Read this article in English.   

Ya no se requiere que los estudiantes de la Universidad Estatal de Chico usen cubrebocas en el interior para prevenir el COVID-19. Pero la profesora de salud pública de Chico State, Lindsay Briggs, aún requiere que los estudiantes usen mascarillas en su clase debido a la preocupación por su esposa inmunocomprometida, que tiene problemas pulmonares.

“Le dije a mis alumnos: ‘Si traes COVID a mi salón de clases y yo lo llevo a casa, es probable que mi esposa muera’”, dijo Briggs.  

Briggs no está sola en su preocupación. En la Universidad Estatal de California, el sistema de universidades públicas más grande del país con cerca de medio millón de estudiantes, los campus están tomando diferentes decisiones en torno a las protecciones contra el COVID-19 a medida que la pandemia avanza hacia una nueva fase. Para algunos estudiantes y personal inmunocomprometidos, parte de los adultos de California con mayor riesgo de complicaciones graves de COVID-19 y la muerte: eso significa sopesar los riesgos de asistir a clases en persona y sentirse descuidado por la administración de la universidad que, según dicen, no los consultó antes de levantar las restricciones.  

Cada uno de los 23 campus del sistema implementa sus propias medidas de seguridad de COVID-19 en función de las necesidades de sus comunidades, según la oficina del Canciller. El estado de San Francisco todavía hace cumplir el mandato del uso de cubrebocas, al igual que Cal State LA, donde el campus está repleto de carteles que recuerdan a los estudiantes y profesores que usen mascarilla en el interior. Mientras tanto, Chico State y Cal Poly San Luis Obispo eliminaron sus requisitos del uso de mascarillas en la primavera.

Los cambios en las prácticas de los campus coincidieron con meses de disminución de casos de COVID y hospitalizaciones en el estado, aunque esos números comenzaron a aumentar recientemente. Los expertos en salud pública dijeron que las universidades podrían instituir medidas de seguridad más allá de exigir vacunas para proteger a los estudiantes inmunocomprometidos, incluido el distanciamiento social en las aulas, realizarse pruebas de covid  después de los descansos, el fomento del uso de mascarilla y las opciones de clases en línea. 

“Debemos implementar estas medidas para proteger a las personas inmunodeprimidas”, comentó el Dr. John Swartzberg, profesor de enfermedades infecciosas de UC Berkeley. 

The College Journalism Network habló con estudiantes y personal inmunocomprometidos sobre la vida durante la pandemia y la incertidumbre y frustración que sienten a medida que el mundo parece avanzar. Su sensación de seguridad, dijeron, se ve afectada por las precauciones que se toman tanto en sus campus como en las comunidades aledañas.

MW Kaplan, Cal Poly San Luis Obispo

MW Kaplan estaba mirando una foto que se tomó recientemente en un autobús, pero algo parecía extraño: era la única persona a bordo que llevaba una mascarilla puesta.

Luego se dio cuenta de que era una foto de 2019, antes de la pandemia, cuando la mayoría del mundo no estaba preocupado por contraer un virus mortal.

Kaplan tiene un trastorno de dolor musculoesquelético que causa disfunción neurológica y fatiga. Tiene que tomar esteroides que le ayudan a reducir el dolor y la inflamación asociados con su condición, pero también reduce su inmunidad, lo cual la hace más vulnerable a contraer COVID-19 y otras enfermedades.

“Incluso antes de que comenzara la pandemia, me enfermé bastante. Especialmente durante la temporada de gripe. Usé mascarillas quirúrgicas incluso en ese momento, especialmente cuando tenía síntomas o si iba a estar en un lugar lleno de gente donde estamos más expuestos a enfermarnos”, explicó Kaplan.

Kaplan experimenta dolores de cabeza, dolor de garganta y náuseas casi a diario. Kaplan llama a esto su línea de base y cree que si contrae COVID sería peor.

“Dado lo pobre que ya es mi salud, sé que el daño marcaría una diferencia muy grande y muy obvia en mi vida cotidiana”, agregó.

Kaplan, estudiante de comunicaciones y presidente del club Cal Poly Disability Alliance, se inscribió en una clase presencial para los trimestres de otoño e invierno. Al estar completamente vacunados y en un campus con un mandato del uso del cubrebocas, se sintió menos incómodo en un salón de clases lleno de estudiantes. Pero cuando Cal Poly SLO anunció que eliminaría el mandato del uso de mascarillas a fines de marzo, Kaplan se preocupó más por su seguridad y decidió cambiar su clase en persona a una virtual. No fue difícil hacer el cambio, dijo, ya que conoce a muchos de sus profesores en su departamento. 

