En resumen

La inscripción en los colegios comunitarios de California se desplomó durante la pandemia. Aquí están las historias de algunos de los estudiantes que se fueron.


Read this article in English.   

Los colegios comunitarios de California han visto caer su inscripción en aproximadamente una quinta parte durante la pandemia de coronavirus, con más de 300,000 estudiantes menos inscritos en el otoño de 2021 en comparación con el otoño de 2019. 

“Esto plantea preocupaciones críticas sobre el acceso equitativo a la educación superior, así como la capacidad de satisfacer las necesidades de la fuerza laboral”, dijo Paul Feist, vicecanciller de comunicaciones de la Oficina del Canciller del Colegio Comunitario de California. “Es por eso que todo el sistema de colegios comunitarios se ha movilizado para estabilizar y revertir estas caídas”. 

El año pasado, los legisladores de California le dieron al sistema $120 millones para ayudar a que los estudiantes regresaran. Tal como informó anteriormente CalMatters, el progreso ha sido desigual. En 42 de los 116 colegios comunitarios de California, más estudiantes se fueron en el otoño de 2021 que en el otoño de 2020.

Entonces, ¿exactamente quién sigue desaparecido de los colegios comunitarios del estado?

Los estudiantes que necesitan, o deciden trabajar a tiempo completo, por ejemplo, dijo la oficina del rector. Eso incluye a los padres, que no solo se mantienen a sí mismos sino también a sus familias. E incluye a personas que decidieron aprovechar un mercado laboral en el que las empresas, que luchan por encontrar suficientes trabajadores, pagan muy por encima del salario mínimo por trabajos que no requieren un título.

Uno de cada cuatro futuros estudiantes encuestados en diciembre por la Rectoría dijeron que no se matricularon porque querían trabajar a tiempo completo. Un factor importante que frenaba a los estudiantes era la asequibilidad, ya que el 43% de los 400 posibles estudiantes encuestados dijeron que, aunque la matrícula de la universidad comunitaria del estado se encuentra entre las más bajas del país, a $46 por unidad, sigue siendo demasiado costosa para obtener un título. 

“La gente piensa que la universidad comunitaria es asequible y, de alguna manera, lo es. Ese costo total de asistir a la universidad es más que solo cuotas y matrícula”, comentó Feist. “Involucra libros, vivienda, cuidado de niños y todo lo que se incluye en el costo total del éxito”. 

Las inscripciones universitarias han disminuido en todo el país, aunque los colegios comunitarios de California experimentaron caídas más bajas que muchos otros estados.

Algunas de las disminuciones en la inscripción se pueden atribuir a tendencias demográficas como la caída de las tasas de natalidad, dice Jessica Thompson, vicepresidenta de The Institute for College Access and Success, una organización nacional. Pero la pandemia, dice, también ha exacerbado muchas brechas preexistentes sobre quién puede acceder a la universidad y quién no.

“¿Voy a la universidad a completar el papeleo? ¿Me estás tomando el pelo?”

Jesse Driskill, ex estudiante de la universidad de la ciudad de san francisco

Las personas de familias de bajos ingresos y las personas de color corren un mayor riesgo de no poder asistir a la universidad, o de tener que abandonarla, por varias razones, incluidas las responsabilidades de cuidado, las obligaciones laborales y los problemas para acceder a la tecnología que necesitan, explicó Thompson. 

Estas son las historias de algunos de los californianos que abandonaron la universidad comunitaria en los últimos dos años. Fueron desafiados por el aprendizaje en línea, las necesidades financieras y la salud mental. Muchos tenían la intención, o aún tienen la intención, de volver a inscribirse, aunque la decisión de dejar el colegio comunitario los envió a todos por nuevos caminos:

Apagado por el aprendizaje en línea 

Jesse Driskill abandonó la universidad antes de que comenzara su primer curso. La pandemia paralizó los planes educativos de muchos estudiantes.

Asistir a la universidad no era una certeza para Driskill, de 19 años, quien apenas logró terminar la escuela secundaria con calificaciones aprobatorias. “No lo intenté en la escuela, y realmente no me gustaba la escuela”, señaló. “No es como si fuera a entrar en una buena universidad. Entonces, mi única opción era el colegio comunitario”.

Driskill esperó más de un año después de graduarse de la escuela secundaria en 2020 para inscribirse en clases en City College of San Francisco, animado por su madre. “Sabes, ella no quería un hijo vago porque eso apesta”, bromeó.

Pero luego se enteró de que todas sus clases se impartirían en línea en un formato asíncrono. Solo interactuaría con profesores y estudiantes a través del aula de Google. “Sentí que eso era un problema serio”, agregó. “¿Como si fuera a la universidad a completar el papeleo? ¿Me estás tomando el pelo? Quiero hablar con la gente, saludar a la gente. Quiero ver caras.”

