Read this article in English

Cuando Nate Tan, profesor de estudios étnicos en la Universidad Estatal de San Francisco inicia sesión para impartir virtualmente su clase de las 8 am, ve docenas de estudiantes sentados en escritorios con computadoras portátiles, algunos enmarcados por estanterías altísimas. Pero estos estudiantes no se están acercando desde los dormitorios del campus. En cambio, están tomando clases en tres prisiones juveniles diferentes repartidas por todo California.

Los estudios étnicos están experimentando un momento importante en California: ahora es un aprendizaje obligatorio para los estudiantes de la Universidad Estatal de California, los colegios comunitarios y, pronto, las escuelas secundarias del estado. La universidad estatal de San Francisco es pionera en el primer programa de estudios étnicos dentro de una prisión para jóvenes.

Los educadores involucrados dicen que proporcionan un plan de estudios culturalmente relevantes para los jóvenes encarcelados de 17 a 25 años, inspirándolos a visualizarse a sí mismos en la educación superior y cumplir con los primeros requisitos para obtener un título de Cal State.

En la clase de hoy, los estudiantes discuten una lectura sobre el papel de las mujeres de raza negra en el movimiento Black Lives Matter, luego miran una serie documental de cinco capítulos que muestra el Movimiento 1Love, una campaña contra la deportación de camboyanos estadounidenses. (La Red de Periodismo Universitario de CalMatters pudo asistir a la clase después de acordar que los nombres completos de los estudiantes no se usarían para proteger su privacidad).

Un estudiante asiático-estadounidense dice que ver videos del movimiento no solo lo animó, sino que lo hizo reflexionar sobre el papel de Estados Unidos en la deportación de familias asiáticas.

“Siento que el gobierno de Estados Unidos no está haciendo lo suficiente”, dice. “Simplemente deportar y separar familias sin razón alguna no es bueno, es un desastre”.

Los estudios étnicos, el estudio social e histórico de la raza y el origen étnico, nació en el Área de la Bahía en la década de 1960 como una respuesta de los estudiantes de color que exigían un mayor acceso a la educación superior y nuevos programas académicos centrados en sus identidades.

El departamento de estudios étnicos del estado de San Francisco también ofrece clases de estudios africanos, estudios indios americanos, estudios asiático-americanos, estudios latinos/chicanos y una especialización comparativa llamada estudios de raza y resistencia. Con su nueva colaboración con la división de justicia juvenil del estado de California, que comenzó el otoño pasado, los funcionarios de la universidad quieren ampliar esa misión para incluir a los jóvenes afectados directamente por el sistema de justicia.

Es la primera vez que una universidad de cuatro años ofrece un programa certificado en las prisiones juveniles de California. 

Desde 2019, el estado ha exigido que los centros juveniles brinden acceso a clases de colegios comunitarios a los jóvenes encarcelados que hayan terminado la escuela secundaria.

Para completar el certificado, los estudiantes deben tomar cuatro clases de estudios étnicos que cumplan con los requisitos de educación general de nivel inferior dentro del sistema de la Universidad Estatal de California, incluido el pensamiento crítico y las ciencias sociales. Las clases abarcan temas que van desde la raza y el género en la ciencia ficción hasta el activismo y la justicia climática.

“Ha sido increíble, dentro del mundo académico, me siento aceptado”.

Alex, de 21 años, es un estudiante encarcelado y participa en el programa de estudios étnicos del estado de San Francisco.

Tan enseña desde casa, y cada instalación tiene miembros del personal que monitorean la clase y ayudan a entregar sus planes de lecciones.

Para Alex, aprender estudios étnicos mientras estaba encarcelado lo ayudó a comprender sus propias luchas que tuvo que enfrentar creciendo con la doble raza étnica en los Estados Unidos.

Siendo mexico-americano, dice que ha existido en ambos mundos, pero no se ha sentido cómodo en ninguno de los dos. Los estudios étnicos le dieron el lenguaje y el conocimiento para navegar mejor por esa complejidad, comentó.

Creció en San Diego cerca de Chicano Park, un parque de siete acres que tiene más de 80 murales dedicados a la herencia chicana. Pero no fue hasta su clase en San Francisco State que aprendió el significado cultural del parque.

“Siempre había estado en mi radar, estar tan cerca de donde pasaba el tiempo”, agregó Alex. “Realmente no entendí la historia completa”.

Tomar estudios étnicos ayuda a los estudiantes a desarrollar el conocimiento de sus identidades, explica Tan. Para los estudiantes en la adolescencia tardía y principios de los 20, eso puede ser especialmente importante ya que están experimentando puntos clave de desarrollo en sus vidas, dicen los expertos. Un estudio de la universidad estatal de  San Francisco encontró que los estudiantes que tomaron un curso de estudios étnicos, independientemente de si era su especialización, se graduaron en tasas más altas que sus compañeros que no tomaron esa clase.

