En resumen

Algunas compañías de cannabis de California se dirigen directamente a los votantes para burlar a los funcionarios locales que se oponen a los dispensarios. El epicentro del esfuerzo está en Manhattan Beach y tres ciudades cercanas en el sur de California.

Read this article in English.   

Trabajar turnos nocturnos regulares ha distorsionado el horario de sueño de Samantha Kadera, por lo que la médico de sala de emergencias fuma cannabis varias veces a la semana para relajarse antes de acostarse.

Es un hábito común entre los padres jóvenes que Kadera conoce en Manhattan Beach, el exclusivo suburbio de Los Ángeles al que se mudó el año pasado para criar a sus dos hijos en edad escolar en un ambiente más familiar.

Pero no hay dispensarios en la ciudad;los funcionarios los prohibieron hace cinco años después de que los votantes legalizaran el cannabis recreativo en California, preocupados por atraer actividades delictivas y publicidad dirigida a menores. Así que Kadera se detiene en una tienda en su camino hacia y desde el hospital de Westside LA donde trabaja.

Se avecinan cambios si los residentes de Manhattan Beach aprueban una iniciativa este otoño para permitir que funjan en el área hasta dos negocios de cannabis con licencia. Ha desencadenado una batalla cada vez más encarnizada entre un empresario local ansioso por hacerse de un mercado nuevo y los líderes de la ciudad deciden proteger lo que ven como el carácter de su comunidad.

“A ellos les gusta mantenernos en una burbuja”, Kadera, de 40 años, una noche mientras dijo paseaba con su perro por Strand, un camino junto a la playa bordeado de casas multimillonarias. “Pero la realidad es que hay un uso generalizado, por lo que sería bueno tenerlo por aquí”.

Las actitudes que cambian rápidamente, y una industria legal incipiente que aun lucha por estabilizarse , han vuelto a colocar el cannabis en las boletas electorales en todo el estado, seis años después de que los votantes aprobaron la Proposición 64 para autorizar a los californianos que tienen al menos 21 años de edad a comprarlo, cultivarlo y usar para fines recreativos.

Una disposición en esa medida de 2016 les dio a los gobiernos locales discreción para prohibir los negocios de cannabis, y la gran mayoría de ellos lo hicieron. Más del 60% de las ciudades y condados no permiten las ventas minoristas, segun el estado , y aunque la mayoría de los lugares más poblados de California permiten dispensarios, existen límites estrictos en muchos de ellos.

Desesperados por expandirse donde puedan operar y competir con un mercado ilícito aún dominante, muchos en la industria del cannabis han presionado a los líderes estatales para anular la Prop. 64 y abrir la totalidad de California a las ventas minoristas.

Pero no hay por donde comenzar en el Capitolio estatal, donde el control local es el que generalmente gobierna el día a día. Un proyecto de ley de esta sesión que solo habría requerido que los gobiernos locales permitieran los negocios de cannabis medicinal se redujo rápidamente a una garantía para el acceso de los pacientes a las opciones de entrega.

Así que los usuarios y las empresas de cannabis frustrados están dirigiendo su atención a nivel local, lanzando campañas municipales para abrir los bloqueos, uno a la vez.

‘Los votantes han perdido la paciencia’

Hirsh Jain, fundador de la firma consultora de cannabis Ananda Strategy, ha rastreado alrededor de dos docenas de ciudades durante el año pasado, desde Red Bluff Hasta Sausalito y Santee , donde las campañas de iniciativa ciudadana califican para la boleta electoral o presionan a los funcionarios locales para que desarrollen sus propias ordenanzas para regular y gravar las ventas de cannabis.

“La iniciativa de la boleta es una forma de hacer que los funcionarios electos miren la realidad de cara a que sus ciudadanos están requiriendolo”, dijo Jain, señalando una encuesta de otoño de 2019 del Instituto de Estudios Gubernamentales de UC Berkeley que encontró que el apoyo público para el cannabis legal había solo aumentado desde la Prop. 64. Casi dos tercios de los encuestados estaban a favor de permitir dispensarios comerciales en sus comunidades.

