En resumen

Los padres, educadores y ahora los estudiantes están atrapados en el debate polarizado sobre los mandatos de mascarillas y vacunas. Los funcionarios están preocupados de que las comunidades no se recuperen.

Read this article in English

Anthony Pritchett, estudiante de último año en Nevada Union High, se sentó nerviosamente en una reunión de la junta escolar el martes por la noche mientras multitudes enojadas se gritaban entre sí por votar para violar la ley estatal y levantar el mandato de la mascarilla para sus estudiantes.

“Había muchos gritos”, indicó. “Fue muy hostil. Cuando se aprobó la resolución al final, hubo un rugido de aplausos y gritos que duró al menos un minuto”.

A medida que aumentan los debates sobre los mandatos de mascarillas y vacunas, la polarización se está extendiendo a la vida estudiantil en California. Los estudiantes de ambos lados están siendo acosados ​​por sus creencias, mientras que los funcionarios de educación atrapados en el fuego cruzado tienen que conciliar cómo hacer cumplir los protocolos de COVID-19 y brindar educación a todos los estudiantes. Mientras tanto, se avecina una actualización del 28 de febrero de los funcionarios estatales sobre la política de enmascaramiento escolar . 

“Los grupos de amigos se han fracturado por esto”, dijo Pritchett, de 18 años, quien se desempeña como miembro estudiantil en la junta del Distrito de Escuelas Secundarias de Nevada Joint Union, a unas 60 millas al noreste de Sacramento. 

“Hay mucha tensión en el campus”, dijo. “Hay frecuentes protestas y paros principalmente en oposición a las vacunas y las mzscarillas”.

El jueves, el distrito de 2600 estudiantes cerró las escuelas porque muchos maestros se reportaron enfermos en respuesta a la votación. Hacer que las máscaras sean opcionales violó un acuerdo entre el distrito y el sindicato de maestros, que establece que cualquier cambio en los protocolos de seguridad debe negociarse.

“El mensaje abrumador es que los maestros no se sienten apoyados”, dijo Eric Mayer, presidente del sindicato de maestros. “Se les da una decisión imposible de desafiar a la junta o desafiar la ley estatal”.

El Distrito de Escuelas Secundarias de la Unión Conjunta de Nevada no es el primero en California en hacer que el enmascaramiento en el interior de la escuela sea opcional. Los líderes de Varios otros distritos tomaron la decisión en las últimas semanas en respuesta a la creciente ira de los padres y miembros de la comunidad, especialmente cuando el estado levantó otros mandatos de enmascaramiento para las personas vacunadas.

““El mensaje abrumador es que los maestros no se sienten apoyados. Se les da una decisión imposible, que es: Desafiar a la junta o desafiar la ley estatal”.

Eric mayer, presidente del sindicato de maestros

La investigación ha dejado claro que los revestimientos faciales reducen el riesgo de propagación y las vacunas reducen la transmisión y ayudan a prevenir enfermedades graves. Y, según una nueva encuesta , la mayoría de los votantes de California apoyan los mandatos de mascarillas y vacunas para las escuelas.

Los estudiantes y educadores dicen que sus comunidades escolares ya han superado el límite.

“El estado dijo que vamos a mantener las mascarillas en las escuelas, pero no tenemos mecanismos efectivos para hacerlo cumplir”, dijo Brett McFadden, superintendente de Nevada Joint Union High, antes de la votación del martes. “Si tenemos alguna interrupción en este momento, no podemos llamar a la policía. No tenemos a quién llamar.

Los estudiantes entran en el combate 

Un día a la semana, Kinsey Hage, de 16 años, se niega a usar mascarilla en la escuela. Ella lo llama “Viernes de libertad”. Hage, una estudiante de tercer año de la escuela secundaria Bella Vista en el Distrito Escolar Unificado de San Juan, cerca de Sacramento, comenzó la protesta sola durante el mes de enero. Ahora, más de 100 de sus compañeros participan.

“Es realmente frustrante saber que las celebridades y los adultos pueden ir al Super Bowl sin mascarilla”, dijo. “Sinceramente, creo que es tan ridículo e injusto”.

