En resumen

Aproximadamente 360,000 estudiantes de UC y Cal State pronto recibirán entre $1,000 y $3,000 para financiar su educación este otoño como parte del esfuerzo de California para que la universidad esté libre de deudas. Otra forma de ayudar a más estudiantes de colegios comunitarios tiene un camino menos claro.

Read this article in English.   

California está en camino de eliminar cualquier motivo para que sus estudiantes de universidades públicas obtengan préstamos estudiantiles.

Conocido como Middle Class Scholarship 2.0, el programa “sin deudas” está programado para recibir su primera inyección económica este verano: $632 millones que los legisladores y el gobernador Gavin Newsom prometieron en el presupuesto estatal del año pasado

Si ese dinero aparece en el presupuesto del estado este junio, se anticipa que 246,000 estudiantes de la Universidad Estatal de California y 114,000 estudiantes de la Universidad de California recibirán este apoyo para ayudar a financiar su educación a partir de este otoño. Estudiantes en otros campus de California, incluyendo colegios comunitarios, no son elegibles.

El dinero tendrá un impacto inmediato en los estudiantes de clase media y baja cuyas familias generalmente ganan menos de $201,000. Las cantidades que recibirán los estudiantes van a variar, pero las subvenciones oscilarán entre $1,000 y un poco más de $3,000 en promedio en la primera fase del programa. Estudiantes en hogares de mayores ingresos normalmente obtendrán las cantidades más grandes para compensar la falta de ayuda que reciben de otras subvenciones estatales y federales.

Los premios reflejan una parte de lo que los estudiantes obtendrían si los legisladores financiaran el precio total de $2.6 millones. Al comprometer $632 millones este otoño, el estado está financiando el 24% del costo total del programa, por lo que cada estudiante elegible recibiría el 24% del monto total que recibiría si la beca se financiara por completo.

Incluso con financiamiento parcial, esos dólares agregados probablemente reducirán la carga de la deuda de los estudiantes si los legisladores realmente financian y mantienen el programa. En la UC y la CSU, los estudiantes que tomaron préstamos federales y se graduaron en 2019-20 generalmente sacaron alrededor de $15,000, según un análisis de datos federales hecho por CalMatters. (Algunos estudiantes también pueden obtener préstamos privados para hacer que sus padres obtengan préstamos federales).

El año pasado, los legisladores elogiaron el acuerdo presupuestario para financiar el pago inicial de este año como algo que “finalmente elimina el requisito de facto para que los estudiantes de bajos y medianos ingresos dependan de los préstamos estudiantiles para asistir a CSU y UC”. 

Aún no se sabe cuándo los legisladores financiarán completamente la beca.

“Aún no llegará a crear un camino real viable hacia un título público de calidad y libre de deudas en California”, dijo Jessica Thompson, vicepresidenta del grupo de políticas de California The Institute for College Access & Success.

Programas competitivos de revisión de ayuda financiera

Si bien es probable que esa primera ola de dinero sea algo seguro, aún no está claro si el estado también expandirá el programa Cal Grant a otros 150,000 estudiantes, como buscan actualmente algunos legisladores.

Las decisiones que enfrentan la Legislatura y Newsom se reducen a visiones algo contrapuestas pero, en última instancia, complementarias de la financiación de la ayuda financiera en California.

Con la beca de clase media mejorada, que se basa en un programa existente, muchos estudiantes definitivamente obtendrán algo.

La expansión del programa Cal Grant significa que aproximadamente 36,000 estudiantes más obtendrán su matrícula completamente cubierta en UC y Cal States. Otros 109,000 estudiantes de colegios comunitarios recibirían subvenciones no relacionadas con la matrícula de $1,648, más matrícula gratuita si se transfieren a una UC o Cal State.

Con la beca mejorada para las personas de clase media, que se basa en un programa existente, muchos estudiantes definitivamente obtendrán algo.

Miles de estudiantes de universidades privadas también recibirían premios. La ampliación, que sería posible bajo el Proyecto de Ley de la Asamblea 1746, eliminaría efectivamente todas las barreras de elegibilidad que, según los defensores, han afectado a Cal Grant, el principal programa de ayuda financiera del estado. 

Aproximadamente medio millón de estudiantes ya reciben la beca Cal Grant. 

Pero esos estudiantes adicionales dan como resultado nuevos costos anuales de Cal Grant que rivalizan con el precio de la revisión de la Beca para la Clase Media.