“Son personas increíblemente complacientes y, en general, muy amables”, comentó Kaplan. “Entonces, en ese sentido, he tenido mucha suerte porque conozco personas en una situación similar que no han tenido profesores tan complacientes”.

La decisión de Cal Poly SLO de eliminar su mandato de mascarilla, dijeron, fue “desalentadora, pero no impactante”. 

“La vida de las personas discapacitadas realmente nunca ha sido la prioridad de nadie”, comentó Kaplan.

También señaló que los administradores de Cal Poly SLO no consultaron al departamento de Cal Poly Disability Alliance sobre la eliminación del mandato del uso del cubrebocas, incluso después de que el periódico del campus, Mustang News, publicara una historia sobre las preocupaciones de estudiantes inmunocomprometidos

El portavoz de Cal Poly SLO, Matt Lazier, se negó a comentar si los funcionarios del campus habían hablado con el departamento, citando la privacidad de los estudiantes.

“La vida de las personas con discapacidad realmente nunca ha sido la prioridad de nadie”.

MW Kaplan, estudiante de Cal Poly San Luis Obispo

“El enfoque principal de Cal Poly ha sido hacer todo lo que esté a su alcance para garantizar la salud y la seguridad de todos los miembros de la comunidad del campus y, al mismo tiempo, brindar a sus estudiantes una experiencia de aprendizaje práctico que sea lo más cercana posible a la ‘normalidad’ dentro del público actual”, escribió Lazier en un correo electrónico.

Para Kaplan, la eliminación del mandato del uso de mascarilla ilustró una falta general de conciencia sobre los problemas que enfrentan las personas discapacitadas.

Es posible que las personas sanas no piensen mucho en alguien que no usa una mascarilla, pero para Kaplan, indica que no valoran la vida de las personas discapacitadas.

“Se ha vuelto muy fácil saber a quién le importa y a quién no en función de si usan un cubrebocas y lo que dicen sobre su uso”, agregó.

Ben Duarte, Chico State

Solo el 30% de los riñones de Benjamín Duarte están funcionando debido a una enfermedad renal crónica, y él lucha contra la diabetes y la presión arterial alta. Estos diagnósticos hicieron que Duarte, un especialista en divulgación del programa STEM Connections de Chico State abordara su trabajo de manera diferente en los últimos años.

Duarte, de 57 años, tiene un mayor riesgo de contraer una infección grave de COVID-19 y es un apasionado de su trabajo, en el que ayuda a reclutar estudiantes de comunidades de bajos ingresos y subrepresentadas para especializaciones en ciencias, tecnología y matemáticas. Recientemente fue nominado como empleado del año en el campus.

Pero continuar ese trabajo en un entorno en el que no se siente protegido por la universidad es difícil, dijo, tanto que está considerando buscar otro trabajo o jubilarse anticipadamente. 

Benjamin Duarte se sienta en su oficina con una máscara N95. Foto de Julián Mendoza para CalMatters

El presidente de Chico State anunció que la universidad levantaría el mandato del uso de cubrebocas a principios de marzo, citando la “gran disminución de casos y hospitalizaciones” del condado de Butte y las altas tasas de vacunación del campus.

Duarte pasa la mayor parte del día laboral en su oficina usando una máscara N95 con su compañero de trabajo, quien no usa cubrebocas. Y aunque trabaja principalmente en el campus, a menudo interactúa con personas por teléfono o computadora.

Cuando los estudiantes o el personal le preguntan por qué es tan estricto con el uso del cubrebocas, él responde: “Porque si obtengo algo de ustedes (enfermedad), podría morir”. 

También se molesta cuando la gente compara el COVID con la gripe, como si fuera menos grave.

“Le dije a mis alumnos: ‘Si traes COVID a mi salón de clases y yo lo llevo a casa, es probable que mi esposa muera’”.

Lindsay Briggs, profesora de salud pública del estado de Chico

“Sí, una gripe puede matar mi riñón”, dice Duarte. “No puedo pasar por eso. Si tengo gripe y diarrea, me deshidrato y eso afecta seriamente a mis riñones”. 

Duarte ha enviado repetidamente correos electrónicos a los administradores de Chico State, pidiéndoles que brinden una mejor orientación sobre cómo lidiar con la exposición al covid, y ha criticado la forma en que los administradores han manejado la pandemia desde marzo de 2020, cuestionando si están calificados para tomar decisiones de salud pública en un crisis. 

