En resumen

De los diferentes esfuerzos para legalizar las apuestas deportivas en California, uno requeriría más de $100 millones en tarifas, una medida que, según los expertos, limita la competencia en lo que se prevé que sea una industria multimillonaria.

Read this article in English.   

Una de las medidas que los californianos probablemente votarán este otoño hace más que solo permitir las apuestas deportivas: a los críticos les preocupa que las nuevas y pequeñas empresas de apuestas no puedan operar en el estado por su capacidad económica limitada. 

Esos son grandes problemas para una industria que podría recaudar más de $3.5 mil millones cada año de los apostadores de California, y para un estado que prefiere verse a sí mismo como la capital mundial de las empresas emergentes. 

De las cuatro iniciativas de apuestas deportivas que compiten para llegar a la boleta electoral de noviembre, una, pagada por los gigantes de apuestas deportivas en línea FanDuel, DraftKings y BetMGM, permitiría a las compañías de juegos y tribus nativas americanas ofrecer apuestas deportivas en línea en todo el estado. 

Pero integrados en la iniciativa, hay requisitos que serían muy difíciles y casi imposibles de cumplir para los competidores más pequeños, dicen los expertos. 

Si se aprueba la iniciativa, las compañías de juegos tendrían que pagar una tarifa de licencia de $100 millones para hacer negocios en el estado, además de tener una licencia en 10 estados, u operar en cinco estados y administrar 12 casinos.  

“Creo que es una absoluta tontería”, dijo John Holden, profesor de la Universidad Estatal de Oklahoma que estudia la política de apuestas deportivas. “Creo que lo que está sucediendo es que, básicamente, los 5 a 10 líderes en el mercado han decidido: ‘Muy bien, asegurémonos de que no haya nadie más que pueda competir con nosotros y hay que hacer que paguen estas tarifas exorbitantes para obtener licencias’”. 

La tarifa de $100 millones, señaló Holden, prácticamente garantiza que ninguna nueva empresa pueda operar en California. 

La tarifa es una forma en que la medida genera “ingresos significativos para financiar viviendas para personas sin hogar, tratamiento de salud mental y brindar apoyo financiero a las naciones tribales de California”, escribió en un comunicado Nathan Click, portavoz de la campaña.

“La mejor manera de servir a California es crear un mercado de apuestas deportivas seguro y estrictamente regulado, uno en el que los clientes puedan saber que están trabajando con plataformas experimentadas con un historial comprobado de operación segura y responsable en otros mercados”, agregó Click.

FanDuel y BetMGM no respondieron a la solicitud de CalMatters para hacer una entrevista.

Esto es lo que hace la iniciativa

La iniciativa respaldada por compañías de apuestas deportivas:

  • Permite que los adultos mayores de 21 años apuesten en eventos deportivos en línea, así como en algunos eventos no deportivos, como entregas de premios y competencias de videojuegos, fuera de las tierras de los nativos americanos.  
  • Permite que las tribus ofrezcan apuestas deportivas en línea con el nombre y la marca de la tribu. Las tribus tendrían que pagar una tarifa única de $10 millones al estado para obtener la licencia y una tarifa de renovación de $1 millón cada cinco años.
  • Permite que las compañías de juegos como Fanduel y DraftKings ofrezcan apuestas deportivas en línea si llegan a un acuerdo con una tribu para acceder al mercado de California, pagarán una tarifa única de $100 millones para obtener la licencia más una tarifa de renovación de $10 millones cada cinco años, y deberán tener una licencia para operar en 10 estados (o tener licencia para operar en cinco estados y operar 12 casinos)
  • Crear una nueva división dentro del Departamento de Justicia del estado para regular las apuestas deportivas en línea
  • Imponer un impuesto del 10% a todas las empresas o tribus que ofrezcan apuestas deportivas. Después de cubrir los costos regulatorios del estado, la mayor parte de los ingresos de los impuestos y las tarifas de licencia se utilizarían para abordar la falta de vivienda, crear viviendas provisionales y permanentes. De los fondos, el 15% iría a las tribus nativas americanas que no participan en las apuestas deportivas en línea. 

La Oficina del Analista Legislativo del estado escribió en su evaluación de la medida que no está claro cuánto dinero generarían los nuevos impuestos y tarifas para el estado. 

La medida aún no ha sido aprobada para la boleta electoral, todavía está reuniendo firmas. Pero Click, el portavoz de la campaña, dijo que es muy probable que la propuesta sea aprobada y esté en la boleta electoral. 