Si bien algunos amigos y maestros la apoyan, Hage dijo que sus creencias y su activismo terminaron con amistades y dañaron las relaciones con otros maestros. 

“Todos estos amigos que conozco desde la secundaria ya no me hablarán”, dijo. “Empecé a comer con algunos amigos nuevos”.

Luego están los encuentros más desagradables tanto en la escuela como en las redes sociales.

“He tenido niños en la escuela literalmente diciéndome que me suicide”, dijo. “Dicen ‘usa tu mascarilla’ o simplemente me insultan”.

“Todos estos amigos que he conocido desde la secundaria ya no me hablan. Empecé a comer con algunos amigos nuevos”.

Kinsey Hage, estudiante de tercer año, escuela secundaria Bella Vista

Jaxson Barrett, un joven de 17 años de la escuela secundaria Carlsbad, cerca de San Diego, dice que le negaron la entrada a su salón de clases durante dos semanas por negarse a usar una mascarilla. 

“Estaba cansado de usarlas”, dijo. “Quería ver qué pasaba. Entré a clase y me echaron de inmediato”.

Indicó que ha estado sentado afuera durante todo el día escolar tratando de mantenerse al día con sus tareas, a pesar del clima frío y lluvioso. Alrededor de 10 estudiantes finalmente se unieron a él.

Estudiantes y simpatizantes protestan por los mandatos de mascarillas escolares frente a Bella Vista High School en Fair Oaks el 18 de febrero de 2022. Foto cortesía de Kinsey Hage

Otros estudiantes de California han pedido una aplicación más estricta del uso de mascarillas y más acceso a vacunas y mascarillas de alta calidad.

Michael Lee-Chang, estudiante de último año de Redondo Union High School en el condado de Los Ángeles, ha hablado en las redes sociales sobre el mantenimiento de protocolos de seguridad en los campus. Se unió a cientos de estudiantes en una huelga en enero para instar a los líderes escolares a reforzar el uso de mascarillas y el distanciamiento físico en las aulas. 

Las activistas de Lee-Chang han llevado a otros a intimidarlo, indicó. El joven de 18 años se ha convertido en blanco de acoso por parte de padres conservadores en las redes sociales. Los estudiantes le han tirado cartones de leche en la cabeza, dijo, y agregó que ahora camina por un camino diferente a sus clases para evitar ciertos grupos de estudiantes. 

“Cada vez que los paso, gritan, ‘¡desenmascaren a los niños!’”, dijo. “En un mundo perfecto, todos estarían vacunados y haríamos pruebas a diario, pero no vivimos en ese mundo”.

Los educadores tienen las manos atadas

Los maestros y los funcionarios del distrito escolar están atrapados en un aprieto entre las leyes de educación y salud pública.

Si un estudiante se niega a usar una máscara, los maestros deben sacar a ese estudiante del salón de clases o arriesgarse a perder sus credenciales por violar la ley estatal. Pero al mismo tiempo, se requiere que los distritos escolares brinden instrucción a todos los estudiantes.

Y aunque en casa, el estudio independiente es una opción para estos estudiantes, los padres son los que deben decidir. Cuando los padres se niegan, las leyes estatales de educación requieren que el estudiante sea colocado en un salón de clases. Los funcionarios de educación como Gayle Garbolino-Mojica, superintendente de la Oficina de Educación del Condado de Placer, sienten que no hay forma de salir de este bache.

“Estamos atrapados en un Catch-22”, dijo Garbolino-Mojica. “En realidad, nadie quiere sacar físicamente a los niños”.

En última instancia, algunos maestros mantienen a los estudiantes afuera, mientras que otros simplemente los dejan entrar a clase. Aparte de los desafíos legales y logísticos, el daño a las relaciones entre los educadores y sus alumnos puede ser irreparable. A los educadores de todo el estado les preocupa si la educación pública puede recuperarse. 

“Diré que la estructura de nuestras escuelas se está deteriorando minuto a minuto”, dijo Garbolino-Mojica. “Personalmente estoy preocupado y consternado por cómo se verán nuestras comunidades una vez que esto termine”.

“Diré que la estructura de nuestras escuelas se está deteriorando minuto a minuto”.