La expansión de Cal Grant costará de $250 a $350 millones para las exenciones de matrícula y becas para estudiantes de colegios comunitarios. También hay entre $130 a $150 millones adicionales para financiar a los padres que son estudiantes y asisten a la escuela

Los legisladores del Comité de Educación Superior aprobaron por unanimidad el proyecto de ley el martes. Alrededor de 40 estudiantes y defensores hablaron en apoyo del proyecto de ley por teléfono y en persona, pero aún enfrenta un largo camino legislativo y en el proceso presupuestario del estado. 

Los altos costos fueron una de las razones por las que Newsom vetó un proyecto de ley el año pasado, el cual expandiría el programa. Aunque él y la Legislatura relajaron los requisitos de elegibilidad para permitir que más de 100,000 nuevos estudiantes de colegios comunitarios comenzaran a recibir subvenciones por primera vez. 

Si el objetivo es eventualmente financiar por completo la Beca para la Clase Media, expandir la Beca Cal Grant para los estudiantes de UC y Cal State no interfiere con esas aspiraciones. Debido a que la revisión de la beca para la clase media tiene como objetivo cubrir el costo de asistencia después de que se calculen todas las demás ayudas, incluida la suposición de que los estudiantes recaudan alrededor de $8,000 trabajando a tiempo parcial, aumentar el programa Cal Grant significa gastar menos en la beca para la clase media. Cuanto mayor sea la porción de Cal Grant, menor será la porción de becas de clase media. 

Debido a que la Beca para la clase media solo se aplicará a los estudiantes de UC y Cal State, cualquier dinero nuevo que se destine a la expansión de Cal Grant para estudiantes de colegios comunitarios significará más gasto de ayuda financiera en general para el estado.

“Aún no llegará a crear un camino real viable hacia un título público de calidad y libre de deudas en California”.

Jessica Thompson, vicepresidenta del Instituto para el Acceso y el Éxito Universitario

Un destacado legislador se preguntó si el estado se está apresurando a financiar la Beca para la Clase Media, la cual beneficiará a una gran parte de los estudiantes de clase media antes de asegurar Cal Grants para todos los estudiantes universitarios de bajos ingresos.

“¿Qué podemos hacer en la Legislatura para asegurarnos de que esto se solucione antes de que comencemos a invertir tanto dinero en el Programa de Becas para la Clase Media?” preguntó la líder de la Asamblea, Eloise Gómez Reyes, demócrata de Colton, durante una audiencia del subcomité de presupuesto de marzo.

La principal legisladora del Senado, la presidenta provisional Toni Atkins, demócrata de San Diego, dijo que su prioridad son las becas y los cambios de Cal Grant del año pasado. 

“Mis colegas y yo estamos prestando mucha atención al progreso de este proyecto de ley (AB 1746), mientras que nuestra principal prioridad sigue siendo la implementación adecuada de Cal Grant y los cambios en la Beca para la clase media implementados el año pasado”, escribió en un correo electrónico el pasado viernes.

La Oficina del Analista Legislativo propuso una especie de camino intermedio: antes de invertir dinero en la Beca para la Clase Media en los años siguientes, el estado podría aumentar las subvenciones que reciben los beneficiarios de Cal Grant más pobres. Al hacerlo, se prioriza primero a los estudiantes más pobres y, al mismo tiempo, se acerca al estado a una promesa libre de deudas.

Obtenga más información sobre los legisladores mencionados en esta historia

D

Eloise Gómez Reyes

State Assembly, District 47 (San Bernardino)

State Assembly, District 47 (San Bernardino)

How she voted 2019-2020
Liberal Conservative
District 47 Demographics

Race/Ethnicity

Latino 71%
White 13%
Asian 5%
Black 9%
Multi-race 2%

Voter Registration

Dem 50%
GOP 19%
No party 25%
Other 7%
Campaign Contributions

Asm. Eloise Gómez Reyes has taken at least $878,000 from the Labor sector since she was elected to the legislature. That represents 24% of her total campaign contributions.

D

Toni Atkins

State Senate, District 39 (San Diego)

State Senate, District 39 (San Diego)

How she voted 2019-2020
Liberal Conservative
District 39 Demographics

Race/Ethnicity

Latino 19%
White 56%
Asian 16%
Black 5%
Multi-race 4%

Voter Registration

Dem 44%
GOP 23%
No party 27%
Other 4%
Campaign Contributions

Sen. Toni Atkins has taken at least $1.8 million from the Labor sector since she was elected to the legislature. That represents 20% of her total campaign contributions.

