EN RESUMEN

El condado de Kern ha tenido la tasa de homicidios más alta del estado desde 2016, con pandillas de prisiones rivales en guerra en la frontera norte rural.

Read this article in English

De espaldas al desierto, el condado de Kern es la banda más meridional del conservador Valle Central de California. Su borde occidental forma una escalera dentada que imita la forma de la costa de California sin acercarse al agua. 

Y a lo largo de su frontera norte rural hay una guerra que ha durado largo tiempo entre pandillas penitenciarias rivales que ayudó a que este condado fuera tan violento. 

La tasa de homicidios en el condado de Kern en 2020 fue de 12,7 por cada 100.000 habitantes, la más alta de cualquier condado de California, según el Departamento de Justicia. Eso es aproximadamente una por cada 8,000 personas en un condado de aproximadamente 900,000.  

A partir de mediados de la última década, la tasa de homicidios del condado comenzó a crecer y el condado de Kern ha tenido la tasa de homicidios más alta del estado desde 2016. 

El crimen está aumentando en todo el país y especialmente en California. Lo que esto significa, y quién tiene la culpa al respecto, sigue siendo un audaz golpe político. 

La creciente tasa de homicidios en el estado, un 31% más entre 2019 y 2020, fue un aspecto central del fallido retiro del gobernador Gavin Newsom. El republicano Larry Elder, el principal votante entre los rivales de Newsom, condenó la “mano suave con el crimen que vemos que emana de Sacramento y de muchas de nuestras ciudades principales”. Kevin Falconer, otro retador de Newsom, dijo que la creciente tasa de criminalidad obligó a los principales empleadores a retirarse de San Francisco.

A nivel nacional, las historias sobre el aumento de la delincuencia se centran en las grandes ciudades: Minneapolis después de las protestas en torno al asesinato de George Floyd. Portland desde que comenzaron los enfrentamientos semanales entre antifascistas y grupos paramilitares de derecha. Y Chicago, siempre Chicago. 

Pero uno de los lugares más violentos de California desafía esas explicaciones. No hay un movimiento activo en el condado de Kern para cambiar la forma en que los departamentos de policía están armados o financiados, ningún fiscal de distrito indulgente presionando para obtener sentencias más bajas y pocos agitadores vestidos de negro. 

Bakersfield, la ciudad más grande con unos 380.000 habitantes, estableció un récord en 2020 con 45 homicidios. Este año, superó eso: a fines de noviembre, se habían registrado 57 homicidios.

Los residentes se despertaron casi todas las mañanas durante los primeros 15 días de agosto ante un nuevo homicidio.

The Padre Hotel en el centro de Bakersfield el 16 de noviembre de 2021. Foto de Larry Valenzuela para CalMatters

Pregunte en el condado de Kern sobre estas cifras sombrías y escuchará una variedad de explicaciones: videojuegos violentos, la erosión del núcleo familiar, el fin del castigo corporal. 

Algunos culpan a una ley estatal que cambió los delitos graves a delitos menores, una ley que redujo las sentencias de prisión, un impuesto de centavo fallido para más diputados del condado y un impuesto de centavo exitoso para más policías de la ciudad. 

Las explicaciones son locales, nacionales, globales: el cierre del campo de fútbol local todos los días menos los sábados, la amplia disponibilidad de armas de fuego, la guerra de pandillas, Donald Trump, Barack Obama, Gavin Newsom, Ronald Reagan, el desempleo, la desesperanza y el año de una pandemia mundial.

Entonces, ¿qué hace que la tasa de homicidios del condado de Kern sea la más alta de California? ¿Cómo fue nombrada Bakersfield como una de las 10 ciudades más peligrosas de EE. UU.?

“Honestamente”, dijo Manuel Carrizales, pastor y ex pandillero de Bakersfield, levantando las manos en el aire y dejándolas caer sobre su regazo con resignación, “El Diablo anda suelto”.

Los líderes esquivan temas que no son populares

Una mirada a largo plazo a las estadísticas de delincuencia, en particular los datos de homicidios, muestran que la tasa de delincuencia del año 2020 a nivel nacional y en California todavía era una fracción de sus máximos de principios de la década de 1990, según las estadísticas del gobierno. El simple hecho de contar los cambios año tras año oculta una verdad más amplia: el crimen ha disminuido significativamente en comparación con la historia reciente. 