Otras medidas que legalizan las apuestas deportivas podrían llegar a la boleta, o ya son elegibles. Una de ellas, respaldada por una coalición de tribus, permitiría apuestas deportivas en casinos tribales y cuatro hipódromos, mientras que otra, respaldada por una coalición separada de tribus, permitiría a las tribus ofrecer apuestas deportivas en línea y en persona exclusivamente. Las tribus nativas americanas han tenido durante mucho tiempo el derecho exclusivo de ofrecer ciertas formas de juego en California. Muchas tribus están haciendo campaña contra la iniciativa de las empresas de juego argumentando, entre otras cosas, que amenazaría la soberanía y la autosuficiencia de las tribus.

Si una de las iniciativas pasa, California se convertiría en el primero de otros 30 estados que buscan legalizar las apuestas deportivas. La industria podría generar $3.57 mil millones por año en ingresos netos para las entidades que ofrecen apuestas deportivas a las personas en California si se legalizan las apuestas en línea y en persona y muchas empresas pueden operar, según proyecciones de Eilers & Krejcik Gaming LLC, una firma de investigación. Eso es más grande que las proyecciones para las empresas que buscan tener negocios de apuestas en Texas, Nueva York o Florida. 

Problemas para legalizar las apuestas deportivas

La tarifa de $100 millones para obtener la licencia es mucho más alta que en cualquier otro estado que busca hacer legal las apuestas deportivas, comentó Becca Giden, directora de políticas de Eilers & Krejcik. Ahora, la tarifa de $25 millones para adquirir la licencia en  Nueva York es la más alta, explicó. La mayoría de los estados que han legalizado las apuestas deportivas tienen tarifas de licencia de millones o cientos de miles de un solo dígito, y ningún otro estado requiere que las empresas ya tengan una licencia en otros estados, según Giden.

El requisito de que una empresa ya tenga licencia en 10 estados eliminaría a las empresas más pequeñas y las nuevas empresas que solo tienen licencia en unos pocos estados, dijo Giden. Eso, combinado con la tarifa, “limitaría significativamente la capacidad de las pequeñas empresas y las nuevas empresas” para participar en el mercado, señaló.

Las nuevas empresas en etapa inicial que obtienen dinero de los capitalistas generalmente recaudan alrededor de $5 a $20 millones en su primera ronda, explicó Olav Sorenson, sociólogo de Anderson School of Management de la UCLA quien estudia el mercado empresarial. Pero solo 1 de cada 100 nuevas empresas obtienen dinero de capitalistas, agregó Sorenson. Cuando incluye nuevas empresas que dependen de préstamos con tarjetas de crédito y otras fuentes de fondos, la cantidad de dinero que las nuevas empresas tienen a su disposición se reduce.  

“Muy, muy pocas nuevas empresas podrían pagar ese tipo de tarifa”, comentó Sorenson. “Creo que va a limitar drásticamente la competencia”.

Algunas empresas ya dominan las apuestas deportivas en línea. FanDuel controla el 31% del mercado estadounidense, seguido de DraftKings con el 26%, BetMGM con el 16% y Caesars con el 12%, según una investigación de Eilers & Krejcik. 

“Muy, muy pocas empresas emergentes podrían pagar ese tipo de tarifa. Creo que va a limitar drásticamente la competencia”.

Olav Sorenson, sociólogo en la Escuela de Administración Anderson de la UCLA

“El objetivo de esto es crear un mercado de oligopolio para las apuestas deportivas”, dijo Marc Edelman, profesor de derecho en Baruch College que se especializa en deportes, juegos y leyes antimonopolio. Dijo que beneficiaría a un número limitado de empresas “en detrimento de las empresas más pequeñas y los consumidores”. 

MaximBet, una empresa de apuestas deportivas lanzada en 2021, hasta ahora tiene licencia en un estado: Colorado. La compañía trata de diferenciarse ofreciendo a los apostantes experiencias en persona: deslumbrantes fiestas de disfraces, encuentros y saludos con jugadores profesionales o la oportunidad de conducir un Ferrari en una pista de carreras, explicó Doug Terfher, vicepresidente de marketing de la empresa. 

Debido a que la compañía tiene licencia en un solo estado, aún no podría operar en California bajo la iniciativa respaldada por las compañías de juegos, o las iniciativas respaldadas por las tribus. “Queremos que (California) sea lo más abierta y disponible para tantos operadores como sea posible en el punto en el que nos encontramos en nuestro viaje de crecimiento”, comentó Terfher. 

What Californians need to know to prepare to vote
Go to Voter Guide

MaximBet está trabajando para obtener una licencia en 10 estados y en Ontario, Canadá, pero el proceso es lento. Si la empresa puede obtener la licencia en cinco estados este año, “será un año increíble”, dijo Terfher. 