Gayle garbolino-mojica, superintendente, Oficina de Educación del Condado de Placer

Los padres de todo el estado están compartiendo instrucciones en línea sobre cómo los estudiantes pueden desafiar las reglas de enmascaramiento. Let Them Breathe, un grupo de defensa del mandato antimascarillas, publicó algunos de estos recursos en su sitio web . Los estudiantes más pequeños están memorizando guiones en el Distrito Escolar Unido de Saugus, un distrito K-6 en el condado de Los Ángeles, según la superintendente Colleen Hawkins.

“Hoy, en todo el distrito, probablemente haya unos 85 estudiantes que se negaron a usar mascarillas”, dijo Hawkins el martes. “Dicen, ‘es mi derecho a la Primera Enmienda’”.

Debido a que su distrito atiende principalmente a niños más pequeños, Hawkins dijo que los maestros y administradores tienen cuidado de no regañar o castigar a estos estudiantes.

“Simplemente no podemos tenerlos en la habitación con sus compañeros”, indicó.

Hawkins y varios otros líderes distritales de California dicen que le han escrito al gobernador y a otros legisladores para pedirles que levanten el mandato de uso de mascarillas en interiores para las escuelas y que mantengan una exención de creencia personal para el requisito de vacunación contra el COVID-19. 

Dos años después de la pandemia, los funcionarios de educación locales están más dispuestos a arriesgarse a sacrificar los protocolos de seguridad para mantener el orden en sus comunidades.

“Me preocupa la frustración que todos sienten y lo que eso significará para la educación pública”, dijo Hawkins. “No sé cómo las comunidades seguirán confiando en sus distritos escolares locales”.

Líderes locales desafiando al estado

Un puñado de distritos escolares no han esperado a que los funcionarios estatales aflojen las regulaciones. 

“Para mí, todo comenzó con la conferencia de prensa del gobernador, cuando dijo que levantaría el mandato para todos, excepto para los escolares y los maestros”, dijo Jee Manghani, presidente de la junta del Distrito Escolar Rancho Santa Fe en el condado de San Diego.

Su junta escolar votó para que a partir del Lunes las mascarillas sean opcionales para los estudiantes. Manghani y otros líderes del distrito dijeron que los beneficios superan los riesgos.

“Ya estaba segura de que, aunque el estado no estuviera de acuerdo, estábamos tomando la decisión correcta”, dijo Annette Ross, vicepresidenta de la junta.

En Nevada Joint Union High School, no está claro cuándo los maestros comenzarán a regresar a la escuela. El presidente del sindicato de maestros, Mayer, dijo que las ausencias de los maestros no son un esfuerzo organizado.

Para algunos miembros de la junta, ceder ante la multitud antimáscara no solo viola la ley estatal, sino que también sienta un precedente para el mandato de vacuna que se avecina. El Departamento de Salud Pública de California requerirá que los estudiantes se vacunen una vez que la FDA apruebe por completo la vacuna para sus grupos de edad. Es posible que los estudiantes deban vacunarse antes del 1 de julio.

Jamie Reeves, miembro de la junta de Nevada Joint Union, votó a favor de mantener el requisito de usar cubrebocas para honrar el acuerdo del distrito con sus maestros. Ella dijo que es un precedente desafortunado para establecer, pero admite que tratar de hacer cumplir los mandatos de COVID-19 en todo el estado les está quitando demasiado tiempo y energía a los educadores.

“Salí de esa reunión sintiéndome desconsolada”, dijo. “Pero ¿cuánto tiempo dedicamos a lidiar con esto y cuánto tiempo dedicamos a educar a los niños?”.

Pritchett, que ha tenido más de la mitad de su carrera en la escuela secundaria interrumpida por la pandemia, dijo que comprometer la seguridad podría ser la única forma de tener paz.

“Desearía que esta guerra cultural se hubiera librado en otro lugar”, dijo. “Es una gran distracción para la educación”.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

More on k-12 education

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Joe reports on the students, teachers and lawmakers who shape California's public schools. Before joining CalMatters in 2021, he was the education reporter at KPBS, the public radio station in San Diego....