“Los votantes han perdido la paciencia”, dijo. “Es posible que estén dispuestos a dar un poco de holgura a sus funcionarios electos, pero después de un tiempo, van a tomar el asunto en sus propias manos”.

Vemos a Elliot Lewis, un autodenominado “comerciante agresivo y sin escrupulos hasta la médula” y fundador de Catalyst Cannabis Co., que opera 11 dispensarios, principalmente en el sur de California. Él y otros ejecutivos de la compañía están siguiendo agresivamente una estrategia para abrirse camino en las ciudades que estan prohibiendo las ventas minoristas de cannabis.

Han financiado iniciativas para exigir licencias de dispensario en Manhattan Beach y tres de sus vecinos en South Bay, Redondo Beach, Hermosa Beach y El Segundo, cada uno de los cuales representa una joya de la corona del mercado legal de cannabis sin explotar:rico y turístico, con una base de votantes que respaldaba firmemente la Prop. 64 . Los votantes de las cuatro ciudades tendrán la oportunidad de opinar sobre sí permitir las ventas de cannabis en noviembre o el próximo marzo.

En su estilo profano y celoso, alternativamente hilarante e intimidante, Lewis defiende su enfoque como algo más que una empresa comercial. Es una declaración política, un asalto frontal al principio de control local que él cree que los “Karens y Chadwick Moneybags” que dirigen los gobiernos de las ciudades adoran con reverencia bíblica, a menudo burlándose de la voluntad de sus propios electores.

“Estás hablando de personas que donan en fiestas de  mientras toman cócteles. No creo que entiendan dónde está el espíritu de esta época en cuanto a la generación más joven”, dijo Lewis. “Metafóricamente, tienes que ponerles un arma en la cabeza, porque así es como operan”.

‘No encaja con nuestra comunidad’

La creciente tensión sobre el futuro del acceso al cannabis en California quizás se capte mejor en Manhattan Beach , un punto de acceso para surfear de 35,000 residentes, el más famoso por su icónico muelle de concreto .

Aunque el 62 % de los votantes de la ciudad apoyan la Prop. 64, los funcionarios se muestran escépticos acerca de los dispensarios de cannabis. Los miembros del consejo de la ciudad dicen que no ha habido una oleada de demanda de ventas minoristas entre sus electores, incluidos algunos que se quejan de haber sido engañados y obligados a firmar las peticiones de iniciativa.

“Se trata de dinero. Hay mucho dinero en South Bay y los dueños de los dispensarios lo saben”, dijo el alcalde Steve Napolitano a CalMatters en un correo electronico. “Entonces, ¿por qué tener tiendas de marihuana que los residentes no necesitan o no quieren, solo para enriquecer a unos pocos propietarios?”.

La gente camina por el muelle de Manhattan Beach en Manhattan Beach el 27 de mayo de 2022. Foto de Alisha Jucevic para CalMatters

Para luchar contra la iniciativa, el consejo indicó al personal que trabaja en la ciudad el mes pasado, que desarrollara medidas competitivas para la boleta electoral de noviembre que mantendrían la prohibición de los dispensarios y establecerían regulaciones, incluyendo un impuesto a las ventas del 25%, para que abrir un dispensario sea prohibitivamente costoso.

“No encaja con nuestra comunidad. Probablemente no encaja con el desarrollo de nuestra comunidad”, dijo Hildy Stern, concejal de Manhattan Beach que se desempeñó como alcaldesa esta primavera mientras la ciudad debatía cómo responder a la iniciativa.

Stern, una madre de cuatro hijos que dijo que no podía recordar cómo votó en la Prop. 64, calificó de “angustioso” que las ventas minoristas de cannabis podrían ser impuestas por personas ajenas cuyos valores no encajan con el “pequeño pueblo rodeado de naturaleza orientado a la familia” de Manhattan Beach.” La ciudad prohibido fumar en publico y vender tabaco en los últimos años, pasos poco comunes incluso para la California liberal, para reducir la contaminación de las playas y el vape por parte de los estudiantes.

