En resumen

Un estudio de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de California encontró que menos de uno de cada cinco hogares de personas de raza negra y latinos pudo comprar una casa unifamiliar de precio medio, lo que subraya la desigualdad de ingresos y los altos costos de vivienda de California.

Read this article in English.  

El ser propietario de una vivienda se ha considerado durante mucho tiempo un camino hacia la clase media. Pero solo el 17% de los hogares de personas de raza negra y latinos podían pagar una casa de precio medio en California el año pasado, menos que durante los dos años anteriores, según un nuevo informe.

Todos los californianos enfrentaron un mercado con altas barreras en 2021. Solo el 26 % de los hogares de California obtuvieron el ingreso anual mínimo de $144,400 necesarios para pagar los pagos mensuales de una casa con un precio de $786,750, según el informe de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de California. Eso fue inferior al 28% en 2020 y al 30% en 2019.

El precio medio de la vivienda es el punto en el que la mitad de las viviendas en el estado se venden y de ahí hacia arriba y la otra mitad por menos de esa cantidad. En un mercado ideal, la mitad de los californianos podrían pagar una casa de precio medio, dijo Oscar Wei, Economista jefe adjunto del grupo Realtors.

El treinta y cuatro por ciento de los hogares blancos en el estado podrían pagar una casa de precio medio, frente al 38% en 2020. Y el 40% de los compradores de vivienda asiáticos podrían pagar la casa de precio medio el año pasado, frente al 43% en 2020.

Es probable que tales desigualdades raciales crezcan en 2022 si las tasas de interés continúan su alza esperada, incluso cuando el mercado laboral ha elevado los salarios de muchos trabajadores, dijo Wei, el economista.

“Cuando ve que las tasas de interés aumentan, y los pagos de la hipoteca aumentan más rápido que los ingresos, eso significa que la asequibilidad en general debería disminuir en 2022”, dijo Wei. “La brecha de asequibilidad de la vivienda entre los grupos étnicos… podría ampliarse”.

Las familias de raza negra y latinas de California obtuvieron ingresos medios inferiores a los de las familias blancas y asiáticas del estado. Y los precios más altos de la vivienda probablemente dificultarían que las familias de bajos ingresos ahorren para el pago inicial, dijo Wei.

La pandemia elevó los precios de las viviendas de California a toda velocidad el año pasado , lo que estimuló la demanda de viviendas unifamiliares a medida que las familias buscaban más espacio y podían alejarse más de sus lugares de trabajo debido al aumento de la política del trabajo remoto. En el sur de California, por ejemplo, la casa de un millón de dólares se volvió omnipresente en un número creciente de vecindarios, según encontró un análisis de Los Angeles Times.

Wei, del grupo Realtors, dijo que creía que las familias de raza negra y latinas podrían haberse mudado a partes más asequibles del estado durante la pandemia en comparación con otros grupos étnicos. Este movimiento podría resultar en una mayor segregación en el estado, particularmente en los condados más caros California, agregó.

Nikki A. Beasley, directora ejecutiva de Richmond Neighborhood Housing Services, una organización de vivienda asequible que ayuda a los compradores primerizos, dijo que su organización ha ayudado a muchas personas en la ciudad natal de la organización, Richmond, así como en toda el Área de la Bahía. Calificar para una hipoteca en los últimos años no ha sido una barrera tan grande como lo ha sido la baja disponibilidad de viviendas para la venta, dijo.

La organización sin fines de lucro es en sí misma administradora de propiedades, defensora y desarrolladora urbana que actualmente trabaja en un proyecto de West Oakland de nueve viviendas unifamiliares con unidades de vivienda accesorias, dijo. También están trabajando para adquirir y rehabilitar propiedades inactivas o deterioradas alrededor del Área de la Bahía para convertirlas en hogares para personas, dijo Beasley, y se están asociando con los agentes inmobiliarios en un programa que proporciona hasta $10,000 dólares para los costos de cierre para familias de ingresos bajos y moderados que sean compradores de vivienda por primera vez.

Los legisladores y defensores de Sacramento han buscado aumentar la tasa de propiedad de vivienda para los californianos de raza negra . En todo el estado, varios programas buscan aumentar el porcentaje de personas que son dueñas de  viviendas a través de la asistencia para el pago inicial. El programa más grande es supervisado por la Agencia de Financiamiento de la Vivienda de California , que brinda hasta $11,000 de asistencia para el pago inicial a los compradores de vivienda primerizos que califican.

El año pasado, los demócratas del Senado propusieron un plan de “California Dream for All” en el que el estado podría pagar hasta el 45 % del precio de compra de una vivienda. El tesorero del estado está estudiando la propuesta y se espera que informe a la legislatura con más detalles.

Beasley, el director de la organización con sede en Richmond, trabaja con muchas familias de raza negra. Ella les dice que la propiedad de vivienda es posible, incluso en un mercado frenético del Área de la Bahía.

“Hay asequibilidad en el Área de la Bahía, solo tienes que tomar una decisión sobre dónde quieres vivir”, dijo Beasley. “Es posible que tenga que ser innovador y creativo: tal vez se tenga que buscar un reparador muy bueno”.

Los programas de asistencia solo pueden actuar hasta cierto punto para contrarrestar un sistema económico más amplio que ha dejado a las familias de raza negra y otras comunidades de color en una situación de desigualdad, indico. Es por eso que su organización promueve modelos fuera del mercado hipotecario tradicional, dijo, incluidos modelos de propiedad comunitaria y cooperativa, así como opciones de fideicomisos de tierras comunitarias.

Cuando se trata de los precios de las viviendas en California, las familias de raza negra a menudo enfrentan desafíos que incluyen grandes deudas estudiantiles y discriminación salarial, dijo Beasley. Las posibles soluciones incluyen la condonación de préstamos estudiantiles y la equidad salarial.

“La realidad con una hipoteca, o con el financiamiento, es que debe tener ingresos, debe poder administrar su deuda, y la única forma de combatir eso es ganar más dinero o reducir la deuda”, dijo. “Entonces, o se debe conseguir más empleos mejor pagados para personas de color, o se debe descubrir cómo mitigar parte de esta deuda”.

Este artículo es parte del proyecto California Divide , una colaboración entre salas de redacción que examinan la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Alejandro joined CalMatters from The Wall Street Journal, where he covered the West Coast for eight years. He previously wrote about housing and real estate for the Los Angeles Times and The Washington...