En resumen

Un grupo de legisladores de California ha elaborado leyes sobre vacunación que serían el enfoque estatal más agresivo en cuanto a las vacunas en la nación.

Read this article in English.   

El gobernador Gavin Newsom está aliviando las restricciones de mascarillas y declarando que la pandemia está pasando a una fase menos crítica. Sin embargo, una lista agresiva de proyectos de ley relacionados con COVID-19, para exigir vacunas para niños y trabajadores, para permitir que los niños de 12 a 17 años se vacunen sin el consentimiento de los padres y más, sigue en juego bajo la Cúpula del Capitolio.

El grupo de legisladores demócratas que trabaja en el asunto de las vacunas que están detrás de las propuestas dicen que su objetivo es aumentar las tasas de vacunación en todos los grupos de diferentes edades, mejorar la base de datos de registro de vacunas del estado y tomar medidas enérgicas contra la información errónea sobre el virus y la vacuna.

En conjunto, la adopción de estos proyectos de ley convertiría a California en un estado atípico entre los estados, y tendría las regulaciones de COVID-19 más estrictas del país. Otros estados están considerando varios mandatos y leyes relacionados con el COVID-19, pero ninguno parece tener la coordinación que este esfuerzo esta presemtando, dirigida por algunos de los legisladores más poderosos de Sacramento.

“Todos estos proyectos de ley intentan brindar cohesión, consistencia y claridad a nuestro enfoque general y respuesta a la pandemia”, dijo el senador demócrata Josh Newman de Fullerton, miembro del grupo.

Las propustas de ley son:

  • SB 871 necesitaría que todos los niños de 0 a 17 años recibieran la vacuna COVID-19 para asistir a la guardería o la escuela;
  • SB 866 permitiría que los niños de 12 a 17 años recibieran la vacuna COVID-19 sin el consentimiento de los padres;
  • La SB 1749 requeriría que las escuelas continuaran con las pruebas y crearan programas piloto;
  • SB 1018  requeriría que las plataformas en línea sean más transparentes sobre cómo se envía la información a los consumidores;
  • SB 1464 obligaría a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley a hacer cumplir las órdenes de salud pública;
  • AB 1993 necesitaría que todos los empleados, incluidos los contratistas independientes, muestren prueba de la vacuna COVID-19 para trabajar en California;
  • AB 1797 haría cambios en la base de datos de registros de inmunización de California;
  • AB 2098 reclasificaría el intercambio de “información errónea” de COVID-19 por parte de médicos y cirujanos como conducta poco profesional que resultaría en una acción disciplinaria.

Los críticos dijeron que los proyectos de ley infringen la privacidad de la salud de los niños, interfieren con la forma en que trabajan los médicos, imponen una carga a las empresas y los trabajadores y dependen de vacunas que en muchos casos no previenen la transmisión de COVID-19.

“Con este tipo de reglamento, no importa quién sea: si trabajas o tienes hijos en California, te verás afectado por estos mandatos”, dijo Christina Hildebrand, directora de A Voice for Choice, un grupo centrado en el consentimiento de personas informadas, que ha luchado para mantener las exenciones de creencias personales para las vacunas requeridas desde 2015. “Esto está sucediendo mientras el resto del mundo se está deshaciendo de los mandatos y requisitos para COVID, y el gobernador está hablando de que adaptará un plan más inteligente debido a que estamos pasando a la fase endémica”.

Hace diez días, Newsom dijo que el estado estaba pasando página y comenzaría a tratar el COVID-19 como endémico, lo que significa que trataría la enfermedad más como una molestia regular. El lunes, Newsom dijo que el 11 de marzo sería el último día en que las escuelas estarían bajo el mandato estatal de mascarilla, aunque aún se requeriría el uso de mascarillas para el transporte público y en entornos de atención médica.

También el lunes, Mark Ghaly, el principal funcionario de salud pública del estado, DIJO que si bien el estado se está alejando del uso de mascarillas, podría haber nuevas variantes y aumentos repentinos de COVID-19. Se refirió a la defensa de las vacunas del plan “SMARTER” de Newsom, que dijo que “han sido una gran parte del éxito en California”.

Los legisladores detrás de estos proyectos de ley parecen estar adelantándose a Newsom en temas de COVID-19. La administración de Newsom no comentó sobre la legislación pendiente. El gobernador se enfoca en abrir el estado y está muy consciente de que los californianos están experimentando fatiga pandémica.

Learn more about legislators mentioned in this story

D

Richard Pan

State Senate, District 6 (Sacramento)

State Senate, District 6 (Sacramento)

How he voted 2019-2020
Liberal Conservative
District 6 Demographics

Race/Ethnicity

Latino 26%
White 36%
Asian 19%
Black 12%
Multi-race 6%

Voter Registration

Dem 51%
GOP 20%
No party 23%
Other 6%
Campaign Contributions

Sen. Richard Pan has taken at least $1.9 million from the Party sector since he was elected to the legislature. That represents 27% of his total campaign contributions.

