En resumen

En 19 condados de California, menos de un tercio de los residentes vacunados reciben sus dosis de refuerzo. En algunos condados, es menos del 25%. Un funcionario de salud culpa a la “fatiga pandémica”.

Read this article in English.   

Los hospitales están llenos. Las infecciones por COVID-19 están en niveles récord. Las líneas de prueba se extienden durante horas. Sin embargo, incluso cuando la variante omicron golpea al estado, solo el 38% de los californianos vacunados han recibido una vacuna de refuerzo.

Al igual que con las vacunas iniciales, la aceptación de la vacuna de refuerzo ha variado en todo California: los condados en el extremo norte y las áreas rurales continúan viendo números más bajos, con solo el 23 % de las personas vacunadas recibiendo la dosis de refuerzo en los condados de Mariposa, Colusa y Merced, según un análisis de datos del estado.

El Área de la Bahía cuenta con la tasa más alta, con un 55%, y solo tres condados tienen más de la mitad de su población vacunada: San Francisco, Marin y San Mateo. En 19 condados de California, menos de un tercio de los residentes elegibles han recibido su dosis de refuerzo. 

En el condado de Imperial, la comunidad fronteriza que lideró el estado en tasas de vacunación la primavera pasada después de que el virus lo golpeó duramente, solo una cuarta parte de los residentes elegibles han recibido una vacuna de refuerzo. El funcionario de salud culpa a la “fatiga pandémica”.

“Creo que ha habido algo de fatiga después de casi dos años de esta pandemia, no solo en el condado de Imperial, sino en todas partes”, dijo el Dr. Stephen Munday, oficial de salud. “La gente quiere volver a su vida normal. Quieren ir a trabajar, quieren cuidar de sus familias. Es como, bueno, Dios mío, tengo mis dos dosis, ¿por qué tengo que tomar otra?”No son solo las personas en los condados rurales donde la mayoría de las personas se han negado hasta ahora a recibir la inyección adicional: Los Ángeles, Kern y Santa Bárbara y otros 28 condados. tienen tasas más bajas que el promedio estatal del 38%. Los principales centros de población como San Diego, San Bernardino y Riverside se están quedando atrás.

“Corre, no camines, para ir a buscar tu dosis de refuerzo”. 

Dr. Rais Vohra, funcionario de salud del condado de Fresno.

Las recomendaciones estatales y federales para las vacunas de refuerzo han cambiado varias veces, lo que dificulta que el público las siga. Las guías actuales recomiendan un refuerzo para todos los adultos, mientras que los niños de hasta 12 años solo pueden recibir una inyección adicional de Pfizer. Los niños inmunodeprimidos de hasta 5 años también son elegibles para otra dosis de Pfizer.

Los estudios muestran que una dosis adicional puede duplicar la protección contra las infecciones y es muy eficaz para prevenir enfermedades graves y hospitalizaciones incluso contra la variante omicron, dijo el epidemiólogo George Rutherford de UC San Francisco.

“Corra, no camine, para ir a buscar sus refuerzos”, comentó el Dr. Rais Vohra, oficial de salud del condado de Fresno. 

La mayoría de los adultos mayores en todo el estado han escuchado los consejos: casi el 64% ha recibido su dosis de refuerzo. En el condado de Marin, hasta el 80 % de las personas de 65 años o más se han beneficiado, y solo cuatro condados han beneficiado a menos de la mitad de su población de mayor edad.

Pero para los californianos más jóvenes, recibir una dosis adicional es mucho menos común. Solo el 47% de las personas de 50 a 64 años han recibido la tercera dosis.

“Los picos de casos están siendo impulsados ​​​​por los no vacunados, que tienen entre 25 y 45 años, en gran parte”, explicó Rutherford. “Ahí es donde estamos viendo la mayoría de los casos, y ahí es donde se encuentra la mayoría de las personas no vacunadas o insuficientemente vacunadas”.

A diferencia de las primeras etapas de la pandemia, cuando las vacunas eran limitadas, la lenta absorción de refuerzo tiene poco que ver con la disponibilidad. “Hay una oferta muy sólida”, dijo Munday, oficial de salud del condado de Imperial. 

Según el departamento de salud del estado, la reserva estatal actualmente tiene 5.6 millones de dosis disponibles — un suministro de 39 días. MyTurn, el portal de vacunación del estado, agregó recientemente citas para niños de 12 a 15 años que se quieran vacunar.

