Read this article in English.  

Los estudiantes universitarios de California regresan a las aulas al mismo tiempo que los casos de COVID-19 en el estado comienzan a disminuir debido a la oleada reciente causada por la variante omicron. Pero eso no significa que sea un camino fácil para los administradores universitarios encargados de mantenerlos a salvo. 

¿Cuántas camas de aislamiento se necesitan en el campus? ¿Deberían reanudarse las clases presenciales de una vez o gradualmente?

Esas son solo algunas de las preguntas a las que se enfrentan las universidades a medida que se acerca el semestre de primavera, después de posponer la instrucción en persona durante las primeras semanas de enero. Por un lado, muchos expertos en salud pública dicen que el virus pronto se volverá endémico: constantemente presente, pero con tasas de transmisión predecibles que los sistemas de salud pueden manejar sin sobrecargarse. Por otro lado, el aprendizaje presencial está regresando solo unas semanas después de que la variante omicron altamente transmisible se extendió por los campus de California, lo que puso a prueba la capacidad de los campus para separar a los estudiantes infectados de los no infectados.

“En todo caso, (el aumento) nos enseñó que no podemos ser complacientes con esto”, dijo a CalMatters la Dra. Sarah Van Orman, directora de salud de la USC.

Algunas universidades de California buscan aumentar la capacidad de aislamiento y están exigiendo que los estudiantes, maestros y trabajadores usen mascarillas quirúrgicas, KN95 o N95 en interiores. La mayoría dice que continuarán evaluando regularmente a los estudiantes para detectar el virus, además de requerir vacunas de refuerzo.  

Al mismo tiempo, las universidades dicen que se están preparando para una nueva normalidad en la que todos debemos convivir con el virus. 

“Es desafortunado, pero esto es algo con lo que debemos aprender a  vivir y tenemos que adaptarnos de manera continua, similar a lo que tuvimos que hacer en el mundo en torno a la influenza”, comentó Mary Croughan, epidemióloga y rectora de UC Davis.

Las universidades aún no están fuera de peligro, dijo la vicepresidenta ejecutiva de Salud de la Universidad de California, la Dra. Carrie Byington, a la Junta de Regentes de la universidad en su reunión de enero. Byington predijo que el virus se volverá endémico, pero cree que el plazo es de “años, no semanas”.

Y aunque muchos estudiantes están ansiosos por volver a las clases presenciales, otros desconfían. Algunos están rechazando la mentalidad de “vivir con COVID” de los administradores. Dicen que los planes actuales de las universidades para reanudar la instrucción en persona sin permitir que los estudiantes opten por no participar ponen en riesgo a las comunidades vulnerables, incluidos los estudiantes discapacitados, los inmunodeprimidos o los que cuidan a familiares inmunodeprimidos. 

La instrucción “debe ser en un entorno seguro, donde todos podamos prosperar”, explicó Elysha Castillo, vicepresidenta de asuntos externos del gobierno estudiantil de UC Riverside, durante una junta virtual convocada el viernes por estudiantes activistas. “Y eso significa incluir a aquellos que no pueden estar en persona. Necesitamos un entorno más seguro e híbrido”.

Campus golpeados fuertemente por omicron

La oleada causada por omicron puso a prueba la capacidad de las universidades para manejar las infecciones en el campus, a veces con resultados caóticos.

Más de 1,500 estudiantes de la Universidad del Sur de California necesitaban aislarse después de contraer COVID-19 a principios de enero, y la universidad terminó poniendo a los estudiantes en hoteles fuera del campus. 

Pero en algunos casos, los hoteles no fueron suficientes: funcionarios de UC Riverside informaron el 14 de enero que no tenían espacios suficientes para aislar a los estudiantes con COVID. 

A los estudiantes también se les dio otra opción: irse a casa. En Cal Poly San Luis Obispo, a los estudiantes se les ofreció una tarjeta de regalo de $400 para la tienda de la universidad si iban a casa a aislarse. Más de 200 estudiantes que vivían en el campus dieron positivo por COVID-19 solo en la primera semana de enero, superando con creces las 62 camas de aislamiento en el campus de la universidad. A algunos estudiantes con COVID que vivían en apartamentos de varias habitaciones se les dijo que se aislaran en sus habitaciones. 

