En resumen

Obstaculizadas por las enfermedades de los trabajadores y las restricciones pandémicas, las oficinas gubernamentales se están volviendo creativas. La obtención de permisos de construcción, el pago de facturas y otros servicios se han trasladado a Internet. Pero, ¿qué pasa con los residentes que no tienen acceso a una computadora?

Read this article in English.   

Si bien no hay un buen momento para que una ciudad se vea afectada por una pandemia mundial y sucesivas oleadas de variantes altamente contagiosas, Eastvale en el condado de Riverside ha sido golpeado cruelmente en el momento equivocado.

En la cúspide del nuevo desarrollo comercial, cuando Eastvale buscaba atraer negocios a su modesta calle principal, omicron arrojó una manta asfixiante sobre la burocracia de la ciudad. En la segunda ciudad más joven del estado, fomentar el crecimiento es una alta prioridad. Eso significa simplificar el proceso cívico de aprobación de permisos, programación de inspecciones y emisión de licencias comerciales. 

Pero las mejores intenciones no han tenido oportunidad contra omicron, que ha diezmado la fuerza laboral del gobierno estatal que recolecta basura, mantiene abiertas las bibliotecas y autoriza la construcción de viviendas y negocios.

Mantener la tubería de permisos de Eastvale es esencial, dijo el alcalde Clint Lorimore, pero hasta ahora la ciudad no puede mantenerse al día. Obtener un permiso de construcción ahora toma más del doble de tiempo que antes de COVID-19. “Omicron ha impactado absolutamente nuestros plazos en términos de emisión de permisos”, comentó.

A lo largo y ancho de California, los ayuntamientos y otras oficinas gubernamentales están cerrados al público o han reducido su horario mientras las autoridades se esfuerzan por mantener en funcionamiento una gran burocracia mientras quienes hacen el trabajo están en casa enfermos.

“Todos lo están manejando de manera diferente”, agregó Lorimore, quien también es presidente de la Asociación de Gobiernos del Sur de California. “Ciertamente ha sido un desafío”.

El Ayuntamiento de San José está cerrado a los visitantes. Foto de Martín do Nascimento, CalMatters.

Los funcionarios estatales, del condado y de la ciudad han estado operando en un panorama en constante cambio donde las preocupaciones de salud pública a veces superan el buen funcionamiento del gobierno. Los funcionarios de salud del condado de Sacramento, así como otras jurisdicciones, ordenaron la suspensión de las reuniones públicas en persona, lo que significa que las juntas estatales y otras agencias y organizaciones están realizando reuniones en línea.   

Pero a medida que las interacciones cara a cara dan paso a la dependencia de la alfabetización informática para navegar por los servicios gubernamentales, surgen problemas para llegar a las personas desfavorecidas: aquellos sin computadora o acceso a Internet, fluidez en inglés o discapacidades que dificultan el funcionamiento en línea.

“Omicron ha impactado nuestros plazos en términos de emisión de permisos”.

Clint Lorimore, alcalde de Eastvale

Las agencias estatales dicen que están afectadas por omicron, pero siguen funcionando.

Por otro lado, el  Departamento de Vehículos Motorizados dice que no ha perdido el ritmo: solo una de las casi 200 oficinas del DMV del estado tuvo que cerrar debido a la escasez de personal, y eso fue solo por un día.

Los tiempos de espera en algunas oficinas del DMV han aumentado, dijo Anita Gore, subdirectora de comunicaciones del DMV, pero el tiempo de espera promedio en todo el estado para clientes sin citas ha mejorado: la semana pasada, la espera promedio fue de 22 minutos, dijo. Eso es dos minutos más que en diciembre de 2020 y 17 minutos más rápido que en diciembre de 2019, antes de la pandemia, según el informe anual del DMV a la legislatura estatal.

Muchas ciudades se han trasladado al servicio en línea o si tienen cita previa pueden hacer sus trámites en persona. En San José, las bibliotecas ya no ofrecen eventos o programas de lectura en interiores, aunque los usuarios pueden ingresar para pedir libros prestados. 

Las ciudades dicen que la recolección de basura continúa a pesar de las enfermedades de los trabajadores. Foto de Miguel Gutiérrez Jr. para CalMatters.

Sin embargo, muchas ciudades han mantenido servicios esenciales como la recolección de basura, que a menudo dependen de contratistas externos. Pero Long Beach advirtió a los residentes que debido a la gran cantidad de casos de omicron entre los trabajadores, podrían experimentar demoras en una serie de servicios, incluida la recolección de basura, el barrido de calles y la reparación de baches. 

El Departamento de Planificación de Los Ángeles, que dijo que tiene una tasa de vacantes de personal de casi el 20%, está tratando de optimizar los proyectos de viviendas asequibles, que son un tema clave para la ciudad y una prioridad para el gobernador Gavin Newsom. 

