En resumen

La cantidad de niños de California que han sido diagnosticados con COVID-19 durante el aumento de la variante omicron se ha “disparado”, desafiando las nociones anteriores de que el coronavirus pasa por alto en gran medida a los niños. Las tasas de vacunación infantil son relativamente bajas, y los niños que contraen COVID-19 podrían tener un mayor riesgo de padecer enfermedades raras así como diabetes.

Read this article in English.   

Las hospitalizaciones por COVID-19 entre los niños de California, especialmente aquellos que son demasiado pequeños para ir a la escuela, son las más altas desde que comenzó la pandemia.

Se está atribuyendo a la variante omicron altamente contagiosa, los niños expuestos durante la instrucción en persona en la escuela y otros lugares públicos, tanto como los bebés y niños en edad preescolar que no son elegibles para la vacunación.

El estado ha contabilizado casi 850.000 casos de COVID entre niños de 0 a 17 años desde el comienzo de la pandemia. De ellos, 44 han muerto, el equivalente a un autobús escolar completo lleno de niños.

“La ola de delta y la ola de ómicron desafiaron algunas suposiciones que se habían realizado hasta ahora, en cuanto a que los niños no lo contraerían y se saldrían ilesos de todo esto”, dijo el Dr. Theodore Ruel, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas y Salud Global de la UCSF. “Ahora sabemos que los niños definitivamente contraen infecciones, y aunque son un número pequeño, son hospitalizados y algunos mueren”.

Este pico de hospitalizaciones de niños en todo el estado ha superado los registros obtenidos durante el aumento del invierno pasado, dijo la semana pasada el Dr. Mark Ghaly, Secretario de Salud y Servicios Humanos de California. El estado alcanzado un máximo de 90 admisiones pediátricas en un día el 4 de enero, según el Departamento de Salud Pública de California. El máximo anterior de 41 admisiones pediátricas en un día ocurrido en enero de 2021, un récord superado anteriormente durante el aumento de ómicron del 29 de diciembre con 50 admisiones.

“Los números de casos en niños se están disparando junto con los de adultos”, dijo Ruel. “Los niños se salvaron de las infecciones desde el principio y creo que fue debido al cierre completo de las escuelas, y los niños tenían menos oportunidades de encontrarse con niños potencialmente portadores”.

“La ola de delta y la ola de ómicron desafiaron algunas suposiciones que se habían realizado hasta ahora, en cuanto a que los niños no lo contraerían y se saldrían ilesos de todo esto”.

Dr. Theodore Ruel, jefe de Enfermedades Infecciosas Pediátricas y Salud Global, UCSF

El departamento de salud pública de California está realizando una campaña de mercadeo en todo el estado y realizando actividades de extensión comunitaria para crear conciencia sobre la vacunación. La campaña está dirigida a los padres y se publicará en plataformas de redes sociales como Twitter y Snapchat. En un correo electrónico, el departamento dijo que el alcance comunitario se centra en las comunidades más afectadas del estado.

Los expertos en pediatría de todo el estado indican que, hasta ahora, las familias no necesitan volver a quedarse en casa con los niños para evitar ómicron o complicaciones, incluido un raro síndrome multiinflamatorio conocido como MIS-C. Citan la necesidad de escuelas y guarderías para las familias trabajadoras, así como el aislamiento social que ha hecho que la pandemia sea difícil para los niños.

Pero están aconsejando a las familias que chequeen las precauciones iniciales de la pandemia para limitar las reuniones, evitar actividades necesarias y proteger a los miembros más jóvenes y vulnerables de la familia mediante el uso de cubrebocas, el distanciamiento social y la vacunación.

En el condado de Orange, un niño menor de 5 años murió por complicaciones de COVID en diciembre, dijo la agencia de salud del condado la semana pasada.

California refleja a la nación al ver la mayor cantidad de hospitalizaciones pediátricas con COVID-19 desde el comienzo de la pandemia, dijo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, en una sesión informativa el viernes. Aun así, las hospitalizaciones son relativamente bajas con tasas de 4 en 100,000 para menores de 5 años y 1 en 100,000 para niños de cinco años o más.

En Los Ángeles, la Dra. Colleen Kraft, pediatra del Children’s Hospital Los Angeles, está preocupada por la cantidad de niños enfermos porque incluso un pequeño porcentaje podría significar miles de niños enfermos. Ya este año, entre los niños sintomáticos en el departamento de emergencias, el 45 % está dando positivo, frente al 2,9 % en noviembre, dijo.

“Omicron es tan contagioso que las personas que no están vacunadas corren el mayor riesgo”, dijo Kraft. “En muchos casos, tenemos familias y padres que podrían vacunarse pero que eligen no hacerlo y ponen a todos en riesgo”.

En su hospital en el área de Hollywood de Los Ángeles, actualmente están ingresados ​​41 niños y una cuarta parte de ellos están en la unidad de cuidados intensivos, dijo. Es el mayor número de admisiones en los últimos 12 meses para el hospital.

