En resumen

Un proyecto de ley de responsabilidad tecnológica en el lugar de trabajo obligaría a los empleadores a decirles a los trabajadores que están siendo espiados y prohibiría la vigilancia fuera del trabajo.

Read this article in English.  

Los trabajadores de hoy están sujetos a más monitoreo y seguimiento en el trabajo, a menudo sin su conocimiento, dicen los defensores. 

Varias aplicaciones de productividad, a menudo en los teléfonos inteligentes u otros dispositivos de los trabajadores, rastrean y predicen cada movimiento de los repartidores y los trabajadores del almacén, recopilando datos sobre su ubicación, velocidad y precisión al terminar los pedidos, según un estudio realizado por el Centro Laboral de UC Berkeley. 

Mientras tanto, algunos empleadores instalan softwares en las computadoras de los trabajadores que trabajan de forma remota para registrar sus pulsaciones de teclas, monitorear su actividad en Internet o tomar capturas de pantalla en cualquier momento, incluso activando cámaras web para monitorearlos. Si los trabajadores se niegan a ser rastreados, están arriesgando sus trabajos, dicen los defensores. 

El asambleísta Ash Kalra propuso una ley el lunes que, dijo, garantizaría que los trabajadores obtengan cierta protección contra la vigilancia y las represalias de los empleadores fuera de servicio. 

La Ley de responsabilidad tecnológica en el lugar de trabajo, o AB 1651, crearía un conjunto de estándares de privacidad para las herramientas de monitoreo del lugar de trabajo de los empleadores. 

El proyecto de ley se conocerá el miércoles en la Comisión de Trabajo y Empleo de la Asamblea y requeriría que los empleadores avisen con anticipación a los trabajadores y les expliquen cómo, cuándo y por qué se utiliza la tecnología de monitoreo en el trabajo. También prohibiría a los empleadores monitorear a los trabajadores fuera de servicio o en sus dispositivos personales, y permitiría a los trabajadores ver y corregir datos sobre ellos.

De igual manera la ley prohibiría el uso de tecnología de reconocimiento facial y evitaría que los empleadores usen algoritmos para decidir cuándo y si un empleado debe ser disciplinado o despedido. 

Kalra señaló que los trabajadores de color, quienes suelen tener bajos ingresos, a menudo son los más afectados por la vigilancia en el lugar de trabajo. A nivel nacional, cuatro de cada 10 trabajadores de primera línea son personas de color, según el Centro de Investigación Económica y Política en Washington DC. 

“Aquí en California, con la fuerza laboral de personas de raza negra y latina… son a ellos a quienes se les pide que asuman la carga de mantener nuestra economía en movimiento”, comentó Kalra. “Y, sin embargo, al mismo tiempo, se les pide que cada vez más estén bajo vigilancia y control de muchas maneras (por) tecnologías que están diseñadas para exprimir cada onza de productividad.”

A nivel nacional, las exenciones de la Ley de privacidad de las comunicaciones electrónicas de 1986 dieron a los empleadores el derecho de espiar las comunicaciones verbales y escritas de los trabajadores.

Obtenga más información sobre los legisladores mencionados en esta historia

D

Ash Kalra

State Assembly, District 27 (San Jose)

State Assembly, District 27 (San Jose)

How he voted 2019-2020
Liberal Conservative
District 27 Demographics

Race/Ethnicity

Latino 45%
White 14%
Asian 35%
Black 3%
Multi-race 3%

Voter Registration

Dem 51%
GOP 15%
No party 29%
Other 4%
Campaign Contributions

Asm. Ash Kalra has taken at least $1.2 million from the Labor sector since he was elected to the legislature. That represents 49% of his total campaign contributions.

En los últimos años, el mercado de la tecnología de vigilancia en el lugar de trabajo se ha disparado, especialmente durante la pandemia. 

Coworker.org, una organización sin fines de lucro que se enfoca en tecnología y defensa de los trabajadores, publicó un reporte el año pasado sobre el auge de la tecnología de vigilancia en el lugar de trabajo. La compañía descubrió que en los últimos dos años se crearon casi un tercio de los más de 550 nuevos productos tecnológicos para el lugar de trabajo. 

Del mismo modo, un informe del 2021 del Centro Laboral de UC Berkeley mostró que los trabajadores de varias industrias, incluidas la venta minorista, la hospitalidad, la construcción y la atención médica, estaban sujetos a una mayor vigilancia con poca supervisión por parte del gobierno. 

“Es una táctica que se remonta a los tiempos del salvaje oeste, y los empleadores son libres de hacer lo que quieran con efectos negativos predecibles en los trabajadores”, dijo Mitch Steiger, un defensor legislativo de la Federación Laboral de California.

Steiger agregó que el monitoreo se ha convertido en una rutina en los lugares de trabajo y el uso injusto de algoritmos y el seguimiento de la productividad están cada vez más vinculados a acciones disciplinarias, que a menudo conducen a lesiones físicas para los trabajadores. 

El mes pasado, el Departamento de Trabajo e Industrias del estado de Washington multó a Amazon con $60,000, señalando que había una “conexión directa” entre los trastornos articulares y musculares de los trabajadores y el uso por parte de la empresa de sistemas de control y disciplina de los empleados. 