El consultor político republicano Mike Madrid dijo que, si bien podría parecer que los legisladores y Newsom están en desacuerdo, en realidad son dos lados que buscan el mismo objetivo: una respuesta a la crisis.

“Están legítimamente tratando de encontrar una solución a la situación”, dijo sobre los legisladores. “¿Se están adelantando al gobernador? Si. ¿Van en una dirección diferente? Si. ¿Están tratando de encontrar una solución? Si.”

Esto es parte del proceso político, dijo Madrid. Al principio de la pandemia, la Legislatura confió en Newsom para establecer la agenda porque había poca información disponible. Ahora armada con dos años de datos y una vacuna, la Legislatura está operando con más organización.

Es típico que la legislatura responda a los eventos actuales con legislación inmediata y es su trabajo dejar al descubierto las situaciones complejas, dijo Kristina Bas Hamilton, consultora política de KBH Advocacy.

“La Legislatura es una rama igualitaria del gobierno que presenta sus prioridades y, suponiendo que obtuvieron los votos para aprobar, dicen ‘gobernador, queremos que vaya más lejos’ y entonces es cuando comienzan las discusiones”, dijo Kristina Bas Hamilton, una consultora política en KBH Advocacy. “Es la danza del gobierno estatal”.

La ambiciosa legislación sobre vacunas supera con creces lo que están haciendo otros estados.

Por ejemplo, New Hampshire está considerando un proyecto de ley que exigiría una vacuna federal aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos para niños en edad escolar y Nueva York está considerando exigir la vacuna COVID-19 para asistir a la escuela. Otros estados están contemplando legislación en el extremo opuesto del espectro: en Alabama, los legisladores están revisando un proyecto de ley que permitiría demandar a los propietarios de negocios por lesiones o muerte por la vacuna si esta es obligatoria para los trabajadores, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales . .

No sorprende que la Legislatura de mayoría demócrata de California esté considerando una lista más estricta de proyectos de ley de COVID

“Nos tomamos muy en serio el papel de California en la nación”, dijo Bas Hamilton. “Es un estado en el que ciertas políticas pueden ir más allá que en otros lugares. El tamaño del estado en sí mismo crea un enorme impulso para que el resto del país lo siga”.

El senador Richard Pan, demócrata de Sacramento y presidente del Comité de Salud del Senado, está a favor de varios de los proyectos de ley. Pan, un pediatra, ha estado en el centro de la atención pública anteriormente por impulsar controvertidos proyectos de ley relacionados con las vacunas a través de la Legislatura, habiendo eliminado previamente las exenciones por creencias personales para los niños en las escuelas públicas. También hizo que las reglas para los médicos que emitieron exenciones médicas de vacunas fueran más estrictas.

“El virus no va a desaparecer”, dijo Pan. “Entonces, no se trata solo de medidas temporales, sino que necesitamos medidas continuas para mantener este virus bajo control”.

El grupo de trabajo legislativo está compuesto por los senadores demócratas Pan, Newman y Scott Wiener de San Francisco, y los asambleístas demócratas Akilah Weber de San Diego, Buffy Wicks de Oakland, Cecilia Aguiar-Curry de Winters y Evan Low, de Cupertino. Todos los proyectos de ley están patrocinados por ProtectUS, un grupo a favor de las vacunas creado por Crystal Strait, ex miembro del personal de Pan.

Los proyectos de ley de vacunas más polémicos

Las propuestas que se esperan que reciban el debate más acalorado potencialmente son las dos que exigirían vacunas en las escuelas y las empresas, según y críticos de los proyectos de ley.

“Cada uno de estos proyectos de ley elimina los derechos civiles de algún grupo”, dijo Greg Glaser, abogado general de Physicians for Informed Consent, un grupo de médicos con sede en Newport Beach que se opone a todos los mandatos de vacunación. “California realmente ha alienado a las familias y esto va a sacar a más personas del estado”.

En años anteriores, los proyectos de ley relacionados con las vacunas han sido tan impugnados que la policía tuvo que sacar a los manifestantes del capitolio y Pan enfrentó amenazas de muerte.

“Este es un virus al que nuestros niños son muy resistentes”, McKeeman, de Let Them Breathe, indicó a la coalición de padres con sede en San Diego que se opone a los mandatos de máscaras y vacunas. el grupo Demandó con éxito para revocar el mandato de vacunación del Distrito Escolar Unificado de San Diego. “Esta ni siquiera es una discusión que deberíamos tener. Sin estudios a largo plazo y sin la aprobación de la FDA para la mayoría de las edades (de niños), este proyecto de ley no debería presentarse”.