Ella está más preocupada por los niños que no están vacunados, especialmente los menores de 5 años.

“Los padres y familiares que entren en contacto con ellos deben vacunarse”, dijo Kraft. “Durante las próximas semanas, mientras los casos de infecciones se intensifican, pueden meditar si quieren hacer sus actividades extra o cosas que son más opcionales”.

“Omicron es tan contagioso que las personas que no están vacunadas corren el mayor riesgo”.

medico colleen Kraft, pediatra, Children’s Hospital Los Angeles

En California, el 65 % de los niños de 12 a 17 años están vacunados, mientras que solo el 19 % de los jóvenes de 5 a 11 años están vacunados, según datos estatales . Esas cifras están ligeramente por encima de los promedios nacionales de 54% y 16%, respectivamente.

Para una familia en el condado de Orange, las consecuencias del aumento de la variante ómicron se produjeron justo después del año nuevo cuando su niño pequeño fue hospitalizado con COVID-19.

Adeline Zermeno, de 2 años, desarrolló fiebre alrededor de Navidad y dio negativo para COVID. Poco más de una semana después, aterrizó en el hospital después de una racha de 10 días de fiebre ininterrumpida que llegó a 104.9, fatiga y una prueba de COVID positiva, dijo su madre, Lindsey Zermeno.

Adeline Zermeno, 2, in recovery after spending two night in the hospital because of COVID-19. Here she is enjoying her post-hospitalization meal. She requested Chik-fil-A. Photo courtesy of Lindsey Zermeno.
Adeline Zermeno, 2, en recuperación después de pasar dos noches en el hospital a causa de COVID-19. Aquí disfruta de su comida posterior a la hospitalización. Ella pidió Chik-fil-A. Foto cortesía de Lindsey Zermeno.

Adeline pasó dos noches en el hospital con infecciones de oído y sinusitis provocadas por el COVID y todavía está lidiando con una erupción viral persistente. Su hermano mayor y su padre también se enfermaron, pero sus casos fueron leves.

La familia se había reunido con su familia extendida para Navidad y todos los que pudieran estar vacunados. Aun así, nueve de los 23 asistentes se enfermaron, incluida Adeline.

“Se sintió increíblemente aterrador”, dijo Lindsey Zermeno, enfermera del Children’s Hospital Orange County, donde ingresó a su hija. “Hay tanto que se desconoce sobre COVID y aunque en su mayor parte muchas personas lo superan bien, todavía hay muchas incógnitas”.

Adeline pasó dos noches en el hospital con infecciones de oído y sinusitis provocadas por el COVID y todavía está lidiando con una erupción viral persistente.

Ahora está atenta a los signos de MIS-C, un síndrome raro caracterizado por la inflamación en los sistemas de órganos del cuerpo, incluidos el corazón, los riñones y el cerebro.

“Le pido a Dios que nos pasen por alto por esa complicación porque fue muy estresante tenerla en el hospital”, dijo.

Ha habido 783 casos de MIS-C en California durante la pandemia.

“Es raro, pero es muy grave y los niños han muerto a causa de él, pueden requerir soporte vital, causa una función cardíaca disminuida”, dijo la Dra. Angela Dangvu, pediatra de la Red de Atención Primaria del Hospital Infantil del Condado de Orange que trabaja en una clínica fuera del sitio. “Es todo un equilibrio. Los padres tienen que decidir qué tipo de actividades son importantes para sus hijos y la posibilidad de que se enfermen”.

Además del riesgo de MIS-C, los niños que han tenido COVID también corren el riesgo de lo que se ha denominado “COVID largo” y, por separado, un mayor riesgo de diabetes, según un nuevo estudio de los CDC.

Por todas estas razones, los expertos dijeron que la vacunación entre los niños que pueden contraerla es fundamental. Si tienen un caso innovador, sus síntomas suelen ser leves y la vacuna ayuda a prevenir complicaciones a largo plazo, dijo Dangvu, quien es el pediatra de Adeline.

Los médicos dijeron que los fabricantes de medicamentos están realizando ensayos de vacunas pediátricas para niños menores de 5 años y recientemente cambiaron el plan de prueba para incluir una tercera dosis para niños de 6 meses a 4 años para ver si eso aumenta su inmunidad al COVID.

En cuanto a Lindsey Zermeno, están ansiosos por que la vacuna esté disponible para su hija.

“Estoy muy ansiosa por la vacuna”, dijo. “Como exenfermera de la UCI pediátrica, he visto cosas realmente malas que les suceden a los niños porque no fueron vacunados contra la gripe o la tos ferina”.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

more on covid-19

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Elizabeth Aguilera is an award-winning multimedia journalist who covers health and social services for CalMatters. She joined CalMatters in 2016 from Southern California Public Radio/KPCC 89.3 where she...