La falta de interacciones en persona hizo que la decisión de no asistir a City College fuera fácil. Ya no estaba seguro de lo que quería estudiar en la universidad, ya que la mayoría de las materias académicas parecían oscuras y sin relación con sus preocupaciones de la vida real, como ganar dinero.

Pero luego, inesperadamente, Driskill se encontró de regreso en la escuela a fines del año pasado cuando se inscribió en App Academy, una institución con fines de lucro que capacita a los estudiantes en ingeniería de software. Su madre, masajista, se enteró del programa por un cliente y ayudó a su hijo a pagar la matrícula de $17,000.

Driskill se mostró optimista de que el curso en línea de 16 semanas le daría un trabajo bien remunerado en el sector tecnológico de San Francisco. “Estoy bastante interesado en no seguir siendo pobre”, dijo. “Conseguir un trabajo de ingeniería de software definitivamente me ayudaría con eso. Me refiero a que programar es divertido, lo cual es parte de la razón por la que quiero dedicarme a esto. Pero la razón principal es el dinero”.

—Emily Margaretten

Recuperarse de COVID

La pandemia dejó una marca indeleble en la vida de Becky Langley, una estudiante de 30 años que regresó a la escuela.

Trabajaba a tiempo completo como técnica de sala de emergencias, evaluando las necesidades de los pacientes y monitoreando sus signos vitales, mientras estudiaba en Lassen Community College para convertirse en técnica quirúrgica, un trabajo con un salario más alto. 

Este año comenzó complicado para Langley, pero pronto comenzó a trabajar regularmente en turnos de 12 horas debido a que las salas de emergencia se vieron abrumadas por la pandemia.

Hizo gran parte de su estudio dentro de la sala de emergencias. Langley comenzaba sus turnos a las 7 p.m. y permanecía ocupada hasta las 11:30 p.m. Desde las 12:30 hasta las 3 o 4 a.m. tenía suficiente tiempo libre para estudiar. A las 5 a. m., los pacientes comenzaban a regresar y, finalmente, a las 7 a. m., ella podía irse a casa.  

Los largos días pronto pasaron factura. En febrero, contrajo COVID-19 y se vio obligada a abandonar la escuela para concentrarse en su salud. Le diagnosticaron neumonía por COVID, o “COVID prolongado”, y aún se está recuperando. 

“Creo que todos estamos agotados”.

Becky Langley, trabajadora de la salud y exestudiante del colegio comunitario Lassen

Langley citó la crisis de personal del hospital como el mayor catalizador de su abandono de la escuela. Si no fuera por todas las horas extras, dijo, “todavía podría haber estado en la escuela y probablemente no me hubiera enfermado”, dijo Langley. 

Ella dijo que cree que todos los trabajadores de la salud están sintiendo el mismo agotamiento que ella. “Todo lo que sucedió en los últimos dos años lo hizo tan abrumador y agotador”, agregó Langley. “Creo que estamos todos agotados”.

Después de tomarse un descanso del trabajo, Langley regresó a un departamento diferente en el hospital y también está aprendiendo en el departamento de cirugía hasta que pueda volver a la escuela y obtener su certificación. 

“En cuanto a la salud, estoy mejor”, comentó Langley. “Solo tengo que encontrar una manera de motivarme para volver a la escuela. Es difícil cuando renuncias”.

—Oden Taylor 

Anevay Martínez es fotografiada afuera de su casa en Indio el 16 de abril de 2022. Ansiosa por comenzar su carrera, Martínez dijo que sentía que la universidad comunitaria estaba tardando demasiado. Foto de Lauren Justice para CalMatters

Optar por un camino rápido al trabajo

Anevay Martinez comenzó en College of the Desert en Palm Desert justo después de graduarse de la escuela secundaria en 2020, con la esperanza de estudiar una  carrera en medicina. Su plan era tomar cursos allí durante dos años y luego transferirse a una universidad de cuatro años. 

Pero Martínez tuvo problemas para aprender sin la estructura de las clases presenciales. No quería asistir a clases de educación general que no tenían nada que ver con su especialización. En cambio, quería saltar directamente a su carrera. 

Después de solo un par de semanas dejó la escuela. 

Martínez, de 20 años, explicó que como la mayor de siete hijos en una familia de bajos ingresos, quería empezar a trabajar para poder mantenerse. Para ella, dos años de colegio comunitario era demasiado tiempo para esperar.

“Sé que si quiero hacer las cosas por mi cuenta va a costar dinero”, agregó.

Martínez estuvo fuera de la escuela durante un año, y luego su madre le trajo información sobre Mayfield College, una universidad privada. 

Martínez se sintió atraída por las promesas de Mayfield de que su programa la conduciría a una carrera. Valió la pena el costo adicional de Mayfield porque pudo conseguir un trabajo justo después de terminar un programa de nueve meses.

