En resumen

Un año después de intensificar esfuerzos para vacunar a 6 millones de residentes de bajos ingresos, las clínicas comunitarias se encuentran en una situación desesperada esperando el dinero del estado. Algunos ya están cortando servicios.

Read this article in English.   

Las clínicas comunitarias en California que han estado esperando durante más de un año para recibir el reembolso por las vacunas contra el COVID-19 pronto podrían estar inundando a los funcionarios estatales con decenas de millones de dólares en facturas.

Es posible que a las clínicas, que atienden a los residentes más pobres y vulnerables de California, se les deba hasta $408 millones por los 6,1 millones de vacunas que han administrado a los pacientes.

Ahora, muchas clínicas dicen que están al borde de un colapso financiero y necesitan desesperadamente el dinero del Departamento de Servicios de Atención Médica del estado. Algunos dicen que ya se han visto obligados a reducir los servicios a los pacientes al reducir sus horas y/o posponer las visitas al médico.

Sin los fondos del estado, el director ejecutivo Jim Mangia dijo que la clínica St. John’s Well Child and Family Center en el sur de Los Ángeles tendrá que cerrar sus planes de vacunación antes del 1 de abril.

St. John’s, la clínica de salud comunitaria más grande de Los Ángeles, ha administrado más de 441,000 vacunas contra el COVID-19, principalmente a personas de minorías y de bajos ingresos. La clínica está esperando el pago estatal de al menos un tercio de ellos, con un costo de $7 millones; el resto ha sido reembolsado por un seguro privado.

“Es frustrante porque el estado dice que está comprometido con la equidad de las vacunas, pero no les paga a los proveedores de equidad de las vacunas”, dijo Mangia.

Los 1.300 centros de salud comunitarios de California tienen la obligación de brindar atención gratuita o a un costo reducido a las personas sin seguro o con seguro inadecuado. Han sido parte integral de los esfuerzos del estado para reducir las desigualdades en vacunación. Alrededor del 80% de las vacunas proporcionadas en las clínicas comunitarias de California han ido a parar a personas de minorías, según datos federales.

Se les dijo a las clínicas que no presentaran reclamos al estado hasta ahora, un año después de que gastaron millones para vacunar a los pacientes, porque el gobierno estatal y federal tenían que averiguar cómo pagar por esas vacunas. 

“Es frustrante porque el estado dice que está comprometido con la equidad de las vacunas, pero no les paga a los proveedores de equidad de las vacunas”.

Jim Mangia, St. John’s Well Child and Family Center 

El mes pasado, el gobierno federal acordó pagar a California $67 por cada vacuna contra el COVID-19.  

La administración de Biden anunció el martes que se había quedado sin dinero para pagar las vacunas, las pruebas y el tratamiento gratuitos de COVID-19. Los funcionarios estatales dijeron que esto no afectará el reembolso de las vacunas ya administradas.

Los funcionarios del departamento de salud dijeron en un comunicado a CalMatters que no tienen idea de cuánto dinero les deben a las clínicas. La agencia aún tiene que emitir una guía sobre cómo presentar exactamente sus reclamos, y las clínicas no saben cuánto tiempo llevará recibir el pago después de enviar sus facturas al estado.

“Es tan doloroso que se haya retrasado”, dijo Andie Martinez Patterson, vicepresidenta sénior de la Asociación de Atención Primaria de California, que representa a las clínicas comunitarias. “Los centros de salud han estado reteniendo millones de dólares en reclamaciones durante más de un año. Estamos desesperados porque llegue lo antes posible”.

Varias clínicas le dijeron a CalMatters que los servicios a sus pacientes están sufriendo debido a los retrasos en los pagos, ya que se han visto obligados a usar sus fondos federales de emergencia para cubrir el costo de las vacunas en lugar de los salarios y otros servicios de atención primaria.

Patterson dijo que no ha oído hablar del cierre de ninguna clínica, pero muchas han hecho recortes. Eso significa menos proveedores y tiempos de espera más largos para los pacientes que necesitan atención médica.

¿Dónde está el dinero?

