Por Sophia Carrillo, en exclusiva para CalMatters

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

Hace tres veranos, mis compañeros de Stanford y yo fuimos voluntarios en un centro de detención de inmigrantes en la zona rural de Texas para ayudar a los solicitantes de asilo. Mientras estábamos allí, el presidente Donald Trump, en medio de un tweet, Proposición 187, el programa de Acción Diferida para los llegados en la infancia.

Un miembro de nuestro equipo de voluntarios era un receptor de DACA, y decidió volver solo a Stanford. Pero con las protecciones de DACA en el aire, no podía dejar que se arriesgara a hacer un viaje interestatal por su cuenta. Así que me subí al coche y juntos nos pusimos en marcha. Temía que su permiso de trabajo tuviera protecciones tan fuertes como el papel en el que estaba impreso.

Conozco los puestos de control de la patrulla fronteriza. Crecí en la frontera del sur de California, rodeado de puestos de control al norte y al oeste. Estaba en kindergarten durante los años pico de la Proposición 187 y soy una de los 16.7 millones de estadounidenses con una familia de estatus migratorio mixto. Si bien la Proposición 187 nunca se promulgó completamente, despertó un fervor de actividad antiinmigrante, similar a la de Arizona bajo la SB 1070, que abrió una herida igual de profunda.

En nuestro viaje a través de Texas, nos detuvieron dos veces en los puntos de control. He pasado por los puntos de control cientos de veces. Pero esta vez, el sudor caía por el cuello y el estómago me daba vueltas. Una parada fue particularmente aterradora.

A mi amigo le ordenaron salir del coche. Con su permiso en mano, el agente dijo: “Esto ya no funciona”.

“¡Sólo estamos tratando de volver a Stanford!” Grité desde el asiento del conductor. Los estudios de actuación y la calcomanía de Stanford en el parachoques ayudaron mucho en ese momento. “¡Somos estudiantes de postgrado!”

Pidió ver nuestra identificación de estudiante. Creo que pensó que estábamos mintiendo. Se acercó al lado del conductor. “Esto ya no funciona, ¿entiendes?” dijo del permiso.

Nos fuimos, no paramos hasta que el tanque de gasolina estuvo a punto de vaciarse.

La sensación de impotencia era indignante.

La espera para que la Corte Supema de EE. UU. decida este mes sobre la terminación de DACA se siente de la misma manera. Hay tantas incógnitas. No podemos entender completamente la profundidad de la angustia y la complejidad de los sentimientos que nuestros amigos de DACA sienten al afrontar la vida en intervalos de un año. Pero, independientemente del resultado, deberíamos consolarnos sabiendo que ya hemos pasado por esto antes.

Las lecciones de la Proposición 187 nos recuerdan que el futuro del movimiento por los derechos de los inmigrantes está en nuestras manos. En 1994, 10,000 estudiantes abandonaron las clases, 70,000 personas inundaron el centro de Los Ángeles y una generación de líderes surgió de un ataque abiertamente racista contra la comunidad Latinx. Las lecciones de la Proposición 187 son claras: las acciones que tomemos ahora para exigir dignidad sobrevivirán a este momento, no importa cuán sombrío sea.

Debido a esos paros, mis compañeros y yo crecimos en una California drásticamente diferente a la que preveía la Proposición 187. No podemos ignorar la línea que va desde el activismo por los derechos de los inmigrantes en los años 90 hasta las acciones directas en la década del 2010. Algunos llevaron a cabo actos de solidaridad silenciosos pero decisivos: llevar a amigos a los campus universitarios, contar sus historias en foros universitarios, pedir cuentas a los funcionarios electos y organizar en las universidades y comunidades.

Algunos eran más visibles: las protestas, las huelgas, los primeros vídeos grabados con teléfonos móviles de las interrupciones a las deportaciones, los activistas atados a los neumáticos de las furgonetas, las pancartas que cayeron sobre las carreteras. Algunos cambiaron el curso de la historia. La solemne marcha de cuatro jóvenes inmigrantes de Miami, Florida, a Washington, D.C., por el “sendero de los sueños” acuñó el término “Soñador”. Patricia Okoumou conmocionó al mundo al subir a la Estatua de la Libertad el 4 de julio para protestar por la detención de niños migrantes.

La Proposición 187 incitó a una generación. Los que lucharon por DACA organizaron todo un futuro para existir. Y el movimiento por los derechos de los inmigrantes de hoy en día está preparado para aprender del firme compromiso de Black Lives Matters con la planificación de movimientos a largo plazo. Ahora es nuestro turno.

Cuando finalmente salimos de Texas, el camino se abrió en un cielo color rosa como el de algodón azucarado. Atravesar por el cielo del desierto se sentía como ser libres. Como este momento, no sabíamos qué obstáculos nos esperaban, pero conocíamos el viaje. Como aquellos que marcharon contra la Proposición 187, luchando por la próxima generación que no conocían y no podían ver, nosotros también debemos continuar el viaje. Hay cielos rosa y un futuro mejor por delante.

_____

Sophia Carrillo es miembro del Círculo de Donantes de la Fundación Latino Community de Sacramento y miembro de la junta directiva de la Sociedad de la Constitución Estadounidense, capítulo de Sacramento (sophia1@stanford.edu). Escribió este artículo de opinión para CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

Support in-depth reporting that matters

As a nonprofit newsroom, we rely on the generosity of Californians like you to cover the issues that matter. If you value our reporting, support our journalism with a donation.

$
$
$

Your contribution is appreciated.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.