En resumen
La comisión independiente de redistribución de distritos de California fue criticada en las redes sociales y azotada abiertamente en reuniones públicas. Pero sus nuevos mapas no enfrentan demandas, a diferencia de muchos otros estados.

Read this article in English.   

Cuando el reloj marcó la media noche del 10 de febrero, 14 personas esparcidas por California exhalaron colectivamente aliviadamente.

Los 14 son miembros de la comisión de redistribución de distritos de ciudadanos independientes del estado que dibujaron 120 distritos nuevos para la Legislatura, 52 para el Congreso y cuatro para la Junta Estatal de Igualación que los votantes usarán en las elecciones de este año. Los comisionados lucharon en ocasiones para llegar a un consenso, y algunos expertos, defensores, funcionarios electos y el público criticaron su mapeo en prácticamente cada paso que tomaron .

Pero después de todas las críticas, la comisión aprobó los mapas por unanimidad a fines de diciembre, y el 10 de febrero, la fecha límite de 45 días para que cualquier persona acuda a los tribunales para bloquear los mapas, llegó y pasó sin novedad.

Nadie demandó.

Todavía hay un obstáculo estatal más que superar: los críticos tienen hasta el 27 de marzo para desafiar los mapas a través de un referéndum, pidiendo a los votantes que los rechacen, antes de que los nuevos distritos entren en vigor oficial. Pero no hay señales de que se esté realizando un esfuerzo tan costoso. (Los mapas también podrían ser impugnados en un tribunal federal por violar la constitución de los EE. UU. o la Ley de derechos electorales).

“La ausencia de una demanda estatal que cuestione estos mapas es un testimonio de la eficacia del proceso de redistribución de distritos abierto y de acceso público de California y el diseño de su comisión independiente de redistribución de distritos”, dijo el actual presidente de la comisión , Russell Ye, en un comunicado .

“Trabajamos arduamente para aplicar los criterios constitucionales de redistribución de distritos y consideramos los testimonios de todo el estado, especialmente de las comunidades minoritarias”, dijo Yee, profesor republicano y ex pastor de Oakland. “Si bien los mapas no complacen a todos, creamos que son justos y equitativos. Habríamos defendido con confianza estos mapas en los tribunales, pero estamos agradecidos de que ahora no tendremos que hacerlo”.

La comisión enfrentó un litigio antes: una petición de emergencia presentada el 30 de noviembre en nombre de algunos votantes republicanos alegaba que la comisión celebraba reuniones secretas con algunos grupos de interés, se quejaron que no se hizo público un análisis de la elección racialmente polarizada y cuestionó la selección. de su asesoría legal porque la firma había trabajado previamente para los demócratas.

Esa peticion de emergencia fue denegada por la Corte Suprema de California el 15 de diciembre.

Christian Grose, profesor de ciencias políticas y públicas en la Universidad del Sur de California, dijo que si bien el fracaso de demandas anteriores podría explicar la falta de litigios, también lo hace la forma en que la comisión hizo negocios. “Un voto unánime es una señal de que algo se hizo bien”, expresó.

Josué Franco, profesor asistente de ciencias políticas en Cuyamaca College en San Diego, dijo que la cantidad de comentarios públicos (más de 36,000 entradas) así como el fracaso de la petición, probablemente evitó más demandas.

“Cualquier proceso político es una válvula a la que se aplica presión. Algunas válvulas tienen limitaciones para abrir, por lo que no se libera presión. Entonces se acumula y se acumula y se acumula y está en algún tipo de falla del proceso o litigio judicial”, dijo. “Cuando tienes procesos que son públicos, esto permite que las personas comenten, y se desahoguen”.

“Creo que la lección aprendida para cualquier comisión futura es: si continúa siendo lo más abierto, transparente y accesible posible, seguirá reduciendo la probabilidad de cualquier litigio significativo”, agregó Franco.

Esa es una bonificación para los contribuyentes: Cualquiera de los $4.3 millones reservados para litigios que no se utilizan vuelve al fondo general del estado.

La falta de juicios es algo sorprendente. Después de la primera vez que una comisión independiente realizó la redistribución de distritos de California, en 2011, dos demandas impugnaron los mapas finales y otra cuestionó la composición de la comisión.

Y se están llevando a los tribunales nuevos distritos electorales en otros estados . El 7 de febrero, la Corte Suprema de EE. UU. restableció un mapa del Congreso que, según dictaminó un tribunal federal inferior, privaría de sus derechos a los votantes negros. En diciembre, el Departamento de Justicia de EE. UU. Demandó a Texas , alegando que los mapas trazados por una legislatura controlada por republicanos y el gobernador republicano Greg Abbott privan de sus derechos a los votantes latinos. En Carolina del Norte, la Corte Suprema del Estado descartó nuevos distritos legislativos y del congreso que, según los jueces, eran demasiado partidistas y seguramente a la Legislatura de mayoría republicana que dibujara nuevos antes del 18 de febrero.

