En resumen

Un nuevo programa de ayuda financiera de California para estudiantes universitarios está usando menos de la mitad de su dinero presupuestado en ayuda real para estudiantes. ¿Debería este dinero apoyar un costoso programa de voluntariado o ir directamente a los estudiantes?

Read this article in English.   

Un nuevo programa de California recompensará económicamente a los estudiantes universitarios por ser voluntarios en servicio comunitario  – pero menos de la mitad de su dinero presupuestado se destinará a ayuda estudiantil real.

El programa California Volunteers, patrocinado por College Corps, destinará $159 millones a estudiantes que hagan servicio comunitario y promete otorgar hasta $10,000 a 6,668 estudiantes de bajos ingresos que hagan servicio comunitario en educación K-12, cambio climático o para reducir la inseguridad alimentaria.

Sin embargo, eso solo equivale a $66.7 millones para los estudiantes. Entonces, ¿a dónde van los otros 92 millones de dólares? 

Principalmente se destinarán a costos administrativos y de contratación a pesar de que no hay garantía de que el programa continúe después de 2024. Algunos expertos creen que la división del dinero tiene sentido porque los estudiantes podrían beneficiarse de la capacitación y existe la posibilidad de que el programa obtenga fondos adicionales en el futuro. Otros expertos piensan que el dinero debería ir directamente a los estudiantes. 

“Creo que esta es una pregunta clásica de si es mejor darle un pez a una persona o enseñarle a pescar”, dijo Nora Silver, profesora en UC Berkeley y quien maneja un programa de servicio comunitario. 

Para ella, el programa hace ambas cosas: le da dinero directamente a los estudiantes para que se ayuden económicamente e incluye capacitación para así conectar lo que aprendieron como voluntarios y desarrollarlo en el mercado laboral en el futuro.

Tampoco encuentra los costos totales del programa fuera de control. Los detalles del presupuesto para construir la red de universidades y organizaciones sin fines de lucro, incluido el asesoramiento profesional, académico y de ayuda financiera para estudiantes voluntarios, son “necesarios para ofrecer un programa que funcione bien”, agregó Silver.

La otra cara de ese argumento es simplemente dar el pescado, o el efectivo, directamente a los estudiantes. Eso es lo que hubiera preferido Robert Shireman, director de educación superior en la organización sin fines de lucro Century Foundation y quien ocupó un alto cargo supervisando la política de educación superior en la administración de Obama.

“Hubiera invertido el dinero directamente en ayuda financiera según la necesidad y no en un nuevo programa de servicio temporal”, comentó Shireman, quien señaló que muchos estudiantes de bajos ingresos tienen que trabajar para pagar la universidad.

El programa durará dos años, aunque el gobernador Gavin Newsom dijo en una rueda de prensa el 18 de enero que le pediría a la Legislatura que amplíe el programa “si esto funciona”. Parte del dinero se destinará a una evaluación externa del programa.

Silver cree que el objetivo es la expansión y el programa le recuerda a los primeros días de AmeriCorps, el servicio voluntario federal creado en la década de 1990. “No creo que nadie vaya a entrar en esto diciendo que este es un programa de dos años”, dijo.

¿Adónde va la mayor parte del dinero?

$92 millones que no van directamente a los estudiantes están destinados a los costos del programa, según un presupuesto enviado a CalMatters por la organización California Volunteers, la oficina estatal que ejecuta el programa. 45 colegios y universidades – casi todos públicos — compartirán el dinero.

De eso, $77 millones son para toda una serie de trabajos de operaciones para desarrollar el programa. Eso incluye dinero para las universidades cuyos estudiantes estarán en este programa para desarrollar sus programas locales y asociarse con las organizaciones sin fines de lucro donde trabajarán los estudiantes. Los costos incluyen:

  • contratación de consultores y personal, adquisición de espacio de oficina adicional y equipo de TI; 
  • reclutar a los estudiantes voluntarios y financiar las organizaciones sin fines de lucro donde realizarán su trabajo voluntario; 
  • proporcionar a los estudiantes asesoramiento profesional y académico además de eventos de formación; 
  • y un evaluador externo, que será contratado más adelante, para evaluar el programa. 

Otros $15 millones están reservados para el personal de California Volunteers.

El programa no solo es una forma para que los estudiantes retribuyan a su comunidad, sino que también es una oportunidad que les permite a los estudiantes “aprender sobre una carrera y también ganar dinero mientras aprenden esa carrera”, explicó el canciller de los colegios comunitarios de California, Eloy Ortiz Oakley. 

Pero ya existen programas estatales que hacen básicamente lo mismo. El presupuesto estatal del año pasado inyectó $200 millones en un nuevo programa de estudio y trabajo para estudiantes universitarios, con $300 millones más planeados para este año.