Los estudios étnicos podrían ser particularmente transformadores para los jóvenes encarcelados, que son desproporcionadamente de color, dice Katie Bliss, coordinadora de proyectos en el Centro de Derecho Juvenil, una organización sin fines de lucro del Área de la Bahía que aboga por la reforma de la justicia juvenil y no está involucrada con el programa estatal de San Francisco. Casi el 90% de los aproximadamente 750 jóvenes en el sistema de justicia juvenil de California son de raza negra o latinos, y el programa estatal de San Francisco refleja esa demografía. Los jóvenes de raza negra tienen 31 veces más probabilidad de ser encarcelados en California, y los jóvenes latinos tienen casi 5 veces más probabilidad, en comparación con los jóvenes de raza blanca.

“Es un cambio en la narrativa de los estudiantes”, comentó Bliss. “Tener la oportunidad de comenzar a escuchar sobre su propia cultura y experiencias de una manera muy enriquecedora, frente a una perspectiva muy eurocéntrica, que es lo que normalmente se enseña”.

Nathaniel Tan da una conferencia virtual sobre la construcción social de la raza desde su casa en Newark a jóvenes encarcelados de todo el estado. Foto de Wangyuxuan Xu para CalMatters.

Mientras que algunos estados están prohibiendo el plan de estudios centrado en la raza, California se ha movido para hacer de los estudios étnicos un requisito para estudiantes de todo tipo. El pasado ciclo escolar, siguiendo el ejemplo de distritos individuales, el estado se convirtió en el primero en el país en exigir estudios étnicos como requisito para graduarse de la escuela secundaria, comenzando con la clase de 2030.

Los defensores de los estudios étnicos argumentan que los estudiantes de color, que corren un mayor riesgo de ser expulsados ​​de la escuela y enviados a prisiones juveniles, pueden involucrarse más en su educación cuando se enteran de los logros realizados por las personas de su misma raza.

“La pobreza y el exceso de vigilancia en las comunidades de color son muchas de las razones por las que las personas terminan en el sistema penitenciario”, explicó Tan. “Creo que eso es cierto para estos jóvenes”.

Habiendo experimentado el racismo antes y durante el encarcelamiento, comentó Tan, los estudiantes se relacionan con el contenido del curso en función de sus experiencias vividas.

“La clase pudo abrirme los ojos a los conceptos erróneos que las escuelas públicas enseñaban sobre nuestra historia”, escribió una estudiante de 17 años del Centro Correccional Juvenil de Ventura en Camarillo, en un ensayo sobre su vida y experiencia en el programa. “Pude aprender cosas sobre la sociedad y mi propia cultura que no sabía antes”.

También hay un beneficio educativo práctico en los nuevos cursos que el estado de San Francisco está requiriendo en los centros juveniles. El programa otorgará a los estudiantes que completen el curso, créditos universitarios que cuentan para obtener un título en el sistema Cal State, que a partir de 2020 requiere que los estudiantes tomen clases de estudios étnicos para graduarse. Los líderes del programa esperan que eso abra un camino claro de educación superior para estos estudiantes.

“Nosotros, como disciplina, estamos dedicados a servir al público”, dijo Amy Sueyoshi, decana de estudios étnicos del estado de San Francisco. “Es básicamente una especie de forma en que vemos el mundo, que nuestro plan de estudios debe ser accesible y relevante para todas las comunidades que desean un título universitario”.

El programa de certificado de estudios étnicos se lanzó al mismo tiempo que la División de Justicia de Menores está siendo eliminada gradualmente, y las tres prisiones juveniles restantes de California se cerrarán por completo para junio de 2023. En cambio, los jóvenes estarán bajo la supervisión de las oficinas de libertad condicional del condado.

Sueyoshi dice que la universidad considera el programa actual como un programa piloto que espera replicar en asociación con los centros de detención juvenil del condado, las instalaciones para adultos y tal vez, incluso, otros estados. El programa actualmente se financia a través de donaciones privadas, pero el estado de San Francisco ha solicitado convertirse en una de las 200 universidades de todo el país que recibe fondos a través del programa Second Chance Pell, que restableció la ayuda financiera federal para algunas personas en prisión en 2016. Los estudiantes podrían luego solicitar becas federales para pagar sus estudios.

Alex dice que formar parte del programa de estudios étnicos le hizo sentir que la educación es un mundo al que pertenece.

“Es una gran autoestima, un refuerzo de confianza”, dijo. “Ha sido increíble dentro del mundo académico sentirse aceptado”.

Una vez liberado, quiere continuar sus estudios y trasladarse a San Diego State.

La clase de estudios étnicos ha “abierto la sala a conversaciones que tal vez no puedas tener en la unidad de vivienda o en la comunidad entre grupos de amigos”, agregó Alex. “Podemos tener una persona blanca, una persona de raza negra, una persona asiática y una persona mexicana hablando juntos sobre el racismo en ese espacio”.

Hall es miembro de la red de periodismo universitario de CalMatters, una colaboración entre CalMatters y estudiantes de periodismo de todo California. Esta historia y otra cobertura de educación superior cuentan con el apoyo de College Futures Foundation.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Felicia Mello edits CalMatters' College Journalism Network, a collaboration with student journalists across California to cover higher education from the ground up. Her reporting on affordability, equity...