Agregar a más estudiantes a Cal Grant en vez de a la Beca Clase Media es una prioridad más grande para los fiscales. Debido a que es un derecho, cualquier persona elegible para Cal Grant lo obtendrá, incluso durante tiempos de escasez presupuestaria, a menos que los legisladores se expongan a la precariedad política al limitar el alcance de Cal Grant, algo que no hicieron durante los recortes presupuestarios de 2020 provocados por la pandemia. La Beca Clase Media siempre dependerá de cuánto dinero los legisladores quieran invertir anualmente. 

Problemas de tiempo en la beca de clase media

Un problema crucial del programa es el tiempo.

La mayoría de las universidades requieren que los estudiantes se comprometan a inscribirse y hagan un depósito antes del 1 de mayo.

La Comisión de Ayuda Estudiantil de California, la agencia estatal que administrará la subvención, les dijo a los legisladores en marzo que no podrá informar a los estudiantes de su premio hasta julio – mucho después de la fecha límite del 1 de mayo. 

Eso se debe a que la UC, Cal States y la comisión de ayuda necesitan ese tiempo para calcular cuánta ayuda institucional y Cal Grant recibirá cada estudiante, además de todas las demás ayudas, como las becas federales Pell. Solo entonces la comisión de ayuda puede agregar el monto de la beca para la clase media.

Es mucho trabajo. El costo de asistencia y el panorama financiero de cada estudiante es diferente y oscila entre alrededor de $24,000 a $38,000, dependiendo del plantel. Dos estudiantes con los mismos ingresos familiares también pueden tener costos diferentes porque uno planea vivir en casa mientras que el otro vive fuera del campus, lo que suele ser una opción más costosa. Mientras tanto, algunos mercados inmobiliarios cuestan más que otros, otra razón por la cual el costo de asistencia varía.

Además, la financiación de la Beca para la Clase Media se determina en junio (es decir, después del 1 de mayo), cuando los legisladores y el gobernador acuerden un presupuesto estatal para el próximo año fiscal. 

Eso significa que los nuevos estudiantes no conocerán su paquete completo de ayuda financiera hasta que tengan que comprometerse con Cal State o UC, una peculiaridad que permanecerá en el programa a menos que los legisladores encuentren una solución alternativa.

“Estamos trabajando con la Comisión de Ayuda Estudiantil de California para resolver las inquietudes que han surgido sobre el programa, y ​​estamos evaluando si se necesitan arreglos legislativos”, explicó Atkins en un correo electrónico.

Los nuevos estudiantes no conocerán su paquete completo de ayuda financiera hasta después de que tengan que comprometerse con Cal State o UC, una peculiaridad que permanecerá en el programa a menos que los legisladores encuentren una solución alternativa.

Por lo general, los campus envían a los estudiantes de primer año sus paquetes preliminares de ayuda financiera antes del 1 de mayo, lo que les permite determinar qué colegio o universidad es más asequible. Luego, los campus envían cartas finales a principios de junio. 

Es posible que estas no sean preocupaciones importantes cuando las becas para la clase media son en promedio de $3,000 o menos. Pero si los legisladores hacen crecer el programa, esas subvenciones pueden ser lo suficientemente grandes como para afectar potencialmente las decisiones de asistencia de los estudiantes, especialmente si una universidad privada promete más ayuda inicialmente.

Ryan King, portavoz de la oficina del presidente de la UC, escribió en un correo electrónico que el sistema ayudará a los estudiantes a “tomar mejores decisiones durante el verano sobre las otras opciones que enfrentan, como considerar o no un préstamo estudiantil”.

El director de ayuda financiera de UC Riverside, José A. Aguilar, no cree que la demora en que los estudiantes se enteren de que están recibiendo dinero adicional influya en sus patrones de inscripción. Eso se basa en sus observaciones sobre la administración de becas universitarias. Ya sea que los estudiantes los obtengan o no, terminarán asistiendo a la escuela de su elección, comentó.

También señala que el retraso afecta a todos los campus de UC y Cal State por igual, por lo que ninguna universidad pública tiene una ventaja competitiva sobre las demás para informar a los estudiantes que están recibiendo más ayuda financiera.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

more on higher education

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Mikhail Zinshteyn has been a higher education reporter since 2015. As a freelancer, he contributed to The Atlantic, The Hechinger Report, Inside Higher Ed and The 74. Previously, he was a reporter at EdSource...