“No creo que la venta minorista de cannabis en Manhattan Beach sea apropiada”, dijo Stern. “Realmente me preocupa cómo el acceso aumenta la normalización para nuestra juventud”.

‘Poner dispensarios, rebaja una ciudad de playa de alto nivel’

Ese sentimiento ha enmarcado el debate público en Manhattan Beach, que se ve enorgullecido de sus escuelas de alto rendimiento.

Amy McAvin, de 51 años, una contadora que ha vivido en la ciudad toda su vida, cargando su auto con comestibles fuera del centro de Vons, dijo que le preocupa que el cannabis sea aún más fácil de conseguir para los niños.

McAvin, madre de dos adolescentes, asumió que sus hijos consumían cannabis, por lo que los alentó a desarrollar hábitos seguros, como fumar solo en situaciones sociales y no conducir después. Dijo que ella misma fumaba cuando era más joven y votó a favor de la Prop. 64, pero “simplemente no lo apruebo”.

“No voy a estar haciendo piquetes” si se aprueba la iniciativa, dijo. “Podríamos simplemente poner otras cosas en lugar de un dispensario”.

La letanía de objeciones en la ciudad es larga: la comunidad es demasiado residencial. Los dispensarios atraerían visitantes indeseables. Sería hipócrita permitir la venta de cannabis después de prohibir el tabaco. Aquellos que quieran cannabis ya pueden obtenerlo fácilmente mediante entrega o conducción a una ciudad cercana.

David Sulaski, residente de Manhattan Beach, que apoya la apertura de tiendas de cannabis, aparece en una foto con su perra Stella en Manhattan Beach el 27 de mayo de 2022. Foto de Alisha Jucevic para CalMatters

“Esta es una comunidad a la que le gusta pasar un buen rato”, dijo mientras paseaba a su perro por la Avenida Manhattan en el centro comercial de la ciudad. “No sé por qué tomamos decisiones que van en contra de esas cosas”.

Sulaski, que usa cannabis “todos los días que puede” y lo recibe a domicilio, dijo que era una tontería hacer que la gente fuera a comprar cannabis a otro lugar cuando Manhattan Beach podría beneficiarse de los ingresos fiscales.

“No esperamos que nuestras libertades sean restringidas en California. Podríamos vivir en un estado rojo por eso”, dijo. “Simplemente dale a la gente lo que quiere”.

‘La marihuana no cambia eso’

Los ingresos fiscales pueden ser la razón más convincente para que las ciudades finalmente permitan las ventas minoristas. Los funcionarios de Redondo Beach estiman que cada licencia podría generar hasta $1 millón por año para la ciudad.

Las regulaciones estatales también requieren que los productos de cannabis se prueben para garantizar que estén libres de contaminantes antes de que puedan venderse en dispensarios autorizados, una protección que no existe en el mercado ilícito.

Derek Glunts, quien creció en Manhattan Beach, comenzó a fumar en la escuela secundaria y compró cannabis que, según dijo, se cortaba con productos químicos en un dispensario ilegal que se presentaba como una iglesia .

“Todos los productos que vendían allí eran falsos. Se volvían negros en una semana y después nos dolían realmente los pulmones”. dijo Glunts. “Tenía un amigo que tosía cosas marrones de sus pulmones repetidamente durante semanas y semanas después de fumar algunas de las cosas que compraba”.

El estudiante de 21 años fue reclutado el año pasado para servir como proponente de la iniciativa de Manhattan Beach por un amigo de la infancia, que ya se había registrado como proponente de la petición en Redondo Beach. Ambos eran clientes desde hace mucho tiempo en Catalyst Cannabis.

