EN RESUMEN

Las “guerras de agravios” de California sobre las reglas que gobiernan las demandas por lesiones personales se están calentando nuevamente y las nuevas medidas en duelo pueden aterrizar en la boleta electoral de 2022.

Read this article in English.  

Uno de los conflictos más duraderos del Capitolio enfrenta a los abogados de lesiones personales y sus aliados en los grupos de defensa del consumidor contra los intereses corporativos y sus aseguradoras.

Las dos facciones chocan incesantemente sobre qué eventos se consideran actos ilícitos (agravios), quién puede demandar por esos actos y qué daños monetarios se pueden otorgar.

Apodado “guerras de agravios”, el conflicto se ha prolongado durante décadas en la Legislatura, en los tribunales y ocasionalmente a través de medidas electorales, cada lado se describe a sí mismo como los buenos y el otro como malvado. Cada año se gastan millones de dólares en cabilderos, estrategas de medios, asesores de campañas políticas y otras herramientas del comercio político.

La intensidad de la guerra varía de un año a otro, y 2022 se perfila como uno de sus períodos más calurosos a medida que las facciones proponen medidas de votación en duelo. Uno anularía efectivamente una ley de 1975 que limita los daños por “dolor y sufrimiento” en casos de negligencia médica, mientras que otro pondría un nuevo límite a los honorarios que los abogados de lesiones personales pueden reclamar.

Esa ley de 1975, titulada Ley de Reforma de Compensación de Lesiones Médicas (MICRA) y firmado por Jerry Brown durante su primer año como gobernador, limita los daños no económicos por negligencia a $250,000. Su aprobación no solo fue una gran victoria para los proveedores médicos y sus aseguradoras, sino también la salva inicial de la guerra.

Los abogados no solo han intentado – sin éxito hasta ahora – derogar o modificar MICRA, sino que han buscado ampliar las oportunidades para demandar y cobrar daños y honorarios, como permitirles intervenir en casos que normalmente serían manejados por autoridades legales locales o estatales.

Mientras tanto, los grupos empresariales y las aseguradoras no solo han intentado mitigar la ambición expansiva de los abogados, sino también llevar el modelo MICRA de límites de daños a otros casos de posibles lesiones.

En 1987, 12 años después de la promulgación de MICRA, el presidente de la Asamblea estatal, Willie Brown, medió en extensas negociaciones entre las facciones en guerra sobre una tregua, que culminó en el infame “trato de servilleta”.

Rápidamente ratificado por la Legislatura, brindó a los cabilderos por cada interés involucrado algo para llevar a sus clientes, incluida una ligera modificación de MICRA y nuevas protecciones para la industria del tabaco afectadas por demandas de fumadores por cáncer y otras enfermedades.

La tregua del trato de la servilleta duró algunos años, pero las guerras de agravios se reanudaron en la década de 1990 y desde entonces se han librado sobre temas específicos, incluidos varios esfuerzos infructuosos para cambiar MICRA. Un subconjunto del conflicto, que involucra aproximadamente los mismos intereses, ha sido justa sobre la compensación de trabajadores, el sistema multimillonario financiado por el empleador que cubre las lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo.

En la nueva boleta electoral eso derogaría indirecta pero efectivamente MICRA a pesar de que la coalición anti-MICRA ha fallado repetidamente en el pasado para deshacer lo que la Legislatura y Jerry Brown hicieron hace 46 años.

Mientras tanto, la Asociación de Justicia Civil de California, una organización que agrupa a los intereses comerciales y de seguros, ha presentado su propia medida de iniciativa, la cual limitaría los honorarios de los abogados en casos de lesiones personales al 20% de los juicios monetarios, muy por debajo del tradicional tercio o más. El objetivo, obviamente, es hacer que los abogados estén menos dispuestos a aceptar casos.

Por lo tanto, el escenario está listo para que las facciones rivales gasten millones de dólares para persuadir a los votantes, lo que sería una pequeña fracción de los muchos miles de millones de dólares en juego en el resultado. E independientemente de lo que suceda el próximo año, los inmensos riesgos significan que las guerras por agravios continuarán arrasando indefinidamente.

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Dan Walters has been a journalist for nearly 60 years, spending all but a few of those years working for California newspapers. He began his professional career in 1960, at age 16, at the Humboldt Times...