Era de noche cuando Mia Betker, una estudiante de primer año de Cal Poly dio positivo por COVID-19. Betker recibió un correo electrónico de la universidad donde le decían que se fuera de inmediato y se aislara en un hotel local, posiblemente con un compañero de cuarto que nunca había conocido. Nada de eso se sintió bien, dijo Betker.

Betker se quedó quieta y, al día siguiente, el personal de la universidad le dijo que si no iba al hotel, tenía que aislarse en su casa, donde vivían tres familiares inmunocomprometidos. Su madre alquiló un automóvil y condujo cuatro horas para recogerla y llevarla a su casa en Arcadia. 

“Solo me dieron a escoger entre irme a un hotel o a mi casa, básicamente me preguntaron, ¿cuál quieres?” dijo Betker.

En la Universidad de Santa Clara, algunos estudiantes no contagiados tuvieron que compartir una habitación con un compañero de cuarto que tenía COVID , dijo Robin Reynolds, vicepresidente asociado de servicios auxiliares de la universidad. 

Los funcionarios tuvieron que actuar rápido, dijo Reynolds. Cuando Omicron golpeó durante las vacaciones de invierno, hubo un momento en que la mayoría del personal universitario encargado de la planificación de la respuesta a la pandemia estaba de vacaciones.

Las camas de aislamiento de la universidad se llenaron rápidamente y los administradores evitaron enviar a los estudiantes a casa con sus familias para aislarlos “porque entonces solo están enviando COVID a casa”, agregó. También decidieron no poner a los estudiantes en hoteles fuera del campus, ya que los estudiantes no tendrían supervisión universitaria y podrían exponer a los empleados del hotel al virus, explicó Reynolds.

En UCLA, más de 400 estudiantes contagiados fueron aislados en la segunda semana de enero. La universidad nunca se quedó sin camas de aislamiento, pero alentó a los estudiantes a aislarse en casa, dijo el portavoz Bill Kisliuk.

La novia del estudiante Will McLean, de primer año, dio positivo en diciembre y pensó que iba a contagiar a más personas, por lo que su madre, Alissa McLean, decidió que la pareja hiciera cuarentena en su casa en Berkeley. Los tres manejaron siete horas bajo la lluvia usando mascarillas N95 y las ventanas bajadas para mejorar el flujo de aire.  

“Lo llamaron el impulso de la muerte”, comentó Alissa McLean. “Estaban helados, el viento se iba directo a su cara, ambos tenían COVID”.

Gente caminando en un campus vacío de la Universidad del Sur de California en medio del brote de coronavirus en Los Ángeles, EE. UU., el 17 de agosto de 2020. Foto de Lucy Nicholson, REUTERS.

Planificación para la primavera y más allá

Reynolds dijo que la Universidad de Santa Clara aprendió del aumento y estableció conexiones con hoteles locales en caso de que las camas de aislamiento se llenen nuevamente. Tienen un hotel dispuesto a albergar a estudiantes con COVID y otro con estudiantes no contagiados, dijo.

“Creo que uno de los mayores desafíos de los últimos dos años es simplemente no saber qué nos depara el futuro”, comentó Reynolds.

UC Merced espera continuar lidiando con el aumento de omicron durante la primavera, comentó Charles Nies, vicerrector adjunto de asuntos estudiantiles de la universidad. La instrucción en persona se está introduciendo gradualmente y las conferencias más grandes no se llevarán a cabo hasta mediados de febrero. Los funcionarios también planean trasladar a algunos estudiantes de viviendas en el campus a edificios de apartamentos fuera del campus, liberando más camas para cuarentena y aislamiento. En un mensaje a los estudiantes el 21 de enero, la universidad mostró los datos del condado de Merced, donde los casos no habían disminuido tan rápido como en el resto del estado, esto como un motivo de precaución.

Pero Nies dijo que espera que la universidad pueda cambiar su respuesta para el otoño, moviéndose “a más de ver esto desde un modelo endémico en lugar del modelo de crisis pandémica”. 