Antes de la pandemia, no existía un sistema para pagar a las clínicas comunitarias por un solo servicio como una vacuna. Por lo general, las vacunas o los escaneos se facturan como parte de una visita al proveedor, pero eso requiere que lo vea un médico, lo que no sucede en las clínicas sin cita previa ni en las campañas masivas de vacunación.

En cambio, los funcionarios estatales les dijeron a las clínicas comunitarias que guardaran sus recibos mientras el Departamento de Servicios de Atención Médica y el gobierno federal elaboraban el sistema de pago.

El departamento de salud culpa al gobierno federal por la demora en los pagos. La solicitud inicial de California para un pago alternativo se presentó al gobierno federal en marzo de 2021, pero no se aprobó hasta fines de febrero, casi un año después.

“La solicitud de reembolso por estas visitas de ‘solo vacunas’ requirió orientación adicional (de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid de EE.UU.) y modificaciones a la propuesta original”, dijo un portavoz en un comunicado. Además, la agencia estatal dijo que “necesitaba trabajar en colaboración con las clínicas para obtener datos que respaldaran la propuesta modificada de $67 por administración”. 

ayden Elizondo, de 5 años, recibe una vacuna contra el covid-19 en una de las clínicas de salud móviles de St. John’s Well Child and Family Center en Los Ángeles. Foto de Alisha Jucevic para CalMatters

Las clínicas comunitarias dicen que sintieron la responsabilidad de administrar vacunas a sus pacientes rápidamente, incluso si el pago no estaba garantizado.

“No creo que haya nadie que viva en el sur de Los Ángeles que no haya perdido a un ser querido, perdido un trabajo, perdido una casa debido a COVID”, dijo Mangia. “En medio de ese sufrimiento increíble, decidimos movilizarnos”.

St. John’s tuvo gastos considerables, llegando a los millones de dólares: compró congeladores para almacenar 80,000 vacunas, abrió 26 sitios de vacunación en Los Ángeles y contrató a casi 600 personas para operar las clínicas seis días a la semana.

La clínica recibió casi $20 millones en fondos federales de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense, que se suponía que subsidiaría los esfuerzos de atención primaria. Pero Mangia dijo que la mayoría de esos fondos se usaron para pagar los esfuerzos de vacunación. Los $7 millones que el estado le debe a St. John’s son una gota en el océano en comparación con sus costos totales, pero aun así ayudaría, dijo Mangia.

Ahora, justo cuando St. John’s está enfocando sus esfuerzos en vacunar a niños menores de 5 años, tendrá que cerrar sus sitios de vacunación dentro de dos semanas sin esos fondos.

“No es que tengamos la capacidad de hacer flotar ese tipo de dinero durante un período prolongado”, dijo Mangia.

En el Condado de Orange, el centro de salud Families Together ha estado constantemente entre los 10 principales proveedores de vacunas, administrando 56,000 inyecciones el año pasado. Entre las pruebas y vacunas de COVID-19, no se han reembolsado unas 28.000 visitas de pacientes, dijo el director ejecutivo Alexander Rossel. A la clínica se le debe al menos $1 millón por esos servicios, dijo Rossel. 

“Espero y rezo para que el estado y el condado miren hacia atrás y aprendan cuál fue la mejor manera de entregar vacunas y recursos”.

Alexander Rossel, FAMILIES TOGETHER CLINIC

El año pasado, la junta del centro asignó fondos generales para los esfuerzos de vacunación a pesar de no saber si serían reembolsados.

“Estuvimos luchando por un tiempo. Usamos mucho dinero para entregar estas 56,000 vacunas”, dijo Rossel. “Los fondos de emergencia llegaron al estado y las ciudades y no a las clínicas. Todavía estamos esperando el dinero”.

Rossel dijo que la clínica ha trabajado arduamente para satisfacer las necesidades de la comunidad, vacunando a más del 80% de los maestros locales y enviando una clínica móvil a restaurantes y centros comerciales para atender a los trabajadores esenciales.