Sean Murphy, un vocero de la universidad, explicó que hay al menos tres profesionales de la salud pública en el equipo de operaciones de emergencia de Chico State, incluida una enfermera registrada y un médico.

Con la mayor parte de su trabajo realizado virtualmente, Duarte siente que se está perdiendo gran parte de lo que solía hacer que su trabajo fuera divertido: interactuar con los estudiantes.

“Estoy cansado de estar encerrado”, comentó. “Soy una persona sociable; Me gusta estar rodeado de gente y participar”.

Olive Patton, San Francisco State University

“Mi vida ha cambiado positivamente en los últimos dos años”, dice Olive Patton, “todo el mundo a mi alrededor usa mascarillas”.

Patton, estudiante de posgrado de segundo año en estudios de sexualidad en la Universidad Estatal de San Francisco, tiene el síndrome de Ehlers Danlos, una afección hereditaria que afecta los tejidos conectivos, compromete su sistema inmunológico y le provoca dolor crónico, fatiga y confusión mental.

Cuando era niña, Patton hacía gimnasia y danza y se dislocaba las articulaciones con frecuencia. Tuvo neumonía en la escuela primaria y una cirugía de cadera en la escuela secundaria. A los 16, tuvo bronquitis varias veces y tuvo que tomar esteroides, explicó.

“Entonces, más o menos la combinación de tener dolor crónico y tener un sistema inmunológico debilitado me enfermó al menos cada dos semanas, casi toda mi infancia”, agregó Patton. 

“Es realmente intimidante tener que ser la persona que diga: ‘Me siento incómodo, la gente no usa cubrebocas’”.

Olive Patton, estudiante de posgrado del estado de San Francisco

Patton no fue diagnosticada con EDS hasta que cumplió los 19 años. Es susceptible a los pequeños resfriados, pero no se ha preocupado demasiado por el riesgo para su salud en el campus porque la Universidad Estatal de San Francisco aún requiere que los estudiantes, profesores y personal usen mascarilla. La ciudad de San Francisco también tiene una tasa de vacunación del 19%. Eso se compara con el 64.5% en San Luis Obispo, donde vive Kaplan, y el 51.4% en el condado de Butte, donde vive Duarte.  

“Creo que en San Francisco hemos tenido un clima social bastante bueno en torno al uso del cubrebocas y el distanciamiento social, y también, como, ser muy cuidadosos al verificar las tarjetas de vacunación”, dijo Patton. Pero salir de la ciudad y ver a la gente haciendo grandes fiestas o burlándose de los demás por usar mascarilla ha sido “un shock”, agregó.

El estado de San Francisco decidió mantener su mandato del uso del cubrebocas y otras medidas de seguridad, como pruebas semanales para aquellos con exenciones de vacunas, en parte para mantener seguras a las personas de alto riesgo y sus familiares, comentó Pam Su, decana de estudiantes de la universidad. 

“Sabemos que hay estudiantes y profesores que viven con personas inmunocomprometidas o que tienen hijos que aún no pueden vacunarse”, dijo Su.

Los estudiantes inmunocomprometidos que todavía tienen preocupaciones sobre su seguridad pueden preguntar a los funcionarios de su departamento académico si pueden tomar más clases en línea, explicó Su.

Aunque las clases de Patton son en línea, todavía asiste al campus porque es miembro del Instituto Paul K. Longmore, una organización que estudia y muestra las experiencias de las personas discapacitadas. Los mandatos del uso de mascarilla, dijo, eliminan la carga de pedirle a otra persona que se ponga el cubrebocas, especialmente donde se conglomeran grupos grandes. 

“Es realmente intimidante tener que ser la persona que diga: ‘Me siento incómodo, la gente no usa mascarillas’”, agregó Patton.

Tener clases virtuales durante la pandemia hizo que Patton se sintiera más segura y cree que deberían haber sido una opción incluso antes de la pandemia. Las clases virtuales brindan a las personas discapacitadas la oportunidad de aprender en la comodidad de su hogar sin ponerse en peligro, señaló.

Aunque se siente segura, Patton siente que es un caso especial. Como estudiante de posgrado, dijo que tiene más opciones. Es posible que otros estudiantes no tengan la misma flexibilidad, agregó.  

“Desearía que hubiera alguna manera de que otras personas entendieran por qué es tan importante cuidarnos unos a otros y continuar con las prácticas que mantienen a otras personas seguras”, concluyó.

Mendoza es parte de la Red de Periodismo Universitario de CalMatters, una colaboración entre CalMatters y estudiantes de periodismo de todo California. Esta historia y otra cobertura de educación superior son apoyadas por College Futures Foundation.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org