A través de Mayfield, hizo su servicio en una oficina de medicina en Palm Desert, tomando la presión y la temperatura de los pacientes, revisando sus medicamentos con ellos y preparándolos para radiografías y resonancias magnéticas. Eso eventualmente se convirtió en un trabajo de tiempo completo una vez que obtuvo su certificado de asistente médico. Los fines de semana trabaja en una casa de retiro.

Con el tiempo, dijo, quiere volver a la universidad y convertirse en técnica de ultrasonido. Pero no está segura de cuándo podría suceder eso.

“Quería simplemente empezar a hacer algo para poder comenzar a vivir sola y comenzar mi vida más rápido”, dijo. “No quiero depender de mis padres más de lo necesario”. 

—Emma Hall

Ally Haynes es fotografiada en su casa en Eureka el 9 de abril de 2022. La pandemia afectó la salud mental de Haynes, tanto, dijeron, que dejó la escuela. Foto de Patrick García para CalMatters

Tomando un descanso para la salud mental

Ally Haynes se había acostumbrado a los días de 12 horas. Antes de la pandemia, estudiaba agricultura en el College of the Redwoods de 8 a.m. a 1 p.m. y luego trabajaba de 2 p.m. a 8 p.m. en un programa extracurricular para niños.

“Todo se detuvo. Pasé de trabajar todas las mañanas… (a) no hacer nada, y estaba como, ¿qué estoy haciendo? No sé quién soy, no sé cuáles son mis pasatiempos, qué me interesa”, se preguntó Haynes.

Haynes está a solo un semestre de poder transferirse a una universidad de cuatro años. Pero se sintió tan fuera de lugar una vez que comenzó la pandemia que decidió que necesitaba tomarse un descanso.

La escuela en línea había demostrado ser un desafío. “Tengo TDAH, así que concentrarme en casa es mucho más difícil para mí que concentrarme en la escuela”, comentó Haynes.

“Tuve que concentrarme más en mi salud mental que en la escuela”, agregó. 

Durante su semestre libre, continuó persiguiendo la carrera de sus sueños como educador agrícola. Sin embargo, no descarta volver a la universidad.

“Tengo TDAH, así que concentrarme en casa es mucho más difícil para mí que concentrarme en la escuela”.

ally Haynes, exalumna de la universidad de las secoyas

Cuando se inscribió en la universidad, dijo, no tenía mucha preparación. Ninguno de sus padres asistió a la universidad. 

“Toda mi vida ha sido algo por lo que realmente se han esforzado mucho (mis padres): siempre quisieron que asistiera a la universidad y obtuviera educación superior, porque para ellos fue muy difícil hacerlo”, comentó.

Haynes está muy motivada debido a que está muy cerca de transferirse. Ahora planea regresar el próximo semestre.

—Emily Forschen

Luchando por ser estudiante y un buen padre a la vez

Con tan solo 19 años, la estudiante de enfermería Brianna Hatfield sintió que se enfrentaba al mundo sola. El 2020 llegó como una tormenta a su vida: un día después de la muerte de su padre, arrestaron a su esposo. Al día siguiente, se enteró de la pandemia de COVID-19. 

Hatfield se quedó sola criando a tres hijos (la más pequeña, Abigail, tenía solo tres semanas) y viajando 134 millas para ir a clases en Lassen Community College. 

A menudo, dijo, no llegaba a casa hasta las 10 de la noche después de terminar sus tareas y quedarse hasta tarde para estudiar, dejando a sus hijos con su madre. La parte más difícil, señaló, fue “tener tiempo para todo, para hacer mis tareas, cuidar a mis hijos y trabajar”. 

Como madre que amamanta, Hatfield tenía que dejar regularmente sus clases para alimentar a su hija. A menudo dejaba una grabadora en el escritorio para grabar las clases, agregó, pero cuando llegaba a casa estaba demasiado cansada y no las reproducía. 

Llevar a sus hijos a las citas médicas también redujo el tiempo de clase. Reprobó un examen, luego la sacaron del programa porque cayó por debajo de un promedio de ‘C’.

Ahora está tomando un curso de inglés solo para mantener su trabajo en el campus, que está abierto solo para estudiantes.

Ella planea volver al programa de enfermería en el otoño de 2023, una vez que su esposo salga de prisión.

“Sé que si mi esposo hubiera estado en casa durante el tiempo que fui a la escuela de enfermería habría tenido esa ayuda adicional para cuidar a mis hijos”, explicó Hatfield. “Me hubiera dado el tiempo extra que necesitaba para practicar y estudiar”.

—Oden Taylor 

Hall, Forschen y Taylor son becarios de la Red de Periodismo Universitario de CalMatters, una colaboración entre CalMatters y estudiantes de periodismo de todo California. Margarette es colaboradora de la red. Esta historia y otra cobertura de educación superior cuentan con el apoyo de College Futures Foundation.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Felicia Mello edits CalMatters' College Journalism Network, a collaboration with student journalists across California to cover higher education from the ground up. Her reporting on affordability, equity...