La mayoría de los estados están restringiendo la cantidad de compañías que pueden ofrecer apuestas deportivas, señaló Daniel Wallach, un abogado con sede en Florida que ha testificado ante las legislaturas estatales y que está a favor de la legalización. Los estados también hacen esto con otras formas de juego. Tiene que haber algunos estándares básicos, dijo, que aseguren que la integridad, la experiencia y el historial de una empresa se examinen de cerca. 

Históricamente, los grupos del crimen organizado han estado involucrados en la industria del juego, explicó Wallach, por lo que las legislaturas estatales y las agencias de juego “tienen mucho cuidado de limitar quién puede operar en esta industria fuertemente regulada”. 

¿Cuáles son los efectos prácticos?

Si las empresas más pequeñas no pueden hacer negocios en California, eso significa menos opciones para los posibles apostantes y, potencialmente, menos innovación. 

“Básicamente terminarías con muchas menos opciones”, dijo Holden.

Un producto prometedor que citó Holden son las apuestas basadas en el intercambio, donde los apostadores pueden intercambiar apuestas entre sí durante un juego, de manera similar a cómo los comerciantes diarios compran y venden acciones. 

Sporttrade, una empresa nueva con sede en Filadelfia que ofrece apuestas deportivas similares a las del mercado de valores, está trabajando para obtener una licencia en Nueva Jersey, Colorado, Indiana y Luisiana. ¿Podría desembolsar $100 millones y obtener una licencia en 10 estados para venir a California? 

“No hay posibilidad”, dijo Alex Kane, director general de la empresa. Kane señaló que está a favor de las regulaciones que protegen a los consumidores, pero cree que una tarifa de $100 millones para obtener una licencia es algo prácticamente imposible de pagar. En cambio, Kane dijo que cree que las empresas más grandes que escriben la iniciativa no quieren enfrentarse a la competencia. “Están considerando ‘¿Cuánto estaríamos dispuestos a pagar para deshacernos de la competencia por completo?’”, dijo Kane. “Puedes ver que vale mucho dinero para ellos”.

Y si es difícil para las nuevas empresas llegar a los clientes en California, eso podría terminar dando forma no solo a los servicios que se ofrecen, sino también a quién los ofrece. “Una barrera financiera tan alta hace que sea casi imposible que las empresas pequeñas, o las nuevas empresas intenten competir”, explicó Edelman, profesor de derecho en Baruch College. Si no hay mucha competencia entre los proveedores de apuestas deportivas, eso también podría conducir a peores precios para los clientes, agregó. 

“Presumir que una empresa que podría gastar mucho dinero es ética y una empresa que podría gastar una pequeña cantidad de dinero no es ética es una lógica muy dudosa”.

Marc Edelman, profesor de derecho, Baruch College

Si se aprueba la iniciativa respaldada por las compañías de juegos, California no sería el estado más restrictivo, ni siquiera cerca. Delaware ha limitado drásticamente las apuestas deportivas a tres casinos. Washington DC habilitó una aplicación, administrada por DC Lottery, para ofrecer apuestas deportivas en línea en toda la ciudad, mientras que otras compañías se limitan a las áreas geográficas que rodean los estadios deportivos con los que han cerrado acuerdos. Algunos estados han establecido límites en la cantidad de licencias que ofrecen. El estado de Washington hizo de las apuestas deportivas el dominio exclusivo de las tribus nativas americanas y Maine parece que está a punto de tomar una decisión similar

Los reguladores pueden establecer reglas que protejan a los consumidores y garanticen que las empresas de juegos actúen de manera responsable sin limitar la cantidad de empresas que pueden operar. El hecho de que muchos estados han limitado la cantidad de licencias que otorgarán no se debe necesariamente a que esa sea la configuración óptima para los consumidores. Es porque han sido presionados por casinos, hipódromos y otros grupos que ya tienen intereses en los juegos de azar, dijo Giden. 

Si el objetivo es garantizar que las empresas operen de manera ética, entonces los reguladores deberían revisar las prácticas comerciales de las empresas anteriores en todas las líneas de negocios, comentó Edelman. 

“Presumir que una empresa que podría gastar mucho dinero es ética y una empresa que podría gastar una pequeña cantidad de dinero no es ética es una lógica muy dudosa”, concluyó.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

more on economy

The U.S. Supreme Court, in Washington, D.C., on March 28, 2022. Graeme Sloan/Sipa USA

A California labor law that lets workers sue on the state’s behalf faces its toughest test

A pending U.S. Supreme Court ruling could hollow out a California law that lets employees collectively sue their employers over workplace law violations. Thousands of workers have used the law to address workplace issues, sometimes winning large settlements and changing company policies. But critics say the law mostly benefits the private attorneys doing the suing.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Grace covers California’s economy for CalMatters. Previously, she was an editor at the Washington Monthly. She is a graduate of Pomona College.