El trabajo incluyó horas de levantamiento y torsión repetitivos en un centro de distribución en Kent, Washington. El departamento dijo que la tecnología de seguimiento de la productividad de Amazon obligaba a los trabajadores a esforzarse demasiado para cumplir con las metas de la empresa y tenían poco tiempo para recuperarse sin penalización. 

Un portavoz de Amazon explicó que la compañía no está de acuerdo con los hallazgos y planea hacer una apelación. 

Kalra y otros defensores dicen que su proyecto de ley no es anti tecnológico. Más bien, es un intento de restaurar los derechos de los trabajadores a la privacidad, en el trabajo y fuera de él. 

“Es realmente una táctica que se remonta a los tiempos del salvaje oeste, y los empleadores son libres de hacer lo que quieran con efectos negativos predecibles en los trabajadores”.

Mitch Steiger, defensor legislativo de la Federación Laboral de California

Steve Smith, director de comunicaciones de la Federación Laboral de California, dijo que actualmente “los trabajadores no tienen absolutamente ninguna capacidad para defenderse, ni siquiera para plantear preocupaciones sobre la invasión de la privacidad que esto crea. Los trabajadores con salarios bajos están al frente y al centro aquí en términos de a quién estamos tratando de proteger con este proyecto de ley”.  

Se desconoce el número de trabajadores que están siendo vigilados en California, porque no existe un requisito de que los empleadores reporten esta información. 

“El hecho de que no podamos identificar qué tan comunes son estas tecnologías o cómo están afectando a los trabajadores es en realidad un síntoma muy revelador del problema”, dijo Annette Bernhardt, directora del Programa de Tecnología y Trabajo de UC Berkeley.

“Estos sistemas son literalmente una caja negra tanto para los trabajadores como para los responsables políticos, y también para los investigadores”, agregó Bernhardt.

AB 1651 obligaría a los empleadores y proveedores a ser transparentes sobre estos sistemas al exigirles que realicen “evaluaciones de impacto” sobre cualquier sistema algorítmico o de seguimiento de trabajadores antes de su uso y envíen esos informes a la Agencia de Desarrollo Laboral para ser revisados. 

Además, el Comisionado Laboral del estado crearía un comité asesor para el próximo mes de marzo para recomendar los mejores y menos dañinos usos de la tecnología basada en datos en el lugar de trabajo. 

Los trabajadores podrían presentar reclamos ante la agencia y entablar una acción civil contra los empleadores que violen las normas del proyecto de ley.  

El proyecto de ley de Kalra cuenta con el apoyo de los sindicatos, pero dice que espera cierto rechazo de los conservadores en la legislatura, los grupos de presión empresarial y los proveedores de productos de productividad y vigilancia en el lugar de trabajo. 

La Cámara de Comercio de California se ha puesto en contacto con la Federación Laboral de California sobre el proyecto de ley, pero aún no ha visto la propuesta final, comentó Ronak Daylami, un defensor de la política de privacidad del grupo empresarial. 

“Sin embargo, a medida que la pandemia ha adaptado la forma en que todos trabajamos, se han desarrollado nuevas tecnologías para ayudar tanto a los empleados como a los empleadores a operar de una manera más flexible y eficiente”, escribió en un correo electrónico Daylami. “Queremos asegurarnos de no sofocar esta innovación a medida que nuestra economía continúa su recuperación”. 

Si el proyecto de ley tiene éxito, sería una de las leyes de vigilancia de los trabajadores de mayor alcance en el país, señalaron los partidarios. 

El próximo mes, Nueva York se unirá a Connecticut y Delaware para simplemente exigir a los empleadores que divulguen el monitoreo electrónico a sus trabajadores. La ley de Nueva York se aplicará a los trabajadores contratados a partir del 7 de mayo. Ninguna de las leyes promulgadas en esos estados otorga a los trabajadores el derecho a revisar y corregir los datos creados sobre ellos. 

El proyecto de ley de Kalra es parte de una serie de esfuerzos en todo el estado para aumentar la protección de los trabajadores y frenar el uso de la tecnología de reconocimiento facial, que según los estudios, discrimina desproporcionadamente a las mujeres y las personas de color. 

“No tengo dudas de que estas tecnologías se están convirtiendo rápidamente en la columna vertebral de cómo los empleadores están organizando el trabajo y la producción”, dijo Bernhardt. “Entonces, debemos preguntarnos si estas tecnologías se utilizarán para beneficiar a los trabajadores y ayudarlos a prosperar en sus trabajos o si se utilizarán para intensificar la carga de trabajo y robarles a los trabajadores su autonomía y dignidad”. 

El año pasado Newsom firmó la ley AB 701, que contó con el apoyo de Kalra, ahora requiere que los empleadores de almacenes divulguen las cuotas de productividad y los datos de velocidad de trabajo a los trabajadores, y prohíbe cualquier cuota que penalice a los trabajadores por tomar descansos o usar el baño.  

Este artículo es parte del proyecto División de California, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

more on labor

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Lil Kalish’s reporting, from Myanmar to the deserts of southern California, has appeared in the Guardian, LAist, Bitch Media, ARTnews, and other outlets. Before joining CalMatters, they were a fellow...