“Omicron está aquí. No podemos abandonar las herramientas que han permitido que California sea uno de los estados más seguros durante la pandemia. Esas son vacunas y refuerzos”, comentó el secretario de Salud y Servicios Humanos, Dr. Mark Ghaly, durante una actualización el miércoles.

Las hospitalizaciones de todos los pacientes se acercan a las 51,000 personas, una cifra apenas por debajo de la capacidad máxima alcanzada durante el aumento repentino del invierno pasado. Aproximadamente 8,000 de esos pacientes son casos de COVID-19

“Para aquellos que no se han vacunado en absoluto: vacunense lo más rápido posible. Y aquellos que han sido vacunados pero no han recibido su dosis de refuerzo, por favor consideren hacerlo”, agregó Ghaly.

En Fresno, donde COVID-19 ha provocado el despliegue de la Guardia Nacional, muchos trabajadores de la salud no pueden trabajar debido a la exposición o infección al COVID-19, lo que tensiona aún más su sistema hospitalario, dijeron las autoridades. 

Solo un tercio de los residentes elegibles en el condado de Fresno tienen la vacuna de refuerzo, según datos estatales.

“La población de vacunación reforzada se está defendiendo de las infecciones por omicron muy rápidamente”, dijo Vohra. “Para las personas no vacunadas, ellos básicamente son los que son súper vulnerables y esos son los que nos preocupan porque son los que aterrizan en los hospitales y la UCI”.

Al norte de Fresno, los funcionarios del condado de Mariposa, escasamente poblado, dependen en gran medida del portal MyTurn para distribuir vacunas de refuerzo. Se ha aumentado a menos de una cuarta parte de los residentes elegibles. 

El Dr. Eric Sergienko, oficial de salud del condado, dijo que las clínicas de vacunación masiva han disminuido debido a la disminución de la demanda, menos recursos y preocupaciones de privacidad en su pequeña comunidad.

“En lugar de hacer clínicas con cientos, tenemos clínicas a través de MyTurn que están reservadas con 30 a 100 personas en nuestras clínicas programadas los martes y jueves”, explicó Sergienko.

Los casos y las hospitalizaciones en el condado de Mariposa han tendido a ser más jóvenes; la mayoría de los casos ocurren entre las personas de 20 a 40 años y la mayoría de las hospitalizaciones entre las personas no vacunadas de 40 a 55 años, dijo la portavoz del departamento, Lizz Darcy.

Se espera que un aumento de infecciones y hospitalizaciones en el estado alcance su punto máximo durante la tercera semana de enero, dicen los expertos. Las hospitalizaciones permanecen sustancialmente por debajo de los niveles previos a la vacuna.

Las organizaciones comunitarias y los centros de salud, que han estado a la vanguardia de la educación y distribución de vacunas, dicen que el interés de la población por aplicarse la dosis de refuerzo ha aumentado actualmente debido a los rápidos contagios que ha habido. 

“Parece que nuestra comunidad es mucho más receptiva a recibir el refuerzo de lo que era originalmente para recibir la primera dosis”, comentó Bryant Macias, supervisor de ayuda de emergencia de la United Farmworkers Foundation, que ha abogado por dosis prioritarias para los trabajadores agrícolas y ayudó a organizar clínicas.  

“Los principales desafíos que hemos identificado son las personas que no saben cuánto tiempo deben esperar antes de recibir la vacuna de refuerzo, si pueden o no recibir una dosis de refuerzo diferente de la vacuna inicial, y algunas personas solo quieren la dosis de refuerzo si es la misma que recibieron en su dosis inicial”.

En los condados agrícolas, como los del Valle Central, las clínicas de vacunas en el lugar de trabajo desempeñaron un papel importante en el aumento del acceso a la vacuna la primavera pasada. Es posible que esos eventos de impulsores no sean tan visibles todavía porque es temporada baja para muchos cultivos. Pero están en los planes, dijo Irene de Barraicua, directora de operaciones de Líderes Campesinas, una red sin fines de lucro de trabajadores agrícolas con sede en Oxnard.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Kristen Hwang reports on health care and policy for CalMatters. She is passionate about humanizing data-driven stories and examining the intersection of public health and social justice. Prior to joining...

Ana is a Sacramento-based health reporter. She joined CalMatters in 2020 after four years at Kaiser Health News, where she covered California health care and policy. She started her reporting career at...