A medida que COVID-19 se vuelve endémico y los procedimientos de seguridad se relajan, Croughan, de UC Davis, dijo que será importante mantener una cultura en la que los estudiantes sientan que deben quedarse en casa si están enfermos. Esto incluye pedir a los profesores que ofrezcan conferencias grabadas a los estudiantes. Los profesores de UC Davis ya pueden inscribirse en un programa opcional en el que la universidad contrata a estudiantes para grabar sus conferencias. Los profesores pueden publicar las clases para los estudiantes que no puedan asistir a clases en persona, dijo la portavoz de la universidad, Julia Ann Easley. 

Las universidades también deberían proporcionar computadoras portátiles y banda ancha a los estudiantes que no tienen los recursos para pagar por estos servicios y así puedan acceder al trabajo de la clase desde casa, agregó Croughan. 

Van Orman, de USC, dijo que tiene la esperanza de que el COVID-19 se vuelva endémico para finales del año escolar. Si ese es el caso, la USC puede dejar de proporcionar viviendas de aislamiento a los estudiantes que contraen COVID-19 a partir del otoño de 2022.

“Creo que ese tipo de aislamiento estricto terminará relativamente pronto por el COVID-19”, dijo Van Orman. “Ya estamos escuchando eso de algunas instituciones en Massachusetts”. 

American College Health Association publicó nuevas pautas el 19 de enero para animar a las universidades a distribuir o promover cubrebocas N95, KN95 o de grado quirúrgico y permitir que los estudiantes salgan del aislamiento después de cinco días solo si su prueba rápida resulta negativa. Las recomendaciones también reconocieron que el rastreo de contratos ya no sería factible para las universidades dada la facilidad con la que se propaga omicron.

Algunos estudiantes piden más opciones en línea

Mientras los administradores se preparan para una nueva fase de la pandemia, algunos estudiantes todavía expresan su incomodidad por volver al aprendizaje en persona.

Peticiones en varios campus de la UC exigen que se combine el aprendizaje en línea y en persona. Las peticiones han obtenido miles de firmas

Los oradores en la alcaldía virtual del viernes, incluyeron representantes de varias gobernaturas estudiantiles de la UC y UC Access Now, un grupo que trabaja para combatir la discriminación a incapacitados en el campus, los cuales solicitaron a la universidad que permita que cualquier estudiante tenga la capacidad de decidir, si necesita continuar aprendiendo en línea, sin tener que proporcionar ninguna documentación.

La estudiante de tercer año de la USC, Lily Bai, dijo a CalMatters que se sorprendió de que su universidad volviera a las clases presenciales el 24 de enero dado el aumento récord de COVID-19 en Los Ángeles. Bai también agregó que tiene varios amigos que se contagiaron en las últimas semanas y conoce a otros que volaron recientemente a Los Ángeles. 

“Solo desearía que todavía tuviéramos la opción de Zoom en la clase si quisiéramos, especialmente para grandes conferencias”, comentó Bai. 

Sarah Theubet, estudiante de último año de UC Davis que tiene múltiples trastornos autoinmunes, dijo que tenía una clase presencial programada para el trimestre de invierno, pero trabajó con su profesor para tomar la clase en línea.  

“Fui muy elocuente con mi profesor al afirmar que me niego a venir al campus como una persona vulnerable”, dijo Theubet, quien preside el comité de defensa de los derechos de las personas con discapacidad de UC Davis, un grupo dirigido por estudiantes. 

Theubet dijo que apreciaba que UC Davis les estuviera dando a los profesores la posibilidad de contratar estudiantes para grabar conferencias. Aún así, los profesores no están obligados a grabar sus clases, “así que en realidad no es una solución”, escribió en un correo electrónico a CalMatters. 

En cambio, dijo que la universidad no debería volver a las clases presenciales en lo absoluto. 

“No es seguro”, concluyó. 

Zappelli y Rashad son miembros de la Red de Periodismo Universitario de CalMatters, una colaboración entre CalMatters y estudiantes de periodismo de todo California. Federis es el líder del equipo de la red de periodismo de UC. Esta historia y otra cobertura de educación superior cuentan con el apoyo de College Futures Foundation.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org