Aun así, los cambios año tras año en la tasa de criminalidad son notables, especialmente cuando se trata de la tasa de homicidios, dijo Magnus Lofstrom, director de políticas de justicia penal en el Instituto de Políticas Públicas de California.

“Pero creo que también es importante dar un paso atrás y mirar desde esa perspectiva a más largo plazo y reconocer que, durante décadas, nuestras tasas de criminalidad, incluso en el año 2020, fueron relativamente bajas”, dijo. 

En 2015, en medio de las primeras señales de un aumento de la tasa de homicidios en el condado de Kern, la estación de televisión KGET de Bakersfield inició un rastreador de homicidios. 

Un muro de concreto en un callejón con  grafiti de pandillas locales cerca de la intersección de las avenidas Rosewood y Clinton en el este de Bakersfield el 16 de noviembre de 2021. Foto de Larry Valenzuela para CalMatters

El reportero Raphael Stroud se unió a la estación en 2017, y su trabajo era conducir a cada homicidio y contar la historia de los fallecidos. 

Siguió buscando explicaciones en los funcionarios y líderes electos, dijo. Las que recibió fueron en su mayoría quejas sobre el comportamiento y las actitudes de los niños en edad escolar, dijo. 

“Dejé de querer hacer entrevistas con los funcionarios porque seguía escuchando lo mismo”, dijo Stroud. 

La tasa de homicidios aparentemente no es un tema que los funcionarios electos locales estén ansiosos por discutir.

CalMatters hizo varios intentos para comunicarse con el alcalde de Bakersfield y los cinco supervisores del condado de Kern. Ninguno devolvió llamadas. El jefe de personal del presidente de la Junta de Supervisores del Condado de Kern, Phillip Peters, dijo que no haría comentarios, y el personal de la alcaldesa de Bakersfield, Karen Goh, dijo en noviembre que estaba viajando y demasiado ocupada para una entrevista de 15 minutos sobre dos años consecutivos de violencia en su interior que batieron récords. ciudad. 

En su discurso sobre el estado de la ciudad de 17 minutos y 51 segundos en julio, Goh prometió un “nuevo optimismo” para resolver el problema de las personas sin hogar en la ciudad, elogió una nueva iniciativa de marca regional y lamentó las vidas y negocios perdidos por la pandemia.

“Dios te bendiga, Bakersfield”, dijo. “Regresaremos mejor que antes”. 

No hizo una sola mención de la cantidad de personas asesinadas en 2020.  

Las pandillas se infiltran en los pueblos rurales

Hace una década, el condado de Kern no se destacaba por su tasa de homicidios. En 2011, según el Departamento de Justicia, su tasa de homicidios fue de 5,4 por 100.000, aproximadamente la mitad del grupo en California. 

¿Qué ha pasado?

Dentro de la ciudad, según muestran los datos de delincuencia local, las luchas entre las bandas locales divididas por raza y geografía representaron al menos un tercio de los homicidios de la ciudad en 2020.

El Departamento de Policía de Bakersfield clasificó 15 de sus 45 homicidios como relacionados con pandillas ese año. Pero eso, reconoce el portavoz de la policía de Bakersfield, Robert Pair, es solo la cantidad de homicidios que la policía pudo probar que estaban relacionados con el crimen organizado. 

“Es probable que el número real sea mucho más alto, pero no lo codificamos como ‘relacionado con pandillas’ solo por sospechas, o solo por el historial de la persona”, dijo Pair. 

En varios casos, dijo Pair, es posible que las víctimas de homicidio no tuvieran afiliaciones a pandillas, pero fueron asesinadas solo por sospechas. 

“Es una frontera de pandillas. La actividad de las pandillas tiene sus altas y bajas, una especie de montaña rusa”.

Tyson Davis, JEFE DE POLICÍA DE DELANO

 Un condado agrícola que cultiva y exporta almendras, uvas y cítricos, el condado de Kern tiene la quinta tasa de pobreza más alta de California: casi una de cada cinco vive por debajo del umbral de pobreza, según muestran los datos federales. El ingreso familiar promedio del condado es aproximadamente $ 20,000 menos que el promedio estatal, según el Censo de EE. UU.

El condado está formado por pequeños pueblos que dependen de los productos básicos, y la violencia de las pandillas se ha extendido desde la ciudad a esos puestos de avanzada rurales.

Dos están en el centro de una guerra entre dos de las pandillas carcelarias más grandes de California, según la policía del condado de Kern.