Incluso en otros estados donde los mapas también fueron elaborados por comisiones independientes, hay demandas. En Michigan, los legisladores estatales dicen que los nuevos distritos electorales diluirían el poder de voto de las comunidades minoritarias . En Ohio, los votantes negros acudieron a la corte federal en busca de bloquear los mapas legislativos.

“Si continúa siendo lo más abierto, transparente y accesible posible, continuará reduciendo la probabilidad de cualquier litigio significativo”.

Josué Franco, profesor asistente de ciencia política en Cuyamaca College

Justo antes de aprobar los mapas de California y entregarlos al secretario de estado el 27 de diciembre, los comisionados notaron los desafíos excepcionales que enfrentaron durante sus 18 meses de trabajo, incluida la pandemia y el retraso de los datos del censo que comprimieron su cronograma para tener nuevos distritos en tiempo para las primarias de junio.

Cumplir con los plazos y evitar demandas no son las únicas medidas del éxito. Otras evaluaciones podrían dar forma a la redistribución de distritos de California a nivel estatal y local después del Censo 2030 y más allá.

Calificando las nuevas lineas

Las medidas electorales aprobadas en 2008 y 2010 fundamentos los criterios mínimos para los mapas justos: población igualitaria, cumplimiento de la Ley de Derechos Electorales federal y compatibilidad de los distritos, entre otros.

Pero más allá de eso, algunos analizan qué tan bien los nuevos distritos que reflejan la población diversa de California, sin que ninguna raza o grupo étnico constituya una mayoría.

Según el Instituto de Políticas Públicas de California , la cantidad de distritos mayoritariamente latinos aumentó “significativamente”, con seis más para la Cámara de Representantes de los EE. UU., tres más para el Senado estatal y cinco adicionales para la Asamblea estatal, casi igualando la proporción de latinos elegibles para votar dentro de su población al 30%.

Hubo menos cambios para otros grupos étnicos. Hay dos distritos de la Asamblea estatal de la mayoría asiática, en lugar de uno, pero no hay distritos estatales del Senado o del Congreso. No hay distritos de mayoría negra.

Otra medida de representación justa: distritos de “influencia”, donde un grupo constituye al menos el 30% de los votantes. Si bien el número de distritos de “influencia” latina han aumentado, hay dos distritos congresionales de influencia negra y dos distritos legislativos y seis distritos congresionales de influencia asiática y 10 legislativos.

Si bien los grupos comunitarios expresaron su opinión durante el proceso, algunos dijeron que los mapas finales intentaron abordar la mayoría, si no todas, sus preocupaciones.

La verdadera prueba de representación serán los resultados de las elecciones de este año y de los ciclos subsiguientes. Un informe del Instituto Schwarzenegger de la USC mostró que los mapas de 2011 lograron en gran medida ayudar a agregar funcionarios electos de color en California entre 2012 y 2020.

Y aunque a la comisión no se le permite considerar el impacto de los nuevos distritos en los titulares o partidos políticos, otra evaluación es qué tan políticamente competitivos se vuelven.

El control del partido, basado en el registro de votantes, se invirtió en tres distritos del Congreso, cuatro distritos del Senado y cuatro distritos de la Asamblea.

Aun así, los demócratas probablemente seguirán siendo dominantes según los nuevos mapas, favorecidos para ganar 41 escaños en el Congreso, 31 escaños en el Senado estatal y 62 escaños en la Asamblea, según el análisis de PPIC . También hubo 21 miembros del Congreso, 13 senadores estatales y 20 miembros de la Asamblea colocados en los mismos distritos que otros titulares.

The State Capitol building on Jan. 10, 2022. Miguel Gutierrez Jr., CalMatters

Además de la rotación y posiblemente cambiando el equilibrio partidista, hasta ahora 21 miembros de la asamblea y senadores estatales han renunciado o han anunciado que no buscarán la reelección este año. Otros siete senadores no pueden postularse nuevamente por límites de mandato.

“En el ciclo de 2001, hubo un acuerdo de caballeros que fue suficiente como para permitir a todos postularse para la reelección y permanecer en el poder”, dijo Jonathan Mehta Stein, director ejecutivo de California Common Cause, que impulsó la creación de uurena comisión independiente de redistribución de distritos. “Este fue un proceso que fue exactamente lo contrario. La comisión estaba literalmente moviendo líneas y tomando decisiones necesarias importantes en una transmisión en vivo. Van a tropezar, y miles de personas lo van a ver. Pero no creo que cambiaría eso por una alternativa más limpia”.

Lecciones de 2010 y para 2030

Si bien esta redistribución de distritos de California fue muy analizada, la comisión de 2010 se enfrentó a sus propios desafíos, incluidos plazos ajustados y restricciones presupuestarias. Pero también tienen la ventaja de ser los primeros comisarios independientes.