Derek Glunts, peticionario de la iniciativa para permitir la venta legal de cannabis en Manhattan Beach, fotografiado el 27 de mayo de 2022. Foto de Alisha Jucevic para CalMatters

Glunts, quien tiene una receta médica de cannabis para tratar la ansiedad y la depresión, dijo que le gusta fumar porque “le quita el filo a las cosas” y lo conecta con una comunidad, aunque se ha tomado un descanso en los últimos meses para concentrarse en su salud mental. .

Ni siquiera tenía la edad suficiente para votar cuando la Prop. 64 estaba en la boleta electoral, Glunts dijo que estaba orgulloso de iniciar una conversación sobre el consumo de cannabis en una comunidad que durante mucho tiempo ha actuado como si no estuviera sucediendo allí. Su familia lo apoya totalmente, dijo, y la respuesta ha sido abrumadoramente positiva, aparte de los residentes tradicionales y elitistas que se preocupan por la gentuza que viene a Manhattan Beach solo para comprar cannabis.

“La mayor batalla es simplemente superar ese estigma, esa imagen”, dijo. “La hierba no cambia eso. No es como si la hierba fuera a llegar a Manhattan Beach y, de repente, las escuelas comenzaran a tener un desempeño deficiente, la gente se mudara, tendremos un montón de solteros que se mudarán. Esa no es la realidad. .”

“Han tenido seis años para resolver esto”

La estrategia del equipo de Catalyst Cannabis fue apuntar a lugares donde el apoyo a la Prop. 64 era alto y “los ayuntamientos estaban vacilantes y no actuaban”, dijo Lewis.

Dividiendo el costo de aproximadamente $ 300,000 con otra marca de cannabis, Tradecraft Farms, el año pasado circularon peticiones para anular las prohibiciones de ventas minoristas en las cuatro ciudades costeras. Una vez que recolectaron las firmas de al menos el 10% de los votantes registrados, los funcionarios podrían adoptar las ordenanzas tal como están escritas o ponerlas en la boleta electoral.

Su modelo fue El Monte, una ciudad en el Valle de San Gabriel donde el equipo probó este plan por primera vez hace tres años. Después de presentar suficientes firmas a la ciudad, el consejo ratificó la ordenanza , en lugar de celebrar una elección, porque los votantes ya habían afirmado su apoyo al cannabis legal con la Prop. 64. El primer dispensario, operado por Catalyst, abrió en octubre pasado.

Sin embargo, ninguna de las ciudades de South Bay hizo lo mismo. La firme resistencia tomó a Lewis por sorpresa, y dijo que lamenta no haberse comprometido con los funcionarios locales para tratar de involucrarlos antes de lanzar las iniciativas. Reconoce que el ataque furtivo puede haber socavado cualquier oportunidad de llegar a un compromiso y evitar una pelea electoral, aunque también cree que los miembros del consejo “incompetentes” están usando su enfoque como excusa para su oposición subyacente al cannabis.

“Simplemente los golpea de una manera a la que no están acostumbrados. Pero soy quien soy”, dijo. “Han tenido seis años para resolver esto”.

Si bien Manhattan Beach planea mantener su prohibición de las ventas minoristas de cannabis, sus vecinos no han ido tan lejos en su oposición. Hermosa Beach y El Segundo, que votarán en noviembre para permitir dos escaparates cada uno, están considerando agregar medidas en competencia a la boleta electoral que permitirían dispensarios bajo reglas más restrictivas.

Redondo Beach , la mayor de las ciudades costeras y el premio potencial más valioso entre ellas, ha señalado la mayor apertura al mercado comercial del cannabis.

Antes de prohibir las ventas minoristas en 2017, el concejo municipal deliberó sobre la posibilidad de permitir los dispensarios y estableció un comité directivo para continuar explorando esa opción. El centro comercial local, South Bay Galleria, se ha mostrado particularmente entusiasmado por servir como un sitio potencial mientras lucha por recuperarse de la pérdida de su principal tienda por departamentos.