¿Cómo obtendrán dinero los estudiantes y cuándo?

Los estudiantes participantes comenzarán a trabajar como voluntarios durante el otoño de 2022. Al completar 450 horas durante el año académico, cada uno recibirá $10,000.

El dinero se pagará de dos formas: $7,000 se pagarán regularmente cada quincena y una suma total de $3,000 se pagará después de un año de servicio. A medida que los estudiantes cumplan con sus horas, se les pagará como si fueran empleados del campus a través del sistema de nómina de su colegio o universidad. Incluso si los estudiantes no ofrecen las 450 horas completas de voluntariado, recibirán una cantidad prorrateada de los $7,000 iniciales. Pero para recibir los $3,000 finales, los estudiantes deberán completar las 450 horas de servicio.

A diferencia del AmeriCorps federal, los estudiantes indocumentados pueden participar en el programa de voluntariado de California. Los funcionarios estatales quieren que el 20% de los voluntarios sean estudiantes indocumentados que reciben ayuda financiera estatal. Todos los estudiantes son elegibles sin importar su estatus migratorio para los mismos $10,000 disponibles, pero su fondo provendrá únicamente de dólares estatales, mientras que los fondos federales cubrirán una parte de los $3,000 que se otorgarán a otros estudiantes.

Los funcionarios estatales quieren que el 20% de los voluntarios sean estudiantes indocumentados que reciben ayuda financiera estatal. Su pago provendrá únicamente de dinero estatal.

Pero todo ese dinero extra puede crear un dolor de cabeza para algunos voluntarios. Los $7,000 les contarán como ingresos, lo que puede “afectar la ayuda financiera de un estudiante”, según un reporte de Californians All. La organización insta a los campus a trabajar con sus oficinas de ayuda financiera para “mitigar cualquier impacto” para los estudiantes. Además, los $7,000 son ingresos imponibles, lo que significa que se deducirán impuestos de cada cheque de pago.

Solo los estudiantes de tiempo completo serán elegibles para el programa.

El programa de College Corps se basa en un esfuerzo más pequeño que California lanzó en 2020, unos seis meses después de la pandemia de COVID-19. El programa tenía el objetivo de atraer a 250 estudiantes, pero solo participaron 199, según los datos de revisión de desempeño que Julie Goggins, vocera de California Volunteers, compartió con CalMatters. De acuerdo con los datos, el 7% de los participantes no completaron sus horas de servicio y, por lo tanto, no se les otorgó la cantidad total para la que eran elegibles. La mayoría de los estudiantes, el 90%, adquirieron habilidades de desarrollo profesional, según las evaluaciones de revisión del desempeño. Algunas universidades que están participando en este nuevo programa también participaron en AmeriCorps.

Una imagen más grande

Todos estos servicios requieren más personal y la contratación de personas es costosa, lo que hace que los costos para este nuevo programa sean más altos, dijo Alexandra Graddy-Reed, profesora en la Universidad del Sur de California. La combinación de voluntariado y varios consejos “me parece bien” como una forma de gastar el dinero de los impuestos, agregó. Aún así, querrá ver las decisiones de contratación específicas que tomarán las universidades a nivel local y si la mayor parte de los fondos operativos serán para College Corps o para las operaciones generales del campus.

Los montos de los contratos a nivel de campus no estarán disponibles hasta el verano, según Goggins. 

Algunos campus han comenzado a anunciar sus programas. UC Davis y otras tres universidades del área de Sacramento compartirán hasta $16 millones para unos 1,000 estudiantes voluntarios. Los colegios comunitarios de Fresno traerán alrededor de 120 estudiantes durante dos años. 

Shireman, que prefirió que el dinero fuera directamente a algunos de los estudiantes universitarios más pobres, señaló que Newsom vetó un proyecto de ley el año pasado que habría otorgado premios en efectivo o la matrícula totalmente cubierta a más de 100,000 estudiantes universitarios adicionales.

Newsom y los legisladores han ampliado drásticamente el programa estatal de ayuda financiera de otras maneras que brindan ayuda directa a los estudiantes, como dinero en efectivo y subvenciones para cubrir la matrícula por completo. Pero todos esos son programas continuos, mientras que el dinero para el programa de voluntarios es solo de dos años. Desde el punto de vista de la publicidad, probablemente sea mejor crear un programa temporal, como College Corps, que expandir brevemente el acceso a las subvenciones en curso solo para que desaparezcan poco después, concluyó Shireman.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Avatar photo

Mikhail Zinshteyn has been a higher education reporter since 2015. As a freelancer, he contributed to The Atlantic, The Hechinger Report, Inside Higher Ed and The 74. Previously, he was a reporter at EdSource...