En resumen

En su propuesta de presupuesto, el gobernador Gavin Newsom destacó su apoyo a las ciudades para eliminar los campamentos de personas sin hogar, pero admitió que es solo un puente hacia la vivienda permanente.

Read this article in English.

En su propuesta de presupuesto de enero a la Legislatura estatal, el gobernador Gavin Newsom dio un mensaje claro: California necesita sacar a la gente de las calles.

“No quiero ver morir a más personas en las calles y llamar a eso compasión”, dijo Newsom el lunes, detallando su plan de $286.4 mil millones. “No hay nada compasivo en que alguien muera en las calles o pise a alguien en las calles o aceras”.

Newsom propuso $2 mil millones para abordar la falta de vivienda en California – incluyendo $1.5 mil millones para comprar y establecer “casas diminutas” y otras opciones de refugio temporal, que tienden a estar muy por debajo de la necesidad y que reconoció que solo sería un “puente” a la vivienda permanente con servicios.

Si bien es sustancial, la solicitud del gobernador palidece en comparación con los fondos que él y la Legislatura aprobaron el año pasado: 12 millones de dólares para crear viviendas, en su mayoría para personas sin hogar e instalaciones de alojamiento y cuidado, así como para financiar proyectos de viviendas asequibles con luz verde.

“Lo que estamos ofreciendo este año es dinero adicional para encontrar un puente hacia la vivienda de apoyo permanente, y eso son casas pequeñas, eso es tratamiento, espacios para casas y espacios para refugios en el ínterin”, explicó Newsom.El gobernador proyectó que el dinero significaría otras 11,000 camas para personas sin hogar, además de los 44,000 que se crearán con el presupuesto del año pasado.

“No hay nada compasivo en que alguien muera en las calles o pise a alguien en las calles o aceras”.

“No hay nada compasivo en que alguien muera en las calles o pise a alguien en las calles o aceras”.

Los $500 millones restantes se destinarán a personas sin hogar y a subvenciones para que los gobiernos locales se reubiquen. También las personas que viven en campamentos, lotes baldíos y en puentes de autopistas se verán beneficiados.

Hasta ahora, la demanda ha superado la oferta, según la agencia a cargo de revisar las solicitudes de subvenciones: el 6 de enero, la Agencia de Negocios, Servicios al Consumidor y Vivienda del estado informó que había recibido solicitudes de $120 millones de más de 26 ciudades y 10 condados.

Christopher Martin, defensor legislativo de Vivienda California, lamentó la falta de fondos para trasladar a las personas sin hogar a viviendas ya existentes más rápidamente.

“No hay ni un centavo aquí que se destine a asistencia para el alquiler o vivienda permanente”, comentó. “Construir refugios y camas de tratamiento, eso lleva tiempo. Eso va a llevar años. Estas personas están lidiando con los problemas hoy”.

Sin embargo, la asistencia de alquiler para mantener a los que viven en sus casas también se está agotando. El estado recibió solicitudes de ayuda por un total de $6.8 mil millones, según su tablero, pero recibió $5.2 mil millones del gobierno federal, aproximadamente la mitad de los cuales administran las jurisdicciones locales.

La agencia expresó anteriormente su confianza en que la necesidad se cubriría con otra ronda de financiamiento federal, pero en respuesta a la solicitud de $1.9 mil millones de California al Departamento del Tesoro de EE. UU., el estado recibió solo $62 millones el viernes, dijo Newsom.

“Entonces, para los propósitos de este presupuesto, buscamos continuar comprometiéndonos directamente con el Tesoro, la administración Biden, como lo hemos hecho, y directamente con los líderes legislativos”, agregó.

Vivienda y cambio climático

El plan de Newsom para abordar la crisis de la vivienda en California totaliza otros $2 mil millones y prioriza los objetivos climáticos del estado.

“Solo quiero reforzar, hasta cierto punto… alejarme de las inversiones en viviendas que no se enfocan en el clima, la salud, integrar las escuelas, los trabajos, los parques y los restaurantes del centro”, explicó Newsom.

Eso incluye alrededor de $800 millones en subvenciones para desarrollar unidades y la infraestructura a su alrededor en la mayoría de las áreas del centro, “en ese espacio alejado de la expansión”, dijo el gobernador. La idea es evitar construir en áreas propensas a incendios forestales y evitar las emisiones de gases de efecto invernadero que resultan de los largos viajes al trabajo.

De ese dinero, Newsom quiere reservar $100 millones para ayudar a compensar los altos costos que dificultan convertir oficinas antiguas y otros edificios en apartamentos, una práctica que descubrió el Centro Terner de UC Berkeley es más común en Los Ángeles. Además de dar prioridad a los edificios del centro, la subvención ayuda a cumplir los objetivos climáticos del estado al eliminar al principal culpable de los residuos de la construcción: la demolición. Los $100 millones restantes se destinarían a viviendas asequibles en terrenos sobrantes que ya son propiedad del estado.

Los otros $1 mil millones en el presupuesto de vivienda de Newsom se reservan más específicamente para viviendas asequibles para las personas con ingresos más bajos, con $500 millones destinados a la fuente de financiación más grande para que los desarrolladores construyan viviendas subsidiadas, el Crédito fiscal para viviendas de bajos ingresos. Los otros $500 millones se dividen en varias fracciones, incluidos $200 millones para preservar viviendas asequibles en deterioro en las áreas del centro y $100 millones para rehabilitar parques de casas móviles.

Matt Schwartz, presidente y director ejecutivo de California Housing Partnership, una organización sin fines de lucro, dijo que si bien aplaude las nuevas “inversiones a corto plazo”, el dinero no se acercará a la construcción de los 1.2 millones de viviendas que su grupo estima que el estado necesita para 2030.

“Es hora de que el gobernador y los líderes estatales vayan más allá de proponer otro año de asistencia a corto plazo y, en cambio, se comprometan con un plan a largo plazo con inversiones sostenidas a la escala necesaria para resolver la crisis de vivienda, asequibilidad, y el cambio climático”, dijo Schwartz. 

La Liga de Ciudades de California fue más positiva en el plan de Newsom.

“La propuesta cumple con las promesas del año pasado del estado de continuar invirtiendo en la producción de viviendas, así como viviendas junto con servicios de salud mental para quienes no tienen hogar”, explicó Carolyn Coleman, directora ejecutiva de la liga, en un comunicado. “Estas inversiones propuestas son un pago inicial crítico por parte del estado sobre los fondos a largo plazo necesarios para resolver una crisis que lleva décadas”.  

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

more on newsom’s agenda on homelessness

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Avatar photo

Manuela is the housing reporter for CalMatters. Her stories focus on the political dynamics and economic and racial inequities that have contributed to the housing crisis in California and its potential...