Diferentes variedades de flores de cannabis se exhiben en uno de los dispensarios de Catalyst Cannabis Co. en Long Beach el 27 de mayo de 2022. Fotografía de Alisha Jucevic para CalMatters

Esas discusiones, sin embargo, languidecieron durante años, lo que el equipo de Catalyst citó como un impulso para llevar el tema a los votantes. El alcalde de Redondo Beach, Bill Brand, quien ha usado cannabis para tratar las náuseas de la quimioterapia para el cáncer de pulmón, dijo que la ciudad siempre planeó derogar la prohibición de ventas, pero que no era una prioridad, especialmente durante la pandemia de coronavirus.

“No he tenido gente en la comunidad golpeando nuestra puerta para hacer algo”, dijo. “Tendemos a centrarnos en las cosas que preocupan a la comunidad”.

‘Estrategia de talar y quemar’

La calificación de la iniciativa de Catalyst, que permitiría hasta tres dispensarios en Redondo Beach, la ha hecho ineludible.

Los miembros del consejo municipal enviaron la medida a la boleta electoral de marzo de 2023 , lo que les dio más tiempo para terminar de desarrollar su propia ordenanza en función de las recomendaciones del comité directivo. Ese marco más restrictivo, que solo permitiría dos minoristas, impondría un impuesto sobre las ventas del 5% y establecería una zona de amortiguamiento de 1,500 pies alrededor de las escuelas, la que está en camino de ser aprobado en agosto.

El concejal Zein Obagi Jr. dijo que la ciudad quería lograr un equilibrio “razonable” que se adaptara mejor a los comentarios de los residentes, muchos de los cuales dijo que no se oponen al cannabis, pero desconfían de la apertura de un dispensario cerca de donde viven o sus hijos caminan a la escuela. Al igual que otros funcionarios locales en South Bay, se oponen con vehemencia a la propuesta del equipo de Catalyst, a la que llama una “estrategia de tala y quema” para crear un monopolio comercial de cannabis.

“Enmarcaron esta iniciativa para otorgarse virtualmente una licencia”, dijo Obagi. “Esto no nos sentó bien a ninguno de nosotros”.

Estas acusaciones  enfurecieron a Lewis. Él niega repetidamente que esté tratando de establecer un monopolio; sin embargo, admito que hay criterios escritos en las iniciativas que beneficiarían a Catalyst al solicitar una licencia de dispensario. El sistema que usarían las ciudades para evaluar a los solicitantes, por ejemplo, otorgaría puntos por ser un operador sindical, que es Catalyst. La compañía ya alquila en propiedades de Manhattan Beach y El Segundo que se encuentran dentro de las áreas elegibles para negocios de cannabis.

“Seríamos estúpidos si no tratáramos de tomar un poco de ventaja”, dijo Lewis. “Pero esas cosas egoístas son muy, muy levemente egoístas”.

Ahora, las tensiones entre Catalyst y las ciudades costeras solo se están profundizándose: Lewis está haciendo circular una petición para retirar a Obagi , a quien llama “falso” e “idiota”, y parece cada vez más probable que se dirijan a un enfrentamiento de campaña. Eso significa gastar más dinero en una lucha política que Catalyst y sus aliados no pueden usar para desarrollar sus negocios.

Aun así, puede valer la pena para Lewis, quien que probablemente podría pagar lo que él ha dicho ha invertido en las iniciativas con solo una nueva tienda en South Bay, aunque le preocupa que los funcionarios de la ciudad bloqueen sus solicitudes de licencia.

“Se asegurarán de que perderán”, predijo. “En un buen día, si obtengo uno o dos, seré jodidamente feliz”.

Y a pesar de la mala sangre que ha generado su enfoque, Lewis está listo para volver a intentarlo, tal vez con algunas ligeras modificaciones. Dijo que está considerando apuntar a hasta 10 ciudades más en California durante el próximo año.

“Si la iniciativa es mala, quítense de en medio, examine el asunto. “Esto se llama democracia. Que los votantes decidan”.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Alexei covers Gov. Gavin Newsom, the Legislature and California government from Sacramento. He joined CalMatters in January 2022 after previously reporting on the Capitol for The Sacramento Bee and the...