Delano, con una población de 53.000 habitantes, se centra en la planta de envasado de mandarinas de Wonderful Company. La ciudad de McFarland, siete millas al sur con 15,000 residentes, es famosa por su equipo de campo traviesa de la escuela secundaria, que fue el tema de una película de 2015 protagonizada por Kevin Costner.

El jefe de policía de Delano, Tyson Davis, dijo que su ciudad es la más austral dirigida por la pandilla de la prisión norteña, que visten de rojo. McFarland es el pueblo más al norte dirigido por la pandilla sureña de la prisión, que visten de azul. 

La planta de empaque de naranjas Wonderful Halos en las afueras de Delano el 15 de noviembre de 2021. Foto de Larry Valenzuela para CalMatters

“Es una especie de zona aislada”, dijo Davis, quien asumió el cargo a fines de octubre. “Es una frontera de pandillas. La actividad de las pandillas tiene sus picos y valles, una especie de montaña rusa.

“Esto no sucedió de la noche a la mañana. Este ha sido un problema creciente durante años, y tomará años solucionarlo”. 

Davis no tenía estadísticas sobre la actividad de las pandillas en Delano, pero algunos incidentes recientes y casos judiciales cuentan la historia. 

Según los informes, el 2 de julio de 2020, un sedán Toyota color canela se detuvo en una fiesta de cumpleaños en Delano. Testigos dijeron a la policía que un hombre con una sudadera con capucha salió del auto y comenzó a disparar. Tres adultos resultaron heridos. Dos niñas, de 11 y 12 años, fueron asesinadas. 

La policía de Delano le dijo a la estación de televisión ABC23 en ese momento que los testigos en la escena no cooperaron con la policía y en algunos casos fueron “completamente hostiles”. La policía de Delano codificó el tiroteo como relacionado con pandillas, pero no se han realizado arrestos.

La violencia de las pandillas también se cobró la vida del hijo de un pastor de 21 años, asesinado en una vigilia en Delano por una víctima de un accidente automovilístico en febrero de 2020. 

¿Son las políticas estatales las culpables?

Davis, un ex alguacil del condado de Kern durante 31 años, culpa a un par de leyes por la violencia en la región: la Proposición 47 de 2014, que reclasificó algunos delitos graves de drogas y robo a delitos menores, y la Proposición 57 de 2016, que deja a discreción de un juez si son delincuentes juveniles son procesados ​​en un tribunal de adultos. 

Davis y otros agentes de la ley en el condado de Kern también culpan a la realineación carcelaria de 2011 creada por AB 109, que hizo que las personas encarceladas anteriormente en prisiones estatales fueran elegibles para recibir sentencias en las cárceles del condado. 

Eso, dijo Davis, provocó un retroceso en las cárceles del condado, que luego liberaron a más personas a la calle. 

“Esas son personas a las que les gusta cometer delitos”, dijo Davis. 

Los investigadores que analizaron el impacto de esas medidas no las encontraron asociadas con más agresiones u homicidios. 

Si la Prop 47 contribuyó a algún delito, fue hurto, según un análisis del Public Policy Institute of California. La Proposición 57 ha nivelado algunas de las disparidades raciales en las sentencias de menores, pero, según el Centro de Justicia Juvenil y Criminal, los niños negros y morenos todavía son enviados a tribunales de adultos mucho más que sus contrapartes blancos.

La realineación, según múltiples análisis, no terminó costando menos (las cárceles terminaron asumiendo los costos transmitidos por las cárceles), pero tampoco se ha demostrado que se correlacione con un aumento de los homicidios. 

“No encontramos ninguna evidencia de que el crimen violento haya aumentado como resultado de las reformas”, dijo Loftstrom. 

Más dinero para la policía elogiado, rechazado

Es dinero? Los departamentos de policía utilizan regularmente una tasa de criminalidad en aumento para abogar por más dólares para la seguridad pública; tan recientemente como a fines de noviembre, el Departamento de Policía de Los Ángeles solicitó $ 213 millones adicionales para contratar y retener oficiales, citando el aumento de la delincuencia. 

Después de la oleada de protestas contra la violencia policial tras la muerte de George Floyd, el Departamento de Policía de Los Ángeles recibió 150 millones de dólares menos en 2020 que su previsión presupuestaria original. Este año, la ciudad volvió a agregar dólares y el presupuesto del departamento ahora es de más de $ 1,750 millones. 

En el condado de Kern, pocas personas parecen estar hablando de desfinanciar a la policía. 