En el esfuerzo de Los Ángeles por evitar retrasos en los permisos de construcción, los contratistas ahora pueden dejar copias impresas de los planos en cajas fuera del departamento de planificación, y la ciudad ha establecido un sistema en línea para revisarlos.

Huntington Beach ha cerrado su ayuntamiento desde la primera semana de enero, cuando “un número significativo de nuestros empleados regresaron (de las vacaciones de Navidad) con resultados positivos en las pruebas”, explicó la portavoz de la ciudad, Jennifer Carey. “Queremos eliminar la posibilidad de contacto”.

La ciudad ahora ofrece buzones para que los residentes paguen tarifas y multas. “Hay muchas herramientas y políticas implementadas para la pandemia que estamos usando ahora y terminaron funcionando. Mostró a las ciudades una forma de gestión potencialmente mejor”, dijo Carey. 

El Departamento de Planificación de Los Ángeles, que dijo que tiene una tasa de vacantes de personal de casi el 20%, está tratando de optimizar los proyectos de viviendas asequibles.

Por ejemplo, la ciudad adoptó un sistema en línea que permite a los clientes rastrear el estado de su documentación. Los solicitantes pueden ver “actualizaciones de cada departamento, cargar y descargar documentos y planes electrónicamente y obtener información de contacto para preguntas sobre su proyecto”, según el departamento de Servicios de Permisos de Huntington Beach.

Eastvale espera que la interrupción de la fuerza laboral no impida el desarrollo futuro. La ciudad, de 73,000 habitantes, que se incorporó en 2010, se anuncia así misma como la puerta de entrada del Inland Empire, una región repleta de almacenes y centros de cumplimiento en línea. Eastvale alberga un almacén de Amazon que abarca un millón de pies cuadrados y el primer hotel de la ciudad se encuentra actualmente en construcción.

Procesar un permiso de construcción en Eastvale tomó un promedio de 12 días en 2019, pero el año pasado aumentó a 31 días, según los datos más recientes de la ciudad. Los retrasos en el procesamiento se han visto agravados por un aumento del 17% en las solicitudes de permisos de mejoras para el hogar, licencias comerciales y otras aprobaciones de la ciudad.

Peter Tateishi, director ejecutivo de Contratistas Generales Asociados de California, dijo que es demasiado pronto para saber si omicron ha bloqueado la compleja maquinaria de permisos.

Algunas inspecciones y la aplicación de códigos se han vuelto virtuales, lo que, dijo, agrega eficiencia y, en algunos casos, velocidad al complicado proceso. “Hemos escuchado que algunos de los cambios en línea (para los permisos de construcción) han sido excelentes”, comentó Tateishi.

Algunos constructores usan cámaras de teléfonos inteligentes en el sitio, y esto ayuda a que los inspectores puedan trabajar desde una oficina y ver varios sitios de trabajo a la vez y así se ahorran tiempo en manejar a cada uno de ellos para supervisar el trabajo. “Pueden ver las cosas en tiempo real”, dijo.

“No todos tienen una computadora, e incluso si la tienen, si no hablan inglés, es difícil”.

Carmen Ramirez, supervisora ​​del condado de Ventura.

Sin embargo, es probable que el énfasis en un mundo digital deje atrás a muchas personas. La supervisora ​​del condado de Ventura, Carmen Ramírez, dijo que los funcionarios han tenido que trabajar arduamente para llegar a los residentes pobres o pertenecientes a minorías que pueden perder las subvenciones u otras asistencias.

“No todos tienen una computadora, e incluso si la tienen, si no hablan inglés, es difícil”, explicó Ramírez. “Tiene que haber atención a las personas que no tienen banda ancha ni acceso a internet. Necesitamos servicios que sean bilingües y útiles para las personas con discapacidad visual y auditiva”.

Ramírez, que tiene a dos de sus cuatro empleados fuera por omicron, dijo que incluso con los obstáculos que plantea el virus, el gobierno aún tiene que hacer su trabajo. “Si vas a servir a la gente con nuestros dólares de impuestos, tienes que hacerlo correctamente”, agregó.

La brecha digital también es una preocupación para Lorimore en Eastvale, donde el 79 % de la población son personas de color. Los impactos de Omicron están exponiendo las desigualdades de cómo el gobierno llega a aquellos a quienes sirve, comentó. Y también exponen cómo las ciudades están siendo duramente golpeadas, independientemente de su tamaño o riqueza.

“Todos están en el mismo barco”, concluyó Lorimore. Las oficinas de la ciudad de Eastvale, ubicadas en una tienda en un centro comercial, están cerradas al igual que los grandes ayuntamientos de California.  

Aún así, durante estos tiempos difíciles, otras jurisdicciones podrían animarse con el modesto eslogan no oficial de la ciudad de Eastvale: “Algunos días ganamos, algunos días aprendemos y, sin embargo, siempre lo intentamos”.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Julie Cart joined CalMatters as a projects and environment reporter in 2016 after a long career at the Los Angeles Times, where she held many positions: sportswriter, national correspondent and environment...