El COVID-19 es leve para los niños en la mayoría de los casos y los niños vacunados aún contraen el virus, pero Pan señala los casos en los que los niños se enferman gravemente, son hospitalizados o incluso mueren a causa de las enfermedades como motivo del mandato. Hasta el momento en California, 55 niños han muerto por COVID-19, según datos estatales .

“No está bien que los niños queden discapacitados y mueran mientras esperamos el cronograma final”, dijo Pan. “El hecho de que no sepamos todo no significa que no tratemos de detenerlo”.

Hildebrand, de A Voice for Choice, señala la rápida evolución de la pandemia con varios aumentos de repentimientos y tratamientos en constante cambio para la enfermedad como razones para postergar tal mandato.

“Es prematuro y arbitrario”, dijo Hildebrand. “Agregar la vacuna para los niños, desde que van a la guardería siendo unos bebés y hasta el grado 12, eso es demasiado amplio. La vacuna no es eficaz con la transmisión y es necesario realizar más ensayos clínicos y estudios a largo plazo. Debería permitírsele a los padres y sus médicos la decisión”.

Los datos revisados ​​​​por investigadores y el estado de Nueva York, publicados esta semana, mostraron que la vacuna de Pfizer para niños de 5 a 11 años es significativamente menos efectiva para prevenir la enfermedad en niños que en adolescentes. Pero si protege de enfermedades graves. Mientras tanto, la FDA pospuso recientemente la aprobación de la vacuna para bebés y niños pequeños menores de 5 años hasta que haya más datos sobre cómo les afecta un régimen de tres dosis.

“El virus no va a desaparecer. Por lo tanto, no se trata solo de medidas temporales, sino que necesitamos medidas continuas para mantener este virus bajo control”.

Senador estatal Richard Pan

El mandato de vacunación para los trabajadores enfrenta una fuerte oposición de grupos empresariales, incluido el capítulo de California de la Federación Nacional de Empresas Independientes. A nivel nacional, la organización desafió con éxito el mandato laboral federal que fue descartado por la Corte Suprema.

El director capítular del estado del, John Kabateck, calificó el proyecto de ley como una “política absurdamente necesaria”, dijo especialmente en un momento en que el gobernador recientemente indicó que está listo para comenzar a aliviar las restricciones y reconocer que la pandemia se está volviendo endémica .

“¿Por qué demonios querríamos promover este tipo de política que supone una carga adicional no solo para los propietarios de pequeñas empresas, sino para todos los californianos y las comunidades?” dijo. “Esta política es demasiado reactiva y penosa para los propietarios de pequeñas empresas que ya están sobrecargados y que intentan mantener sus puertas abiertas y su gente empleada”.

Wicks dijo que vacunar a todos los trabajadores en el estado ayuda a aumentar la tasa general de vacunación y citó a compañías como United Airlines que han implementado con éxito sus propios requisitos de vacunación.

Otras propuestas de ley

El proyecto de ley de Wiener para permitir que los niños de 12 a 17 años reciban la vacuna COVID-19 sin el consentimiento de los padres también está recibiendo un gran rechazo.

“Un niño de 12 años puede obtener un aborto, la vacuna contra el VPH, la vacuna contra la hepatitis B, servicios de salud mental y servicios de abuso doméstico”, dijo. “Confiamos en que lo hagan por su cuenta y también deberíamos confiar en ellos (con la vacuna COVID-19)”.

Los críticos responden que este tipo de proyecto de ley interfiere con la supervisión de los padres.

“Hay muchas decisiones por las que guiamos a los niños a medida que maduran, especialmente durante este tiempo en el que hemos visto mucha presión para vacunarse”, dijo McKeeman. “Es por eso que no pueden conducir o beber alcohol o alistarse en el ejército hasta que lleguen a cierta edad. Porque hay un nivel de madurez que acompaña a las decisiones que son inalterables”.

Los cambios propuestos al registro de inmunización del estado plantean interrogantes a los críticos sobre la privacidad de la salud de los niños.

“No entiendo por qué las escuelas tienen acceso a todos estos datos que no se aplican a ellos y no es su función tenerlos”, dijo Hildebrand. “Es preocupante que todos estos datos se hagan públicos”.

Weber, quien pidió el proyecto de ley, dijo que facilitaría que las escuelas verifiquen las vacunas y les permitiera ver qué otras vacunas tienen sus estudiantes en caso de que elijan exigir más de lo que ya exige el estado. Agregar la raza y el origen étnico a la base de datos, dijo, permitiría a los funcionarios orientar los esfuerzos de marketing de salud pública en función de los datos.

Hasta el momento, no ha surgido ninguna oposición a los proyectos de ley para combatir la desinformación en las redes sociales o exigir a las fuerzas del orden público que respeten las órdenes de salud pública.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Elizabeth Aguilera

Elizabeth Aguilera is an award-winning multimedia journalist who covers health and social services for CalMatters. She joined CalMatters in 2016 from Southern California Public Radio/KPCC 89.3 where she...