Dijo que está decepcionado por la falta de apoyo y confianza del departamento de salud estatal y local, que optó por abrir primero campañas de vacunación masiva en lugares como Disneyland. Rossel dijo que los trabajadores con salarios bajos no podían darse el lujo de esperar horas en la fila u obtener la información necesaria para convencerlos de que la vacuna era segura.

Las clínicas comunitarias todavía están molestas porque el departamento de salud estatal no les dio prioridad y no les proporcionó vacunas rápidamente el año pasado para ayudar a sus pacientes de bajos ingresos.

“Tuvimos que luchar literalmente para conseguir esas vacunas. El gobierno federal comenzó a darnos vacunas directamente, pero eso tomó de seis a ocho meses”, dijo Rossel.

Mangia dijo que St. John’s también tuvo que luchar por las vacunas y envió una carta al estado firmada por 100 organizaciones comunitarias exigiendo que la vacuna se enviara al sur de Los Ángeles después de haber sido enviada primero a UCLA y Cedars Sinai.

El retraso en el pago es otro golpe al frágil pero esencial sistema de salud.

“Yo no soy un político. No pretendo estarlo, pero estoy decepcionado”, dijo Rossel. “Espero y rezo para que el estado y el condado miren hacia atrás y aprendan cuál fue la mejor manera de entregar vacunas y recursos, y espero que hayan aprendido que las clínicas comunitarias fueron uno de los mejores en responder y que no se olviden de nosotros otra vez.

Las consecuencias en las clínicas comunitarias

Para complicar las cosas, los centros de salud están luchando con el mismo agotamiento de los empleados que los hospitales y las clínicas privadas han visto durante la pandemia, pero sus márgenes son aún más reducidos ahora.

“Hay mucho miedo de no tener suficiente dinero para vivir”, dijo Dori Rose Inda, directora ejecutiva de Salud Para La Gente en Watsonville, que atiende a unos 30,000 pacientes de bajos ingresos.

Salud Para La Gente experimentó caídas abruptas en los ingresos durante los primeros seis meses de la pandemia cuando se les dijo a los pacientes que evitaran la atención que no era de emergencia. Sólo pudieron sobrevivir el año pasado con una subvención de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense de $5 millones, dijo Inda, pero ese dinero casi se acabó.

“Literalmente hicimos girar todo para que funcionara de manera diferente durante COVID”, dijo Inda. “Ahora que las subvenciones están terminando, nos enfrentamos a… averiguar cómo volver a entrar a toda máquina en la atención primaria y preventiva y comprometernos con las personas que están atrasadas en la atención que necesitan y que pueden estar más enfermas debido a eso”.

En Redding, en el Centro de Salud Comunitario de Shasta, la rotación de personal ha sido alta, y los trabajadores se enfermaron o quedaron agotados. Alrededor del 10% se fue cuando entró en vigencia el mandato estatal de vacunas para los trabajadores de la salud, dijo el director ejecutivo Dean Germano. Tiene cinco veces más ofertas de trabajo de lo normal.

“Cuando no tiene una fuerza laboral de apoyo, realmente afecta su eficiencia clínica y la felicidad del paciente, también, si no pueden comunicarse por teléfono rápidamente u obtener una cita cuando lo desean”, dijo Germano.

Los ingresos no se han recuperado con las visitas de los pacientes aún por debajo de los niveles previos a la pandemia, particularmente en el lado dental, donde la clínica atiende solo alrededor de la mitad de los pacientes que antes.

Shasta Community usó parte de su subvención de rescate de $5.6 millones para aumentar los salarios para tratar de seguir siendo competitivos, pero la mayor parte se destinó a tener un punto de equilibrio en la distribución de vacunas, dijo Germano.

En el condado de Modesto, Angela Millan dijo que la rotación de personal es tan alta y los fondos tan limitados que algunas clínicas en los Centros de Salud Golden Valley no han vuelto a abrir.

“Nos dijeron que no había suficiente personal ni proveedores. Dicen que no hay fondos suficientes para que estas clínicas vuelvan a abrir”, dijo Millan.

Millan, que se encarga de la programación de pacientes, dijo que cada pocos meses le dicen que elimine a un médico del programa porque se han ido, lo que genera largas listas de espera.

