En resumen

Si bien ser propietario de una vivienda sigue siendo un desafío para las personas de color en California, un informe dice que aquellos que lo logran no obtienen los beneficios de manera equitativa debido a la histórica ley estatal que limita los aumentos de impuestos a la propiedad.

Read this article in English.   

Si bien ser propietario de una vivienda sigue siendo un desafío para las personas de color en California, un nuevo informe argumenta que la histórica ley del estado que limita los aumentos de impuestos a la propiedad impide que aquellos que lo logran obtengan los mismos beneficios.

Según un informe publicado hoy sobre la Proposición 13, los propietarios de raza blanca obtienen exenciones fiscales anuales sobre la propiedad que son 80% más altas en promedio que los propietarios de raza negra y más del doble de las exenciones fiscales que reciben los propietarios latinos. 

Es otra forma en que la ley icónica contribuye a la creación de riqueza desigual en un estado con la segunda tasa más baja de propiedad de vivienda en la nación, dicen investigadores del Opportunity Institute y Pivot Learning. 

The Opportunity Institute es una organización sin fines de lucro con sede en Berkeley que promueve la movilidad social y la equidad a través de la educación. Pivot Learning, en Oakland, es una organización sin fines de lucro de consultoría educativa.

En las últimas cuatro décadas, la Prop. 13 ha sido extensamente estudiada por sus efectos sobre los ingresos del gobierno, el mercado inmobiliario y sobre generaciones de propietarios. 

Más recientemente, los defensores de la reforma se están enfocando en las formas en que está extendiendo las disparidades raciales.

Otro informe publicado a principios de este año se centró en Oakland y descubrió que los vecindarios más ricos y con residentes blancos se beneficiaron más de las exenciones fiscales de la Prop. 13 que los vecindarios más pobres y étnicamente diversos. 

Los nuevos hallazgos son parte de un informe más amplio que argumenta que la Prop. 13 ha provocado desigualdades raciales en todo California en cuanto a la creación de riqueza y la financiación escolar. 

Los investigadores de las dos organizaciones educativas sin fines de lucro utilizaron las respuestas del censo sobre la comunidad estadounidense para calcular la carga impositiva promedio sobre la propiedad de varios grupos demográficos de propietarios de viviendas en todo el estado.

Carga desigual

Los investigadores encontraron cargas impositivas más bajas para viviendas de mayor valor en municipios de todo el estado. También encontraron cargas impositivas más bajas para los propietarios de viviendas que son de raza blanca, que para los propietarios de viviendas de raza negra o latinos.

El estudio mostró que el propietario de vivienda de raza blanca promedio de California paga $3,507 menos al año en impuestos a la propiedad de lo que pagaría por el valor real de sus hogares debido a la Prop. 13. Eso está por encima del ahorro promedio estatal de $2,800 al año, dijo Carrie Hahnel, directora sénior de políticas y estrategia en The Opportunity Institute y autora del informe. 

Por el contrario, los propietarios de raza negra tenían una exención fiscal promedio de $1,900 al año. Los propietarios de viviendas latinos ahorraron en promedio $1,560 al año.

El estudio basó sus hallazgos raciales en los datos del censo de 2019 para todo el estado y las respuestas de la encuesta en las que los propietarios individuales informaron el valor de sus viviendas y las cantidades que pagaron en impuestos a la propiedad. 

Los propietarios de raza negra y los latinos tienen una participación desproporcionadamente baja de la riqueza inmobiliaria.

Entre 1980 y 2019, la proporción de la riqueza inmobiliaria del estado se duplicó del 8% al 16%, dijeron los investigadores en el nuevo informe. También su parte de la población creció en 20 puntos durante ese tiempo. La participación de los propietarios de raza negra en el valor de la vivienda se redujo ligeramente durante ese tiempo, al igual que la población de raza negra.

En algunas comunidades, como el área metropolitana que abarca San Bernardino y Riverside, la mayoría de los nuevos compradores de vivienda son afroamericanos, latinos o asiáticos, explicó Hahnel, aunque la mayoría de los propietarios de vivienda más antiguos siguen siendo blancos. 

Personas de color son propietarios de vivienda

Los funcionarios estatales han declarado el objetivo de impulsar la propiedad de vivienda entre las comunidades de raza negra. Los legisladores aprobaron recientemente una medida presupuestaria con un nuevo programa para ayudar a los nuevos compradores a dar el pago inicial. 

“Las personas de color… son propietarios de viviendas más nuevos y tienden a tener bajos ingresos”, comentó Adam Briones, director ejecutivo de California Community Builders, que aboga por la creación de riqueza en las comunidades de color. Él no participó en el nuevo informe. 

“Han enfrentado líneas rojas y otras formas de discriminación”, agregó. “En la medida en que el sistema tributario extiende esa discriminación, extiende una política racialmente neutral que tiene impactos raciales negativos”.

La Prop. 13 también restringió la forma en que los gobiernos locales evalúan los valores de las propiedades antes de gravarlos. 