“Soy un demócrata liberal y no creo que esa mierda de desfinanciamiento”, dijo el abogado defensor de Bakersfield, David Torres. “Nadie está tratando de quitarle el dinero al alguacil o las armas de sus ayudantes”. 

La pregunta, dijo Torres, es cómo se gastan esos dólares. 

“Los diputados nunca dejarán de quejarse”, dijo Torres. “Están muy bien financiados en este condado”. 

El problema en el condado de Kern son los departamentos de aplicación de la ley que intentan retener a los oficiales, dijeron Davis y el alguacil del condado, especialmente cuando otros departamentos locales pueden pagar mejor. 

El alguacil del condado de Kern, Donny Youngblood, dijo que se ha visto paralizado por la falla en 2018 de un impuesto sobre las ventas del condado de un centavo que, según dijo, habría salvado los puestos de trabajo del alguacil del condado. 

“Nos ha costado mucho reclutar y retener a los alguaciles adjuntos”.

Donny Youngblood, alguacil del condado de kern

Hace tres años, Youngblood cerró la unidad de pandillas del departamento del alguacil. A principios de noviembre, también redujo a la mitad la unidad de narcóticos. 

Pero en la ciudad, el dinero no ha sido un problema para el Departamento de Policía de Bakersfield. En 2018, la ciudad de Bakersfield cabildeó con éxito por un impuesto a las ventas de un centavo aprobado por los votantes que genera alrededor de $ 58 millones cada año para la seguridad pública. 

Eso, dijo Youngblood, ha planteado un problema para su oficina. 

“Ha sido horrible”, dijo Youngblood. “Nos ha costado mucho reclutar y retener a los alguaciles adjuntos. Varios han ido a la ciudad porque la ciudad está ofreciendo un aumento salarial sustancial, ya sabes, es muy problemático”.

Mucho antes de ese impuesto, Youngblood pedía más fondos.

“Ofrecemos un bono por firmar de $ 25,000 para transferencias laterales y en dos años no hemos tenido ningún receptor exitoso”, dijo Youngblood. “Hemos tenido solicitantes que han presentado solicitudes, pero no aprobaron una [verificación] de antecedentes de otras agencias, o si no pasan la [verificación] de antecedentes, se niegan a firmar una exención para que analicemos sus antecedentes. No los contratamos”. 

Cuando se le preguntó por una sola causa del aumento de homicidios en el condado de Kern, Youngblood tuvo dificultades para identificar una.

“¿Dijiste que per cápita somos el número uno en homicidios?” Youngblood preguntó en una entrevista. “No me di cuenta”.

‘Se pone bastante salvaje aquí’

El dueño de un restaurante, un agente de fianzas y un detective privado se sientan en el asiento delantero de un Dodge Challenger negro, retumbando por las calles de Bakersfield.

Suena como el montaje de una broma, pero Glenn Pierce es los tres. Y dice que está dispuesto a desembolsar más dinero de los impuestos por más agentes de policía, aunque sus opiniones sobre la policía local son en su mayoría imposibles de imprimir. 

Pierce es dueño de Pierce Bail Bonds, opera un restaurante de soul food con capacidad para 30 personas y trabaja como investigador privado para abogados de defensa criminal. Dijo que su hermano mayor sigue siendo un Bakersfield Crip de alto rango. 

“Los malos me hablan y los buenos me hablan”, dijo Pierce, quien, con 6 pies 4 pulgadas, se impone incluso mientras conduce.

“Necesitamos más subestaciones … No solo más oficiales, sino también personas que sepan quién es usted, quiénes son los niños”.

Natesha johnson, organizadora comunitaria de Bakersfield

Pregunte en Bakersfield quién tiene conocimientos sobre delitos violentos aquí, y muchos, desde policías hasta abogados defensores y periodistas, lo señalarán a Glenn Pierce.

Sin embargo, al igual que todos los demás, está perplejo. 

Una tarde de otoño, se detuvo frente a una pared blanca de dos metros de altura en una calle residencial, donde un graffiti que decía “Peace Ghost” marca uno de los primeros homicidios de pandillas en Bakersfield este año, Oscar Ortiz “Ghost” Cervantes.

“Y ese (homicidio) probablemente llevó a otro”, dijo Pierce.

Los organizadores de la comunidad argumentan que la policía necesita hacer más vigilancia cuadra por cuadra, mostrando sus rostros y dejando que se conozca su presencia.