Soluciones a largo plazo necesarias para las clínicas

Un proyecto de ley presentado por el senador estatal Bob Hertzberg, demócrata de Van Nuys, tiene como objetivo ayudar a aliviar parte de la carga financiera exacerbada por la pandemia al invertir $400 millones anuales en centros de salud comunitarios para gastar en salarios, capacitación de la fuerza laboral y atención mejorada.

Dijo que los pagos retrasados de la vacuna COVID-19 son solo un síntoma de una brecha de financiación de largo alcance para las clínicas comunitarias.

“La atención médica para millones de californianos está en juego si no apoyamos las clínicas de salud comunitarias de nuestro estado”, dijo Hertzberg a CalMatters. Alrededor de un tercio de los 12 millones de afiliados a Medi-Cal del estado dependen de las clínicas comunitarias para recibir atención médica. 

Obtenga más información sobre los legisladores mencionados en esta historia

D

Bob Hertzberg

State Senate, District 18 (Van Nuys)

State Senate, District 18 (Van Nuys)

How he voted 2019-2020
Liberal Conservative
District 18 Demographics

Race/Ethnicity

Latino 56%
White 29%
Asian 9%
Black 4%
Multi-race 2%

Voter Registration

Dem 54%
GOP 14%
No party 26%
Other 6%
Campaign Contributions

Sen. Bob Hertzberg has taken at least $2.9 million from the Candidate Contributions sector since he was elected to the legislature. That represents 25% of his total campaign contributions.

Los empleados de los centros de salud ganan entre un 5% y un 25% menos que los trabajadores de hospitales, según el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, copatrocinador del proyecto de ley de Hertzberg. SEIU California representa aproximadamente a 14,000 trabajadores de centros de salud.

“La brecha salarial es bastante significativa”, dijo Joseph Bryant, presidente de SEIU 1021 en el norte de California. “Una de nuestras clínicas para las que recientemente pudimos obtener algunos aumentos salariales sustanciales, estaba justo por encima del salario mínimo para muchos de los médicos, en el rango de $17 a $20 bajos”.

La asociación estatal de centros de salud también hizo una solicitud de presupuesto, solicitando que se realicen cambios en la forma en que se reembolsan los centros de salud, centrándose en el valor de los servicios prestados en lugar del volumen. 

“Hay pacientes que me dicen ‘Ya ni me molesto en llamar a la clínica porque el tiempo de espera es de más de una hora’. Entonces los tratamientos se retrasan”.

Brisa Barrera, Salud Comunitaria de Santa Rosa

Si se aprueba cualquiera de los esfuerzos, los trabajadores dicen que podría marcar una gran diferencia.

Brisa Barrera, miembro de SEIU y asistente médica principal en Santa Rosa Community Health, dijo que dos nuevos asistentes médicos renunciaron después de tres semanas porque la carga de trabajo era demasiado.

La rotación también está afectando a los pacientes. Algunas referencias para atención especializada tienen cuatro meses y los especialistas le han dicho a la clínica que no pueden aceptar más pacientes.

“Hay pacientes que me dicen ‘Ya ni me molesto en llamar a la clínica porque el tiempo de espera para que una persona viva responda es de más de una hora’. Entonces los tratamientos se retrasan”, dijo Barrera.

A veces piensa en irse, pero como ex paciente de Medi-Cal, sabe que hace una gran diferencia cuando los pacientes ven una cara que reconocen.

“Mis padres lucharon por la traducción, por la cultura, por sus problemas financieros”, dijo Barrera. “Estos son pacientes que necesitan acceso a la atención que no obtienen la mejor atención en otros lugares. Si no estoy aquí para mis pacientes, ¿quién los va a cuidar?”.

La cobertura de salud de CalMatters está respaldada por subvenciones de la Fundación Blue Shield of California, la Fundación para el Cuidado de la Salud de California y la Fundación para el Bienestar de California.

Este artículo fue publicado originalmente en CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Kristen Hwang reports on health care and policy for CalMatters. She is passionate about humanizing data-driven stories and examining the intersection of public health and social justice. Prior to joining...