EN RESUMEN

La crisis de vivienda en California es un tema de actualidad candente, pero se ha estado desarrollando durante décadas y no existen soluciones mágicas para ello. 

Read this article in English

Los californianos, en particular los políticos y nosotros en los medios de comunicación, hablamos mucho sobre la crisis de vivienda del estado y cómo podría resolverse.

En pocas palabras, no hemos estado construyendo lo suficiente para satisfacer la demanda, a pesar de que el crecimiento de la población que alguna vez fue sólido en el estado se ha desacelerado hasta casi estancarse, y el desajuste entre la oferta y la demanda aumenta los costos tanto para los inquilinos como para los posibles propietarios.

Los altos costos de la vivienda son la principal razón por la que California tiene la tasa más alta de pobreza y la segunda tasa más baja de propiedad de vivienda, justo por delante de Nueva York.

En todo caso, la pandemia ha exacerbado la crisis. La angustia entre los inquilinos, muchos de los cuales sufrieron la pérdida de puestos de trabajo, ha aumentado mientras que los precios de las viviendas han aumentado drásticamente, solo superada por la de Hawái.

Aunque la escasez de viviendas ha recibido mucha atención mediática y política en los últimos años, en realidad se ha estado desarrollando durante décadas, a pesar de los aumentos periódicos de producción, como lo subraya un nuevo informe del Instituto de Políticas Públicas de California.

Citando datos del Censo de 2020, los investigadores de PPIC calcularon que “el estado agregó 3.2 veces más personas que unidades de vivienda en los últimos 10 años. Ahora hay 2.93 californianos por cada unidad de vivienda ocupada, solo detrás de Utah (3.09) y Hawai (2.93), y muy por encima del promedio de todos los demás estados (2.53)”.

“Aunque las viviendas costeras son las más caras, el mayor cambio porcentual en el valor de las viviendas se ha producido en las regiones del interior”, explica PPIC. “Para evitar precios más altos, muchos residentes se han mudado al Valle Central, al este del Área de la Bahía y al Inland Empire al este de Los Ángeles. En el proceso, también han subido los precios en sus nuevos vecindarios”.

El informe de PPIC cita un estudio de 2015 por la Oficina del Analista Legislativo que profundizó en las razones subyacentes de la crisis de la vivienda. La LAO dijo que para evitar aumentos extremos de costos, el estado debería haber estado construyendo al menos 70,000 unidades más al año, y quizás hasta 110,000, desde 1980 hasta 2010. Calcula el déficit durante ese período de 30 años en alrededor de 3.5 millones de unidades.

Gavin Newsom citó esa cifra mientras se postulaba para gobernador en 2018 y prometió que la brecha se cerraría para 2025. Era una promesa fantástica, que requería que la construcción se quintuplicara aproximadamente a medio millón de unidades al año, pero en todo caso se ha mantenido estático o incluso se negó.

“La producción anual promedio en realidad se ha desacelerado, de 147,000 por año en la primera década del siglo a solo 71,000 por año desde entonces”, señala PPIC. “La construcción se redujo en casi todas partes, pero la caída fue mayor fuera de los costosos condados costeros (Los Ángeles, Orange y San Diego, así como el Área de la Bahía). Y aunque el ritmo se ha acelerado recientemente, no es suficiente para superar los años de retraso”.

La meta oficial de producción de viviendas del estado es de 180,000 unidades al año y el Departamento de Vivienda y Desarrollo Comunitario impone cuotas numéricas en las regiones, que luego se convierten en cuotas para los gobiernos locales, para dividir en zonas suficientes tierras para sus necesidades proyectadas.

El departamento ganó recientemente nuevos poderes para hacer cumplir sus cuotas y evitar que las ciudades se dobleguen ante la oposición local a desarrollos específicos. El presupuesto estatal actual también se jacta de gastar $10 mil millones para estimular la vivienda para familias de bajos ingresos y otros $7 mil millones para combatir la falta de vivienda.

“Estos cambios señalan una postura más a favor de la vivienda, pero queda por ver si son suficientes para impulsar la producción a los niveles que muchos consideran necesarios”, concluye PPIC.

No existen soluciones mágicas. Dado el alcance de la crisis y décadas de deficiencias en la construcción, lograr un progreso incluso marginal sería nada menos que milagroso.

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Dan Walters has been a journalist for nearly 60 years, spending all but a few of those years working for California newspapers. He began his professional career in 1960, at age 16, at the Humboldt Times...