Aprobada en 1978 por votantes que temían aumentos de impuestos a medida que aumentaba el valor de las viviendas, la proposición 13 ha congelado efectivamente los valores de propiedad sujetos a impuestos de los propietarios de viviendas desde hace mucho tiempo. Los valores catastrales no pueden aumentar más del 2% al año, mucho más bajo que la tasa a la que a menudo se aprecian las casas de California. 

En su mayor parte, las propiedades no se vuelven a evaluar a sus valores reales hasta que se venden, lo que les otorga a los propietarios más nuevos una carga fiscal más alta que sus vecinos más establecidos.

Disparidades crecientes

Los defensores dicen que la Prop. 13 ha ayudado a algunas comunidades desfavorecidas. Mantener los valores sujetos a impuestos artificialmente bajos es la mejor manera de evitar que los propietarios de viviendas de bajos ingresos y los propietarios de viviendas de color se queden fuera del precio de sus casas, dijo Jon Coupal, de la Asociación de Contribuyentes Howard Jarvis, la principal organización que trabaja para preservar la Prop. 13. 

“Mejorar la proposición 13 es una de las fuerzas más poderosas para disuadir la gentrificación y preservar los vecindarios minoritarios”, señaló Coupal.

En general, siempre que las casas se revaloricen, todos los propietarios reciben exenciones fiscales a través de la Prop. 13.

Las disparidades más pronunciadas siguen siendo las mayores cargas fiscales que reciben los compradores de vivienda más jóvenes y nuevos, en comparación con los más antiguos y establecidos. 

Hahnel agregó que las disparidades generacionales pueden contradecir las raciales porque no todos los compradores han tenido el mismo acceso al mercado inmobiliario. 

Cuanto más tiempo se mantenga alguien en una casa y cuanto más suba su valor, más aumentarán los beneficios fiscales. Los propietarios de viviendas que más se benefician son residentes blancos no hispanos, según el informe. 

Los propietarios de viviendas afroamericanos y latinos, por otro lado, tienen más probabilidades de haberse convertido en propietarios más recientemente y de poseer viviendas de menor valor que los propietarios de viviendas de raza blanca, según el estudio, lo que genera mayores impuestos. 

“Se trata realmente de desigualdades estructurales que han permitido que la Prop. 13 exacerbe las desigualdades en la acumulación de riqueza”, dijo Hahnel.

Dowell Myers, profesor de la Escuela de Políticas Públicas Sol Price de la Universidad del Sur de California, encontró resultados similares en un estudio que publicó en 2009.

“Mejorar la proposición 13 no es la solución”, comentó Myers. “Va a ser exactamente lo mismo, pero tal vez con disparidades crecientes”.

Crecimiento de propietarios asiáticos

Una diferencia entre el estudio de Myers y los resultados más recientes es el aumento de la riqueza inmobiliaria entre los californianos asiáticos. 

La participación de los asiáticos en la riqueza inmobiliaria del estado ha aumentado del 4% al 19% durante cuatro décadas, según descubrieron los investigadores en el nuevo informe, superando su participación en el crecimiento de la población. Los investigadores sugirieron que esto es impulsado por inmigrantes de Asia oriental y del sur de Asia, quienes tienen mayores ingresos.

Si bien los asiáticos recibieron exenciones de impuestos a la propiedad por debajo del promedio en el estudio de 2009, en el nuevo informe, el grupo demográfico ahora recibe exenciones de impuestos a la propiedad por encima del promedio, aunque un poco menos que el típico propietario blanco. 

Ahora, como a fines de la década de 1970, cuando se aprobó la Prop. 13, el valor de las viviendas en California se está disparando.

Cualquier cambio a la Proposición 13 tendría que ser aprobado por los votantes, pero sigue siendo popular entre la mayoría. Una encuesta realizada el mes pasado por el Instituto de Políticas Públicas de California mostró que el 64% de los votantes probables de California cree que la Propuesta 13 resultó ser en su mayoría “algo bueno”. 

Una medida para re evaluar solo los valores de las propiedades comerciales fue derrotada en las urnas con el 52% de los votos en 2020. 

Myers explicó que si los defensores quieren reformar la Prop. 13, deben atraer a los propietarios de viviendas de raza blanca y sospecha que centrarse en las disparidades generacionales sería efectivo. 

Pero la mayoría de los defensores dicen que hay formas de vincular las evaluaciones a los valores de mercado sin provocar grandes aumentos de impuestos para los propietarios de viviendas. 

El informe sugiere aumentar los impuestos solo en “propiedades de valor extremadamente alto” o aumentar gradualmente los impuestos con el tiempo. 

Los gobiernos estatales y locales también podrían diferir un aumento de impuestos hasta que un propietario venda su propiedad. 

“Debemos tener cuidado”, comentó Briones, “mi perspectiva es que no es tan difícil diseñar revisiones a la política que tengan en cuenta las necesidades de los propietarios de viviendas de bajos ingresos. Todo eso es muy factible”.

Este artículo es parte de California Divide Project, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Avatar photo

Jeanne returned home to California to cover the state's economic divide for CalMatters. She previously covered Missouri government and politics for The Kansas City Star, local and state government for...