Entonces, otra medida del éxito de la comisión actual podría ser qué tan bien aprendió las lecciones del grupo anterior. Algunos comisionados anteriores que siguieron el proceso de 2021 dicen que la comisión actual pudo hacer más divulgación pública y aprovechó la tecnología más avanzada.

Pero algunos de los mismos problemas persistieron: la gestión del tiempo, la falta de una guía clara sobre cómo evaluar las comunidades de interés en competencia y una lucha por ser coherente en la toma de decisiones.

También hubo continuos intentos por parte de las personas de influencia que pueden influir a su vez en la comisión , algo que los investigadores habían anunciado después de que la redistribución de distritos de California de 2011 solo se fortalecería. “Las fuerzas políticas que estaban desconcertadas, enojadas, discretamente involucradas o, en general, puestas a la defensiva estarán mucho mejor preparadas para ejercer influencia”, dijo un informe de 2013 encargado por la Liga de Mujeres Votantes de California .

La ex comisionada Jodie Filkins Webber dijo que estaba estupefacta al ver la cantidad de organizaciones que se movilizaron para esta redistribución de distritos. Webber, un republicano, y la comisionada demócrata Cynthia Dai escribieron un comentario el año pasado advirtiendo que demasiadas sesiones cerradas, si bien se permiten, erosionarían la confianza del público en el proceso. La comisión real solía celebrar sesiones privadas durante sus reuniones maratónicas.

“Todos los que fuimos comisionados somos muy protectores de la institución y de un proceso abierto, por eso muchos de nosotros criticamos a la comisión”, dijo Angelo Ancheta, el presidente final de la comisión de 2010.

El comisionado actual J. Ray Kennedy , un demócrata del condado de San Bernardino que trabaja como consultor de elecciones internacionales, dijo que si bien la comisión hizo más divulgación, todavía hay espacio para más educación pública, por ejemplo, explicando por qué la comisión comenzó desde cero, no de los distritos existente.

“Entendí que mucha gente se resistiría a cualquier redistribución de distritos, pero aun así me sorprendió un poco la cantidad de personas que dijeron: ‘No le hagan nada a mi distrito’”, dijo Kennedy en una entrevista. “Creo que ese mensaje no se difundió tanto, o no se quedó: que los distritos tienen que cambiar. Y entonces, en el futuro, ese sería un punto de enfoque: cómo ayudar a todos los californianos a comprender que los distritos tienen que cambiar”.

Ya sea que comience o no desde una pizarra en blanco, así como otras decisiones administrativas, dependen de cada comisión de redistribución de distritos de California. Dijo la ex comisionada Jeanne Raya: “Creo que es importante que cada comisión no esté atada a la anterior”.

Y aunque, gracias a un impulso de la comisión de 2010, a la comisión de 2020 se le dio más tiempo, su decisión de contar a los reclusos de las prisiones estatales en los distritos de dibujo, combinado con la demora del Censo, resultó en una escasez de tiempo.

“Necesitamos observar la línea de tiempo en el futuro para asegurarnos de que haya suficiente tiempo para que sucedan todas estas cosas”, dijo Kennedy.

Esa y otras lecciones se recopilarán en un informe para la próxima comisión , junto con las recomendaciones legislativas. La comisión tiene reuniones previstas el 18 y 23 de febrero para discutir las lecciones aprendidas y otros temas.

“Construimos y ejercitamos el respeto mutuo y se nos ocurrió algo que los 14 miembros creemos que no es perfecto, pero que brindará una buena representación de California en el futuro”.

J. Ray Kennedy, miembro de la comisión de redistribución de distritos de los ciudadanos de California

Los comisionados actuales, al igual que sus predecesores, también pueden viajar por California y otros estados para compartir el impacto que puede tener una comisión independiente.

Los miembros de ambas comisiones de ciudadanos están de acuerdo en que otras instituciones deberían aprender de tener un grupo bipartidista que trabaje en conjunto y llegue a un consenso, especialmente en estos tiempos políticamente polarizados, cuando el 63 % de los votantes probables de California son pesimistas de que los estadounidenses con diferentes puntos de vista politicos aún pueden resolver sus diferencias. 

“Construimos y ejercitamos respeto el uno por el otro y se nos ocurrió algo que los 14 de nosotros creemos que no es perfecto, pero que brindará una representación de California en el futuro”, dijo Kennedy. “Creo que esa es la historia que realmente necesita más atención en este momento de hiperpartidismo… que podemos reunir una especie de grupo aleatorio de ciudadanos para hacer un trabajo cívico en nombre de toda la comunidad y lograrlo”.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Sameea covers the state Capitol and California politics for CalMatters and is also a production assistant. She joined CalMatters in June 2021 from the Los Angeles Times, where she was a News Desk editor....