le pidió prestada a un amigo una camioneta Chevy blanca con una calcomanía de corona rosa en la ventana trasera y una abolladura en el lado del pasajero trasero. La mañana del 14 de julio de 2020, llegó a la oficina del secretario del condado justo cuando abrió a las 8 am. Los registros de visitantes muestran que era la quinta persona en la puerta. 

Allí, presentó la documentación para que la casa en la que vivía fuera transferida a su hija adulta de un matrimonio anterior. Luego fue a una tienda de repuestos para automóviles a comprar persianas para las ventanas del automóvil, que necesitaría para lo que haría a continuación.

Julio entró en el estacionamiento en East Almond Avenue en algún momento antes de las 10:45 am. Fue entonces cuando un asistente administrativo en un centro de diálisis, que comparte un estacionamiento con Camarena, fue a Starbucks. El trabajador luego testificó que vio una camioneta blanca estacionada junto a la suya y un hombre sentado detrás del volante.

El camión retrocedió hasta un lugar y Julio tenía una vista clara de la puerta del centro de salud. Las cortinas de las ventanas habrían oscurecido su rostro de los transeúntes, pero también lo hubieran protegido del sol del mediodía. Se sentó allí durante horas en el calor de 90 grados.

Algún tiempo después de la 1 pm, vio la camioneta Toyota Siena blanca de 2007 detenerse y dejar salir a Calley con sus dos hijos más pequeños, que vestían camisetas de estilo jersey a juego, rojas con mangas negras. La vio entrar y vio cómo la minivan se alejaba para cargar gasolina y luego regresaba poco tiempo después, estacionando algunos espacios de las puertas de entrada de la clínica.

Su hijo mayor, entonces de 6 años, estaba en la minivan estacionada, un trabajador de servicios para víctimas en el asiento del conductor. 

Hablaron sobre el programa de televisión favorito del niño hasta que se quedó dormido.

A las 2:28 pm, Calley salió del centro de salud sosteniendo a su hijo de 1 año en un brazo y el de 4 años caminando a su lado. Abrió la puerta corrediza del lado del pasajero para que el niño mayor pudiera entrar. 

Se inclinó para colocar al niño de 1 año en su asiento de seguridad.

Calley debió haber oído algo porque giró la cabeza. Gritó “No” antes de subir a la camioneta, protegiendo a sus hijos de su padre, que corría hacia ellos con una pistola .380, con el brazo extendido y disparando.

Julio Garay disparó seis veces, golpeando a su esposa en la cabeza y el pecho, en un momento colocando su mano sobre el auto para apoyarse mientras se inclinaba hacia el vehículo. Calley murió entre el asiento delantero y la fila del medio, sus hijos en sus asientos de seguridad.

Coda

La Policía rastreó el teléfono de Julio hasta un motel en Marina, a dos horas de distancia en el condado de Monterey. La Policía local allí, incluido un equipo SWAT, arrestó a Julio esa noche. Se rindió pacíficamente.

La policía de Madera y la oficina del fiscal de distrito enviaron un equipo de investigadores experimentados y capacitados al caso. Al final, recuperaron una abrumadora cantidad de evidencia. Había huellas dactilares, video mejorado que mostraba la calcomanía de la corona en el camión prestado capturado por la cámara de vigilancia del centro de salud, ADN parcial.

Registraron la casa donde vivían Calley y Julio, y encontraron el cepillo de pelo roto detrás de una cómoda, justo donde Calley les había dicho que voló durante una golpiza. Hicieron que el hijo adulto de Julio de un matrimonio anterior hablara sobre la vez que Julio supuestamente llevó a esa esposa a los huertos y amenazó con dispararle, al igual que la amenaza que Calley había informado. Y hablaron con la novia de otro hijo adulto que les contó sobre Julio mostrando una pistola .380, del mismo calibre que el arma homicida. 

Todo corroboró lo que Calley les había dicho más de un mes antes. Todo fue demasiado tarde.

Un fiscal superior de la oficina del fiscal de distrito, Eric DuTemple, expuso de manera experta la evidencia en el transcurso de tres semanas, comenzando a fines de septiembre. Julio Garay no testificó en su propia defensa y los familiares, que asistieron al juicio, también se negaron a participar en esta historia. El jurado deliberó durante un día antes de encontrar a Julio Garay culpable de todos los cargos y adiciones especiales. Se enfrenta a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional y debe comparecer ante el tribunal para su sentencia hoy.