“Necesitamos más subestaciones, más oficiales que recorran el ritmo”, dijo Natesha Johnson, una organizadora comunitaria de Bakersfield cuyo hijo se unió al departamento de policía este año. “No solo más oficiales, sino también los que saben quién es usted, quiénes son los niños”. 

Pierce no está de acuerdo.

“No. De ninguna manera”, dijo. “Ese oficial terminará metido en la parte trasera de un baúl. Se vuelve bastante salvaje aquí por la noche”.

Natesha Johnson, directora ejecutiva de Upside Productions y organizadora comunitaria, en The Padre Hotel en el centro de Bakersfield el 15 de noviembre de 2021. El condado de Kern y Bakersfield tienen una cantidad elevada de violencia armada y muertes. Foto de Larry Valenzuela para CalMatters

Mientras recorre la ciudad, Pierce señala el grafiti que marca el territorio de las pandillas. “X3”, esa es una pandilla alineada con los sureños. El “OKC” en el costado de una tienda de suministros de madera abandonada representa a los Okie Bakers, una pandilla latina que Pierce dijo que dejó de pagar sus impuestos a la red criminal más grande de sureños, y está haciendo que disparen a su gente. 

Pero también ve problemas estructurales en el condado de Kern. 

“No hay trabajo aquí. No hay entrenamiento”, dijo Pierce. “El área de entrenamiento más cercana para los campos petroleros está a 40 kilómetros de distancia y no hay autos”.

Eso, dijo, genera problemas. 

“Los envían a la cárcel, los envían a la cárcel. No hay ningún lugar adonde enviarlos”. Dijo Pierce. “Quieren culpar de todo al gobernador, pero no se puede culpar de todo a un solo hombre”.

Señala la historia de éxito del condado de Monterey, que experimentó un aumento en la violencia de las pandillas a fines de la década de 2000 y nuevamente a mediados de la década de 2010. 

Pero, según informes de los medios locales, un alto el fuego entre las pandillas lideradas por agencias policiales y organizaciones sin fines de lucro ayudó al condado de Monterey a reducir su tasa de homicidios entre 2015, cuando fue más alta que la que el condado de Kern ha alcanzado, y 2020, cuando la tasa fue de 3.2 por 100,000.

“La unidad de pandillas del condado de Monterey comenzó a martillarlos”, dijo Pierce. 

Yendo tras las teorías sobre la violencia del condado

Para Raphael Stroud, el exreportero de Bakersfield TV que cubrió todos los homicidios en la ciudad entre 2018 y 2020, la búsqueda de un patrón terminó infructuosamente. 

“Culparán a Sacramento, o dirán que tiene que ser la comunidad la que se una y no tolerará esto”, dijo Stroud. 

No tiene la intención de parecer desdeñoso, dijo. Pero ninguna de las explicaciones que dijo haber escuchado de activistas comunitarios, funcionarios de la ciudad, oficiales de policía o incluso de los propios pandilleros fue satisfactoria. 

Persiguió teorías: tal vez los contaminantes ambientales estaban causando calificaciones más bajas en las pruebas en los escolares, lo que conducía a más delitos. Tal vez la densidad de las cárceles estatales hizo que más personas se quedaran después de su liberación, hasta que se dio cuenta de que los prisioneros, una vez liberados, son devueltos al condado donde fueron condenados. 

Tal vez los bienes raíces baratos en Bakersfield, una de las últimas viviendas asequibles que quedaban en la I-5, estaban atrayendo a personas de Los Ángeles y Oakland que estaban cometiendo delitos, hasta que se dio cuenta de que muchos de los homicidios que estaba cubriendo provenían de familias con raíces de décadas en el condado de Kern: “Es de cosecha propia”. 

“Cuando no iba a obtener respuestas directas de la ciudad y la policía, traté de enfocarme en el dolor que está causando”, dijo Stroud, ahora reportero de televisión en el Área de la Bahía. “Una cosa que me rompió el corazón, creo que hay mucha apatía (en la comunidad).   

“Creen que hay ciertas partes del condado de Kern donde es culpa de la familia, es culpa del vecindario. Eso es lo que probablemente más me molesta”.

El 17 de noviembre, la policía encontró a un hombre muerto a tiros en una casa de Bakersfield en Panama Lane poco después de las 6 pm no han revelado su nombre ni ninguna información sobre los sospechosos. Fue el homicidio número 57 en la ciudad este año. 

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Nigel Duara joined CalMatters in 2020 as a Los Angeles-based reporter covering poverty and inequality issues for our California Divide collaboration. Previously, he served as a national and climate correspondent...