Julio Garay listens to testimonies from witnesses inside the Madera County Superior Court in Madera on Sept. 29, 2021. Garay is standing trial for the murder of his wife, Calley Garay, in July of 2020. Photo by Larry Valenzuela
Julio Garay escucha testimonios de testigos dentro del Tribunal Superior del Condado de Madera en Madera el 29 de septiembre de 2021. Garay está siendo juzgado por el asesinato de su esposa, Calley Garay, en julio de 2020. Foto de Larry Valenzuela

Después del veredicto, la madre de Calley, Jodie Williams, se paró fuera del juzgado y habló sobre su hija. 

“Le encantaba reír y era una buena niña. Ella es una niña realmente buena. Espíritu realmente hermoso”, dijo Williams. “Ella dio su vida por sus hijos”.

La muerte de Calley impulsó una legislación  destinada a proteger los registros médicos, educativos y de otro tipo de los abusadores. Sin embargo, no ha habido discusión sobre por qué Julio estaba armado y cómo desarmar mejor a los abusadores.

Jodie Williams, Calley's mother, (left), and friends cry as speakers remember Calley at R C Wisener Park in Chowchilla on Oct. 23, 2021. Photo by Zaydee Sanchez for CalMatters
Jodie Williams, la madre de Calley (izquierda) y sus amigos lloran mientras los oradores recuerdan a Calley en RC Wisener Park en Chowchilla el 23 de octubre de 2021. Foto de Zaydee Sanchez para CalMatters

Después de la condena, la fiscal del distrito de Madera, Sally Moreno, ex oficial de policía y reservista del ejército, habló sobre el caso. Como en muchas áreas, la violencia doméstica es un gran problema en la comunidad, dijo.

“Ha sido un problema creciente en los últimos años. Pero siempre es un problema”, dijo,” y siempre está sucediendo en segundo plano”.

Moreno pasó años trabajando en casos de violencia doméstica. Las condenas son duras porque el abuso a menudo ocurre en privado y los testigos a veces dejan de cooperar. Moreno dijo que ella y la oficina hicieron un examen de conciencia después del asesinato.

“Lo miramos y fue doloroso destrozarlo y esperar que no le hubiéramos fallado en alguna parte”, dijo Moreno, y agregó que no cree que hubieran podido hacer nada para evitar la tragedia, dadas las distancias a lo que Julio estaba dispuesto a ir.

Ella dijo que no había forma de mantenerlo bajo custodia y que las acusaciones más serias, que le habrían dado una sentencia de prisión más larga, tomaron tiempo para investigar.

También dijo que recuperar armas puede ser difícil. La aplicación de la ley necesita una causa probable para obtener una orden judicial. Y la triste realidad es que “hay suficientes armas en la calle y todo eso, si alguien quiere conseguir un arma, podrá hacerlo”.

“Nos gustaría poder confiscar las armas de las personas, pero tenemos una larga historia de respeto a los hogares y propiedades de las personas”, dijo. “Entonces hay muchos obstáculos que superar antes de hacer esas cosas, y la ley trata de equilibrar eso”.

La Policía nunca pudo encontrar el arma de Julio, que el fiscal DuTemple reflexionó durante el juicio “probablemente esté en el fondo de la Bahía de Monterey en este momento”.

La policía encontró cajas de balas abiertas en el Cadillac Escalade de Julio con su placa de vanidad “GARAY1” cuando lo arrestaron en Marina.

También encontraron una carpeta de manila en el suelo detrás de la consola. Dentro había una copia de la orden de restricción por violencia doméstica firmada por un juez de la Corte Superior del Condado de Madera; después de todo, solo una hoja de papel.

Balloons attached to a fence spell out "Calley Jean Strong," in honor of Calley Garay at R C Wisener Park in Chowchilla, on Oct. 23, 2021. Photo by Zaydee Sanchez for CalMatters
Los globos adheridos a una cerca deletrean “Calley Jean Strong”, en honor a Calley Garay en RC Wisener Park en Chowchilla, el 23 de octubre de 2021. Foto de Zaydee Sanchez para CalMatters

Si usted o un ser querido está experimentando violencia doméstica y necesita ayuda, llame a la Línea Directa Nacional de Violencia Doméstica al 1-800-799-SAFE (7233) o a la Asociación de California para Poner Fin a la Violencia Doméstica al 916-444-7163. También puede encontrar organizaciones locales en California en este sitio.

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Robert Lewis covers justice issues. Before joining CalMatters he worked at print and public radio outlets across the country including WNYC-New York Public Radio, Newsday and The Sacramento Bee. His investigative...